Pueblos de España


Mensajes enviados por R,F,B.:

16 DE SEPTIEMBRE DE 2020.
OLORES EN LOS LAGARES DE LA MANCHA
En los tiempos de vendimia con sus buenos lagareros, notamos esos olores que te suenan a viejos tiempos, Dejar que corran las uvas, para hacer un mosto bueno, los lagareros dependen de como lleguen los vientos. Las torvas tienen trabajo para fundir los hollejos, y después lograr los caldos de muchos viñedos viejos. En los días de vendimia, se terminan los complejos, los lagareros comprenden hacer trabajos bien hechos. Las noches se vuelven días, con los lagares completos, el mosto por la vendimia es un dulzor muy manchego. Días que dejan sus huellas en las bodegas sin vetos, donde se notan costumbres que tienen buenos recuerdos. Esos olores del mosto, sobre muchos lagareros, hacen pensar que los sueños nunca parecen pequeños. Cuando las horas se pasan, cuando quedan los recuerdos, los trabajos no te cansan, buscando sabores viejos. Colores de la vendimia tiene los buenos viñedos, olores de mosto dulce conservan los lagareros. Las bodegas toledanas tienen siempre lagareros, y sus viñas tan cuidadas, saben de los vinos buenos. Olores que en la vendimia se conocen sin enredos, existen muchas bodegas que cumplen los tiempos viejos. Villanueva de Alcardete, tiene viejos lagareros, y sus vinos de reserva abren caminos al cielo. Los olores siguen vivos, entre los viejos momentos, donde probamos el mosto buscando sabores nuevos. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA -12 -9 -2020:
Como pasan los años, en estas fechas de la vendimia, recuerdo con nostalgia a mis padres, y a mi querida hermana mayor. éramos muy jóvenes, para hacer el trabajo, salíamos de casa de madrugada, cuando llegábamos a la viña aún no se veía, mi padre hacia una hoguera para calentarnos, pues las mañanas eran frías, y las cepas tenían mucho roció, hasta bien entrada la mañana no se quitaba la humedad, para mi era un trabajo muy pesado, pues era una niña, íbamos en parejas con un cesto, cuando lo llenábamos, cada uno cogíamos un asa y teníamos que ir a donde estaba el carro para vaciarlo, yo no podía con él, mi pobre hermana era la que cargaba con la mayor parte del trabajo. Cuando terminábamos de recoger las pocas uvas que teníamos en casa nos íbamos a trabajar para otras personas, para poder ganar un jornal, por esa época para la recolección, lo mismo iban niños que personas mayores, recuerdo que una señora estaba a punto de dar a luz, uno de los días con él traqueteo del tractor estuvo a punto de que tuviera el niño allí. fue un momento muy tenso, eran tiempos difíciles algo impensable en estos días.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Día -11- 9 -2020:
Seguimos sin saber que hacer:
Los niños están de vuelta al cole, eso no quiere decir que todo este normal, al contrario estamos como antes o peor, no podemos ver a los niños, ni llevarlos al cole, como hacíamos antes los abuelos, para poder ayudarles a los padres, antes del cambio tan drástico en nuestras vidas, volviendo la vista atrás, me parece que todo esto es una pesadilla, que es lo que nos ha quitado el placer de abrazarnos, de vernos, de salir cuando nos parecía bien, algo que ni siquiera se ve, esto me hace pensar que el ser humano, en todo lo que hace, grandes edificios, puentes y no digamos lo puesto que algunos seres humanos están en tecnología, eso nos hace crecernos y ser muy orgullosos, pero cuando más tranquilos estamos, aparece algo diminuto y hace que el mundo se pare, y es cuando se ve la fragilidad del ser humano, espero que muy pronto podamos salir de esta pandemia, y a los niños no les quede secuelas, ellos tienen un futuro para poder recuperarse, nosotros los mayores lo tenemos más complicado. Lo único que queremos es recuperar algo de nuestra vida, poder abrazarles, sin ningún miedo, confió en que nuestros magníficos científicos den con la solución, para poder vivir los pocos años que nos puedan quedar tranquilos.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
LAS PREVISIONES SE VAN CUMPLIENDO
Estas los virus volviendo sin precisar soluciones, y en España van corriendo con sus malas intenciones. Dijimos el mes de mayo que el tiempo pasa corriendo, y que de nuevo la pandemia nos dejaría sufriendo, Esta pandemia está buscando acechar al ser humano, y no da contemplaciones en estos momentos vanos. Pensaba si en esa tierra donde yo pase mi infancia, si la pandemia llegaría con su fría resonancia. Hoy no valen los lamentos de los muchos moradores que no usaron las mascarillas y se sintieron ganadores. La pandemia nos machaca con sus males destructores, y en esa tierra se engancha para romper corazones. La Mancha que gran destino, aunque corran hoy los males, muchas personas sufriendo estas causas no normales. Se van pasando los meses de aquella negra locura que dejo mil cicatrices sin hablarnos de dulzura. Hoy lo tenemos encima sin apenas darnos cuenta, la pandemia se aproxima y habrá que cerrar las puertas. La Mancha tiene senderos que derrochan sintonía, más hay algún embustero que con la muerte porfía. Madrid se ve rebosando de contagios a montones, y ves jóvenes jugando sin entender de razones. La pandemia no se acaba me lo dijo un tremendista, que vio que la juerga en marcha puede ser tercermundista. Botellones que no cumplen con las buenas soluciones, solo en ellos se descubren borrachos y fanfarrones. No podemos hoy salvarnos con tantas malas razones, la peste viene llegando con sus malas intenciones. Veremos sombras penosas de los muchos contagiados, sin ser etapas gozosas habrá muertos recalcados. Madrid mirando a La Mancha al ser segunda vivienda, el virus al que le engancha la vida se le atormenta. No podemos despistarnos el virus sigue corriendo, habrá que seguir guardando mascarillas y alimentos, Rosario Fajardo Blanco.
DÍA 25 -6 – 2020:
No quisiera tener razón, pero por lo que oímos en las noticias, parece que mis temores se pueden confirmar, al parecer estamos teniendo varios contagiados, sobre todo en algunas residencias, esperemos que esta vez no les cojan desprevenidos, pues la lección la deberían tener bien aprendida, y puedan proteger a nuestros mayores, ya esta bien de tanto debate, lo único que sacamos en claro de tanta palabrería es y tu más, sabemos que todos han cometido errores bien es verdad que unos más que otros, pero es hora de mirar para adelante, para poder salir lo antes posible de esta situación, sin olvidar nunca a nuestros seres queridos, y que su muerte no haya sido en balde, y vigilar muy de cerca a los que entran en España para que no nos contagien. Y para los que estamos en Madrid, esforzarnos en mantener nuestra ciudad lo más limpia posible, para dar ejemplo, sobre todo procurar no tirar las mascarillas al suelo, para eso tenemos papeleras, ya somos mayores, sabemos que eso no lo podemos hacer, y tampoco pueden poner un guardia detrás de cada ciudadano.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA 24 DE JUNIO DEL 2020.
SI QUIERES PISAR LA MANCHA
Si quieres pisar La Mancha, una amiga me decía, que debes tener constancia y no buscar pleitesía. Con este virus presente que nos llena de agonía, hay que cuidarse la mente y no buscar fantasía. Ayer mirando los brotes que son signo de penumbra, me temí ciertos rebrotes que la soledad alumbra. Mascarillas día y noche para no pillar las iras, de esta pandemia sin broche que suele hacer muchas giras. No debemos de olvidarnos los muertos de algunos días, que se fueron enterrando sin sus familias queridas. Ahora que muchas personas hablan de la hipocresía, de que la fiera pandemia solo duro algunos días. Las mentiras van volando por ciertas sufridas villas, y los jóvenes pensando que ataca a gentes sencillas. Las mentiras son terribles cuando se juegan la vida, no pueden ser admisibles al ver las vidas perdidas. Las mascarillas defienden de muchas de las heridas, que te dejan esos virus en las tardes elegidas. No busques besos y flores, no quieras seguir la ruina, comprende que los dolores pueden marcarte tu vida. Cuando salgas a la calle sin saber donde caminas, ten presente que tu talle no vale sin mascarillas. Olvídate que eres joven, pienso un poco en tu vecina, en tus palabras se esconden mucha parte de su ruina. La pandemia sigue en marcha, quiere marcar las colinas, la da lo mismo La Mancha que otras ciudades divinas. Madrid lo sigue pensando, cada noche y cada día, mis amigas van contando que se percibe otro clima, Aquellos tiempos pasados tardaran ya muchos días, viendo lugares marcados que sueñan con noches frías. Buscando cierto relajo miro desde mi colina, y temo ver ese atajo que mucha gente elimina. Las mascarillas tiradas, los perros marchan en fila, las sombras son deseadas cuando el sol ya se perfila. Miedo tengo de las gentes, que tiran las mascarillas, pensamos en los ambientes de las personas sencillas. El virus sigue presente por las calles de esta Villa, comentando que algún puente la pandemia allí no brilla. El temor nos tiene atados, a mucha gente sencilla, que nos vemos condenados cuando la epidemia brilla. Mis amigas comentando, las rarezas de esta Villa, que ves mucha gente andando sin llevar la mascarilla. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
