ORON (Burgos)

Habitantes: 266  Altitud: 486 m.  Gentilicio: Oronés/a 
Hoy amanece en ORON a las 08:36 y anochece a las 17:39
Nº fotos: 4  Nº mensajes: 10  Visitas / día: 6 

Información general sobre ORON:

Situación:

El pueblo de Orón, pertenece al municipio de Miranda de Ebro, provincia de Burgos, comunidad Autónoma de Castilla y León.

La villa, con una población de 266 habitantes, está a una altitud de 485 metros sobre el nivel del mar, situada a los 42º 40´ 17” de latitud y 2º 58´ 50 “ de longitud al oeste del meridiano de Greenwich.
Situado al noroeste de la provincia, esta a 3 Km de Miranda de Ebro y linda con Valverde de Miranda, Bujedo y Ayuelas. De terreno llano y fértil, se encuentra la comarca rodeada por una serie de cadenas montañosas que le dan aspecto de un gran circo.

Está bañado por el rió Oroncillo, que naciendo en la Bureba y pasando por los pueblos de Pancorbo, Ameyugo, Bujedo y Valverde, desemboca por dos sitios diferentes en el río Ebro.

Su nombre, según el profesor Guillermo Tejada, sería un hidrónimo prerromano en aumentativo, ORÓN o UR-ON,"río grande o importante", que sería el anterior nombre del actual "Oroncillo" (< de "Oron (o) noz-illo"), "Pequeño río del río grande" - (en este caso el Ebro).

Destacar la propia configuración del pueblo que tiene una inmensa plaza en su interior de 16.500 m2, de los cuales 9.000 m2 están destinados a zona verde.

Ayuntamiento:

Miranda de Ebro

Monumentos:

MOLINO DE ORON

I. IDENTIFICACIÓN Y LOCALIZACIÓN

A. Denominación: Molino de Orón.
B. Orón.
C. Situación: 3 Km. desde Miranda.
D. Accesibilidad: Carretera local asfaltada. En el centro del pueblo.
E. Río: Oroncillo.
II. Caracterización GENERAL DE LA Edificación

A. Fecha: Documentación desde el siglo XVI, con sucesivas remodelaciones.
B. Estado de conservación: Muy buena. Se conserva la maquinaria al completo.
C. Uso: Funcionamiento como molino, serrería y central hidroeléctrica. Hoy finca de recreo.
D. Propiedad: Familia Zatón.

III. Descripción DE LA Edificación

Dos edificios rectangulares unidos, realizados en mampostería, con vigas de madera y tejado a dos agua. El principal tiene dos pisos, la parte superior en la antigua vivienda y en el primero se encuentra la maquinaria.

IV. DESCRIPCIÓN DEL ENTORNO

El edificio se encuentra situado junto al río, tras las casas que forman la plaza del pueblo. Se trata de una zona prácticamente llana destinada a huertas. Aprovecha una pequeña pendiente donde se sitúa la presa, formando un bello paisaje.

V. EL MOLINO DE ORON

En Orón a orillas del febril Oroncillo se conserva sin lugar a dudas el mejor molino de toda la comarca desde el punto de vista tecnológico. Es el molino de mayor tamaño que hemos visto, con la tecnología más completa y variada, y además es el que hasta el momento mejor se conserva.
El edificio principal está construido muy a la orilla del río. Tiene una presa, a la que también se la puede calificar como la de mayor tamaño y sofisticación arquitectónica de todo el partido judicial de Miranda. El canal, prácticamente una balsa, es muy pequeño en longitud, pues apenas hay unos metros entre la presa de derivación en el Oroncillo y la pared del edificio molinar. La casa del molino, desde el punto de vista de la construcción, exteriormente es muy simple, sencilla y humilde; pero por dentro nos ofrece un auténtico museo Y valioso tesoro para la arqueología industrial

Es un molino con varios cárcavos y con dos canales de salida diferentes. La parte fundamental está constituida por la sala de molienda; allí se conserva un doble banco de moler, con sus correspondientes pescantes y tolvas, todo perfectamente conservado, lo que indica también que ha sido uno de los últimos molinos en dejar de moler. En esta misma sala aparece una magnífica "limpia" de construcción francesa, con todo su sistema de transmisión hecho a base de tornillos cónicos, poleas, correas, engranajes, chumaceras, prácticamente intacta y la mejor que hemos visto en todos nuestros trabajos de campo.

