TORDESILLAS (Valladolid)


San Francisco
LAS NUBES DE SEPTIEMBRE POR TORDESILLAS
Cuando viene la otoñada por las orillas del Duero,
se recuerda alguna helada del sufrido mes de enero.

Cuando suenan las campanas allí por Santa María,
se sueñan las vidas sanas envueltas en la alegría.

Septiembre viene marcando muchas nieblas ventoleras,
que van los valles regando para trazar sementeras.

Tordesillas de misterios con sonidos de campanas,
sombras en los cementerios sin ver jornadas profanas.

Las luces siguen brillando incluso por las mañanas,
el ambiente va adornando algunas palabras vanas.

El Duero marca caminos entre nieblas dislocadas,
donde muchos peregrinos saben de rosas mundanas.

Álamos de la Ribera que conocen madrugadas,
y sueñan con primavera en las dulces alboradas.

Tordesillas de misterios con costumbres bien llevadas,
en los momentos más serios se ven luces encumbradas.

El Duero viene clamando en la mañana angustiada,
el agua sigue gritando entre voces destempladas.

Arriba sigue el Palacio con sus verjas enclaustradas,
existe el bonito espacio de unas calles bien cuidadas.

Tordesillas de emociones entre brisas bien llegadas,
está Villa da ilusiones en jornadas recordadas.

Pueden sonar las campanas, y el Duero romper su calma,
y presentir las mañanas que quieren gritarle al alma

Tordesillas sigue vivo, siempre buscando esperanza,
cada cual en su motivo reconoce bien su danza.

Está tierra de pinares con sus fríos de arrogancia
no quiere borrar lugares que nos hablen de distancia.

Tordesillas son cantares que saben del ROMANCERO,
con sus queridos hogares y sonidos de un te quiero.
G X Cantalapiedra. 24 - 9 - 2020.
TORDESILLAS USANDO LAS MASCARILLAS
Estos días otoñales
que se viven sementeras,
tienen sus causas normales
si divisas las praderas.

Tordesillas se despierta
entre las brisas del Duero,
viviendo la villa alerta
ante el virus traicionero.

Desde su bello palacio
El Duero se siente erguido,
sus aguas marchan despacio
admirando el recorrido.

Tordesillas te embelesa
con sus miradas al Duero,
piensas que todo regresa
sin temer al mes de enero.

Pinares que van marcando
esos serios recorridos,
sus álamos van silbando
al ver senderos perdidos.

Estas fechas mal llegadas
con su terrible pandemia,
deja sendas desbordadas.
al ser temida tragedia.

El otoño se deslumbra
con las piñas y sus setas,
la sementera se alumbra
en estas horas inquietas.

La pandemia en Tordesillas
quiere dejar tristes huellas,
usando las mascarillas
veremos las sendas bellas.

La distancia sin reparos
en este otoño presente,
que se ven los puntos raros
y los duelos en la gente.
G X Cantalapiedra.
23 – 9 – 2020.
EN DÍAS DEL MES DE SEPTIEMBRE
Tordesillas cabalgando
con sus caballos de acero,
el aire sigue esperando
ver ese ambiente sincero.

Que termine la pandemia,
viviendo sin ver más duelos,
que se vaya está tragedia
que nunca dejo consuelos.

Tordesillas esperando
un canto del ROMANCERO,
esta tierra va soñando
ser libre mirando al Duero.

En este otoño sembrado
de luces del descontento,
Tordesillas va vibrando
para encontrar nuevo aliento.

La pandemia sigue alerta
queriendo lograr más muertos,
y Tordesillas despierta
sin querer ver más entuertos.

Las tardes bajando al Duero
por ese Puente Romano,
se siente algún refranero
hablando del ser humano.

La epidemia va buscando
sus caminos penitentes,
que pueden seguir marcando
los males de muchas gentes.

Tordesillas de esperanzas
que se fijan en el Duero,
muchas serán las balanzas
de algún año venidero.

Los caballos galopando,
La Vega lo va asumiendo,
hay momentos que gritando
el aire va comprendiendo.
G X Cantalapiedra.
22 – 9 – 2020.
TORDESILLAS Y EL OTOÑO PIÑONERO
Están los campos pensando
en las lluvias otoñales,
y Tordesillas mirando
por ver nubes naturales.

La pandemia no se marcha
y quiere complicaciones,
a cualquier humano engancha
dejando lamentaciones.

