VILLANUEVA DE ALCARDETE (Toledo)


Plaza constitución
SOMBRAS DE VIEJOS LAMENTOS
En las tierras toledanas
donde afloran los suspiros,
se viven ciertas mañanas
que dejan penosos giros.

Están los campos sufriendo
al ver tan penosos signos,
mientras vamos presintiendo
algunos malos destinos.

En La Mancha toledana
donde se pisan caminos,
la vida siempre fue sana
y se escucharon los trinos.

Estos días otoñales
cargados de fantasías,
entre brisas anormales
dejaron las noches frías.

Cuando afloran los lamentos,
si son noches de agonías,
se comentan sufrimientos
entre ratos de armonías.

Llegan los vientos forzudos
rompiendo muchos alientos.
que desgarran ciertos nudos
y no dan convencimientos.

Esta pandemia maldita
que siempre levanta el vuelo,
en estas fechas se agita
sin iniciar un consuelo.

En los campos toledanos
que conocen los viñedos,
se fuerzan muchos humanos
para evitar los enredos.

El otoño va dejando
muchas frases dolorosas,
que pudieran ir llorando
al ver muy tristes las rosas.
G X Cantalapiedra.
VILLANUEVA ANTE ESTA TRAGEDIA
Cuando se buscan remedios para anular la pandemia, y se ponen muchos medios ante tan grave tragedia. Los complejos se hacen grandes sin anular confusiones, los gritos que dan las tardes a veces son negaciones. Cuando las noches se temen al querer dañar la vida, hay frases que si convienen para suavizar la herida. La tragedia no se marcha sin dejar algún caído, quizá recorre La Mancha buscando algún afligido. Nadie se siente seguro ante tan dura pandemia, vemos el camino oscuro sin ser ninguna comedia. Las noches dejan sus huellas por los caminos manchegos, donde brillan las estrellas y a veces se escuchan ruegos. Villanueva de posada, ante el virus traicionero, es una tierra encantada que no quiere virus fiero. La Mancha va caminando entre luces distinguidas, el virus llega marcando muchas huellas escogidas. No vale buscar razones, ni preguntar los motivos, el virus da confusiones entre tristes adjetivos. Hay caminos y veredas que se ponen soluciones, donde los virus se enredan dejando complicaciones. Por los caminos manchegos las gentes van caminando, sin publicar ciertos pliegos Villanueva va marchando. “Todo pasa y todo queda”, nos dijo Antonio Machado, más el virus si se enreda se lleva algún afectado. Guardando siempre distancia para evitar los contagios, sin demostrar arrogancia no queremos tristes plagios. Esta pandemia maldita que viene dejando llanto, dicen que siempre se agita con el triste sobresalto. El mañana va llegando con sus malas vibraciones, la pandemia va marcando sus penosas intenciones. La Madre Naturaleza que conoce sus andadas, la deja más fortaleza con personas muy dañadas. Este otoño mal llegado que va dejando maldades, al compás viene trazando muchas serias falsedades. Sin dejar de estar alerta publicando bien sus males, la gente vive despierta entre los virus fatales. Con las palabras sensatas que dan las enfermedades, notas las grandes erratas que dejan ciertas verdades. Villanueva de camino sin ver guadaña delante, a veces el adivino pudiera ser un farsante. G X Cantalapiedra.
CUANDO LOS BESOS SE SIENTEN
Aquel amor tan profundo
sin conocer vanidades,
quiso pisar este mundo
entre sus grandes verdades.

Besos llenos de cariño
repletos de sus bondades,
amores que siendo niño
el hombre vio claridades.

Los besos fueron testigos
entre muchas realidades,
dejando atrás los amigos
por vivir felicidades.

Los besos fueron promesas
que buscaban soledades,
las penas cuando regresan
nos hablan de mortandades.

Hay fechas que están grabadas
para el resto de la vida,
con frases encandiladas
que dejan la tarde erguida.

La Mancha que tierra hermosa,
como una flor elegida,
en cualquier noche dichosa
hicieron bella su vida.

Cuando los besos se sienten,
cuando respetas los días,
sin ver tus pasos ausentes
vivirás las alegrías.

Besos que llegan con calma,
entre buenas sintonías,
que se guardan en el alma
al ser buenas armonías.

