SAN GARCIA DE INGELMOS (Avila)

Habitantes: 186  Altitud: 1.067 m.  Gentilicio: Sangarcieños 
Hoy amanece en SAN GARCIA DE INGELMOS a las 07:11 y anochece a las 19:12
Nº fotos: 102  Nº mensajes: 26  Visitas / día: 104 

Información general sobre SAN GARCIA DE INGELMOS:

Situación:

A 45 Km de la capital, se suele decir que es el último pueblo de la Moraña, siendo uno de los puntos más altos de ésta.

Desde Ávila se puede ir por la carretera Ávila-Alaraz (AV-110) y tras pasar Muñico y antes de llegar a Gallegos de Sobrinos desviarse a la derecha por la AV-P-630 durante 8 km.Está situado entre Mirueña de los Infanzones,Mancera de Arriba y Blascomillán.

Desde Peñaranda de Bracamonte salir por la carretera de Mancera y pasar Mancera de Abajo y Mancera de Arriba

Ayuntamiento:

C/ PLAZA ESPAÑA, Nº 1 CP.05146.

Tfno: 920 234 561. Correo: sangarcia@diputacionavila.es

Monumentos:

-Iglesia.

-Minas.

Fiestas:

Tiene dos: en enero es la auténtica y el 8 de septiembre la de la marcha.

Historia:

SAN GARCÍA DE INGELMOS.

1) Generalidades.

Municipio situado en las estribaciones de la sierra de Ávila (sierra del Risco), vertiendo sus aguas a los ríos Almar y Navazamplón. Repoblado definitivamente después de la derrota de Almanzor, pertenece al tipo de repoblación de “comunidades de villa y tierra”, concretamente a la comunidad de villa y tierra de Ávila.

Comunidades de villa y tierra: Son las tierras reconquistadas por Almanzor y repobladas con posterioridad a su derrota.

Como se precisa repoblar rápidamente las tierras del sur del Duero para afianzar sus fronteras, se opta por un sistema de repoblación distinto al de las merindades, sistema utilizado en la repoblación de las tierras del norte de dicho río.

Se crean las villas con un concejo muy potente, dependiendo directamente del rey y este concejo se ocupará de la repoblación de toda la comarca. El pueblo elegía vecinalmente o por parroquias a sus representantes que ostentaban el cargo durante 1 año. Estos representantes eran válidos incluso para los asuntos militares, ya que proporcionaban al rey los efectivos que acordaban para realizar sus campañas. El rey tenía en cada comunidad un representante solo a efectos fiscales.

Como todo, esta situación ideal se deteriora y poco a poco los electos son los nobles, militares y burgueses por lo que los villanos van quedando fuera de las instituciones. Se pasa de un concejo abierto y democrático a un concejo oligárquico. Este proceso culmina con Alfonso XI, quien nombra sus corregidores y acaba con la intervención directa del rey en los asuntos del concejo. A fin de mantener un mínimo de representatividad del pueblo se crea el puesto de procurador del común (actual defensor del pueblo).

2) Pobladores del actual término de San García de Ingelmos

Para estudiar la evolución histórica de lo que en la actualidad es el pueblo de San García de Ingelmos se han de considerar varios poblados anteriores:

Alcones / Halcones / Falcones: (actual despoblado).

Guijelmos / Guirelmos (actual despoblado)

Pajarilla del Berrocal / Pasariella(actual despoblado).

Torneros de la Hoz (actual despoblado).

San García / Sant García.

San García de Ingelmos

2.1 Alcones:

Alcones era un poblado situado más o menos enfrente de las peñas altas, al otro lado del Río Alcones (la Meriñuela). Como era habitual, estos primeros pobladores se instalaban cerca de un río, a una cierta altura que evitara las inundaciones y a la solana (como están Mirueña y Blascomillán). Creemos que sus coordenadas exactas son: Latitud. 40º 46´ 38”, Longitud: 1º 24´ 35”. (ver Comunidades de Villa y Tierra de Gonzalo Martínez). A todos esos cerrados se les llamaba las “errenes de Alcones”. De ahí salía el camino de Alcones a Blascomillán (Belasco Millán) y otro de Alcones a Mancera de Arriba (Manzera de Suso), a través de Praogrande y Valdemoñina.

