TORRELAGUNA (Madrid)

Habitantes: 2.612  Altitud: 744 m. 
Hoy amanece en TORRELAGUNA a las 08:11 y anochece a las 17:50
Nº fotos: 215  Nº mensajes: 26  Visitas / día: 52 

Información general sobre TORRELAGUNA:

Situación:

En una suave hendidura del terreno, al abrigo del modesto cerro de Las Calerizas que apenas alcanza los mil metros, Torrelaguna ofrece un paisaje grato, que aromatiza el espliego, el tomillo, la jara o la retama, y pespunteado por álamos, chaparros, chopos y encinas.
El término municipal se encuentra al nordeste de la provincia de Madrid, lindando con la vecina Guadalajara.
Los dos principales cursos de agua son el Jarama y los arroyo de San Vicente, de las Varguillas, de las Fuentes de las Zorras y de las Huertas. Lo que más caracteriza este territorio es la presencia del Canal de Isabel II que hasta hace poco tenía su sede administrativa en un palacio del núcleo urbano de Torrelaguna.
Torrelaguna es villa famosa por ser cuna del cardenal Jiménez de Cisneros y villa de residencia de María Toribia, que luego sería Santa María de la Cabeza, la esposa de Isidro el labrador. La Santa vivió, se casó y murió allí, donde reposaron sus restos hasta el año 1645, que fueron trasladados a Madrid, a pesar del amotinamiento de los vecinos que se opusieron al traslado.
En la localidad murió el poeta cordobés Juan de Mena, al caerse del caballo cuando regresaba de una de las famosas tertulias literarias del marqués de Santillana.

Ayuntamiento:

Pza. Mayor, 1 - Tel.: 91 843 00 10

Monumentos:

- Hospital de la Santísima Trinidad. Se trata de un conjunto reconstruido en el siglo XVII, después de su construcción del siglo XV, aprovechando la antigua mezquita y sinagoga.

- Ermita de San Sebastián. Construida en el siglo XV, es de estilo gótico y está dedicada al Santo, ya que fue albergue del peregrino.

- Las Murallas fueron levantadas por los vecinos utilizando como fosos los arroyos naturales de Malacuera y Matarchivos durante los siglos XI y XII.

- Ermita de San Miguel o de la Buena Dicha. Construida en 1614, es de estilo barroco clasicista.

- Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena. La extraordinaria Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena constituye uno de los mejores exponentes del gótico madrileño. Comenzó a edificarse bajo su forma actual en el siglo XV, continuando las obras durante toda la centuria siguiente, rematada ésta por el cardenal Cisneros, natural de esta villa. La fachada principal ostenta un relieve en el cual la Virgen impone a San Ildefonso la casulla, y a la derecha aparece la torre con el escudo de Cisneros y el de Torrelaguna. Existe también otra entrada gótica con elementos renacentistas. El interior posee tres naves separadas por arcos de medio punto, tres ábsides y un coro. El retablo del templo se cree de Narciso Tomé, con fecha de 1752, y en él se encuentra una talla de la Magdalena por Luis Salvador Carmona. El coro y los dos púlpitos son renacentistas en su decoración. Las capillas laterales tienen en su interior sepulcros renacentistas y retablos tanto barrocos como platerescos, algunos pintados por Eugenio Cajés.

- Ermita de la Virgen de la Soledad. Es del siglo XVIII. En su altar se encuentra la imagen de la Virgen, del año 1940, ya que la original desapareció con la invasión de las tropas de Napoleón, durante la guerra de la Independencia. Aquí se encuentran también los diferentes santos que se sacan en procesión como son: Santa Bárbara, San Nicolás de Bari, San Cristóbal, El Cristo de los Olivos y una de las grandes joyas del siglo XVI, el Cristo Yacente, con una gran expresividad en su rostro.

En las proximidades de Torrelaguna se encuentra el Parque de Valgallego, acondicionado para hacer barbacoas, con mesas y asientos de piedra.

