TORDESILLAS (Valladolid)


Viviendas
POR LA VEGA DEL RÍO DUERO
La nostalgia de la gente
puede sentirse en el aire,
era como un aliciente
que no supo de desaire.

Brisas que llegan del Duero
sin impedir ese ambiente,
de festejo verdadero
que sigue estando presente.

Esa Vega de leyendas
cargadas de tradiciones,
que supo tener las riendas
de las serias ocasiones.

El Duero baja pensando
en sus fechas y pasiones,
y el viento llega cantando
para sembrar emociones.

Lanceros Tordesillanos
que recuerdan ilusiones,
de algunos viejos cristianos
repletos de sensaciones.

El Duero va suspirando
sin entender de calvarios,
y el agua baja cantando
entre frases de salarios.

Las tradiciones se rompen
en tierra Tordesillana,
pienso que a veces se esconden
sin entender el mañana.

Las claras del nuevo día
vienen marcando misterios,
algunas traen alegría
en sus momentos más serios.

Voces llenas de razones
recuerdan sus sentimientos,
y gritan los corazones
sin entender estos vientos.
G X Cantalapiedra.
17 – 9 - 2019.
TORDESILLANOS CON ALMA
Tordesillanos con alma
que derrochan valentía,
algo dentro les reclama
al ver que llega su día.

Unas lanzas con recuerdos
de otras épocas más frías,
quizá fueron hombres cuerdos
entre luchas y porfías.

Los caballos relinchando
saben de lanzas altivas,
el Duero marcha gritando
en estas fechas festivas.

El Puente tiene sus danzas
que a las gentes les motivan,
en el desván muchas lanzas
ellas solitas se activan.

Tordesillanos con penas
sin demostrar su valía,
les pusieron las cadenas
que anularon su alegría.

Un Toro sigue esperando
sin pensar en su agonía,
la fiesta sigue clamando
su fuerza de valentía.

Anda un toro por La Vega
en la plena luz del día,
si la gente no se pliega
quieren sentir la armonía.

Hoy son otros los cantares
en tierras de Tordesillas,
esos bonitos lugares
fueron de gentes sencillas.

Los caballos y las lanzas
recorrieron bien Castilla,
Almanzor borró templanzas
en esa preciada villa.
G X Cantalapiedra.
LAMENTOS TORDESILLANOS
Corren los vientos deprisa
por las orillas del Duero,
y a veces vemos la brisa
del bonito romancero.

Vienen los tiempos marcados
sin costumbres ni remedios,
son gestos que condenados
buscan reflejos sin medios.

Tordesillanos con alma,
fundidos entre recuerdos,
que saben de lucha y calma
en los momentos más cuerdos.

El Puente de Tordesillas
dicen que suelta lamentos,
recordando maravillas
que a veces dieron tormentos.

En este mes de septiembre
cuando tranquilo va el Duero,
recordando aquel ambiente
que Almanzor llamó guerrero.

Tordesillanos en fiesta
con la Vega, y un te quiero,
nunca temieron la cuesta
del Puente viejo del Duero.

Un Toro bravo de raza
que le adoraba este pueblo,
saliendo desde su plaza
muchas veces daba miedo.

Hoy se escuchan frases tristes
entre jinetes lanceros,
hay gentes que se resisten
a gestos aventureros.

Tordesillas se lamenta
al ver su fiesta sin vuelo,
y mucho joven comenta
que nadie les da consuelo.
G X Cantalapiedra.
3 – 9 - 2019.
POR LA RIBERA DEL DUERO
Por la Ribera del Duero
vi llegar la madrugada,
con un frío pendenciero
y su brisa congelada.

Cuando el Duero vas cruzando
entre vientos heladores,
el alma quiere gritando
pregonar los sinsabores.

Deja que llegue la noche
mientras que el Duero descansa,
aquí no sirve el reproche
al ver que nada se amansa.

El Duero sigue su curso
sin clamores ni alabanzas,
a veces ves el recurso
de sus bonitas templanzas.

Este Duero solitario
lleno de grandes leyendas,
puede trazar su calvario
y romper todas sus riendas.

No sirven viejos refranes,
ni querer buscar consejos,
la vida tiene desmanes
que se notan desde lejos.

El Duero vive esperando
en los más duros momentos,
la vida no va marcando
instantes de sufrimientos.