Cuando los besos regresan
completos de simpatías,
jamás notaran que pesan
ni pueden darnos porfías.
G X Cantalapiedra.
19 - 10 - 2020.
Dia 17 - 10 – 2020:
Estos tiempos de pandemia, donde ves calamidades, vamos viviendo experiencias que pudieran ser fatales, Madrid está confinado sufriendo los malos vientos, que la peste nos va dando y aumentando desalientos. Comercios que están cerrados reclamando su trabajo, viendo que la economía les deja cruzados de brazos. Restaurantes sin clientes, ambulatorios desbordados, los tiempos vienen dejando a los enfermos desamparados. Enfermos que no tienen la pandemia, esperando operaciones, van perdiendo la paciencia con muchas complicaciones. Veremos los malos sueños cuando lleguen a operarlos, muchos de ellos ya no están, los familiares no comprenden por qué no se les atienden, sabiendo que su tardanza puede ser muy grave, los que tenemos algún problema no queremos ir al hospital por miedo a salir con el covid. Por eso deberían atender a esos pacientes antes de que se les complicará con otra cosa, y no pudiera superarlo, entiendo que estando con la pandemia todos los esfuerzos son para este virus tan maligno, aunque los que precisan de otros remedios, pudieran ser victimas de su enfermedad, por no tener las atenciones necesarias. Todo es muy complicado, y viendo la saturación que existe en algunos hospitales, tenemos mucho miedo a poder caer en otra enfermedad, que pudiera ser fatal para nuestra salud, Mi más cordial agradecimiento a todos los sanitarios por su gran esfuerzo y dedicación. Animo y que no decaiga la esperanza por la vida y la salud. Rosario, Fajardo Blanco.
VILLANUEVA VA PENSANDO
Cuando se rompen abrazos sobre lugares manchegos, se notan los fuertes lazos sin que se busquen los pliegos. Esta pandemia maldita que te deja sobresaltos, a veces corre y se agita para dejarnos sus llantos. Las esperanzas afloran sobre los bonitos campos, algunas veces decoran hasta los sufridos llantos. La epidemia sigue activa, dicen que llegó volando, ella sola se motiva mientras nos deja llorando. Los lamentos se conocen sobre las tierras manchegas, dicen que son tan precoces que las lágrimas las ciegan. Estos días endiablados donde los miedos nos quiebran, les vemos tan delicados que las esperanzas siegan. Sin saber dónde camina, sin entender sus quimeras, la pandemia determina a donde pone fronteras. Luces que marcan las calles, veredas donde despliega, ella sabe de detalles y la salud nos la niega. La pandemia va creciendo, sus alas levantan vuelo, muchas gentes van creyendo que será bueno el consuelo. Cuando las noches terminan sin esperar un desvelo, las luces te determinan que puedes correr un velo. La esperanza sigue viva sin pisar los cementerios, que la suerte se reviva en los minutos más serios. G X Cantalapiedra.
MEJOR ENCERRADOS QUE ENTERRADOS, Y MUCHO MEJOR NO ENFERMADOS QUE HOSPITALIZADOS, DECIR PANDEMIA EN EL IDIOMA CASTELLANO, ES CONOCER LA TRAGEDIA EN EL SER HUMANO. LA EPIDEMIA VA DEJANDO SUS MÁS TRAGICOS DESTINOS, DEBEMOS SEGUIR LUCHANDO Y NO DUDAR DE LOS SIGNOS. ESTOS TIEMPOS HORROROSOS QUE ANULAN LAS VOLUNTADES, PUDIERAN SER TAN ODIOSOS QUE SE PIERDEN LAS VERDADES. G X Cantalapiedra.
HAY LUGARES TOLEDANOS
Hay lugares toledanos que se sienten escondidos, entre sus caminos llanos dicen que están protegidos. Más la pandemia no para ni deja sitio perdido, la epidemia se descara viendo algún campo florido. Hay lugares toledanos llenos de valientes bríos, donde los gestos humanos saben tratar ciertos fríos. Villanueva de Alcardete, con viñedos entendidos, nadie dice ser juguete en tiempos comprometidos. Vamos cruzando misterios, enfermedades sin tino, que en muchos momentos serios se teme por el destino. Hay lugares toledanos que no quieren pesimismo, se ven sufridos humanos que buscan el optimismo. Estas jornadas nos marcan los destinos temblorosos, y en el invierno se embarcan con sus fríos horrorosos. Villanueva sigue en marcha sin entender del abismo, que puede sufrir La Mancha y más con el pesimismo. Sin dejar pasos perdidos, ni buscar nuevas razones, hay caminos elegidos que te dejan ilusiones. La pandemia sigue viva buscando seres humanos, dicen que siempre se activa cuando se juntan hermanos. Maldita peste mundana que rompe cualquier destino, haciendo cualquier mañana su penoso desatino. Que nadie cruce sus brazos para dejar de entenderlo, los virus tiene sus lazos y debemos comprenderlo. Hay que guardar ciertas normas, hay que saber defendernos, el problema tiene comas y es mejor no estar enfermos. Mejor en casa apartados, para poder protegernos, sin llegar a estar cerrados ni tampoco el escondernos. Cuando se ven ciertas cifras donde se cuentan los muertos, no sirve que tu no elijas llegaran los desaciertos. Pasaremos la pandemia con los ojos bien abiertos, aquí no vale comedía ni perder nuestros alientos. Florecerán los trigales, con los viñedos atentos, habrá brotes naturales que dejen nuevos inventos. No paremos nuestra vida, hay que seguir produciendo, la epidemia sigue erguida y todos la vamos viendo. G X Cantalapiedra,