El término de Alcones abarcaba el Monte de los Carretero, parte del Monte Nuevo y algún terreno en la margen izquierda del Río Alcones (la Meriñuela) En total 1.390 Has. Estaba prácticamente todo él sin cultivar y correspondía en su mayoría al mayorazgo de los Espinosa, vecinos nobles de la zona de Moraleja de Matacabras y Fontiveros. En Fontiveros aparece también la familia Carretero, que acaba haciéndose con la propiedad y dando nombre al monte.

No se sabe cuando apareció el poblado, si bien, por la raíz del nombre, los especialistas en toponimia deducen que es prerromano. (Alcones significa en estas lenguas prerromanas “alturas sobre un río o arroyo”). Quedan otros nombres prerromanos en la zona, por ejemplo Avila, Macotera y Barco.

Todavía en 1680 había varias referencias a Alcones en la denominación de las fincas y la descripción de los linderos. Hoy nos quedan pocas referencias toponímicas, dadas las sucesivas reestructuraciones de caminos, pero queda alguna muy útil, para confirmar la teoría de los especialistas en toponimia. Examinemos, por ejemplo “Ballarcón” (Balle Alcon).

Si observamos este prado, vemos que acaba en un barranco profundo que el agua del regato ha ido horadando. La parte alta sobre el regato sería un alcón.. Unos metros más arriba hay un nuevo barranco, debido a la erosión de otro regato y a la fuente de la Taza (nuevo alcón). No más de 20 metros más arriba hay otro alcón a partir del cual comienza el monte de Mirueña y lo mismo ocurre con el alcón del regato que viene de Mirueña (futura Meriñuela). Estos alcones dan nombre al río y al poblado. Como Río Alcones es conocido todavía en el libro becerro de San García de Ingelmos de 1680. Posteriormente cambiaría de Río Alcones a Meriñuela.

El poblado de Alcones, pequeño y situado lejos de las vías de comunicación importantes de la península, pudo sobrevivir a romanos, visigodos, y árabes. Hay otros ejemplos en la zona, como La Cova en San Juan del Olmo y Las Hennrrenes en Cillán.

No se sabe con exactitud cuando desapareció pero creemos que puede situarse en torno al siglo XII. Basamos dicha afirmación en los 2 puntos siguientes:

1º) En 1250, en la consignación de rentas del cardenal Gil Torres ya no aparece (ver punto 3.1).

2º) Los habitantes de Guijelmos, poblado fundado a finales del siglo XI o principios del siglo XII conocieron el final de Alcones. Este final fué, sin duda, traumático ya que, todavía en 1680, el Lunes de Quasimodo (Lunes de Aguas), se continuaba celebrando una procesión desde San García a Alcones, donde se rezaba un responso. Es posible que desapareciera en una de las incursiones árabes en terrenos cristianos, una de las múltiples guerras civiles de sucesión a la corona de Castilla o quizá alguna peste, muy frecuentes en la época.

Todavía en el año 1478 los Reyes Católicos hacen un juro a perpetuidad de 10.000 maravedíes a las monjas de Santa Clara de Rapariegos. En el reparto de estos 10.000 maravedíes, a Alcones, Guijelmos y San García les correspondía una contribución de 1.000. Creemos que se referían a los términos, no a los poblados. El término de Alcones sigue estando muy bien delimitado en 1680 (ver libro becerro de San García de Ingelmos). Ver “Documentación medieval abulense en el archivo de Simancas”.

En el siglo XVI, la iglesia hace un recuento de pilas bautismales y aparece una en el despoblado de Alcones.