22 DE JUNIO DEL 2020.
EN DÍAS COMO ESTOS
Nos llegaban avisando de los brotes tan terribles, que pudieran ir llegando con personas no asumibles. Sin mascarillas bien puestas, ni guardar cierta distancia, vamos viendo ciertos pasos que nunca son elegancia. Vamos pensando en los brotes, de este virus sin corona, que puede cambiar las suertes de muchísimas personas. Vamos pensando con prisas para comprender las zonas, donde no usaron mascarillas y fueron horas simplonas. Los brotes llegan dañando muchas nuevas vacaciones, que se quedaron pensando en las duras sensaciones. Sin guardar las normas buenas, y arrastrando temeridades, los brotes llegan corriendo para dejarnos verdades. Hoy comprendí ciertas normas que no son casualidades, por eso los virus brotan con tantas facilidades. A lamentarse enseguida, que pronto llegan los males, y de nuevo vendrán muertos con sus nombres naturales. Cuando se olvidan las normas, cuando se borran modales, cuando quitamos las comas las normas quedan fatales. Ahora las preguntas vuelan por muchísimos lugares, y se conocen las frases de personas impermeables. Que no nos vengan con cuentos, ni nos hablen de sus males, que no respetan los muertos que tuvieron en sus valles. Cuando se viven mentiras, cuando buscamos refranes, la salud se vuelve tiras y comienzan los desmanes. Que no busquen reflexiones de personas no razonables, si los brotes dejan muertos los virus corren a pares. Nos comentan sufrimientos por las zonas contagiadas, que llegan rompiendo alientos a gentes muy confiadas. El mañana esta presente, vino con la madrugada, y los virus permanentes dejan pasiones mermadas. Hoy no vale ser valiente, los virus rompen jornadas, con el verano caliente comenzó sus andanadas. Siempre buscando razones de tan temida pasada, se rompen las ilusiones sobre las tierras amadas. Cuando existen confusiones entre normas bien marcadas, se notan las conclusiones de nunca querer guardarlas. Hay caminos con rebrotes donde existen espantadas, y el virus deja sus brotes en las tierras hoy pisadas. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA 21 DE JUNIO DEL 2020.
Hoy se bajaron barreras, que pueden romper la calma, de muchas normas y reglas, de lo que son las distancias. Carreteras de salida de ciudades masificadas, que buscan ciertas vacaciones sin temer las madrugadas. Van pensando en tiempos viejos, donde nada les frenaba, y hoy se marcharon corriendo como si tuvieran rabia. Las carreteras dan sustos a muchas gentes honradas, que pensaron que su coche tiene las marchas soñadas. Mascarillas de defensa para parar la espantada, la vida parece tensa y la pandemia olvidada, No vale borrar las huellas de esta peste resabiada, que vino dejando muertes sin avisar para nada. La Mancha que buena tierra, La Mancha siempre te engancha, las vacaciones son lentas, pero siempre bien pasadas. Estamos con viejas normas que no queremos borrarlas, aunque sintamos las penas de las personas marchadas. Que se fueron con la peste y fueron gentes amadas. La pandemia no se acaba, ni sabe donde termina, ella sola tiende amarras entre llanos y colinas. Las carreteras dan vientos a las gentes endiabladas, y a la vez dan sufrimientos en distancias apartadas. La peste no se termina, la pandemia esta alocada. No vale subir colinas ni ver montañas sagradas. Esta epidemia nos marca sus desastres por la tierra, y no detiene su marcha ni sus daños les entierra. No podemos olvidarnos de sus muertes hoy tan serias, mucho menos ir clamando de su guerra sin trincheras. Las carreteras abiertas, las libertades complejas, existen personas muertas que algunas no fueron viejas. El mañana no esta escrito ni las voces son cantadas, de vez en cuando algún grito deja penas enclaustradas. No queremos ver más muertos ni carreteras cerradas, soñamos con mascarillas y guardar siempre distancia, Las carreteras te animan con las horas relajadas, pero sentimos los sustos cuando las mentes se alaban. No vale salir corriendo, no sirven marcar distancias, nadie suele estar atento a sus ruedas desgastadas. El mañana viene preso de un ayer que nos reclama, el virus nos tuvo presos, y casi nos borra el alma, con el futuro queremos poder ver trabajo y calma. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Dia -19 – 6 – 2020:
Bueno esperando para ver que es lo pasa el lunes, no sabemos si podemos salir de Madrid, esperemos que no tengamos ningún caso más de infectados, y no volvamos para atrás, que no nos pase como en Alemania, y en algún sitio más, sería muy lamentable, pero yo no lo descarto, y el personal sanitario no lo tienen nada seguro, no cumplimos las normas cien por cien, en los cumpleaños de los niños todo el mundo se relaja, todos sin mascarillas, juegan juntos, los padres sí, se la ponen, pero que pasa si un niño lo tiene, todos lo cogerían, es inevitable que no se junten, pero para eso están los padres, que son muchísimo más imprudentes que los niños, estando en esta situación no debería de celebrarse dichas fiestas, se que es muy duro para los más pequeños, pero si alguno se contagia seria peor, las autoridades sanitarias lo dicen continuamente, nosotros tenemos que ser más responsables, y aunque nos dejen salir, deberíamos tomarlo en serio, puesto que el virus no ha desaparecido, tendríamos que aguantar un poco más, entiendo que los empresarios quieren que entren los turistas, pues la economía se está resintiendo, pero corremos muchísimo riesgo, debería tener prioridad la salud, sin ella no tenemos nada.
ROSARIO FAJARDO BLANCO
DÍA 18 DE JUNIO DEL 2020.
CUANDO DUDAMOS DE LOS VECINOS
Vamos viendo ciertas cosas que no son muy razonables, gentes que marchan sin tino por sus caminos normales, sin mascarillas ni guantes, ni distancias agradables, Los miramos sin cariño, nos miran casi distantes, me parecen ser culpables de esta pandemia a raudales, No quieren guardar las normas que marcan las autoridades, ni vivir las exigencias en los pisados portales. Viendo que tuvimos muertos entre vecinos normales, que conocimos sus gestos de ser personas capaces. Tuvimos algún enfermo con muchos serios instantes, y dicen pasar de todo en los momentos fatales, el virus sigue marchando si explicar donde sale, hay personas que presumen de las negras soledades. Cuando salgan de Madrid, Dios mío que atrocidades, puede que se vayan limpios, pero son casos pensables. Sin mascarillas caminan, se ven señores brillantes, no son una maravilla y encima buscan sedantes. La pandemia no termina con tanta gente irritante, que solo buscan la gloria en cualquier lugar de Marte. Tenemos muchos problemas si la gente busca el arte, de no llevar mascarillas y sentirse delirante. Los Caminos de La Mancha, que no los ensucie nadie, los virus si se respetan no pueden marcar debate. Hay caminos en la vida que parecen razonables, al ser sitios elegidos donde corren buenos aires. El mañana esta temblando, la vida tiene desplantes, el energúmeno andando puede el virus transportarle. Suerte para mis paisanos al ver estos pasos grandes, si no se respetan normas, el virus corre a raudales. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
AIRES DE VACACIONES DEL NIÑO JUAN MARTÍN CABALLERO. DE 6. AÑOS.
En estas fechas de junio
hoy nos dan las vacaciones,
no queremos más diluvio
ni penosas sensaciones.
Vamos soñando caminos
para anotar las lecciones,
la pandemia dejo signos
que nunca dieron razones.
Me hablaron de confusiones
al no pisar en la escuela,
y quedaron mis lecciones
en un vaivén que se vuela.
Mis amigos de la clase
se preguntan si hay remedio,
más nadie sabe la base
de tan penoso intermedio.
Más de tres meses en casa
con mis padres por el medio,
tanto consejo me arrasa
parece un sufrido asedio.
Me dicen de ir a La Mancha
a la provincia Toledo,
y yo no quiero revancha
ni buscar un viejo enredo.
Si pregunto a mis amigos
por el profesor austero,
me comentan los castigos
de no percibir dinero.
Hoy me dan las vacaciones,
aunque Madrid es mi pueblo,
tengo aprendidas razones
que solo leyendo tiemblo.
He de pisar en La Mancha
como cualquier pasajero,
en mi familia se ensancha
su apellido Caballero.
Juan Martín tengo de nombre
nunca me vi aventurero.
mañana quiero ser hombre
que no le importe el dinero. ESTE POEMA ESTA ESCRITO
ENTRE EL NIÑO Y SU ABUELA. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
CUANDO LOS SUEÑOS CORREN SENDEROS
Los sueños siguen volando
por los caminos manchegos,
y el virus viene buscando
a soñadores de riegos.