Este otoño piñonero
que arrastra tantas penumbras,
le vemos más agorero
cuando solo deja tumbas.

Los pinos del viejo Duero
siguen pensando en los fríos,
el otoño pendenciero
hará que crezcan los ríos.

Tordesillas esperando
en que acabe la pandemia,
las gentes viven pensando
no vivir esa tragedia.

Este otoño temeroso
cargado de sentimientos,
muchos le ven horroroso
al notar sus sufrimientos.

Los pinos buscan las nieblas
que el Duero viene dejando,
nadie quiere las tinieblas
si puedan llegar dañando.

Este otoño mal venido
con su epidemia brillando,
nadie le siente florido
al ver lo que va dejando.

Entre pinos piñoneros
La Vega viene brillando,
hay signos aventureros
que te van acariciando.
G X Cantalapiedra.
21 – 9 - 2020.
EN ESTOS SERIOS MOMENTOS
Cuando se ven las alarmas
entre los temidos vientos,
no puedes soñar con calmas
si te ofrecen sufrimientos.

Cuando notamos las brisas
que arrastran el desaliento,
no nos valen ciertas prisas
si anulan vivir contento.

Sentir las penas del alma
cuando se sufren motivos,
y ver que el viento reclama
sin usar los adjetivos.

En estos serios momentos
que la pandemia se agita,
comprendes los sentimientos
mientras el viento nos grita.

Tordesillas esperando
que los virus queden muertos,
nadie quiere suplicando
el vivir tiempos inciertos.

Con las mentes bien pensando
en estos momentos serios,
la ciencia sigue marchando
sin hablar de cementerios.

El Duero va caminando
sin explicar sus razones,
el agua corre pensando
en vivir sus emociones.

La noche deja sus huellas
con estelas de La Luna,
sus brillos son cosas bellas
que nos parecen fortuna.