2.2) Guijelmos:

Otro poblado era Guijelmos. Estaba situado junto a la Meriñuela, a la altura de Los Corralillos, desde luego por debajo de la Fuente de la Taza, que ellos llamaban fuente Zimera..Creemos que las coordenadas exactas son: Latitud. 40º 46´ 02”, Longitud: 1º 24´ 25”. (ver Comunidades de Villa y Tierra de Gonzalo Martínez). Su término era muy extenso, llegando hasta La Cogotera y El Guijar, que eran conocidos como los Guijares de Guijelmos.

Este poblado fue fundado en el siglo XI por los francos que acompañaban al conde Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI y repoblador de Ávila, entre otras muchas ciudades. El fundador se llamaba Guillelmus, en el latín macarrónico de la época, y era muy usual en Francia y en los cantares de gesta franceses. Fue castellanizado como Guijelmos y así aparece ya en 1250 en la relación del cardenal Gil Torres.

Como topónimos, que permanezcan en la actualidad, queda, que yo sepa, solamente “Cajillo Gelmos” derivado de Horcajillo Guijelmos” y, por supuesto, Ingelmos.

Este poblado es predominante en la zona hasta finales del siglo XV.

Según el Libro de los Veros Valores del obispado de Ávila, en el año 1458 Guijelmos tenía cura párroco y capellán, llamados respectivamente Ferrand González Berzeño y Juan Royz.

Siguiendo la evolución de los impuestos que pagaban, vemos que cotiza como Guijelmos hasta el último tercio del siglo XV. En este último tercio aparece San García y, durante un tiempo, ambos cotizan conjuntamente alcabalas y tercias. Posteriormente, Guijelmos va perdiendo presencia y a finales del XVI prácticamente ha desaparecido, quedando solo San García.

Quizá nos explique esta desaparición el hecho de que en el siglo XVI se construye la actual iglesia de San García y creemos que se produce el traslado a San García de los habitantes de Guijelmos buscando, sin duda, tierras más fértiles y más accesibles.

En la relación de pilas bautismales del obispado de Ávila, realizada a finales del siglo XVI, aparecen pilas en San García, Alcones, Pajarilla y Torneros, lo que es lógico dada la amplia mortandad infantil de la época y el interés de la iglesia en que no muriera ningún niño sin bautizar pero no aparece ninguna pila en Guijelmos. La única explicación razonable es que la pila de Guijelmos se hubiera trasladado a la nueva iglesia de San García. De hecho, la pila bautismal actual está catalogada como la pieza más antigua de la iglesia.

En las relaciones topográficas de Felipe II, de finales del siglo XVI, tampoco aparece ya Guijlemos.

2.3) Pajarilla del Rebollar.

Repoblado en los tiempos de Raimundo de Borgoña y actualmente despoblado. Ya aparece contribuyendo en el año 1250.

Fue pasando por diversas manos de gente influyente en la época, que, aprovechando las sucesivas ofertas de repoblación habían ido ocupando territorios. Finalmente, la Documentación del Archivo Municipal de Ávila nos indica que, en 1453, el concejo de Ávila se hace cargo de esta propiedad, junto con otras en la zona y que, indebidamente, estaban en posesión del copero del Rey Rodrigo Sánchez Zapata.

¿Tuvo algo que ver esta decisión del concejo con alguna nueva repoblación y el surgimiento de San García?. Curiosamente, por aquella época, se movía por Pajarilla un Sancho García que se obligaba a pagar a Luis González de San Juan, vecino de Ávila, 55 maravedíes que le había prestado (protocolos notariales del siglo XV, Archivo histórico provincial de Ávila, protocolo 460).

2.4) Torneros de la Hoz

Repoblado con antiguos cristianos que se convirtieron al islamismo (muladíes) cuando los árabes eran los que dominaban el territorio. De ahí que, despectivamente, se les llamara Torneros (tornadizos). Actualmente despoblado. Ya aparece contribuyendo en el año 1250.

2.5) San García.