Dicen que el virus nos deja
con sus negras soledades,
y que quieren soltar queja
de sus tremendas verdades.

Esta pandemia maldita
que destroza los hogares,
dicen que siempre se agita
en los más raros lugares.

Va visitando los campos
de los viñedos manchegos,
para llenarles de llantos
sin escuchar más sus ruegos.

La epidemia se perfila
en cualquier lugar dichoso,
sin esperar nunca fila
hace su rumbo horroroso.

No vale gritar al viento
ni reclamar soluciones,
tan solo algún sufrimiento
sabe de sus negaciones.

Vientos venidos del norte
corren por nuestra meseta,
que no deben ser resorte
de esta peste tan inquieta.

Por los llanos toledanos
vienen los virus en coche,
dicen que algunos humanos
nunca le pusieron broche. Rosario Fajardo Blanco. 16 - 6 - 2020.
Día 14 – 6 – 2020:
Buenos días España, se acerca el día de la “libertad” pues el día 22 nos podremos mover por todos los pueblos de nuestra querida España, y no solo eso sino que pueden venir todo el que quiera, a pasar unos días a disfrutar de nuestro maravilloso clima, nuestra gastronomía, nuestras playas… todo eso esta muy bien, pero la verdad es que, yo estoy muy preocupada, por lo que pueda venir después, no nos queremos dar cuenta de que el virus aun esta con nosotros, y si los que vienen se comportan como muchos de los que están aquí, seguro que volveremos para atrás, sería lamentable, ayer salí a dar un paseo, por el Camino de la Estación de Hortaleza, antes de llegar a el polideportivo, hay un parque, lo de los niños aun no esta abierto, pero en las mesas un grupo de personas estaban de merienda, sin mascarillas, sin guardar la distancia, comiendo, bebiendo como si con ellos no fuese, si los que estamos dentro no hacemos nada para que esto no se extienda, como lo van hacer los que vienen de fuera, creo sinceramente que muchísima gente no es consciente de lo que se nos puede venir encima, los que hemos perdido un ser querido, somos los que realmente estamos mas intranquilos, pero el ser humano somos así, nos dan la mano y nos tomamos el brazo, tendremos que hacernos a la idea de que la vida tal y como la conocíamos, tardaremos mucho tiempo en recuperarla, hasta que todos estemos vacunados, esperemos que sea lo antes posible,
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA 13 DE JUNIO DEL 2020
LA PESTE DEL AÑO 1918. LLAMADA DEL SIGLO XX.
Tengo alguna noción de lo que me contaron mis abuelos el siglo pasado, cuando la llamada peste del siglo XX, dejó sus malos modos, entre las referencias que no se me han olvidado son, que la segunda parte de aquel virus, fue mucho más terrible, que la del principio, incluso se llevó de calle, a muchas personas jóvenes, además de muchos animales- Esta tarde en el Telediario de la primera, nos han comentado, que muchos primates como gorilas y monos, se ven contagiados por lo seres humanos, unos seres depredadores y otros cazadores furtivos, que han propagado el virus asesino, que esta mermando esas razas de seres, cada día más minoritarias, La epidemia o pandemia, llamada ahora, y peste el siglo pasado, se nota que no vienen solas, se propagan sin explicaciones naturalistas, Aunque La Madre Naturaleza, nos quiera dar fuerza para superar dichos males. A la vez hemos visto las conclusiones, de personas que llevan infestadas por el virus corona tres meses, y no saben si siguen con el virus dañando su cuerpo. Solo entienden que están sin fuerza, para seguir luchando contra este mal, que no termina nunca. Los humanos nos sentimos superiores, o eso se publica en algunos medios, más la realidad deja mucho que aprender sobre la vida en este planeta. Si tenemos la mayoría de nuestros genes idénticos a monos chimpancés y gorilas, tan solo alguna desviación que no se conoce todavía, pero que, en estos momentos de peste, nos vemos en el mismo abismo, o sea predispuestos a marcharnos de esta vida, por un virus que no sabemos donde puede llegar, ni de donde vino, solo que va dejando sus huellas malditas, por todos los lugares del Planeta Tierra. Somos seres con muy pocas defensas, cualquier “gripe española”, como se le llamo a la epidemia del siglo pasado, puede dejar a cualquier país, con una cantidad de fallecidos, superior a cualquier guerra. Una amiga mía, hace unos 25, años, en el Hospital de Madrid, Ramón y Cajal, un hijo suyo con 19, años, un virus extraño se llevo a su hijo al otro mundo en dos días, sus amigos y familiares, se quedaron helados, sin poder explicar el misterio de aquel momento tan fatal. Siendo el joven, dinámico optimista y a la vez deportista. Hay tantos misterios sin resolver, que la vida es a veces una verdadera aventura, como nos decía Rodríguez de La Fuente. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
BARACALDO QUE LA MADRE NATURALEZA NOS AYUDE
En estas fechas terribles de la maldita epidemia, tememos ver invisibles las huellas de la pandemia. Esta peste maldecida que suelta su intransigencia tardará verse vencida, aunque luche más la ciencia. No queremos ver más muertos ni llorar las consecuencias, que dejan los sufrimientos, de la maldita pandemia. Mascarillas protectoras, para frenar sus maldades, en China cuentan las horas, de sus penosas verdades. Las verdades de la peste que dejan las soledades, alguna persona reste de sus propios familiares. Guardaremos la distancia para seguir caminando, hoy no vale la arrogancia de querer vivir callando. Baracaldo tente firme ante el virus temeroso, mascarilla en todas partes para ver tu rumbo airoso. Estos días no dichosos con el virus azotando, nos parecen borrascosos si vienen gente matando. Mascarillas de defensa para caminar contento, existe la vida tensa cuando se ve sufrimiento. Las verdades de la peste no las conocen los sabios, que ven el futuro agreste dejando los sueños lacios. Rosario Fajardo Blanco.
COMO NOS HA CAMBIADO LA VIDA Estamos pensando todos, como nos ha cambiado la vida, el andar sin tener que mirar el retorno, y las largas despedidas. En otros tiempos pasados, donde sentimos la libertad de andar por distintos lugares, si tener que mirar el reloj, ni las horas ni si había bares, incluso en los Centros de Mayores, donde muchas personas nos acercábamos, para bailar o ver bailar, y ya no digamos de salir de nuestro domicilio, con la voluntad de irnos de vacaciones donde nos viniera bien, sin pensar en ningún peligro, que ahora antes de salir de casa, estamos pensando en prohibiciones, que nos ponen las normas del maldito virus, y las que nos ponemos nosotros, al ver la cantidad de personas que no respetan nada, y que pueden contagiarnos en cualquier momento, los abrazos y besos con nuestra familia y amigas, y sobre todo la incertidumbre, de no saber como te puede dejar este mal virus, ya que vamos viendo a personas que lo han pasado y se lamentan de su situación actual, al no verse recuperadas del todo, y tener la carga emocional, de el presente y futuro, que hoy más que nunca parece delicado. Tratar de pensar en el pasado, es un poco fastidioso, y además es ir contra corriente, no vale lamentarse si tenemos salud, que en este caso es lo mejor que nos puede pasar. Aunque estamos viendo cada día, a muchos seres humanos que parece no importarles estar bien de salud, al caminar en grupos, unos jóvenes y otros no tan jóvenes, que van sin guardar distancia, y sin mascarilla, o llevando la mascarilla en la mano o en el codo, incluso de visera o babero. Sin dejar ni un solo metro de cualquier paseante anónimo. Y encima algunos tirando las mascarillas por las aceras o calzadas, demostrando ser muy poco limpios, o muy energúmenos, que de todo hay en la viña del señor. No quisiera ver esta peste de nuevo en nuestra España, pero tengo el temor de que puede venir de nuevo, al ver tanto irresponsable, que ni mira por él, ni por sus vecinos, incluso sus propios familiares, y mucho más si tiene abuelos y los quiere algo, porque si los quisiera un poco solamente, seria el primero en ponerse en guardia contra esta pandemia que no nos ha dejado todavía. Vivir en Madrid es ver a diario a cantidad de personas, que sus pensamientos se quedan enanos, se están pensando que esto fue una broma, y que los muertos apenas se cuentan, y que ellos no están en la lista de posibles fallecidos. Están equivocados, esta pandemia no respeta, ni clases políticas, ni mujeres ni hombres, ni clases obreras, ni curas ni médicos, y mucho menos al que le coge desprevenido. Así que pongamos nuestra defensa en marcha, para evitar colapsar, los servicios de urgencias de los hospitales y ambulatorios, y podamos seguir abrazando con el tiempo a hijos hermanas y nietos, Yo desde mi casa salgo con la mascarilla. Rosario
DÍA -1 -6 -2020:
LA SUCIEDAD EN LAS CALLES DE MADRID:
Como ha cambiado la forma de trabajar, en trabajos tan sencillos como por ejemplo los jardineros, el ayuntamiento contrata a empresas, pues bien en la Avenida de San Luis justo en frente del parque de bomberos, hace más de quince días, segaron las hierbas que estaban alrededor de los árboles, lo dejaron todo esparcido por la acera, eso da un aspecto de dejadez y abandono, con toda la porquería por el suelo, lo más normal es que alguien se encargue de que estas cosas no pasen, con lo sencillo que es cuando se siega, se van haciendo montones, meterlos en sacos y retirarlos. Pero no, es más fácil dejarlo todo tirado, los vecinos tenemos que soportar el ruido infernar de las maquinas, y no solo eso que cuando hay una tormenta como la de ayer, toda esa porquería, atranca las alcantarillas, así es imposible mantener nuestra ciudad limpia, por no hablar del peligro que se corre al pisar esa hierba mojada, he visto caerse a mas de una persona, todo esto pasa por hacer las cosas sin pies ni cabeza, señores, a quien le corresponda pongan más interés en su trabajo, los ciudadanos ya cumplimos con nuestros impuestos, lo menos que podemos pedir es que lo sepan administrar bien, porque muchas maquinas que si que esta muy bien, pero la mano del hombre también es necesaria, a ver si es posible que nuestras calles estén limpias.
