¿tienes un bar?
        

Mensajes enviados por Guillermo:

Vengo de la parte baja del valle,
donde, cuando eres joven
te enseñan a hacer las cosas
de la misma forma quelas hacia tu padre
María y yo nos conocimos en el instituto
cuando ella tan solo tenía 17
escapamos de este valle
hacia donde los campos eran verdes.

Solíamos ir al río ... (ver texto completo)
Un poco de música.
Cumbia Colombiana- La Zenaida- Armando Hernandez
You Tube
Buenas tardes Turón.
You Tube
Los Teen Tops

Presumida.

Nos veremos presumida no te puedo aguantar
esas puntadas tuyas no las puedo pasar
tu sin caviar y sin faisán no vives feliz
mientras yo solo quiero bailar rock and roll
... (ver texto completo)
Buenas tardes Turón
Buenas noches Victoria, gracias por tus poesías diarias.
Final de los cincuenta.
Enrique Guzman-Popotitos
You Tube

Mi amor entero es de mi novio popotitos
Sus piernas son como un par de carrizitos
Y cuando a las fiestas lo llevo a bailar
Sus piernas flacas se parecen quebrar

Popotitos no es un primor ... (ver texto completo)
Años sesenta
Adriano Celentano. Rezaré.

Rezaré por ti, que me diste tu amor
Y por ti mi dolor rezaré.
Yo no sé por qué tu querer fue mi cruz
Y la luz de un altar te brindé.

No sé si llorar consuela mi sed
Si Dios quiere escucharme ... (ver texto completo)
Bolero para la gente menos joven.
Javier Solís

He sabido que te amaba
cuando he visto que tardabas en llegar
y sentí desvanecer mi indiferencia
al temer que no volvieras nunca más

He sabido que te amaba
cuando hablas y me miras con pasión ... (ver texto completo)
Guitarra Dímelo Tú
Mercedes Sosa

Si yo le pregunto al mundo
el mundo me ha de engañar
Si yo le pregunto al mundo
el mundo me ha de engañar
Cada cual cree que no cambia
y que cambian los demás

Estribillo:
Y paso las madrugadas
buscando un rayo de luz
porque la noche es tan larga
guitarra dímelo tú.

Se vuelve pura mentira
lo que fue tierna verdad
se vuelve cruda mentira
lo que fue tierna verdad
y hasta la tierra fecunda
se convierte en arenal.

estribillo

Los hombres son dioses muertos
de un templo ya derrumbado
los hombres son dioses muertos
de un templo ya derrumbado
ni sus sueños se salvaron
sólo una sombra que va.