Vivimos entre lamentos
que nadie puede borrarlos,
y tememos los momentos
de no poder enmendarlos.
G X Cantalapiedra.
19 - 9 - 2020.
HAY NOCHES EN TORDESILLAS
Hay noches en Tordesillas que buscan la madrugada, viendo las gentes sencillas que no temen la alborada. Cuando las noches se viven sin problemas ni desganas, los sueños no se perciben buscando las horas sanas. Tordesillas de silencios sobre rutas encantadas, que nadie las pone precios ni quieren noches quebradas. Las tardes llegan buscando muchas flores olvidadas, que atrás se fueron quedando sin querer ser marginadas. Cuando los ecos se sienten, si se escuchan las campanas, ciertos ruidos se presienten sin ser las palabras vanas. Tordesillas tiene noches que las guarda siempre el alma, algunas son esos broches que a veces te dan la calma. El Duero marcha tranquilo, sereno y con esperanza, el virus que yo perfilo, puede romper la balanza. La pandemia de camino por estas tierras amadas, nadie se sienta adivino en sus garras siempre odiadas. Tordesillas con nobleza en estas horas quebradas, nadie quiere ver torpeza mi familias destrozadas. No sé lo que piensa el Duero en las frías madrugadas, y si puede el ROMANCERO dejar sus notas cantadas. Tordesillas de misterios sobre sus noches cerradas, en estos tiempos tan serios sienten las vidas borradas. Cuando la noche termina, si ves bella la mañana, la pena que se elimina será por ver vida sana. Las soledades se viven en estos tiempos penosos, y las penas se reviven entre pasos temblorosos. El mañana está llegando con sus sombras entre miedos, Tordesillas va pensando en no conocer enredos. G X Cantalapiedra. 18 – 9 – 2020.
TORDESILLAS LA PANDEMIA HOY NO DESCANSA
Estas los tiempos dañados, entre serias esperanzas, vamos siendo condenados a querer buscar templanzas. Hospitales al completo, consultorios de tardanza, la salud tiene su veto que suena a penosa danza. Esta pandemia maldita con sus poderosas garras, dicen que jamás nos grita pero que no suelta amarras. Tordesillas reflejando lo que en España nos marca, el virus viene avanzando al tiempo que se desmarca. En La Castilla sedienta donde los virus arrasan, la vida se vuelve atenta si las murallas traspasan. La epidemia va flotando con sus malas intenciones, al tiempo viene dejando muchas tristes defunciones. Tordesillas junto al Duero quiere seguir caminando, temiendo el signo embustero que quiere llegar matando. La pandemia no remite, ni quiere sentir su duelo, y mucho menos admite el tener que dar consuelo. Garras llenas de maldades, con sus fiebres penitentes, son duras enfermedades que ni comprenden las mentes. El Duero sigue pensando, en el misterio profundo, que quiere llegar matando por todas partes del mundo. Las noches son los testigos de estos tiempos infernales, que pueden ver los castigos de mil formas anormales. Cuando las penas abundan sin entender sus razones, parece que se fecundan muchas malas intenciones. Cada día vamos viendo nuevos y viejos esquemas, y hasta nos vamos creyendo que acabaran los problemas. Estos días horrorosos donde fallan soluciones, no les vemos muy dichosos si nos dan complicaciones. Vienen volando los vientos por La Ribera del Duero, y se notan sufrimientos ante el virus traicionero. El mañana va llegando, no sé si viene corriendo, pero le vamos notando que no quiere ver fingiendo. Las luces de la mañana se siguen de lejos viendo, reflejando vida sana para no vivir sufriendo. Tordesillas con temores que tienen estos momentos, donde se ven los valores de muchos comportamientos. G X Cantalapiedra. 17 – 9 – 2020.
POR LOS SENDEROS QUE TE LLEVAN AL DUERO
Un amigo comentaba sus pasos buscando el Duero, y entre sombras nos dejaba al hablar del frío enero. Nos habló de mucha niebla entre pinos piñoneros, y de su vista que tiembla al ver los helados suelos. Sin divisar Tordesillas, sus pisadas en sendero, tiene sus manos pasmadas y va cayendo aguacero. En estas sendas bonitas donde el frío es traicionero, a veces los fríos gritan incluso el mes de febrero. Caminar siguiendo al Duero entre sus fríos pinares, es saber cómo es el hielo que ataca a ciertos hogares. Caminos tiene la vida, que algunos son embusteros, y alguna flor elegida que no sabe de dineros. Tordesillas de leyendas por las orillas del Duero, con sus caminos y sendas de algún sueño pasajero. Tordesillas va marcando los pasos del ROMANCERO, el ayer se fue alejando entre brisas de un te quiero. Hoy que galopan caballos como levantando el vuelo dicen que cantan los gallos con brillo de terciopelo. Hay caballos relinchando por las orillas del Duero, y algún amor va esperando escuchar un buen te quiero. Van a galope tendido mientras que soplan los vientos, Tordesillas ha aprendido a buscar nuevos alientos. La Vega sigue esperando, como un regalo del cielo, que el virus vaya pasando encontrando más consuelo. Los caballos galopando sobre este querido suelo, a su paso van dejando golondrinas por el cielo. Tordesillas de esperanzas con sus sentimientos cuerdos, hoy se temen las balanzas y ciertos buenos recuerdos. El mañana vendrá libre, habrá que seguir creyendo, algún pesimista escribe lo que podemos ir viendo. Tordesillas de mañanas que anulan los sufrimientos, entre sus rosas tempranas dicen que brotan alientos. G X Cantalapiedra. 16 – 9 – 2020.
NO LLORES NI IMPLORES TORDESILLAS
Nadie piense en los fracasos que la pandemia nos deja, ni quiera borrar los pasos que el mañana no se aleja. Volverán las golondrinas por estas tierras del Duero, y brillaran las encinas mientras suena el ROMANCERO. Los caballos relinchando por la Ribera del Duero, a su paso irán dejando su sentido aventurero. Tordesillas no lamentes estos tiempos traicioneros, quizá piensen muchas mentes que quieren ser trafulleros. La esperanza sigue viva, vivos siguen los recuerdos, cuando la fiesta se activa se viven momentos cuerdos. Tordesillas no reclames, no le pidas tiempo al viento, la pandemia tiene males que solo da sufrimiento. Hoy los caballos descansan al ver el tiempo siniestro, las fiestas brillan y amansan, mientras no quieren ver muertos. Hoy no llores Tordesillas que soplaran nuevos vientos, y nos traerán maravillas mientras afloran alientos. Los males irán pasando y volverán frescas rosas, y seguiremos cantando a las mujeres hermosas. El Puente sigue esperando que se marche la epidemia, para seguir celebrando la fiesta sin la tragedia. Volverán las esperanzas de los buenos labradores, y viviremos las danzas con sus frases de candores. No llores hoy Tordesillas que las penas borraremos, las gentes que son sencillas el futuro le queremos. Tordesillas sin lamentos en esta fecha tan grande, nadie quiere sufrimientos ni ver el presente en balde. La pandemia va marcando muchos penosos caminos, y debemos ir cuidando sus penosos desatinos. El mañana será libre, sin los virus machacando, en cualquier lugar se escribe lo que vivimos soñando. G X Cantalapiedra. 15 - 9 - 2020.
MAÑANA SERIA EL TORO DE LA VEGA
Tordesillas de pasiones
con la pandemia brotando,
hoy se anulan emociones
de las que fueron llegando.