ROSARIO FAJARDO BLANCO
LAS SOMBRAS DE LA PANDEMIA NOS DEJAN LLANTOS AMARGOS, AQUÍ NO VALE COMEDIA NI BUSCAR LOS TRAGOS LARGOS. LA VIDA DA SOBRESALTOS QUE TE DEJAN SORPRENDIDA, Y TEMES VIVIR LOS LLANTOS CON LA CONCIENCIA PERDIDA. ESTA PANDEMIA ASESINA, QUE NO SABE DE COLORES, NADIE SU MAL ADIVINA, Y MENOS SI VE DOLORES. EL MAÑANA ESTA DUDOSO PARA ELEGIR EL CAMINO, A VECES ES TEMBLOROSO CUANDO BUSCAS UN DESTINO. CAMINANTES SIN FRONTERAS, CON LA PANDEMIA DELANTE, EL VIRUS ROMPE BARRERAS QUE DEJAN MALOS INSTANTES. NO VALEN VIEJOS REFRANES, NI BUSCAR VALLES FLORIDOS, PUEDES COMPROBAR DESMANES CON LOS VIRUS MALDECIDOS. LAS SOLEDADES VIVIMOS ENTRE SUFRIDOS MOMENTOS, HOY QUE TODO LOS SENTIMOS TEMEMOS VER SUFRIMIENTOS.. Rosario Fajardo Blanco. 29 - 5 - 2020
DÍA -27 -5 – 2020:
Ayer estuvimos en el Centro de Madrid, dimos un paseo por la Castellana. Fue estupendo, hacia una mañana maravillosa, se veía la ciudad con movimiento, es decir con vida, a Madrid que siempre fue una ciudad alegre, la hemos tenido estos meses, dormida y triste, se que tardaremos un tiempo en sentirla como antes, por el sufrimiento que tantas familias tenemos por la pérdida de un ser querido, aunque tenía muchas ganas de ir al Centro, creo que tardaré algún tiempo en volver, por el miedo a subirme al transporte público, yo personalmente dejaré pasar algún tiempo en hacer la vida normal, por el miedo a el contagio, espero que todo vuelva a ser como antes, y podamos perder el miedo, es curioso, pero en el Centro se respeta muchísimo más las distancias, y con todas las personas que nos encontramos, llevaban puestas las mascarillas.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA 25 -5 – 2020:
Hoy es el primer día que nos podemos ver con los nietos, la verdad es que yo tengo un poco de miedo, por lo que pueda pasar, a pesar de tomar todas las medidas necesarias, como guardar la distancia, el lavado de manos, la mascarilla etcétera, los niños ni los mayores tenemos nada, por lo menos eso creemos, a pesar de que nos podamos ver yo seguiré con los mismos cuidados que antes, sabemos que el virus sigue con nosotros, entiendo que la economía se está resintiendo, pero sigo pensando que lo más importante es la salud, sería muy lamentable volver atrás después de pasarnos tantos días en casa, podríamos haber hecho un último esfuerzo, de unos días más, claro que después de ver las colas, para recoger un plato de comida, no sabes a qué atenerte, si no hay trabajo no comes, y si estas enfermo no puedes trabajar, esto es la pescadilla que se muerde la cola. Ya no me pega el poner, lo que siempre ponía, que era (YO ME QUEDO EN CASA) ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Las historias quedan vivas aunque soñemos borrarlas, hay fechas que no se olvidan sin llegar a señalarlas. las guerras. malditas guerras que a las personas las matan, con lamentos las entierran y con el tiempo destacan. Una guerra por hermanos que desato mil tormentos, entre los llantos cristianos y con sufridos lamentos. Odios sin respetar muchas leyes, con palabras inhumanas, hoy se viven los reveses de bombas que asesinaban. Maldigo todas las guerras entre abrazos de esperanza, las guerras tan solo entierran, a personas de templanza. que quieren ver en la vida algo digno sin venganza. Maldiciendo al asesino que solo busca matanza, nunca podrá ser divino y menos trazar balanza. PAZ, AMOR, HUMANIDAD, RESPETO AL PRÓJIMO, EN FIN, SER UN SER HUMANO QUE PIENSE EN LIBERTAD, SIN ODIO HACIA SUS HERMANOS. SABIENDO RESPETAR LOS DERECHOS DEL VECINO, Y NO SER NUNCA UN ASALTA CIUDADES. R, F, B.
DÍA – 22 – 5 – 2020:
Parece que Madrid está cerca de entrar en la fase (1) esperemos que no volvamos para atrás, todos tenemos muchísimas ganas de que esto pase, pero no somos muy responsables, pues estando en la fase (0) muchísimas personas no cumplen con las normas, sobre todo los que pasean a dichos perros. Salen cuando les parece bien, y la mayoría de ellos sin mascarillas, yo me pregunto, ¿es que tienen bula? No solo ellos muchísimas personas mayores tan poco cumplen con lo que nos recomiendan las autoridades sanitarias, dicha mascarilla la llevan de babero, o colgada del brazo, no pensamos en el personal sanitario que están dejándose la vida para ayudarnos, quiero que quede muy claro que no tengo nada contra los perros, al contrario me gustan, yo tuve una perrita 18 años, entiendo que la economía se está resintiendo, y muchísimas familias se están viniendo abajo pero no podemos olvidar que el virus está con nosotros, y aún tenemos demasiadas personas que fallecen, si se tiene salud se sale, si la perdemos todo te sobra, YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO
DÍA -20 -5 – 2020:
Hoy por primera vez, desde el mes de marzo he ido a un acto religioso, y me ha sorprendido, todas las personas estábamos con mascarillas, ya podían tomar nota nuestros políticos, pues en el congreso de los diputados, todos sin mascarillas, deberían dar ejemplo a los demás. Pero los que nos dirigen solo, saben criticarse los unos a los otros, no aportan demasiado a los españoles solo saben decir y tu más, como es posible que no se den cuenta, de lo que se nos viene encima, hay muchas familias que no tienen para comer, y muchísimas otras que estamos sufriendo por la pérdida de un ser querido, ya está bien de oír lo que estos políticos nos dicen, y se dicen, se supone que son personas preparadas para dirigir un país, tanto el gobierno como la oposición, si no es así váyanse a su casa, les pagamos para resolver problemas, no para crearlos. Pónganse a trabajar todos en la misma dirección, hasta que salgamos de esto, después los reproches, las críticas, y lo que sea necesario, que para eso somos un país democrático, y tenemos unas elecciones, YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Día -17 – 5 – 2020:
Hoy me siento especialmente triste, pues este virus se está llevando demasiadas personas, será muy difícil recuperar la vida tal y como la conocíamos, tendremos un antes y un después, hoy parece que solo nos han dejado 80 personas, claro que comparadas con los primeros tiempos, es para estar contentos, a pesar de todo son muchísimas, te das cuenta cuando te ha tocado muy de cerca, el dolor que supone la perdida de uno de los tuyos, sabemos que estamos aquí de paso, eso más o menos se puede entender, pero en estas circunstancias no estamos preparados para separarnos de un ser querido, en tiempos pasados te quedaba el consuelo, de que estabas a su lado, le podías tomar la mano para que sintiera que estabas muy cerca, tengo la experiencia de que se sentían muy tranquilos, y partían sin miedo a lo desconocido, ahora se van solos sin que les podamos despedir, después de toda una vida luchando, el final es demoledor, mi más sentido pésame para todas las familias que están sufriendo esta terrible desgracia, esperando que todo esto desaparezca, porque aunque sea una sola persona la que fallezca, ya es mucho.
Rosario Fajardo Blanco.