El nombre (San García) puede ser el derivado de un repoblador llamado Sancho García, aunque, en nuestra opinión se debe al nombre de un santo, muy popular en la época. San García fue un santo abad, cantado por Gonzalo de Berceo, “avia y un abad santo , siervo del criador, Don García por nombre, de bondad amador.

Fue abad en San Pedro de Arlanza, nacido a finales del siglo X o principios del XI, consejero de Fernando I, contemporáneo de San Sisebuto de Cardeña, San Iñigo de Oña y de Santo Domingo de Silos. Trasladó los restos de los santos abulenses Vicente, Sabina y Cristeta de Ávila a León, zona más segura. Murió en 1073. Su fiesta es el 26 se Septiembre

La fiesta mayor de San Garcia, que en la actualidad se celebra el 8, 9 y 10 de Septiembre es, sin duda, fruto de las fuertes corrientes de devoción mariana que recorrieron España principalmente en el siglo XIX. Con anterioridad, la fiesta mayor del pueblo era también el 26 de Septiembre, día del Santo (Ver el libro becerro de San García).

Creemos que surge San García en segundas o terceras repoblaciones, como consecuencia de los esfuerzos de Afonso X el Sabio y sus sucesores por mantener pobladas estas comarcas. Dado que la conquista del reino de Castilla iba avanzando rápidamente hacia el sur y el levante, los pobladores iban descendiendo también y se iba quedando una franja intermedia con una población muy reducida (Según los consejeros de Alfonso VI, desde la sierra de Gredos hasta el Duero no había más que osos, jabalíes y otros animales).

Estos monarcas hacen concesiones a sus ricos-hombres para potenciar estas repoblaciones, además de estimular los nuevos asentamientos de los poblados ya existentes y que por su aumento demográfico precisaran más terrenos de cultivo (posible caso de Guijelmos).

Probablemente en esta época, gentes de Guijelmos u otros poblados cercanos comenzaran a instalarse en San García, si bien el primer dato fehaciente de su existencia, como veremos más abajo, no lo tenemos hasta 1486. Estas últimas repoblaciones ya no se basaron solo en las comunidades de villa y tierra sino también en los señoríos. Esto posibilitó que los burgueses del concejo de Ávila adquirieran o conservaran grandes extensiones de terrenos, dando lugar a las actuales dehesas y al surgimiento de las grandes familias abulenses: Dávila, Velada, Valdecorneja, Valderrabanos, Águila, Bracamonte, Henao, Del Peso, Chacón,...

Administrativamente San García pertenecía al sexmo de San Pedro, era lugar de realengo y tenía alcalde pedáneo (los sexmos eran divisiones territoriales eclesiásticas que se organizaban en torno a una importante iglesia de Ávila, en este caso, la iglesia de San Pedro. Posteriormente la administración civil adoptó estos sexmos que, al final, derivaron en partidos judiciales).

En la zona del Barco la división no era en sexmos sino en quartos.

2.6 San García de Ingelmos.

El nombre completo de San García de Ingelmos es muy tardío y deriva, sin duda, de San García de Guijelmos. No lo hemos visto nombrar con el nombre completo en ningún documento civil hasta mediado el siglo XIX. En 1843 aparece formado por:

68 vecinos (272 almas).

61 contribuyentes + 3 con capacidad de elegir.

56 Elegibles.

1 Alcalde

1 Teniente alcalde,

2 Regidores.

1 Síndico.

4 Suplentes.

Tenía una base imponible de 32.130 reales y pagaba el 18,37% en concepto de contribución.

3. Fuentes históricas.

Dado que prácticamente no existe documentación civil hasta la época de Felipe II, la información de datos más antiguos a este monarca está disponible en los archivos eclesiásticos.

3.1) Consignación de rentas ordenada, el 6 /7/1250, por el cardenal de Lyon GIL TORRES al obispado de Ávila.

Es una de las fuentes más socorridas por los investigadores y la comarca del Rialmar (río Almar) tenía que contribuir como sigue:

Miruenna (Mirueña): XXV maravedíes.