Los álamos se despiertan
con sonidos de lamentos,
y muchas veces se alientan
por vivir ciertos momentos.

En La Ribera del Duero
con sus vinos prodigiosos,
existe amor verdadero
entre momentos dichosos.
G X Cantalapiedra.
SOÑANDO QUIERES VER MUNDO
Soñando cantares
de la tierra mía,
vives los lugares
en la noche fría.

Hoy las soledades
te marcan la vida,
y sueñas verdades
con la frente erguida.

No quieras verdades
llenas de mentiras,
en las falsedades
las mentes se giran.

Hay calamidades
que nunca razonan,
sin complicidades
poco solucionan.

Amantes perdidos
que sueñan con bares,
sin ser convencidos
destierran lugares.

Deja ciertos sueños
que vayan volando,
no serán risueños
si vienen silbando.

La cruz del olvido
nos viene gritando,
y con viento erguido
ayer fue cantando.

Deja que los sueños
se vayan marchando,
ellos no son dueños
de niños llorando.

Caminos de sueños
que dejan señales,
hay brisas de empeños
que si son normales.
G X Cantalapiedra.
CRUZAR EL PUENTE DEL DUERO POR TORDESILLAS
Cuando se sueñan delicias
sobre las aguas del Duero,
vas buscando las caricias
de algún amor verdadero.

No vale poner senderos
si el río marcha tranquilo,
los gestos aventureros
dicen que tienen su filo.

Sentir al Duero sonando
con su ritmo de cantares,
es algo que vas logrando
en muy poquitos lugares.

Cuando siento bien sus brisas
en las frías madrugadas,
voy recordando sonrisas
de personas allegadas.

Cruzar el Puente Romano
con sus historias perennes,
es caminar con pie sano
sin sufrir ciertos vaivenes.

El Duero sigue su curso
entre buenas vibraciones,
su caudal tiene el recurso
de vivir negociaciones.

Tordesillas de pasada
nunca la vi vanidosa,
la sentí como encantada
y desde lejos hermosa.

Costumbres del viejo Duero
que se arraigan en su tierra,
donde se dice un te quiero
y solo la muerte entierra.

Un Puente con Romancero
entre solera y pasiones,
donde alegre corre el Duero
con sus buenas sensaciones.
G X Cantalapiedra.
FANFARRONES EN LA CARRETERA
Fanfarrones al volante
con vanidad pordiosera,
en su vivir arrogante
llevan la muerte a su vera.

Se presienten ser señores
de la dura carretera,
y dicen que son faroles
lo del carnet de primera.

Como locos circulando
llevan la muerte a su vera,
en sus pasos van dejando
pasiones de primavera.

Fanfarrones que te marcan
sueños que nos desesperan.
sus hazañas se desmarcan
de promesas altaneras.

Gritos que vienen volando
entre voces plañideras,
el fanfarrón va gritando
para aliviar sus esperas.

Estos sueños temblorosos
que no conocen fronteras,
no quieren besos celosos
ni caricias traicioneras.

Fanfarrones de sus vidas
que caminan sin sentido,
en sus tardes deprimidas
notan el aire perdido.

La soledad les trasporta
por caminos imposibles,
y muchas veces se anotan
a pasajes invisibles.

Unas voces desgarradas
corren por las carreteras,
son las voces dislocadas
que pueden formar quimeras.
G X Cantalapiedra.
CUANDO PIENSO EN LOS MISTERIOS
Voy pensando en los misterios
que caminan por mi lado,
y contemplo cementerios
en un lugar apartado.

Cuando pienso en los misterios
que la vida nos ha dado,
temo ver asuntos serios
en mi mundo desquiciado.

Sin saber de dónde vengo,
ni preguntar lo qué valgo,
entre dudas me mantengo
al ver misterios de largo.

Entre caminos perdidos
en lugares apartados,
los ecos son tan temidos
que les vemos desgarrados.

Misterios tiene la vida
entre los vientos amargos,
existe la despedida
de muchos penosos tragos.

Cuando buscas los misterios
en lugares destacados,
te asustan momentos serios
que pudieran ser malvados.

No dejes que los misterios
se quieran pasar de largo,
al pisar los monasterios
comprendes que hay vino amargo.