estribillo

You Tube ... (ver texto completo)
Muy "guapa" canción Gaviota, no conocía a Mercedes Sosa. Bueno, me alegro de volver a leerte en este foro del pueblín.
Un saludo y unas felices Fiestas para todo el mundo.
14 de septiembre, día grabado en la mente de todos los Turoneses.
Buenos días Turón.
Muchas gracias Guillermo por escribir el libro de Juan Salvador Gaviota, cuando lo he visto me ha hecho mucha ilusión. Como te comentó Dora, la elegí a ella para que me pasara el Oceano Atlántico, y hubiera algo de mío en Argentina, le regalé ese mismo libro que has escrito, y mira por dónde, ahora lo puedo volver a leer cuando quiera. Gracias. Un abrazo y FELICES FIESTAS
Deseo de corazón pases unas agradables Navidades en compañía de los tuyos.
Un placer leerte.
Abrazos
Feliz noche para todo el mundo.
Buenas noches Turón
A la mañana siguiente, la Bandada había olvidado su demencia, pero no
Pedro.
-Juan, ¿te acuerdas de lo que dijiste hace mucho tiempo acerca de amar lo
suficiente a la Bandada como para volver a ella y ayudarla a aprender?
-Claro.
-No comprendo cómo te las arreglas para amar a una turba de pájaros que
acaba de intentar matarte.
-Vamos, Pedro, ¡no es eso lo que tú amas! Por cierto que no se debe amar el
odio y el mal. Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver
el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas. Eso es
lo que quiero decir por amar. Es divertido, cuando le aprendes el truco.
Recuerdo, por ejemplo, a cierto orgulloso pájaro, un tal Pedro Pablo Gaviota.
Exilado reciente, listo para luchar hasta la muerte contra la Bandada,
empezaba ya a construirse su propio y amargo infierno en los Lejanos
Acantilados. Sin embargo, aquí lo tenemos ahora, construyendo su propio
cielo, y guiando a toda la Bandada en la misma dirección.
Pedro se volvió hacia su instructor, y por un momento surgió miedo en sus
ojos.
- ¿Yo guiando? ¿Qué quieres decir: yo guiando? Tú eres el instructor aquí. ¡Tú
no puedes marcharte!
- ¿Ah, no? ¿No piensas que hay acaso otras Bandadas, otros Pedros, que
necesitan más a un instructor que ésta, que ya va camino de la luz?
- ¿Yo? Juan, soy una simple gaviota, y tú eres...
-... el único Hijo de la Gran Gaviota, ¿supongo? -Juan suspiró y miró hacia el
mar-. Ya no me necesitas. Lo que necesitas es seguir encontrándote a ti
mismo, un poco más cada día; a ese verdadero e ilimitado Pedro Gaviota. El
es tu instructor. Tienes que comprenderle, y ponerlo en práctica.
Un momento mas tarde el cuerpo de Juan trepidó en el aire, resplandeciente,
y empezó a hacerse transparente.
-No dejes que se corran rumores tontos sobre mí, o que me hagan un dios.
¿De acuerdo, Pedro? Soy gaviota. Y quizá me encante volar...
- ¡JUAN!
-Pobre Pedro. No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones.
Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de
volar.
El resplandor se apagó. Y Juan Gaviota se desvaneció en el aire.
Después de un tiempo, Pedro Gaviota se obligó a remontar el espacio y se
enfrentó con un nuevo grupo de estudiantes, ansiosos de empezar su
primera lección.
-Para comenzar -dijo pesadamente-, tenéis que comprender que una gaviota
es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo
vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio
pensamiento.
Los jóvenes lo miraron con extrañeza. ¡Vaya, hombre!, pensaron, eso no
suena a una norma para hacer un rizo...
Pedro suspiró y empezó otra vez:
amigo no había sido más divino que el mismo Pedro.
¿No hay límites, Juan? pensó. Bueno, ¡llegará entonces el día en que me
apareceré en tu playa, y te enseñaré un par de cosas acerca del vuelo!
Y aunque intentó parecer adecuadamente severo ante sus alumnos, Pedro
Gaviota les vió de pronto tal y como eran realmente, sólo por un momento, y
más que gustarle, amó aquello que vió. ¿No hay límites, Juan?, pensó, y
sonrió. Su carrera hacia el aprendizaje había empezado...
Fin
Juan Salvador Gaviota
Richard Back ... (ver texto completo)
Un saludo para tod@s l@s forer@s y seguidor@s anónim@s del foro. Espero que en el futuro esto no decaiga y que José Mel u otr@ forer@ siga en la brecha.
Buenos días Turón
Buenas tardes Victoria.
Ennio Morricone me encanta también a mí. De "Érase una vez en América", el tema "Deborah" me pone la piel de gallina, también el tema principal de "La misión" o el final de "Cinema Paradiso" con la preciosa escena de los besos, que siempre que vuelvo a verla termino con alguna lagrimita.

¿Conoces a mi paisano Roque Baños? Sus bandas sonoras de "Las 13 rosas" o "Segunda piel" son preciosas.