LOS VIENTOS QUE VAN LLEGANDO
Entre sombras temerosas y palabras endiabladas, se escuchan algunas cosas que nunca son encantadas. Llegan los aduladores con sus mentiras contadas, que no pueden ser señores en las horas mal llegadas. La vida tiene verdades que quisieras envidiarlas, borrando las falsedades que no pueden imitarlas. Los caminos de La Mancha tiene ritmos importantes, más la pandemia se engancha en estos malos instantes. Llegan corriendo los vientos, con sus temidas razones, a veces dan sufrimientos que lloran los corazones. Estos vientos otoñales cargados de sentimientos, nunca pueden ser normales si van anulando alientos. La pandemia va marcando muchos y buenos recuerdos, mientras nos sigue dejando memoria de humanos cuerdos. No es posible ser negado ni percibir otros vientos, algún cuento está borrado por no contar a los muertos. La epidemia se repite sin explicar sus motivos, algunos hablan de pique poniendo siempre adjetivos. No podemos olvidarnos de los dramas de familia, debemos siempre cuidarnos sabiendo quien nos la lía. Los vientos llegan dañando a las buenas compañías, quizá vinieron marcando otras nuevas agonías. Nadie se sienta salvado, es triste perder la vida, el virus viene marcado para ganar su partida. Los contagios dejan llantos, la nostalgia determina, que sufrimos desencantos sin pisar una colina. Las llanuras de La Mancha, tienen rutas elegidas, donde la verdad se engancha entre brisas distinguidas. Los humanos mentirosos que buscan siempre porfía, se volverán horrorosos despreciando la agonía. Todos sentimos temores sin distinguir el abismo, dicen los buenos deudores que la vida es uno mismo. La Mancha sigue su marcha con sentimientos sentidos, sin temer la fría escarcha que deja campos heridos, El mañana será libre, sin ver pueblos reprimidos, algún profeta lo escribe en sus momentos erguidos. Salvadores mentirosos, aduladores del timo, quisieran ser opresores que nos llevan al abismo. La pandemia sigue activa por las calles y caminos, ella sola se motiva para marcar ciertos signos. G X Cantalapiedra.
DRAMAS EN LA MANCHA
Esta pandemia maldita que viene todo dañando, dicen que todo lo agita dejando gente llorando. Estos tiempos mal llegados que arrastran las soledades, siempre serán complicados amargando las verdades. Los dramas se multiplican, algunos son tan fatales, que a veces hasta repican las campanas con sus males. Por La Mancha van llegando entre tristes soledades, hijos que quedan llorando aguantando realidades. La epidemia caminando sin entender de razones, dicen que marcha dañando a los buenos corazones. Dramas que deja la peste con sus malas intenciones, en este paisaje agreste conoces sus intenciones. No sirve llorar deprisa, ni contar calamidades, la epidemia es esa brisa que deja negras verdades. Cuando mueren familiares que se llevan en el alma, recuerdas esos lugares que siempre te dieron calma. La Mancha sigue clamando al ver los tiempos traidores, es algo que va llegando sin respetar los sudores. Pueblos que siguen perplejos, guardando siempre distancia, donde se cuidan los viejos de vivir extravagancia. Sombras de viejos temores, entre palabras amables, donde los trabajadores buscan rutas amigables. La pandemia va creciendo por los caminos de España, sus muertos viene exigiendo sin parecer cosa extraña. No debemos descuidarnos de sus garras tan feroces, y debemos de cuidarnos de sus males tan atroces. Por La Mancha va marchando sin importarle el presente, a la gente va enganchando aunque se sienta inocente. Muchos dramas conocemos que pudieran ser lecciones, hay gestos que estremecemos al comentar sus razones. La voz de la sangre tira, con sus momentos distantes, el virus cuando se gira, se vuelve más arrogante. Villanueva reconoce muchos dramas expectantes, al sufrir ese mal roce que anula muchos instantes. La pandemia va dejando el llanto por muchas calles, las gentes siguen pensando en los terribles detalles. Nadie se siente salvado de esta tan triste batalla, cualquier humano nombrado puede probar su metralla. Los dramas siguen creciendo, las palabras son calladas, las razones van sintiendo muchas horas embrujadas. G X Cantalapiedra.
LAS DUDAS NUNCA SON BUENAS
Cuando se vive dudando,
cuando duelen las esperas,
si siempre vives pensando
soñaras con primaveras.