Los silencios acompañan
muchas sendas encantadas,
aunque nunca nos engañan
en las frías madrugadas.

Misterios que van llegando
sin respetar las mañanas,
vienen deprisa volando
y a veces son alimañas.
G X Cantalapiedra.
Esta bella imagen del barroco que representa a Santiago Apóstol a caballo, procede de la antigua parroquia de la que era titular. Desaparecida la parroquia, se conserva en el coro bajo de esta iglesia Museo de San Antolín.
TORDESILLAS Y SUS ANTIGUAS BARCAS
Se van pasando los años
aunque el Duero si lo nota,
dicen que se ven peldaños
de alguna vieja derrota.

Eran hombres con sus barcas
pescadores del Gran Duero,
siempre a trancas y barrancas
usaron siempre su remo.

Barcas que tuvieron dueños
con sus destinos grabados,
entre sus gestos risueños
fueron hombres bien formados.

“Los Chaparros pescadores”
sobre las aguas del Duero,
obreros trabajadores
dejaron alto su credo.

El Puente de Tordesillas
trazo sueños verdaderos,
paisaje de maravillas
con signos de aventureros.

Cuando la tarde caía
y los brillos eran buenos,
un ambiente de alegría
fueron barcas y barqueros.

Recuerdo la sintonía
de aquel sonido del Duero,
una foto de armonía
y un eco con romancero.

La memoria sigue viva
y más cuando cruzo el Duero,
desde el Puente se motiva
aquel mundo marinero.

Hay misterios en la vida
que quiere guardar el Duero,
y aquella fiesta elegida
sigue soñando un te quiero.
G X Cantalapiedra.
TORDESILLAS Y LA SINTONIA DEL DUERO
Cuando el Duero va sonando
en las horas más tranquilas.
Tordesillas es brillando
luces que siempre perfilas.

Cruzando el Puente Romano
se siente su melodía,
y noto a el tordesillano
buscando su sintonía.

Ecos del agua corriendo
por la Rivera del Duero,
al tiempo que voy sintiendo
un amor bueno y sincero.

El Duero llevo conmigo
en mis grandes soledades,
y quise ser ese amigo
de sus perfectas verdades.

La alborada me despierta
por La Ribera del Duero,
y mi mente sigue alerta
recordando el romancero.

Tordesillas de pasiones
envueltas en sentimientos,
ciudad que causa emociones
sin temer los sufrimientos.

Costumbres que marcan fiestas
de su sentir castellano,
existen ciertas revueltas
que quieren un mundo vano.

El Duero sigue su marcha
de música y sensaciones,
y en el aire ves revancha
entre buenas vibraciones.

Sonidos del viejo Duero
por la tierra castellana,
da lo mismo el mes de enero
que en cualquier fecha cercana.
G X Cantalapiedra.
Santiago Apóstol, también conocido como Santiago Matamoros.
CUANDO PISO TORDESILLAS
Sombras que dejaron huellas
en las tierras castellanas,
tardes que fueron tan bellas
que iluminaron ventanas.

Cuando piso Tordesillas
en noches de Luna llena,
recuerdo las maravillas
de vivir su fiesta buena.

Tordesillas de pasiones
que siguen mirando al Duero,
al sentir las emociones
del bonito romancero.

Su Vega sigue marcando
con sus pinos piñoneros,
y en mi mente voy llevando
las leyendas de guerreros.

Tordesillas da emociones
al ser balcón de su Duero,
contemplando sensaciones
de vivir amor sincero.

Pisar sus calles estrechas
entre piedras y cemento,
y nunca notar las brechas
de perder el buen aliento.

Sentir el viento nocturno
por las orillas del Duero,
sin tener que guardar turno
para lanzar un te quiero.

La historia sigue su marcha
sin preguntar los motivos,
a veces tan solo engancha
el buscar los adjetivos.

Las noches siguen brillando
sobre las aguas del Duero,
y el amor quiere cantando
ser un fiel aventurero.
G X Cantalapiedra.
El Cristo Yacente situado delante del retablo principal de la Iglesia de San Antolín, es de la escuela de Gregorio Fernández. En el retablo aparecen las imágenes de San José y San Francisco.
Retablo central, obra de José Arroyo (discípulo de Pedro de la Torre) realizado en el siglo XVII, y decorado en 1633 por Felipe Gil de Mena.