Saludos y buen día.
Buenas tardes Estrella, a tu paisano Roque Baños no lo conocía, pero tranquila que estoy en ello.
Saludos.
Una avalancha de miedo y de espanto y de tinieblas se le echó
encima junto con el golpe, y luego se sintió flotar en un cielo extraño, extraño, olvidando, recordando, olvidando; temeroso y triste y arrepentido;
terriblemente arrepentido.
La voz le llegó como en aquel primer día en que había conocido a Juan
Salvador Gaviota.
-El problema, Pedro, consiste en que debemos intentar la superación de
nuestras limitaciones en orden, y con paciencia. No intentamos cruzar a
través de rocas hasta algo ... (ver texto completo)
Saludos y buenas tardes para todo el mundo.
Estrella, a esta fabada la llamamos "pote" pues si te fijas tiene lo que también nosotros llamamos "berces", una hortaliza, que hace que sea un poco más suave que la fabada.
El sentimiento es una flor delicada, manosearla es marchitarla.

MARIANO JOSE DE LARA.
Buenas tardes José Mel, bonita cita.
Gracias Guillermo, pero mis jaquecas son crónicas y no entienden de estaciones, aunque ya estoy acostumbrada, ¡qué remedio!
Si no has visto la película "Cinema Paradiso" te la recomiendo. En ella se puede apreciar ese mundo entrañable y mágico de los cines de antaño, además de contar con una banda sonora muy bonita.

Besos a todos (también a gaviota) los amigos del foro.
Hola Estrella, me tocaste la fibra sensible con Cinema Paradiso, de lo mejor que vi; la banda sonora muy bien y me biene el recuerdo de la banda sonora de Érase una vez en América, también de Morricone. En fin... como decimos por aquí: Así ye la cosa. Saludos.
Y sin más, Esteban Lorenzo Gaviota extendió sus alas, sin el menor esfuerzo,
y se alzó hacia la oscura noche. Su grito, al tope de sus fuerzas y desde
doscientos metros de altura, sacó a la Bandada de su sueño:- ¡Puedo volar! ¡Escuchen! ¡PUEDO VOLAR!
Al amanecer había cerca de mil pájaros en torno al círculo de alumnos,
mirando con curiosidad a Esteban. No les importaba si eran o no vistos, y
escuchaban, tratando de comprender a Juan Gaviota.
Habló de cosas muy sencillas: que está bien que ... (ver texto completo)
Buenas tardes Turón.
Un relámpago atravesó a la Bandada. ¡Esos pájaros son Exilados! ¡Y han
vuelto! ¡Y eso... eso no puede ser! Las predicciones de Pedro acerca de un
combate se desvanecieron ante la confusión de la Bandada.
-Bueno, de acuerdo: son Exilados -dijeron algunos de los jóvenes-, pero, Bandada: Ignoradlos. Quien hable a un Exilado será también un Exilado.
Quien mire a un Exilado viola la Ley de la Bandada.
Espaldas y espaldas de grises plumas rodearon desde ese momento a Juan,
quien no dio muestras de darse por aludido. Organizó sus sesiones de
prácticas exactamente encima de la Playa del Consejo, y, por primera vez,
forzó a sus alumnos hasta el límite de sus habilidades.
- ¡Martín Gaviota -gritó en pleno vuelo-, dices conocer el vuelo lento! Pruébalo
primero y alardea después! ¡VUELA!
Y de esta manera, nuestro callado y pequeño Martín Alonso Gaviota,
paralizado al verse el blanco de los disparos de su instructor, se sorpendió a
sí mismo al convertirse en un mago del vuelo lento. En la más ligera brisa,
llegó a curvar sus plumas hasta elevarse sin el menor aleteo, desde la arena
hasta las nubes y abajo otra vez.
Lo mismo le ocurrió a Carlos Rolando Gaviota, quien voló sobre el Gran
Viento de la Montana a ocho mil doscientos metros de altura y volvió,
maravillado y feliz y azul de frío, y decidido a llegar aún más alto al otro día.
Pedro Gaviota, que amaba como nadie las acrobacias, logró superar su caída
"en hoja muerta", de dieciséis puntos, y al día siguiente, con sus plumas
refulgentes de soleada blancura, llegó a su culminación ejecutando un tonel
triple que fue observado por más de un ojo furtivo.
A toda hora Juan estaba allí junto a sus alumnos, enseñando, sugiriendo,
presionando, guiando. Voló con ellos contra noche y nube y tormenta, por el
puro gozo de volar, mientras la Bandada se apelotonoba miserablemente en
tierra.
Terminado el vuelo, los alumnos descansaban en la playa y llegado el
momento escuchaban de cerca a Juan. Tenía él ciertas ideas locas que no
llegaban a entender, pero también las tenía buenas y comprensibles.
Poco a poco, por la noche, se formó otro círculo alrededor de los alumnos; un
círculo de curiosos que escuchaban allí, en la oscuridad, hora tras hora, sin
deseo de ver ni de ser vistos, y que desaparecían antes del amanecer.
Un mes después del Retorno, la primera gaviota de la Bandada cruzó la línea
y pidió que se le enseñara a volar. Al preguntar, Terrence Lowell Gaviota se
convirtió en un pájaro condenado, marcado por el Exilio y octavo alumno de
Juan.
La próxima noche vino de la Bandada Esteban Lorenzo Gaviota, vacilante por
la arena, arrastrando su ala izquierda hasta desplomarse a los pies de Juan.
-Ayúdame -dijo apenas, hablando como los que van a morir-. Más que nada
en el mundo, quiero volar...
-Ven entonces -dijo Juan-. Subamos, dejemos atrás la tierra y empecemos.
-No me entiendes. Mi ala. No puedo mover mi ala.
-Esteban Gaviota, tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y
ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir. Es la Ley de la Gran Gaviota,
la Ley que Es.
- ¿Estás diciendo que puedo volar?
-Digo que eres libre. ... (ver texto completo)
Un saludo y buenas tardes para todo el mundo.
Hola Guillermo, como escribiò Roberto Art (escritor argentino) "el futuro serà nuestro por prepotencia de trabajo", el foro seguirà siendo futuro por la hermosa prepotencia de Josè Mel, de Victoria, tuya, que continuan con el trabajo de soplar la llamita de la continuidad. Buen comienzo de semana para todos vosotros.
Querida Dora, me parece que la llama necesita más de una brisa continua que de un fuerte viento discontinuo, espero no equivocarme y que el pábilo no se apague.
Hola Guillermo, como escribiò Roberto Art (escritor argentino) "el futuro serà nuestro por prepotencia de trabajo", el foro seguirà siendo futuro por la hermosa prepotencia de Josè Mel, de Victoria, tuya, que continuan con el trabajo de soplar la llamita de la continuidad. Buen comienzo de semana para todos vosotros.
Buenas Dora, a pasar un feliz día.
¡Buenos días Guillermo!