Fechas que siguen grabadas
en muchos tordesillanos,
horas siempre complicadas
para ciertos castellanos.

No relinchan los caballos
por aquel Puente Romano,
tampoco cantan los gallos
ni presume el ser humano.

Mañana no habrá chillidos
ni gritos que son tan sanos,
algunos hombres sentidos
pensarán en tiempos vanos.

Tordesillas junto al Duero
con su sentir Castellano,
quizá brille el “ROMANCERO”
en algún gesto cristiano.

La fiesta sigue callada,
la pandemia va avanzando,
Tordesillas siempre amada
quiere seguir recordando.

Este tiempo de epidemia
con sueños que van temblando,
es una enorme tragedia
que deja a pueblos llorando.

Mañana los corazones
lo notarán caminando,
mientras buscan las razones
del tiempo que va pasando.

Tordesillas con lamentos
que marcharán por el aire,
mientras sentimos los vientos
cargados de algún desaire.
G X Cantalapiedra.
14 – 9 – 2020.
CUANDO LA VISTA DISFRUTA
El hijo dice a su madre,
“Dime como es esta vida”,
y de pronto llega el padre
con su razón aprendida.

Hay preguntas sin respuesta,
con lecciones escogidas,
no vale vivir la fiesta
ni seguir frases erguidas.

Las preguntas dejan brisas
de las dudas eximidas,
mientras afloran sonrisas
que quieren ser comprendidas.

La vista va disfrutando
de lo que nos da la vida,
mientras su mente gozando
te deja ruta elegida.

Esta vida es fabulosa
cuando vives las pasiones,
y puedes hacerla odiosa
si tienes malas razones.

La vida te da calvario
si la salud no acompaña,
el respeto solidario
puedes llevarlo en tu entraña.

Vivir siempre respetando
a tus personas mayores,
mientras te vas alejando
de algunos aduladores.

La vida te irá dejando
las distintas opiniones,
más no quieras maltratando
hacer brillar confusiones.

La vida tiene razones
que llevarás adelante,
viviendo las conclusiones
de ser buen hijo constante.
G X Cantalapiedra.
MAÑANA CON MI MENTE EN LA PEÑA
Mañana tendré recuerdos
de otros tiempos ya pasados,
en mis momentos más cuerdos
busco caminos soñados.

La Peña sigue su marcha
en los tiempos de pandemia,
y algún recuerdo te engancha
aunque sufras la tragedia.

Las mentes tordesillanas
saben soñar alegrías,
siendo fiestas castellanas
con bonitas armonías.

El Duero sigue su ruta
entre preciosos pinares,
La Peña siempre absoluta
hace bellos sus lugares.

Esta pandemia maldita
que viene todo cerrando,
a veces la pena grita
al ver cómo va dañando.

Sin complejos por el Duero
los sueños van navegando,
en este ambiente sincero
la gente se va alegrando.

Aunque no llegue a La Peña
ni pueda bajar al Duero,
veré su Ermita risueña
que sabe de romancero.

Estas fechas mal llegadas
que a veces lamenta el Duero,
nos parecen marginadas
si sentimos un te quiero.

La Peña nos va marcando
aquellos buenos senderos,
y hoy los tiempos van dejando
sentimientos agoreros.
G X Cantalapiedra.
12 – 9 – 2020.
EN TORDESILLAS SI QUE LO SIENTEN
Cuando los tiempos vienen dañando
entre las brisas y maldiciones,
hay mucha gente que va pensando
que en esta vida ves sensaciones.

Esta pandemia que va matando
por los caminos de todo el mundo,
hoy por Castilla vamos notando
ver que su rumbo sigue fecundo.

En estas fiestas contemplativas
donde se notan muchas verdades,
nadie las siente fechas festivas
aunque presuman de soledades.