Día - 14 – 5 – 2020:
Carta de despedida a una madre: Mi querida madre tengo el alma desgarrada, por no haber podido darte mi ultimo abrazo, durante el tiempo que estuviste en el hospital, con el coronavirus, no fue posible estar contigo, para consolarte y decirte que no estabas sola, todos estábamos, empujando para que pudieras salir adelante, luchaste como una campeona, lo conseguiste, pero ya no eras la misma, el tiempo que estuviste, con mi hermana, no fue posible verte, no nos dejaban salir de casa, siempre tuve la esperanza, de que todo pasaría y pudieras volver conmigo, para poder cuidarte y así ver cumplido tu deseo, últimamente era lo que más deseabas, al igual que yo, siempre tuve el anhelo de tenerte cerca de mí, por circunstancias de la vida, me vi privada de tu presencia, era en este momento cuando tenía la oportunidad de estar contigo, pero el maldito virus se ha encargado de que, no se cumpla mi deseo, quería recuperar el tiempo que no estuve contigo, siento no haber estado más tiempo a tu lado, siempre sucedía algo que me lo impedía, hasta poder darte mi último adiós, también me ha sido denegado, se que todos nos tenemos que ir pero no en esta soledad, después de una vida con muchísimas dificultades y trabajo, sin grandes recompensas, has sufrido la perdida de tu marido, de una de tus hijas, eso te dejo destrozada, a pesar de todo tiraste para adelante, té merecías algo mejor, el destino ha sido especialmente duro contigo, nunca podré olvidar el día que nos dejaste, sin poder, acompañarte en tu último viaje, te prometo que cuando todo esto pase, celebraremos un funeral por el descanso eterno de tu alma, para poder cerrar la herida, que tu partida nos ha causado, en esta sufrida situación. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Dia -10 – 5 – 2020:
En estas fechas de mayo cuando las rosas florecen, voy recordando los campos cuando las viñas se crecen, este mes siempre pensando en los caminos manchegos, por donde van caminando los pastores y labriegos. Estamos pensando tanto al no ver las soluciones, que salimos por las calles temiendo complicaciones. No vale sentirse libre al no verse contagiado, dice que la tierra escribe los versos más desgarrados. Madrid nos deja sus mitos, y sus consejos borrados, alguien que lanza los gritos al ver momentos malvados. Perros que siguen su rumbo pudiendo ser contagiados, hablan de gatos que mueren por el virus mal llegado, Salgo con mi mascarilla por las calles de mi barrio, y viendo a gente sencilla que van de un lado a otro lado. Este virus no perdona si te ve descolocado, es la peste con corona que siempre pasa dañando. En estas tardes floridas con rosas en grandes tallos, la vida pasa enseguida, aunque no canten los gallos. Madrid viviendo recuerdos de otras villas y otros campos, la mente ve maravillas en caminos olvidados. Cuando acabara este tiempo, con el virus destronado, algunos hablan al viento más pueden verse engañados. Mis recuerdos siendo niña en este mes era halago, mayo marcaba sus flores que eran sueños muy buscados, Hoy quiero soñar despierta, sin tener ojos cerrados, para ver mi mente abierta por los caminos pisados. No vale soñar despierta cuando el virus sigue ha lado, es mejor sentirte alerta y no verte contagiado. Cuando todo esto termine, y el virus se haya volado, puede que el viento nos grite al sentirse liberado. Quiero que suenen campanas si es que el virus se ha marchado, serán alegres mañanas entre cantidad de abrazos. Hoy seguimos entre dudas la ciencia no sea explicado, el corazón va sintiendo muchos momentos amargos. Caminos tiene La Macha, por algunos yo he pisado, y en el recuerdo me engancha viendo aquel tiempo soñado. Hoy seguimos en las casas queriendo pisar mi barrio, que muchos sin mascarillas lo vuelven más complicado. La madre Naturaleza sabe lo que está pasando, buscamos su fortaleza si nos quiere ir ayudando. YO ME QUEDO EN CASA… ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Día -9 -5 – 2020:
Bueno, al parecer Madrid es donde peor estamos. Por lo tanto, no podemos pasar a la fase 1, no nos queda otra que hacer lo que las autoridades medicas nos digan, pienso que para ellos no debe ser muy agradable, pues les gustaría darnos buenas noticias, y que todo fuera bien, tendremos que tener un poco más de paciencia, y seguir con las normas impuestas, debiéramos esforzarnos un poquito más, para ver si lo conseguimos lo antes posible, y aunque sea muy incómodo, cuando salgamos a la calle ponernos las mascarillas, se ven demasiadas personas sin ellas. Sobre todo, las que van con los perros, ¿Qué pasa que los animales los protegen? Pues ayer salió en la tele, creo entender que en España, pero no lo puedo asegurar el país, eso no tiene importancia, lo verdaderamente importante, es el primer gato que muere del corona virus, esperemos que no se extienda como ha pasado con las personas, mucho animo a estas familias, que están perdiendo a sus familiares, verdaderamente es una tragedia, aunque fuese una sola persona ya sería demasiadas, un fuerte abrazo a todo el personal sanitario por su gran esfuerzo, y entereza.
YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO
Dia 7 -5 – 2020:
Bueno un día más y sin saber en que terminara todo esto, los políticos no se ponen de acuerdo, es increíble con lo que esta pasando, verlos con esas dudas, solo saben decir y tu más, basta ya de comportarse como niños de colegio, el uno que no tiene plan B, el otro que se abstiene, otro que todo le parece mal, otro, bueno, si pero con condiciones, otros directamente no, ya está bien, es el momento de ponerse todos a trabajar en la misma dirección, lo primero y para terminar con el virus, y lo segundo y no menos importante, sacar a España de esta crisis económica, que muchísimas familias ya la están sufriendo, cuando todo pase entonces es cuando pueden tirarse de los pelos, pero lo que toca en este momento es sacarnos de esto, entiendo que no es nada fácil, muchas veces en una familia no somos capaces de ponernos de acuerdo, pero tienen que hacer un esfuerzo, olvidarse de uno mismo y pensar en los demás, no olviden que es el pueblo el que les paga su sueldo. Que algunos no se lo merecen. Así que pónganse las pilas y a remar todos en la misma dirección, para poder estar orgullosos de nuestros políticos, animo les queda mucho y nada fácil por hacer. YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO
Día - 2 - 5 -2020:
Bueno por fin llego el día deseado, después de 53, días sin salir de casa hoy lo hice, nunca me podría imaginar que una persona tan inquieta como yo, pudiera estar tanto tiempo sin salir, el ser humano somos una caja de sorpresas, las calles estaban muchísimo mas alegres, parecía otra ciudad, el Sol brillaba, el aire me pareció más limpio, los pájaros con sus canticos parecían que nos daban los buenos días, en definitiva la ciudad va tomando vida, eso se debe a la presencia de las personas, porque por muy bonito que sea cualquier edificio, museo, teatro, parque, si falta el hombre no dice nada, esta claro que somos la sal de la tierra, bien es verdad que he sentido algo de pena, la gente nos miramos como si estuviéramos apestados, nos apartamos rápidamente los unos de los otros, si nos encontramos con algún conocido, apenas nos saludamos, espero que todo esto pase lo antes posible, sobre todo que no volvamos a retroceder, sería lamentable, nos jugamos mucho, lo mejor que me puede pasar es ver el parque lleno de niños, eso quería decir que todo ha vuelto a ser como antes, para eso es imprescindible que todos cumplamos las normas, como usar la mascarilla y los guantes, por muy incomodos que nos resulte, YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO
Día - 1 -5 – 2020.
Empezamos un nuevo mes, el más bonito del año, pero seguimos igual que el mes de abril, en casa con la incertidumbre de no saber que es lo que nos espera, siempre con el miedo de que algún familiar contraiga la enfermedad, lo de salir a la calle aun siendo importante es lo de menos, es increíble la capacidad que tiene el ser humano de adaptación, nos hemos acostumbrado a estar en casa, y nos parece de lo más normal, nos dicen que ya podemos salir, pero la verdad es que no tenemos la seguridad de si es lo mejor, particularmente no siento ningún deseo de ir a la calle, esto que me está pasando a mí, lo sufren muchísimas personas, con todas las que me relaciono les pasa lo mismo, supongo que cuando tenemos cierta edad nos hacemos cómodas, yo hasta ahora era una persona muy activa, sin parar en casa, nada más que lo necesario, presiento que me costará retomar mi vida donde la deje, parecía que nada podía pararme, que equivocada estaba, algo que ni siquiera lo podemos ver, es el que se ha hecho dueño de todos, espero que con el tiempo que nos espera, viendo el Sol, nos de fuerzas para seguir adelante, para no caer en una depresión, mañana intentare salir a la calle, esperando volver a casa con más ánimos. YO ME QUEDO EN CASA.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
29, DE ABRIL DEL 2020.