Las dudas siempre son malas,
las dudas no son certeras,
algunas penas agudas
no quieren sufrir quimeras.

En estos tiempos de dudas
donde los llantos te esperan,
conoces cosas absurdas
que pueden trazar barreras.

Dudas espesas y agudas,
dudas que siguen dudando,
las dudas si son muy rudas
pueden ser tiempo dañando.

Cuando las dudas abundan
dejando mil sobresaltos,
dicen que siempre fecundan
entre los copiosos llantos.

Dudas amargas y duras,
que te dejaran dudando,
en las noches más oscuras
no podrás ir caminando.

Hay dudas que son locuras,
si vives pasos amargos,
las dudas dejan diabluras
aun siendo los sueños largos.

Las dudas van caminando
sin conocer las barreras,
puede que vayan logrando
evitar falsas quimeras.

Dudas que dejan sus huellas
entre momentos amargos,
que nunca podrán ser bellas
aunque consigan embargos.
G X Cantalapiedra.
AQUEL MANCHEGO SOÑABA
Cuando se fue de La Mancha
en su corazón llevaba,
el amor que siempre engancha
y que la vida le alaba.

Aquel manchego soñaba
con una mujer hermosa,
que desde niño admiraba
siendo su flor más dichosa.

Desde las tierras lejanas
soñaba de nuevo verla,
y sus promesas humanas
eran por siempre quererla.

Una foto en la cartera
que muchas veces miraba,
aquel amor de primera
con ese amor se casaba.

Caminaron por la vida
pisando nuevas fronteras,
sin dejar su ruta erguida
jamás tuvieron quimeras.

Los dos manchegos felices
pisando la carretera,
amores que sin deslices
llevaron vida serena.

El tiempo rompe verdades,
la salud se desespera,
con algunas falsedades
quizá la muerte te espera.

Aquel hombre deprimido
con el alcohol a su vera,
al verse viudo es perdido
ya no busca primavera.

Los pasos se vuelven locos,
los recuerdos siempre quedan,
deben de ser hoy muy pocos
los hombres que no se queman.
G X Cantalapiedra.
12 – 10 – 2020.
CUANDO SE CUENTAN LOS MUERTOS
Hay momentos en la vida
que sobran viejas razones,
y solo queda la herida
de penosas conclusiones.

La pandemia va llegando
con sus malas sensaciones,
la gente sigue pensando
que nadie da soluciones

En La Mancha corre el viento
marcando sus complacencias,
mientras vemos sufrimiento
que ataca ciertas conciencias. j

La epidemia sigue activa
buscando nuevas personas,
ella sola se motiva
en las diferentes zonas.

Los pensamientos son libres,
las mentes sí que razonan,
algunas gentes escriben
aunque nada solucionan.

Los caminos de La Mancha
sueltan sus exclamaciones,
cualquiera pena te engancha
en su mar de confusiones.

Villanueva va notando
estos virus mal llegados,
que siempre llegan dañando
en momentos delicados.

No se conocen razones
que anulen está pandemia,
ella rompe corazones
dejando siempre tragedia.