Torneros: VI marav.

Guijelmos: III marav.

Blasco Milan: XIII marav.

Duruelo: XX m.

Bouada (Boveda). XX m.

Manzera de Suso: XV m.

Manzera de Yuso: XV m.

Ventosiella (Ventosa): II m.

Sancta María de Fortum Pasqual (Hurtumpascual): V m.

Gamonar: VI m.

Sobrinos: IIII m.

Mabtos: IIII m. (???)

Valdelatexa: (sin cantidad).

Sancta María del Espinazo (El Espino): IIII m.

Costellanos: (sin cantidad).

Pasariella (Pajarilla): VIII m.

Çorraquín (Zurraquín): VI m.

Cortos: (sin cantidad).

Domingalvin: VIII m.

Salmoral: XII m.

Ortigosa: (sin cantidad).

Maniaualago: X m.

Graios (San Juan del Olmo): X m.

Palaciana (Pasarilla del Rebollar): X .

Brieua: VIII m.

Sant Cristóbal: VI m.

Munno Pedro: II m.

Munnico Blasco: III m.

Paçarral: VII m.

Verceal: III m.

Solana: V m.

Garci Pedro: IIII m.

Sant Martin de las Cabeças: IIII m.

Verzamuel (Verzimuelle): VI m.

Como puede verse, no aparece la contribución que corresponde a Alcones ni a San García. Puede deberse a que no existían estos poblados o existían con otro nombre de los que figuran más arriba, si bien, tras analizar bastante documentación de la época, creemos que Alcones ya había desaparecido y San García no existía aún.

3.2) Libro de los Veros Valores del obispado de Ávila, año 1458.

En dicho año no existen propiedades de la iglesia en el término de San García. Por el contrario, Guijelmos tenía cura párroco y capellán, llamados respectivamente Ferrand González Berzeño y Juan Royz.

3.3) Libro becerro de las propiedades de la iglesia.

Si consultamos el libro becerro de las propiedades de la iglesia en 1680, vemos que sus propiedades continuaban estando en el término de Guijelmos.

Como hemos dicho, el término de Alcones (actual Monte de los Carretero y parte del Monte Nuevo) era un terreno sin cultivar y vinculado en su gran mayoría al mayorazgo de Francisco Espinosa, por lo que es lógico que la iglesia no tuviera propiedades en él.

Es extraño que todavía no aparezcan propiedades de la iglesia en el término de San García. Por la descripción de los linderos podemos deducir que, además de los habitantes de Guijelmos, otros propietarios en el término eran:

Parroquia de San Juan (Ávila)

Mayorazgo de Zurraquín (muchas) (actual Zorraquín). .

Mayorazgo de Don Gil del Águila (Ávila),

Iglesia de la Encarnación de Ávila

Cofradía del Santisimo Sacramento.

Comendador de Salamanca (Barillas).

Mayorazgo de D. Carlos Paneo de Contreras (Señor de Collado Contreras).

Vínculo al mayorazgo de D. Francisco Espinosa (Moraleja de Matacabras).

Nota curiosa: Sancho Sánchez Zurraquín era un rico-hombre del conde Raimundo de Borgoña. En los libros de historia de la literatura medieval se cita, como una de las canciones populares más antiguas en castellano, la siguiente:

Cantan de Olivero e cantan de Roldán

e non de Zurraquin ca fue buen Barragán.

Cantan de Roldán e cantan de Olivero

e non de Zurraquin ca fue buen caballero.

3.4) Documentación medieval Abulense.

Sant García aparece por primera vez en 1486 pagando, juntamente con Guijelmos y Alcones 1000 maravedíes a las monjas de Rapariegos por sus propiedades en el término. Las Tercias era un impuesto real sobre los 2 novenos de los diezmos recaudados por la iglesia. Concretamente en este año, entre los poblados de Guijelmos y Sant García, las Tercias eran arrendadas por 7000 maravedíes (poco más o menos que los pueblos colindantes). De los puntos 3.2, 3.3 y 3.4 deducimos que Sant García pagaba impuestos a la iglesia pero la iglesia no tenía propiedades significativas en su término, sí en Guijelmos.