Llevo una semana que intento no tocar el ordenador a causa de las jaquecas. Junto con otras cosas, como dormir poco, la luz intensa o el ruido fuerte, la pantalla del ordenador facilita las crisis.

¡Cómo me gustan estos cines del pasado (tengo un libro sobre ellos) cuando eran la única puerta a un mundo de fantasía y evasión! Yo aún los pude disfrutar en mi niñez, con los maravillosos programas dobles por la tarde. En Murcia solo queda uno y cualquier día también desaparecerá ... (ver texto completo)
Buenas tardes Estrella. Espero que poco a poco (aunque el otoño no ayuda mucho)
se te vayan los "pequeños" problemas de las jaquecas.
La añoranza de la infancia, películas de indios y vaqueros, gritando en el cine ¡cuidado, cuidado!, siempre ganaban los buenos, el caballo del forajido no corría tanto como el caballo del "chavalín", en fin... recuerdos.
Buenas tardes Victotia, a pasar un buen día.
Al cabo de tres meses, Juan tenía otros seis aprendices, todos Exilados, pero
curiosos por esta nueva visión del vuelo por el puro gozo de volar.
Sin embargo, les resultaba más fácil dedicarse al logro de altos rendimientos
que a comprender la razón oculta de ello.
-Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea
ilimitada de la libertad -diría Juan por las tardes, en la playa -, y el vuelo de
alta precisión es un paso hacia la expresión de nuestra verdadera naturaleza.
Tenemos ... (ver texto completo)
Buenas tardes Turón.
Días... tardes... no importa, como diría algún filósofo lo importante es: Estar.
Un saludo y buenos días para todo el mundo.
Buenas tardes turón.
El último punto era el decisivo, y Rafael tenía razón. Gaviota que ve lejos,
vuelta alto.
Juan se quedó y trabajó con los novicios que iban llegando, todos muy listos
y rápidos en sus deberes. Pero volvióle el viejo recuerdo, y no podía dejar de
pensar en que a lo mejor había una o dos gaviotas allá en la Tierra que
también podrían aprender. ¡Cuánto más habría sabido ahora si Chiang le
hubiese ayudado cuando era un Exilado!
-Rafa, tengo que volver -dijo por fin-. Tus alumnos van bien. Te podrán
incluso ayudar con los nuevos. Rafael suspiró, pero prefirió no discutir. -Creo que te echaré de menos, Juan
-fue todo lo que le dijo.
- ¡Rafa, qué vergüenza! -dijo Juan reprochándole-. ¡No seas necio! ¿Qué
intentamos practicar todos los días? ¡Si nuestra amistad depende de cosas
como el espacio y el tiempo, entonces, cuando por fin superemos el espacio
y el tiempo, habremos destruido nuestra propia hermandad! Pero supera el
espacio, y nos quedará sólo un Aquí. Supera el tiempo, y nos quedará sólo
un Ahora. Y entre el Aquí y el Ahora, ¿no crees que podremos volver a
vernos un par de veces?
Rafael Gaviota tuvo que soltar una carcajada.
-Estás hecho un pájaro loco -dijo tiernamente-. Si hay alguien que pueda
mostrarle a uno en la Tierra cómo ver a mil millas de distancia, ése será Juan
Salvador Gaviota. -Quedóse mirando la arena-: Adiós, Juan, amigo mío.
-Adiós, Rafa. Nos volveremos a ver. -Y con esto, Juan evocó en su
pensamiento la imagen de las grandes bandadas de gaviotas en la orilla de
otros tiempos, y supo, con experimentada facilidad, que ya no era sólo hueso
y plumas, sino una perfecta idea de libertad y vuelo, sin limitación alguna.
Pedro Pablo Gaviota era aún bastante joven, pero ya sabía que no había
pájaro peor tratado por una Bandada, o con tanta injusticia.
-Me da lo mismo lo que digan -pensó furioso, y su vista se nubló mientras
volaba hacia los Lejanos Acantilados-. ¡Volar es tanto más importante que un