Esta epidemia que va matando
las ilusiones que no se alcanzan,
El Duero triste sigue clamando
al ver las gentes en sus andanzas.

Llegan los virus rompiendo sueños
entre visiones de destemplanza,
hoy que parecen ser esos dueños
donde la vida tiene balanza.

En Tordesillas las esperanzas
siguen su rumbo sin desencantos,
hoy que no sirve bailar las danzas
de vez en cuando ves tristes llantos.

En Tordesillas sí que lo sienten
al ser las fechas de tradiciones,
muchos caballos hoy lo presienten
viendo los virus con negaciones.

Brillan las noches por la Ribera,
las ilusiones van navegando,
con la esperanza siempre a la vera
de ver al pueblo que va gozando.

Hoy Tordesillas siente las fechas
como sufriendo su calendario,
estas jornadas dejan las brechas
de ver septiembre como un calvario.
G X Cantalapiedra.
11 - 9 - 2020.
NUBES QUE LLEGAN AL DUERO EN TORDESILLAS
Cuando las nubes regresan buscando tierras sin riego, los campos siempre las besan sin tener que hacer un ruego. Viene llegando el otoño con sus buenas sementeras, los álamos del contorno admiran las primaveras. Las nubes vienen mojando a la Castilla sedienta, a su paso van dejando lo que la vida se inventa. El Duero parece erguido al pasar por Tordesillas, él nunca se ve perdido y sus aguas siempre brillan. Nubes que vienen clamando por rastrojos castellanos, el otoño va gritando al ver gestos inhumanos. Tordesillas recordando estas fechas de septiembre, hoy solo sigue pensando el no conocer la fiebre. La pandemia sigue en marcha, como buscando vencidos, y a cualquier humano engancha dejándole deprimido. Esta epidemia maldita que no conoce razones, en el ambiente se agita con sus malas vibraciones. Nadie quiere ver sus garras con sus temidas acciones, sus virus son las amarras que arrastran las perdiciones. La Madre Naturaleza viene marcando sus signos, y vemos mucha torpeza cuando vemos desatinos. Tordesillas de esperanzas en ese “Balcón del Duero”, donde se busca templanza escuchando el romancero. El mañana nos espera entre gritos de templanza, soñaremos primavera con su color de bonanza. Álamos que van buscando este otoño de pasiones, donde se siente llorando a El Duero entre confusiones. Los pinos siguen marchando sin entender las razones, del tiempo que va volando en su mar de tentaciones. Mientras siga la pandemia y sus virus machacando, sentiremos la tragedia del otoño suspirando. G X Cantalapiedra.
CUANDO LAS PIEDRAS NOS GRITAN
Cuando la tierra nos grita y se mueven las pasiones, el hombre ve que se agita entre sus buenas razones. Septiembre viene dejando muchas buenas conclusiones, Tordesillas va esperando no percibir negaciones. Este mes que va pasando con los recuerdos en fila, Tordesillas va notando que la epidemia se enfila. Vienen los vientos silbando por la Ribera del Duero, mientras vamos contemplando algún amor verdadero. Gritan las piedras del Puente, mientras despacio miramos, que para ser penitente muchas veces nos juzgamos. Estas fechas de septiembre el corazón se emociona, quizá nos llegue noviembre con la esperanza en la zona. Piedras que sueltan lamentos cuando llegan ciertos fríos, que pueden dar sufrimientos incluso cruzando ríos. La vida sigue su curso por los caminos del Duero, no piensa en ningún discurso ni busca falso agorero. Tordesillas de razones, con leyendas sin complejos, donde brillan emociones que quizá vengan de lejos. Esta tierra castellana que supo de sufrimientos, no quiere la vida ufana ni que la falten alientos. Hoy Tordesillas se crece, sin asustarla el momento, la esperanza prevalece incluso con fuerte viento. Cuando se ven sentimientos que destilan comprensiones, quisieras donar alientos para que brillen razones. Tordesillas va pensando en sus posibles canciones, por detrás viene dejando muchas viejas ilusiones. Cuando llega la alborada por las orillas del Duero, se ve la luz encantada que tiene su romancero. El mañana va llegando sin predecir amarguras, quizá nos vaya dejando algunas penas oscuras. Vivir buscando alegría en estas fechas dichosas, donde se busca armonía acariciando las rosas. G X Cantalapiedra. 9 – 9 – 2020.