3.5) Censo de Castilla en 1591 (relaciones topográficas de Felipe II).

Datos de San García.

Total vecinos: 113

Pecheros: 107

Hidalgos: 5

Clérigos: 1 (No hay religiosos).

Ya no aparece Guijelmos ni, por supuesto, Alcones. Como hemos dicho antes, creemos que este último poblado ya había desaparecido y Guijelmos se había trasladado a San García.

3.5) Catastro de Ensenada (1749-1756)

Aparecen San García, Torneros y Pajarilla. No aparecen Alcones ni Guijelmos.

3.6) Censo de Floridablanca (1860):

Aparece en San García de Ingelmos:

Casa de Manuel Carretero (casa de pastores).

Pajarilla del Berrocal (caserío de dehesa).

San García de Ingelmos (249 varones y 238 mujeres).

La tejera (casa de tejeros).

Torneros de la Hoz (caserío de dehesa).

3.7) Tradición oral:

Los viejos del lugar contaban que San García de Ingelmos era el fruto de la unión de 3 pueblos, llamados San, García e Ingelmos. Los nombres evidentemente no coinciden pero la existencia de los 3 poblados sí.

Hemos de notar también que, antes de la concentración parcelaria, realizada en los años sesenta del pasado siglo, había fincas en torno a Valdillera con los nombres de: La Iglesia, La Fragua, El Hornillo…etc. Estas fincas están situadas en medio de los 5 poblados que existían en el actual término de San García de Ingelmos (Alcones, Guijelmos, San García, Torneros y Pajarilla). ¿Es acertado suponer que eran lugares de servicios comunes para los 5 poblados?.

3.8) La Iglesia:

Hemos visto que San García aparece documentado a finales del siglo XV y es significativo que, a principios del siglo XVI se comience la construcción de la iglesia, finalizando sus obras en 1575. Sobre la puerta de la sacristía hay una lápida que indica el año de finalización y el nombre del cura párroco y mayordomo del momento.

El retablo mayor primitivo de la iglesia era el que llamamos de San Sebastián y que entonces estaba lógicamente en el frontal de la nave. Es un retablo del siglo XVI con 3 calles, 2 entrecalles y con 16 pinturas al óleo sobre tabla. Cuando quiten el humo de las velas, podremos apreciar en la calle central las pinturas de San Fabián y San Sebastián, debajo, el sagrario con el pelícano, símbolo de La Eucaristía, arriba, Dios Padre, como remate final de todo el retablo.

A mencionar también el artesonado mudéjar, muy usual en La Moraña, que esperamos restauren algún día.

4) Bibliografía y fuentes de documentación:

Archivo diocesano.

Fundación Gran Duque de Alba

Catálogo de documentos del archivo catedralicio de Avila.

Documentos de la iglesia de Ávila.

Catastro de Ensenada.

Crónicas de la población de Ávila (Amparo Hernández Segura).

Ávila y su tierra en la baja edad media (José Ignacio Moreno Núñez).

La Extremadura castellana a mediados del siglo XIII. Julio González.

Nomenclator de Floridablanca.

Relaciones topográficas de Felipe II.

Documentacion del archivo municipal de Ávila (A. Barrios).

Historia de Ávila (Ajo González de Rapariego).

Comunidades de Villa y Tierra (Gonzalo Martínez).

Documentación medieval abulense en el registro general del sello.

Documentación medieval en los archivos municipales abulenses (ser Quijano).

Documentación medieval abulense en el archivo general de Simancas (Mª Dolores Cabañas González).

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de SAN GARCIA DE INGELMOS

¡Haz turismo, ven de vacaciones a SAN GARCIA DE INGELMOS y disfruta de tu viaje!. ¿Quieres reservar un hotel?

Busca hoteles en Avila