Estamos en el final de esta etapa, que no sabemos en donde terminara, parece que estamos saliendo del túnel, de un virus asesino, y además inteligente, que se lleva a las personas de calle sin avisar, solo pensarlo te da mal rollo, hablando con amigas, a todas las pasa lo mismo, tienen sus dudas de que no pueda volver hacernos daño, antes de lo que algunas personas entendidas piensan. Aunque yo me creo que esta vez nos cogerá un poco más preparados, no estaremos tan juntos ni apretados, ni viajaremos en el metro congestionado, así y todo, puede ser una grave situación, si el virus dice que nos mete en sus garras asesinas. Ya comentan algunos doctores, que el otoño puede ser el tiempo de su reaparición, las personas notamos en el ambiente, un poco de pesimismo, sobre todo viendo y leyendo las noticias del mundo entero, vemos como día a día, se multiplican los fallecidos, sobre todo en América, donde podemos ver muchos muertos en cajas de cartones, es posible que esta peste del siglo XXI, se lleve a los más pobres, de esa zona del mundo, en España, eso parece que no hay diferencia, no respeta a nadie, los colores y los intereses caminan para el virus a la misma distancia, Y el miedo me creo que es mayor entre más poder económico tienes, el otro día en la puerta de un supermercado, cerca de mi casa, había un señor sin apenas cuidarse, pidiendo limosna, que decía a las personas que esperábamos en la cola para entrar dentro de dicho supermercado: Esta peste no la tengo ningún miedo, tan solo que algunos que me fiaron, se pueden quedar sin cobrar, sus manos sucias, su dientes bastante abandonados, y presumiendo de una salud de hierro, incluso fumando cigarrillos. Sin verle ninguna preocupación por el estado que tenemos de estar confinados en casa. A veces una piensa, es posible que el virus no tenga ningún reparo en seguir matando seres humanos, incluso a los médicos y enfermeras, que se están dejando su propia vida en quererle frenar. Hay preguntas que nadie me las contesta con seguridad, todo son interrogaciones, en este estado de alarma. Quisiera que esas dudas se terminaran pronto, y que las personas de buena voluntad, pudiéramos salir a las calles de nuevo, para vivir la vida dignamente, es lo que pido a Dios y a la madre naturaleza, YO ME QUEDO EN CASA, ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA -28 4 -2020:
A pesar de estar en casa sin salir para nada, el tiempo ha pasado muy deprisa, que paso con el mes de abril, se nos ha perdido, y muy posiblemente pase lo mismo con el mes de mayo, el mes más bonito del año, a pesar de todo los que no estamos enfermos, tenemos que estar contentos, si volvemos la vista atrás, nos parecen que 330, personas fallecidas, diarias estamos superando la epidemia, pero si lo pensamos fríamente te dan escalofríos, aun son muchísimas familias que sufren la perdida de algún ser querido, sin contar las personas que están en casa sin saber si esta curadas o no, que se puede hacer para aliviar esa angustia que sienten, pues están sin tener contacto con su familia, por miedo a contagiarlos, por lo menos deberían hacerles alguna prueba para ver si están curados, y que puedan estar más tranquilos, a los familiares más cercanos nos gustaría poder ayudarles, y no sabemos cómo, lo primero no podemos salir de casa, y sobre todo no sabemos si nos podemos contagiar, debería poderse hacer algo en estos casos, pues nos encontramos con las manos atadas, esto te genera una tensión de nervios añadido a los que ya tenemos. YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Este lunes de finales de abril, del año 2020, me sigo preguntando, como he podido ayer domingo comprobar, como las fórmulas de salir a la calle, fueron muy sobrepasadas en los derechos del niño, pero no por los propios niños, si no por los padres o madres que les acompañaban, al saltarse las normas impuestas en Madrid, ya que entraban en supermercados a comprar con ellos, dejando que se amontonaran y corrieran por dichos establecimientos, sin el menor control, he podido ver pasar por debajo de las cintas colocadas en las puertas de los parques, sin respetarlas para nada, me parece que muchas veces pude ver, como se saltaban las normas, e incluso en los horarios, desde mi propio domicilio lo vi, y me pareció muy mal, no me extrañaría que tuviéramos que volver para atrás, viendo la irresponsabilidad de algunos padres, que viendo a los niños un poco asustados por el ambiente, ellos les indicaban que hicieran cosas no muy normales. Fatalidades que pueden ocasionar la vuelta a la marcha atrás, hay momentos en la vida que la gente tenía que saber cuál es frenar impulsos, y respetar unas normas muy normales, sin dejar que nuestros sueños de libertad salgan volando para estrellarse. Tenemos un futuro duro y raro, cargado de peligros, que me creo pudieran ser tiempos peores, Esperemos que la cordura, no nos lleve a la locura, y que buscando dulzura no nos encontremos con la amargura, de una peste rabiosa y asesina, que va dejando muertos por todo el planeta, y que en España ya lleva los suyos, y eso que no hemos acabado. Por el bien de todos, pido cordura, ya vendrán tiempos mejores, pero ahora sensatez y no romper con las normas, esto es muy serio, hay muchas vidas en juego, y nadie sabe quién será el próximo muerto, en esta tan dura batalla. YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Día - 25 – 4 – 2020:
Estamos esperando a que llegue mañana, para que los niños puedan salir a la calle, ellos están muy ilusionados, es como recibir un regalo, nunca nos hubiéramos imaginado, que algo tan normal lo pudiéramos desear con tanto anhelo, esto nos demuestra una vez más que la vida se compone de pequeñas cosas, seguro que a partir de ahora las valoraremos como se merecen, deseo que con este respiro a partir del lunes, los niños vuelvan a estar más tranquilos, y en las casas los padres se relajen un poco, en algunos hogares hay momentos que existe mucha tensión, y es normal donde son dos o tres niños, tienen momentos que es muy difícil controlarlos, los días son muy largos, los niños corren, el vecino como es mayor le molesta, suben para quejarse, es el momento en que los padres que están trabajando en casa y se encuentran en medio de una reunión, pierden los nervios, es muy complicado trabajar con los niños a tú cuidado, no solo eso sino que tienen que hacer todo lo de la casa y preocuparse de la comida, antes todo eso lo tenían resuelto, ahora se tienen que encargar ellos, mucho ánimo a estas parejas jóvenes, que no lo tienen nada fácil, seguro muy pronto recuperaremos la vida donde la dejamos, lo más importante es que no perdamos la salud. YO ME QUEDO EN CASA. ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA -24 -4 -2020:
Un día más con esta incertidumbre, de no saber hasta cuando estaremos sin poder volver a retomar nuestra vida, hay días que tengo la sensación de que la naturaleza nos ha castigado, privándonos de ese bien tan preciado que es la libertad, solo a los seres humanos, que somos los que atentamos contra ella, los animales siguen su vida, los pájaros cantan con total libertad, respiran el aire tan limpio que tenemos en estos momentos, los perros salen, más que antes, el reino animal está tomando posesión de lo que era su territorio, que como siempre el hombre se lo arrebató sin ningún miramiento, prueba de ello son los jabalís que andan en manada, por Hoyo de Manzanares, ellos captan que el enemigo no tiene libertad para hacerles daño, deberíamos recapacitar intentando hacer las cosas de otra forma, seguro que con tanta tecnología, y tantísima gente tan inteligente, serían capaces de encontrar la forma más adecuada de no dañar tanto a la naturaleza. Los seres humanos necesitamos la libertad, sin ella no somos nada, esperemos que en breve plazo la podamos disfrutar. YO ME QUEDO EN CASA:
ROSARIO FAJARDO BLANCO
DÍA -23 -4 -202:
Hoy es un día muy especial no solo por ser mi cumpleaños, que también, es que me trae muchísimos recuerdos, para mí la fiesta de San Jorge junto con la de la Virgen de la Piedad, son unos de los días más bonitos del año, es cuando nos juntábamos toda la familia, eso significaba que todos estábamos bien, en este momento no es así, pues ya faltan varios seres queridos, por lo tanto no es lo mismo, si alguna vez voy lo encuentro todo extraño, no conozco a nadie y tampoco me conocen a mí, me siento forastera en mi pueblo, yo que siempre soñé con volver a él para quedarme, supongo que esto pasa a la mayoría de las personas, cuando salimos tan jóvenes, así y todo si no fuese porque tengo aquí a toda mi familia, volvería para quedarme, pero los hijos tiran mucho, y no digamos los nietos. Estamos con muchísimas ganas de que todo esto pase, pero este virus es más difícil de luchar con él, porque es invisible y muy dañino, más de un valiente sanitario, ha perdido su vida, al enfrentarse a algo desconocido, San Jorge pudo luchar con el dragón, pues era algo que se veía, y por lo tanto pudo salvar a la princesa, desde donde quieras que estés ayúdanos a vencer a este dragón invisible.