- Ermita de Santa María de la Cabeza. Fue construida en el siglo XVII. De estilo barroco madrileño y neoclasicista, fue residencia y tumba de Santa María de la Cabeza hasta que sus restos fueron trasladados a Madrid en el siglo XVII.

Fiestas:

- Las Cruces de Mayo. El 1 de mayo hay rondalla tradicional y concurso para elegir la mejor cruz.

- Romería de Santa María de la Cabeza. En la primera quincena de junio tiene lugar esta romería que culmina con una misa campera y una comida popular.

- La Virgen de la Soledad. Se celebra, a principios de septiembre, y se organizan actos religiosos, encierros y corridas de toros, bailes y verbenas, actuaciones culturales, caldereta popular, fiesta para los niños y homenaje a los mayores, pasacalles y fuegos artificiales...

Historia:

Sobre la procedencia del topónimo, la mayoría de las fuentes coinciden: El nombre tendría su origen en la presencia en el pueblo de una torre circular y una laguna, figurando ambas en el escudo de la villa. Algunos autores consideran que la desaparecida torre formaba parte de la fortaleza medieval y la sitúan en el centro del casco. La laguna, hoy desecada, debió estar situada en las afueras, en la zona oriental, junto al Jarama.
El origen de la población fue romano con el nombre de Barnacis. En la Alta Edad Media ya tenía el mismo emplazamiento que hoy, con una forma que todavía se identifica en su plano actual. Era uno de los enclaves cristiano-visigodos fortificados que se sucedían a lo largo del Jarama. De este tiempo procedería la torre que, junto a la laguna, da nombre a la población.
Fuertemente establecidos en Talamanca, los musulmanes levantaron la atalaya de Arrebatacapas y colonizaron el lugar. Hubo mezquita, donde después estuvo la sinagoga y, finalmente, el Hospital de los Trinitarios.
Alfonso VI tomaría el lugar en el siglo XI, ofreciéndoselo al abad de Sahagún en recompensa por la toma de Alcalá de Henares. Poco a poco Torrelaguna fue arrinconando a Talamanca. En 1390, Juan II concedió el título de Villa Real y mercado los lunes.

Continuó bajo la jurisdicción espiritual de Toledo y se engrandeció, llegando a su cénit en el siglo XV, en tiempos del Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros quien no quiso olvidar su nacimiento en la Villa en 1430. Se construyeron numerosos edificios civiles y religiosos en un incipiente estilo renacentista. Cisneros en persona fundó un Convento de Franciscanos, el Hospital de San Bartolomé y construyó un acueducto y un pósito. En esta época Torrelaguna contaba con 2.500 habitantes, de los que aproximadamente el 10% eran judíos integrados en una poderosa aljama con sinagoga, cementerio y carnicería.

Desde 1480 se vieron obligados a agruparse en un barrio independiente. Se dedicaban sobre todo a la artesanía, la medicina y la agricultura. En los siglos XVI y XVII los particulares construyeron numerosas casas solariegas y palacios blasonados, ya que la villa atrajo a muchas familias ilustres como las de Bernaldo de Quirós y los Mendoza. La primera de estas dos familias fundó el Hospital de la Santísima Trinidad, edificio monumental, hoy en ruinas, que fue administrado como obra benéfica por el Ayuntamiento y que pronto absorbió los otros dos hospitales de Torrelaguna. En 1624, bajo el reinado de Felipe V, el arzobispo de Toledo vendió Torrelaguna a la Corona y Patrimonio Real.

En 1749, la villa se constituyó en municipio. Coexistía entonces una doble autoridad que representaba a la nobleza y al pueblo llano. Los vecinos seguían dependiendo de la agricultura, ya fuera de secano o de regadío, de viñas y olivos. Torrelaguna nunca fue un poblado ganadero, a diferencia de otros de su entorno inmediato. Durante la invasión francesa, Torrelaguna fue ocupada y utilizada como acantonamiento de tropas. Se destruyeron casi todas sus fortificaciones y el Convento de San Francisco. La población bajó a 508 vecinos.