Las distancias son motivos
de sentirnos separados,
la peste deja adjetivos
sobre los campos soñados.
G X Cantalapiedra.
11 – 10 – 2020.
ESTOS DÍAS DEL OTOÑO
La suerte nunca da muerte
ni puede ser transportada,
el tiempo parece inerte
en esta fecha marcada.

Llegaran por toda España
gentes que buscan razones,
al ver esta peste extraña
que rompe las ilusiones.

Las carreteras con prisas
para llegar a sus metas,
la pandemia deja brisas
entre pasiones inquietas.

No sé qué tiene la vida
que prefiere libertades,
en cualquier rara salida
se temen muchas verdades.

Vienen buscando emociones
para seguir adelante,
pensando las negaciones
de cualquier buen gobernante.

Los virus siguen presentes
y buscan las poblaciones,
algunos hombres ausentes
temen malas conclusiones.

La Mancha con sus caminos
tiene preciosos lugares,
donde algunos adivinos
quizá tengan sus hogares.

La pandemia se hace fuerte
cuando marcha circulando,
ella solo quiere muerte
a seres que van temblando.

Ese puente temeroso
que arrastra fatalidades,
no se le ve muy dichoso,
nadie quiere mortandades.
G X Cantalapiedra.
9 – 10 – 2020.
NADIE TE PUEDE ROBAR
Por los caminos manchegos
el amor va circulando,
puede que existan los ruegos
para así seguir pensando.

No pueden robarte amores
de los que tú vas soñando,
la vida te da dolores
que lograras ir curando.

No dejes tus pensamientos
perdidos sin ilusiones,
ni quieras contemplaciones
que te anulen las razones.

El amor se va volando
si ve malas conclusiones,
pudieras ir encontrando
muchas nuevas soluciones.

Hay besos que son leyendas
que el viento las va borrando,
La Mancha tiene sus sendas
donde el tiempo fue pasando.

No debes lanzar lamentos
en los caminos soñados,
ni comentar sufrimientos
que no serán bien llegados.

Si te robaron amores
siendo un pobre condenado,
fueron malos tus candores
al no estar enamorado.

No vale gritar al viento
soñando con maldiciones,
busca mejor ese aliento
que te dé más emociones.

El amor está flotando,
debes saber recogerlo,
si de verdad vas amando
hay que llegar a entenderlo.
G X Cantalapiedra.
9 - 10 - 2020.
SER MANCHEGO Y TOLEDANO POR EL MUNDO
Sin negar nunca raíces ni predicar con quimeras, olvidando cicatrices podrás cruzar las fronteras. Ser manchego y toledano que sabe guardar respeto, sin dejar de ser humano con tu corazón inquieto. Caminar soñando vida, incluso con la pandemia, sin ver tu ruta perdida ni ver el virus comedia. Hay manchegos por el mundo que se llenan de razones, sin ver su destino absurdo se sienten con ilusiones. Los vientos llegan gritando por los llanos de La Mancha, parece que van clamando otros tiempos sin revancha. Estamos comprometidos en guardar siempre las normas, sin sentirnos deprimidos debemos guardar sus formas. Hay manchegos bien pensantes que tienen buena memoria, que sin sentirse arrogantes conocen muy bien su historia. Toledanos con culturas de pueblos muy diferentes, que conocen las dulzuras del pasado de sus gentes. La historia viene marcando los caminos del presente, mientras vamos contemplando que Toledo tiene ambiente. Campos llanos con viñedos, que conocen soledades, algunos saben de credos que pudieran ser verdades. Cuando las distancias mandan, sobre las grandes llanuras, en el corazón se ablandan palabras que son locuras. Estos tiempos infernales cargados de sufrimiento, nunca pueden ser normales si rompen cualquier aliento. La pandemia sigue en marcha por las tierras de Toledo, y a cualquier humano engancha marcando su mal enredo. Labradores de la tierra que buscan vida en sus manos, en su coraje se encierra muchos momentos humanos. La Mancha sigue pensando en borrar esta epidemia, mientras conocen clamando que no quieren ver tragedia. Los caminos del olvido pueden tener amargura, este virus no vencido puede dejarnos diablura. Octubre busca las lumbres por los caminos manchegos, y las penas si se cubren no vale lanzarlas ruegos. Toledanos del silencio, sobre llanuras inmensas, que nadie trace desprecio ni busque las horas tensas. Cuando no exista pandemia ni palabras sin sentido, se acabara la tragedia que deja algún pueblo hundido. G X Cantalapiedra.