simple aletear de aquí para allá! ¡Eso lo puede hacer hasta un... hasta un
mosquito! ¡Sólo un pequeño viraje en tonel alrededor de la Gaviota Mayor,
nada más que por diversión, y ya soy un Exilado! ¿Son ciegos acaso? ¿Es que
no pueden ver? ¿Es que no pueden imaginar la gloria que alcanzarían si
realmente aprendiéramos a volar?
Me da lo mismo lo que piensen. ¡Yo les mostraré lo que es volar! No seré
más que un puro Bandido, si eso es lo que quieren. Pero haré que se
arrepientan...
La voz surgió dentro de su cabeza, y aunque era muy suave, le asustó tanto
que se equivocó y dio una voltereta en el aire.
-No seas tan duro con ellos, Pedro Gaviota. Al expulsarte, las otras gaviotas
solamente se han hecho daño a sí mismas, y un día se darán cuenta de ello;
y un día verán lo que tú ves. Perdónales y ayúdales a comprender.
A un centímetro del extremo de su ala derecha volaba la gaviota más
resplandeciente de todo el mundo, planeando sin esfuerzo alguno, sin mover
una pluma, a casi la máxima velocidad de Pedro.
El caos reino por un momento dentro del joven pájaro.
- ¿Qué está pasando? ¿Estoy loco? ¿Estoy muerto? ¿Qué es esto?
Baja y tranquila continuó la voz dentro de su pensamiento, exigiendo una
contestación:
-Pedro Pablo Gaviota, ¿quieres volar?
- ¡SI, QUIERO VOLAR!
-Pedro Pablo Gaviota, ¿tanto quieres volar que perdonarás a la Bandada, y
aprenderás, y volverás a ella un día y trabajarás para ayudarles a comprender? ... (ver texto completo)
Buenos días Turón.
Con el pasar de los días, Juan se sorprendió pensando una y otra vez en la
Tierra de la que había venido. Si hubiese sabido allí una décima, una
centésima parte de lo que ahora sabía, ¡cuanto más significado habría tenido
entonces la vida! Quedóse allí en la arena y empezó a preguntarse si habría
una gaviota allá abajo que estuviese esforzándose por romper sus
limitaciones, por entender el significado del vuelo más allá de una manera de
trasladarse para conseguir algunas migajas caídas de un bote. Quizás hasta
hubiera un Exiliado por haber dicho la verdad ante la Bandada. Y mientras
más practicaba Juan sus lecciones de bondad, y mientras más trabajaba para
conocer la naturaleza del amor, más deseaba volver a la Tierra. Porque, a
pesar de su pasado solitario, Juan Gaviota había nacido para ser instructor, y
su manera de demostrar el amor era compartir algo de la verdad que había
visto, con alguna gaviota que estuviese pidiendo sólo una oportunidad de ver
la verdad por sí misma.
Rafael, adepto ahora a los vuelos a la velocidad del pensamiento y a ayudar
a que los otros aprendieran, dudaba.
-Juan, fuiste Exiliado una vez. ¿Por qué piensas ahora que alguna gaviota de
tu pasado va a escucharte ahora? Ya sabes el refrán, y es verdad: Gaviota
que ve lejos, vuela alto. Esas gaviotas de donde has venido se lo pasan en
tierra, graznando y luchando entre ellas. Están a mil kilómetros del cielo. ¡Y
tú dices que quieres mostrarles el cielo desde donde están paradas! ¡Juan, ni
siquiera pueden ver los extremos de sus propias alas! Quédate aquí. Ayuda a
las gaviotas novicias de aquí, que están bastante avanzadas como para
comprender lo que tienes que decirles.
Se quedó callado un momento, y luego dijo:
- ¿Qué habría pasado si Chiang hubiese vuelto a sus antiguos mundos?
¿Dónde estarías tú ahora? ... (ver texto completo)
Buenas tardes Turón.
¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,
que en esta apartada orilla
más pura la luna brilla
y se respira mejor?