En 1833 quedó adscrita definitivamente a Madrid y al año siguiente fue nombrada cabeza de partido judicial. En ese siglo empezaron las obras de infraestructura del Canal de Isabel II ya que Torrelaguna se ha convertido en el municipio articulador de todas las redes que en la actualidad pertenecen al Canal. La Guerra Civil supuso la destrucción de numerosos edificios que fueron restaurados en la posguerra: Ermitas de la Soledad, de San Sebastián, de la Buena Dicha, Palacio de Salinas.

En los años 60 y 70 del siglo XX, con la población ya incorporada al Partido Judicial de Colmenar Viejo, se produjo un lógico descenso demográfico debido a la emigración hacia la capital, pero desde entonces se inició una clara recuperación, paulatina y sostenida. Se abrieron dos fábricas, de yeso y escayolas, otra de pantalones vaqueros y algunas pequeñas industrias. En 1976 fue declarada Monumento Histórico Artístico, como reconocimiento de su valioso patrimonio.

TORRELAGUNA: v. con ayunt. de la prov. y aud. terr. de Madrid (9 leg.), part. jud. de su nombre, c. g. de Castilla la Nueva, dióc. de Toledo (21). SIT. en la falda S. del cerro llamado las Calerizas; la combaten los vientos E., S. y O., el CLIMA es templado y se padecen por lo común intermitentes: tiene 800 CASAS de buena construcción; la de ayunt.; cárcel; dos escuelas de primeras letras para niños, la una particular y la otra pública.; está dotada con 2,200 reales, y aquella sin más dotación que lo que estipula con los padres de los 50 alumnos que a ella concurren; hay además otra de niñas, cuya maestra recibe 150; una igl. parr. (Sta. María Magdalena), con curato de térm. y de provisión ordinaria, y en los afueras se encuentran las ermitas de la Soledad, San Sebastián y Buena-Dicha; la primera y última de patronato del ayunt. y la segunda de su cofradía: el cementerio no ofende a la salud pública, y los vec. se surten de aguas para sus usos de una fuente que hay dentro del pueblo; y de otros en las inmediaciones. El TÉRM. confina N. Berrueco; E. Torremocha; S. Talamanca, y O. Cabrera; se extiende 3/4 leg. de N. a S. o igual dist. de E. a O., y comprende una granja titulada Casa de Oficios; un monte de encina o chaparro, algún viñedo, varias alamedas de poca consideración; algunas canteras de piedra y cal, y 2 deh. llamadas Vieja y Valgallego, la primera de 1,000 fan. de extensión y la segunda de 700: le atraviesa pasando a 1/4 de leg. de la pobl. un arroyo titulado Vadillo. El TERRENO es de buena calidad, CAMINOS: los que dirigen a los pueblos limítrofes, en pésimo estado: el CORREO se recibe por balijero en su estafeta, a donde llegan cada tercer día. PROD.: trigo, cebada, centeno, vino, aceite, y toda clase de legumbres, garbanzos y habas: mantiene ganado lanar, vacuno y mular, y cría caza de liebres, conejos y perdices, IND.: la agrícola, un molino harinero y fáb. de baldosas, de yeso, de ladrillo y de cal. COMERCIO: 13 tiendas de comestibles, lienzos y mercería; exportación de los frutos sobrantes, e importación de los artículos de que se carece: en los últimos días del mes de agosto se celebra una feria, la que se ve medianamente concurrida; y los lunes de cada semana un mercado, cuya venta principal consiste en granos, POBL.: 509 vec, 3,029 álm. CAP. PROD.: 9.753,017 rs. IMP.: 414,882. CONTR.: 9'65 por 100.
Perteneció en lo ant. esta pobl. a la igl. de Toledo, y Felipe II la incorporó a la corona. En ella se celebraron unas vistas entre el rey D. Alonso XI y Doña Leonor do Aragón. En la misma se efectuó la prisión del arzobispo Carranza por el conde de Lemus en 22 de agosto de 1559. Es patria del célebre cardenal arzobispo de Toledo, Fr. Francisco Giménez de Cisneros, y de su hermano D. García, primer reformador del monast. de Monserrat: del arzobispo de Lima y gobernador del Perú D. Melchor de Líñon y Cisneros; de Fray Francisco de Rois y Mendoza, arz. de Granada; de Fray Francisco Ortiz Lucio, conocido por su erudición: de Fray José de Almonacid, general de los bernardos, autor de varias obras, y de D. Pedro González, ob. de Ávila.
* Diccionario geográfico - estadístico - histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1845.