YO ME QUEDO EN CASA:
ROSARIO FAJARDO BLANCO:
Día -21 -4 -2020:
Un día más estamos sin poder salir de casa, ahora que viene el buen tiempo, es cuando peor lo pasaremos, hay momentos que te bienes abajo, porque parece que esto no tiene fin, pero enseguida pienso en las personas que no tienen dónde ir, están a expensas de lo que se les da, no solo la comida, todo ser humano tendría que disponer de una casita, aunque fuera muy pequeña, para poder disponer de la intimidad que todos necesitamos, se necesita muy poco para vivir, pero todo está mal repartido, por qué no nos paramos, y pensamos, en lo que está pasando, no se habrá cansado la naturaleza, de nosotros de tanta maldad, en este momento el aire es más limpio, antes no oíamos cantar a los pajarillos, ahora ellos han vuelto a despertarnos con su cantos tan alegres, todo está más tranquilo puede que la tierra necesitara descansar, de los gases que tanto contaminan, que se limpien los ríos, y los mares, y que la naturaleza nos de otra oportunidad, para ver si somos capaces de conservar nuestro planeta, Yo me quedo en casa ROSARIO FAJARDO BLANCO
Hoy día 19, como todas las tardes saldremos a darles nuestros aplausos, bien merecidos, a todo el personal sanitario, policías, voluntarios, bomberos trabajadores, de los mercados transportistas, los de la E, M. T, todos ellos que son los que hacen que España no se pare, a pesar de todo el sacrificio que muchos de ellos hacen, siempre hay personas sin escrúpulo, como ponerle pintadas en el coche a una doctora, no recuerdo exactamente, algo de rata, bueno, y a esa enfermera que estaba viviendo en alquiler, el casero la echó de casa, ya sé que son casos aislados, pero me parece muy fuerte, en estos momentos es cuando tenemos que ayudarnos, y darles animo a estas personas que trabajan sin descanso, para que la salud de los españoles siga siendo buena. Sabiendo que no solo se pueden contagiar ellos, sino que lo pueden llevar a sus casas, Y todas las personas que anónimamente hacen que nuestras vidas no sean tan duras, con todo mi cariño y admiración sois los mejores, animo. YO ME QUEDO EN CASA:
ROSARIO FAJARDO BLANCO
DÍA – 16 – 4 – 2020:
Un día más seguimos en casa, con muchísimas ganas de que todo esto termine, tenía la esperanza de poder ir para San Jorge, pero este año no podré disfrutar de esta fiesta tan entrañable para mí, este virus es muchísimo peor que el dragón de San Jorge, a las patas del caballo, con él pudo luchar, pero como luchar con algo que no se ve, en este momento no habría podido salvar a la princesa, según nos cuenta la historia o leyenda, aunque con el paso de los años, todo puede cambiarse, sin querer dañar la historia, que a veces parece un poco fantástica. Este tiempo que nos está tocando vivir, es de dragones sin visibilidad, hacen sus daños sin avisar, y su fuego no le vemos, como en la historia del dragón, no tenemos fuentes de información, que nos dejen convencidos, al ver distintas opiniones, de diferentes entendidos en virus, o peste del presente, ya que tengo entendido, que cada siglo brota una peste distinta, que con el paso de los años, conocemos sus maldades. Que terminan con personas y animales, todavía no sabemos si esta peste del siglo XXI, no se llevará alguna clase de animales caseros o en libertad. Nadie explica nada sobre el asunto, están solo estudiando, sobre las causas que dejan a los humanos mal parados. Que la Madre Naturaleza, nos saque de este infierno actual, y podamos ver el sol desde las calles, sin tener que llevar mascarilla anti peste. Todos esperamos lo mismo, salud suerte y fuerza, para seguir aguantando, estos días en nuestras casas, Un saludo Rosario Fajardo Blanco.
DÍA -13 -4 -2020:
Queridos paisanos, aquí seguimos encerrados en casa como todos vosotros, sin poder disfrutar de la estación más bonita del año, de momento estamos bien, mi madre y hermana parece que están saliendo de esta pesadilla, me parece un milagro que con 99, años esté superando ella que paso la guerra, y lo que vino después tantas penurias, no es justo que vuelva a pasar otra guerra, porque lo que estamos pasando es una guerra silenciosa, con muchísimo sufrimiento, demasiados muertos, sin poder despedirse de ellos, y no sabemos lo que nos espera si tendremos falta de alimentos, si eso pasara, en los pueblos es más llevadero pero en Madrid, nos comeríamos las piedras espero que no lleguemos a pasar por ese trance, también la situación de los niños es más llevadera, las casas son más grandes, siempre con un patio para que puedan correr, la mayoría de los que están aquí no tienen ese desahogo, los chiquillos están como en jaulas, por eso están más nerviosos. Sé que algún vecino no lo ha superado, mi más sentido pésame para sus familiares descanse en paz, esperemos que esta pesadilla pase lo antes posible, y podados retomar nuestras vidas. Y olvidarnos DE ESTA PESTE TEMEROSA, CARGADA DE SUFRIMIENTO, LA VEMOS TAN HORROROSA QUE NOS AMARGA SU ALIENTO. YO ME QUEDO EN CASA:
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
DÍA - 12 – 4 - 2020:
Hoy domingo de Resurrección, se terminó la Semana Santa, que distinto ha sido a las de otros años, creo que esto va a cambiar nuestras vidas, tendremos que adaptarnos a los nuevos tiempos, por muy duros que sean, gracias a que el ser humano tiene una capacidad de adaptación increíble, sobre todo los niños, en este momento ellos son los que menos están sufriendo la enfermedad, eso no quita que no lo estén pasando mal, al contrario se están viendo privados de lo más grande que es la libertad, el no poder salir de casa, esto les marcara para siempre, pero como son muy inteligentes, seguro que toman nota de los errores que se hayan podido cometer, que han sido muchos, ellos son el futuro, y los que podrán sacar adelante el país. Como dice un amigo mío poeta.
Este virus asesino
Con sus malas intenciones,
Viene marcando su signo
Sin saber de religiones.
YO ME QUEDO EN CASA, ROSARIO FAJARDO BLANCO
En esta fecha dichosa donde se vive esperanza, queremos ver más hermosa este sufrida balanza. Este Viernes de Calvario, con la lluvia de bandera, en nuestra mente a diario queremos ver primavera. Villanueva va buscando por sus llanuras inmensas, un cielo que va esperando no vivir las horas tensas. Esta peste maliciosa que quiere romper barreras, no puede ser otra cosa que trazar nuevas fronteras. Desde Madrid vamos viendo una lluvia muy dichosa, que el verdor viene ofreciendo en esta fecha armoniosa. Salud para mis paisan@s que quieren vencer la peste, estas fechas de cristianos la fe no creo que reste. Viernes lleno de razones que sufren los penitentes, en las raras ocasiones habrá que vivir ausentes. Un abrazo solidario para mi querida gente, hoy es día de calvario y lo tendremos presente. Rosario
Villanueva de Alcardete. En Madrid seguimos encerrados, para poder vencer a este viruscorona, que tantas desgracias viene dejando, cada día que pasa es algún conocido o vecino, que se va de esta vida, sin respetar edades ni oficios, todos estamos en esa lista fatal, donde nos pueden llamar en cualquier momento, mi madre y hermana, están en casa, con control medico desde la lejanía, mi madre con sus 99, años, parece que lo puede superar, ya veremos que nos deja esta maldita peste, un saludo, Rosario,
LLANURAS DE LA MANCHA TOLEDANA
Sentir la tierra con fuerza, cuando las pestes nos llegan, sin tener nunca pereza si las ideas se pliegan. La tierra se lleva dentro, con sus problemas profundos, y puedes sentir su centro en los momentos agudos. Esta peste tenebrosa, que deja rotos los sueños, tiene que ser horrorosa haciendo muchos empeños. Las llanuras de La Mancha suelen ser limpios espejos, donde la mente se engancha incluso de campos lejos. Don Quijote cabalgando con sus espadas de acero, puede que siga pensando el poder llegar al Duero. Llanuras que son verdades, terrenos del romancero, paisajes de soledades del Quijote caballero. Dejar que siga la vida, el virus debe ser fiero, La Mancha seguirá erguida a este virus traicionero. Ser toledano en La Mancha, es conocer sus secretos, en el pasado se engancha,
ciertos molinos inquietos. Las llanuras de La Mancha con vientos de romancero, hacen que el dolor se ensancha con su ruido traicionero. Cuando se acabe la peste, si el dolor se lleva dentro, puede que a veces nos reste y siga siendo un mal centro. Caminantes de La Mancha que sueñan amor sincero, temen que el virus en plancha sea una lanza de acero. Villanueva sigue viva, el virus es un veneno, teniendo la mente activa al virus le pones freno. Rosario Fajardo Blanco. 7 – 4 - 2020.
