JEREZ DE LA FRONTERA (Cádiz)


Vista del Mamelón
El alcohol destilado de la uva que bien vendría en estos momentos de pandemia.
Torre alta y fuerte.
Barricas que guardan y maduran el jugo de la uva.
El vino es la sangre que da vida a ésta ciudad.
Jerez, la ciudad de los vinos y los caballos, de los Primo de Rivera y de Lola Flores, de Bertín Osborne y del alcalde Pacheco, de Ruiz-Mateos y de Dolores la Piñirraca, que cuando cantaba la boca le sabía a sangre.
En 1964 se emitió un sello de correos que reproducía la imagen de la Virgen del Alcázar de Jerez de la Frontera. He buscado el lugar donde actualmente se encuentra esta imagen, sin obtener ningún resultado. ¿Existe actualmente dicha imagen? y si existe ¿en qué lugar se encuentra?, ¿se la conoce por otro nombre?
Se conservan viejas botellas con caldos de cosechas que dejaron recuerdo.
Sus vinos son famosos en todo el mundo.
Miles de barricas con un preciado líquido que es la vida de esta ciudad.
Emparrado para producir uva, dar sombra en verano y adornar un recinto industrial.
Empresa y marca comercial de enorme prestigio.
Tío Pepe, juntamente con el toro de Osborne, son emblemas de esta tierra andaluza de fama española y universal.
HISTORIA. Ya dijimos, con el P. M. Florez, el Abate Masdeu, y el distinguido anticuario D. Miguel Cortés, que es probable la reducción de la ant. y célebre Asido a la c. que actualmente nos ocupa; y presentamos al mismo tiempo las antigüedades que bajo este nombre la corresponden. Volvimos a tomarla en cuenta, en los artículos de Assidonia, Asía (Mesa de), y al ocuparnos de la celebérrima ciudad de Asta bajo el nombre Asita, cuyos últimos restos supónese fueron trasladados por los sarracenos, durante su dominación, a esta misma c. Como la gran batalla en que sucumbió el trono de los godos al poder agareno, tuvo lugar cerca de Jerez, hubo de ser de las primeras que, en consecuencia de su triunfo, dominaron. Suena Jerez repetidas veces en las historias de aquel tiempo, con varios sucesos notables. El anciano Kasem, tío del emir Yahyah ben Ali, fué entregado por el wali de Jerez á un cuerpo de caballería que este habia enviado en su busca, año 1027. El ejército de los Almohades se dirigió a Jerez en 1146 y plantó su real ante sus muros con ánimo de sitiarla; pero en aquel mismo día salió de la c. su alcaide Abu el Kamr, de la esclarecida alcurnia de los Beni Ganias, con cien fegues principales, los cuales pasaron amigablemente al campamento de los Almohades, donde capitularon en nombre de todo el vecindario. Abú Amran, general de los Almohades, participó aquella victoria a Abd el Mumeu, encareciendo la fina voluntad que abrigaban las tribus de Jerez a favor de su causa, quedando el emir tan pagado de aquella noticia, que escribió a los Jegues y Cadies de Jerez manifestándoles su complacencia. Se apoderó de ella un moro muy rico, en las revueltas que agitaron a los estados musulmanes por los años de 1213. Fué acometida por el rey San Fernando en 1251; ganada por Don Alfonso el Sabio en 1255. En el ataque que dieron los moros a Jerez en 1261, hubo una acción que hace honor a la humanidad de aquellos y al valor de los españoles. Defendía la plaza D García Gómez, siendo esta atacada por los moros con el mayor vigor, habiendo perecido casi toda su guarnición, y sin quererse rendir el gobernador, el cual se hallaba de pie sobre la muralla, con espada en mano, cubierto de sangre y de flechas, sosteniendo con un ánimo heroico el ímpetu de los enemigos, quienes admirados de un valor tan extraordinario, resolvieron de común acuerdo no matarle; lo hicieron prisionero y después de haber curado sus heridas, aplaudiendo el valor con que habia defendido la plaza, le dieron libertad, haciéndole muchos regalos. La sitiaron las tropas de Yusuf en 1285. Talaron sus campos los de Aibohacen a quienes los de Jerez consiguieron quitar el gran botin con que se retiraban y matarles 2,000 hombres. Supo en Jerez, el rey D. Alfonso XI la derrota de la escuadra musulmana por la de Aragón en 134 2. Murió en esta pobl. atacado de una fiebre maligna el rey de Navarra, Felipe III en 1343. Recibió esta c. el sobrenombre que lleva de la Frontera por haberlo sido de los moros. Tuvo voto en cortes, y se cree habérselo quitado el rey D. Felipe IV, concediéndole los dictados de M. N. y M. L. Se estableció unión y hermandad entre Cádiz y Jerez. En 1649 sufrió una terrible peste. También suena en la historia de la guerra de la Independencia habiéndose salvado en Jerez, como por milagro, el presidente de la junta central, arz. de Laodicea, y el conde de Altamira, huyendo de la turba amotinada en Sevilla, año 1810, y en esta pobl. reunió el duque de Alburquerque todas sus fuerzas en el mismo año 1810, para dirigirse a la isla gaditana, y contribuir a salvar tan precioso rincón. En 1833 varios realistas de Jerez, que habían pasado a sublevar la serranía de Ronda, fueron cogidos y pasados por las armas. El escudo de esta c. ostenta el mar, orlado de castillos y leones. Es patria del general de artillería D. Tomás de Moría, y del ob. de Sigüenza, D. Juan Díaz de la Guerra.
* Diccionario Geográfico - Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1848.
Algunos famosos del mundo del rejoneo dejaron su impronta en alguna pipa.
El progreso va relegando palabras, objetos, modos de hacer, aperos, utensilios, costumbres..., es bueno que existan espacios que nos recuerden de donde venimos y como hemos llegado aquí.