Esta aura que vaga llena
de los sencillos olores
de las campesinas flores
que brota esa orilla amena;
esa agua limpia y serena ... (ver texto completo)
Buenas tardes Dora, a pasar un buen día y a disfrutar de la primavera. Por acá ya estamos pensando en los gabanes.
Buenas tardes Estrella, que pases un feliz día.
Cuando escribo mi nombre,
lo siento cada día más extraño.

¿Quién será ése?
me pregunto.
Y no sé qué pensar.

Ángel.

Qué raro.
ÁNGEL GONZÁLEZ Muñiz. Nacido en Oviedo en el año 1925. ... (ver texto completo)
-Por fin has captado la idea -dijo Chiang-, pero tu control necesita algo más de trabajo... Juan se quedó pasmado.- ¿Dónde estamos? En absoluto impresionado por el extraño paraje, el Mayor ignoró la pregunta.-Es obvio que estamos en un planeta que tiene un cielo verde y una estrella doble por sol. Juan lanzó un grito de alegría, el primer sonido que había pronunciado desde que dejara la Tierra:- ¡Resultó!-Bueno, claro que resultó, Juan. Siempre resulta cuando se sabe lo que se hace. Y ahora, volviendo ... (ver texto completo)
Hola Victoria, saludos y buenas tardes.