DÍA 6 -4 -2020:
Buenos días paisan@s: un día más seguimos con la rutina de estar en casa, y dando gracias por no estar enfermos, y que no nos falten los alimentos, aunque con la pena de no poder ver a tu familia, sobre todo si están en el hospital como es mi caso, La información es una vez al día, y casi ni se pudiera llamar información, Algunas personas no quieren ser ingresadas, lo entiendo, la soledad es terrible en estos casos de peste coronavirus, que está dejando las residencias de ancianos muy mermadas de personas mayores. Estos días que estamos en Semana Santa, aunque no veamos a Jesucristo crucificado en procesión, estamos viendo en nuestro cerebro, como esta terrible pandemia, muchas personas son anuladas por este calvario lento de la peste. Que parece estar implantada en todo el mundo, sin esperanzas de que pudiera ser eliminada por el momento, vivimos un tiempo que hace cinco siglos ocurrió en España, y que Miguel Delibes nos narró en el libro del HEREJE. Me despido hoy deseando que todos mis paisan@s y amigos, podamos sobrevivir a esta peste horrible, un saludo, Rosario Fajardo Blanco.
Día - 5 – 4 – 2020:
En este domingo de Ramos, me invade la tristeza, añorando las semanas Santas de todos los años pasados, pues jamás habíamos vivido nada parecido, con la pena añadida de tener a mi querida madre en un hospital, por el coronavirus, no puedo centrarme en nada, solo estoy pendiente del teléfono, esperando que nos digan algo de ella, es lo peor que nos puede pasar, en estos momentos el no poder ver a tus seres queridos, sobre todo por las noches, no puedo dormir pensando en ella, me pregunto que pasara por su cabeza al no ver a sus hijas, pensará que la hemos abandonado a su suerte, pues no entiende de virus, por tener algunas lagunas, todo esto es nuevo para ella pues la teníamos entre algodones, ella nunca quiso ir a una residencia, por no estar sola y ahora que tiene 99 años le toca pasar los últimos días de su vida en la más absoluta soledad, el destino es muy cruel, con estas personas que han pasado por tantos malos momentos y muchísimas penurias, ahora les tocaba estar tranquilas con sus familias, pero no es así, nunca nos podríamos imaginar que algo así pudiera pasar a mí personalmente, me parece que estoy viviendo una pesadilla, solo pido que no sufra y que pueda salir adelante para poder tenerla con nosotras, que pueda volver a ver a sus biznietos, ellos la quieren muchísimo, pues la ven muy frágil preguntan por ella todos los días, si por desgracia la perdiéramos, no se me quitaría la pena, al no haber podido estar con ella, en los últimos momentos de su vida, mi más sentido pésame para todas las personas que han perdido a un ser querido, sin poder despedirse de ellos, descansen en paz. Y para el personal sanitario que no solo cuidan de los enfermos, sino que hacen que no se sientan solos en el último momento de sus vidas, muchísimas gracias a todos:
YO ME QUEDO EN CASA:
ROSARIO FAJARDO BLANCO
DIA 4 DE ABRIL DE 2020.
HOLA PAISANOS@S, En estos momentos donde corren las malas noticias, el corazón va sintiendo días de llanto y penumbra, En Madrid seguimos teniendo, hospitales al completo, sin saber si habrá días en el futuro normales, que no sigamos inquietos. Tenemos calles desiertas que parecen cementerios, ninguna puerta está abierta y los momentos son serios. Sin hablar con los vecinos, ni tertulias con porteros, cada cual vive su signo que pudiera darnos miedo. Los silencios de la noche tienen distintos tormentos, cada cual pone su broche relajando sufrimientos, vienen muriendo personas que no saben del momento, con este viruscorona nadie sabe los inventos. Villanueva va notando, que también sufre esos vientos, me hablaron de las personas que se llevó al cementerio, cerrar puertas y ventanas, no distraigáis el invento, esta peste va dejando, muchos días con lamentos, Hay que abrazar la esperanza, nunca penséis que estáis muertos, la vida tiene lugares que La Mancha lleva dentro. Mi madre sigue enfermita, las noticias no lo entiendo, dicen que algunos minutos les deja su descontento. Pocas noticias nos llegan, con las urgencias del tiempo, este virus asesino, viene llevando sus muertos. No sirven ciertas razones, cuando los virus van sueltos, ni ponerles condiciones cuando no saben de sueldos. Mis hermanas están tristes, al no saber del momento, si mi madre lo resiste, será un milagro del cielo, este virus asesino, a la vez de traicionero, dice que deja sus huellas sin importarle el dinero. Cada noche que se pasa, se refleja algún consuelo, más el tiempo vuela y pasa como quien no pisa suelo. Estamos todos sufriendo estas jornadas sentidas, donde vamos comprendiendo los encierros que motivan, Villanueva tiene vientos que muchos llaman manchegos, pero siente los dolores que produce tanto miedo. Suerte para mis paisan@s, yo tengo el miedo en el cuerpo, mi madre sigue marcando estos días agoreros. Hospitales salva vidas, que tienen trabajo intenso, a veces ven las heridas de este virus de misterio, que solo da despedidas y pensamos en el cielo. Un saludo para las personas de mi tierra, que están sufriendo como nosotros en estos días. Rosario Fajardo Blanco.
HOLA PAISANOS:
Tenía la esperanza de que este virus pasara de largo, pero no ha sido así, sé que algunas personas, entre ellas un familiar mío esta malita, deseo que todo pase lo más rápido posible, por Madrid a mi madre, la tenemos ingresada en el Hospital Ramón y Cajal, esperando a ver qué pasa con ella, esta maldita peste asesina, nada sabe de edades, aunque aquí las residencias de ancianos, están siendo lugares muy atacados por el maldito viruscorona, que está causando estragos, y encima sin poder ver a los familiares, como pasa en los hospitales hoy día, lo de mi madre, solo sabemos de ella, por una llamada telefónica que nos hacen, el lugar es propenso a poder coger el virus. Esperemos que las personas mayores, puedan salvarse de dicha peste, se ve que les coge más indefensos, y la soledad de una cama de Hospital, sin poder ver a tu familia a esa edad, es un camino muy duro de sobrellevar. Esta peste que nadie sabe quien la ha traído, es tan mala, que ataca después de varios días en tu organismo, y te suele dejar los pulmones completamente obstruidos, sin dejarte descansar ni respirar a gusto, encima con fiebre, y en algunos casos evacuando mal. Todo este estado de cosas, nos lleva a una situación de dudas y de no saber cómo actuar. Pediremos que pronto acabe este tiempo, donde la salud pueda ser en la vida lo más importante, un saludo a mis Paisan@s. Rosario Fajardo Blanco. 3 - 4 - 2020.
QUE ES LO QUE PASA.
Por favor alguien puede desmentir lo que en este momento acabo de ver, al parecer nuestros queridos diputados, no solo cobran el sueldo por no hacer gran cosa, sino que además en estos momentos cuando todos estamos encerrados en casa, se permiten cobrar las dietas, y los desplazamientos, pero vamos a ver, seamos serios, de que dietas hablan si comen en sus casas, como todos nosotros, y que me dicen de los desplazamientos, si el parlamento está vacío, si esto es (verdad) tienen muy poca vergüenza, en dicha tertulia está el señor Carmona y no lo desmiente, por qué no protestan los demás, muy sencillo porque son todos iguales, tenemos unos políticos que no se merecen el puesto que tienen, ellos deberían dar ejemplo y en estos momentos, de una crisis sin precedente sanitaría, y no menos importante económica, donde nuestros héroes que son el personal sanitario, y todos los demás que están dejándose la piel, para que salgamos adelante, estos señores tendrían que bajarse el sueldo, lejos de eso están en sus casas cobrando dietas y desplazamientos, nuestra querida España no puede más, son demasiadas cosas, pagaremos los de siempre el pueblo trabajador, yo me pregunto ¿pero en manos de quién estamos?.
Me gustaría que todo esto, no fuese cierto, y con muchísimo gusto pediría perdón, animo a todos YO ME QUEDO EN CASA, SIN COBRAR DIETAS.
ROSARIO FAJARDO BLANCO.
Día 2 – 4 – 2020.
Paisan@s, estamos en un mes nuevo, aunque siempre el mes de abril, le vimos temeroso, unas veces por los huertos helados, y otras veces por las viñas machacadas por el hielo. Este año le estamos viviendo enclaustrados, en nuestras casas, pensando algunas veces lo dura que es perder nuestra movilidad. Y si encima tenemos seres queridos, en algún hospital, estaremos mucho más intranquilos y pensativos. Este abril me suena a ruin, desde niña lo escuché, no hay abril que no sea ruin. Este año con muchos más motivos, y encima sin conocer los verdaderos motivos de esta peste, que ni los entendidos en los virus saben de dónde vino. Solo sabemos la catástrofe que está dejando en este mundo, Esperemos que la Madre Naturaleza nos eche un cable, para poder aguantar y superar este maldito viruscorona, que me parece un asesino de ancianos, y de algunas personas no tan ancianas, pero que no duda en llevarse de calle a quien se le ponga por delante. Deseo mucha suerte a todos mis paisan@s de Villanueva, para que podamos seguir disfrutando de una salud tranquila. Un saludo. Rosario Fajardo Blanco. 1 de abril de 2020.