Turismo:

La visita a Torrelaguna debe comenzar inevitablemente por su extraordinario Plaza Mayor, irregular espacio rodeado de muy buena arquitectura. El antiguo pósito convertido en ayuntamiento y el convento de las Concepcionistas ocupan un ángulo. Al lado, tres viviendas con soportales que componen la imagen de la típica plaza castellana. Enfrente, la poderosa silueta de Santa María Magdalena.
El ayuntamiento es edificio renacentista, construido en 1515. Ofrece una fachada a la plaza porticada en planta baja y con galería en la alta. Cuenta con dos portadas: la principal es de arco ojival y la lateral ofrece dos arcos curvilíneos. En ella se encuentra el escudo de la ciudad.
En el entorno de la iglesia parroquial se encuentra la zona más antigua de Torrelaguna. Tras el ábside, un hermoso rincón es el que forman dos casonas de inspiración mudéjar con trabajadas portadas.
Por la calle de la Estrella se mantiene en pie el alfolí de la sal. El edificio es de los siglos XIV ó XV, que primero fue alhóndiga, pero al establecerse el mercado de granos, se convirtió en el alfolí de la sal, donde se almacenaba para el ganado. Es una construcción de dos plantas de reducida altura, realizada en tapial, con estructura de madera y con un cuerpo volado apoyado sobre viguería de madera. Pese a su aparente modestia es, por su rareza, una de las mejores muestras del patrimonio edificado de Torrelaguna.
Esta población fue lugar principal y por esta razón abundan las casas-palacio en sus calles. Del palacio de Salinas, que se atribuye a Gil de Hontañón, sólo se conserva su fachada. El resto fue pasto de las llamas tras un bombardeo en 1936. En los medallones de la portada aparecen Juan de Salinas y su mujer.
El palacio de Arteaga es del siglo XVII. De severa composición herreriana, dispone de un patio interior porticado de tradición barroco. Fue sede administrativa del Canal de Isabel II hasta que lo cedió a la Comunidad de Madrid.
También son de tener muy en cuenta otras casas-palacio, alguna con escudo, como la del marqués de Casa Pimentel o la del numero 9 de la calle cardenal Cisneros, la del marqués de Linares y la casa Vargas.
De los conventos y hospitales que tuvo Torrelaguna tan sólo se conserva el de las Concepcionistas Franciscanas, entre la calle de las Monjas y la plaza Mayor, vasto edificio construido en el siglo XVI. La portada a la calle de las Monjas es de estilo renacentista del seiscientos, y en el callejón trasero se abre otra portada ojival con el escudo de los Bernaldo de Quirós. Es la puerta más antigua de Torrelaguna.
Del convento franciscano de la Madre de Dios, creado por Cisneros en 1512, tan sólo queda el testigo de la espadaña, estupendo nido de cigüeñas.
Poco se conserva del recinto defensivo que, en el siglo XV, levantara el cardenal Pedro Tenorio. En la calle San Sebastián hay algunas viviendas construidas sobre un lienzo de la muralla, y en la de Montera se conserva en buen estado uno de los cubos. Más suerte han tenido las puertas de Santa Fe, la del Santo Cristo de Burgos y la de San Bartolomé.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de TORRELAGUNA