Pero la riqueza del molino de Orón, con ser ya mucha, no queda sólo en esto; además tenía, aunque ya ha sido desmontada, una sierra hidráulica puesta en funcionamiento por su último molinero, el señor Zatón, en torno a los años treinta/ cuarenta de este siglo. Era una de las pocas serrerías, y la única movida por energía hidráulica, de la comarca mirandesa. A ella acudían gentes de ésta' y otras zonas aledañas.

Este molino cuenta además con una pequeña central hidroeléctrica, capaz de obtener energía eléctrica tanto para el edificio como para todo el pueblo de Orón hasta hace pocos años. Se mantiene en perfecto estado la turbina, la sala del generador, los pasos, manivelas, bielas y cuadros de mando. En resumen, de nuevo nos hallamos ante un auténtico museo donde poder estudiar cómo funcionaban las primeras centrales eléctricas del entorno. Incluso, aledaña a la estancia del generador, se conserva una pequeña sala donde funcionaba un pequeño molinillo utilizado para moler pequeñas cantidades de granos y conseguir harinas de marcada calidad.
El edificio pues se preserva en perfecto estado así como todas sus construcciones hidráulicas: canales, cárcavos y rodetes. Así mismo son numerosas las piedras de moler que se mantiene prácticamente intactas en el edificio y alrededores,

Gracias a la memoria del Señor Zatón, hijo del último molinero de Orón, conocemos algunas cuestiones de particular curiosidad e importan¬cia de la vida molinar. Este molino, hasta última hora, trabajaba así: durante el día estaban en funcionamiento la maquinaria de moler y la sierra, por la noche paraba el molino y se ponía en marcha toda la maquinaria de la central eléctrica. La turbina actual fue montada en el año 1947 por Luis Zatón Cuezva, su propietario. Este molinero guardaba toda una vieja tradición en el oficio, puesto que sus padres y abuelos tuvieron molino en la localidad alavesa de Santa Cruz del Fierro. Curiosamente la central con su nueva turbina, que no era la primera ya que sustituyó a otra anterior de menor calibre, empezó a funcionar en años todavía duros, en una época donde la energía era un bien escaso en toda la nación.

Don Luis Zatón, comprador del molino a comienzos de este siglo, fue sin duda un personaje con una enorme inquietud por mejorar técnicamente el edificio y con una acusada, diríamos hoy, vocación de innovación empresarial. El nuevo molinero se encontró con un molino, desde hacía unos sesenta años privado, pero antes propiedad concejil del pueblo de Orón, que tenía ya un banco doble para moler y una reciente y pequeña central hidroeléctrica. Esta última instalación será reformada y ampliada, para lo que se cambiará la turbina y construirá un nuevo y mayor canal. También fue este nuevo y emprendedor molinero quien construyó la sierra hidráulica, coincidiendo, después de la guerra civil, con un año en que un fuerte huracán provocó numerosos destrozos entre el arbolado de nuestra comarca. Precisamente para aprovechar un momento de fuerte demanda por la necesidad de transformar los cuantiosos árboles arrancados, el señor Zatón se decidió a instalar la sierra en el viejo molino.

Cuando el señor Zatón murió en los años cincuenta, la familia arrendó durante unos años las instalaciones, hasta que a finales de la siguiente década dejó ya de moler definitivamente. También en esta década dejó de funcionar la central eléctrica, debido, según el hijo del viejo molinero, a que al producir sus instalaciones corriente continua no pudo responder a la necesidad de un pueblo donde poco a poco iba apareciendo la fiebre por la compra de electrodomésticos que utilizaban otro tipo de corriente. La minicentral de Orón ya no podía competir con las grandes compañías eléctricas ni en precios ni en calidad de producción.

Los descendientes de Luis Zatón también, y es una cuestión suma¬mente interesante, nos han contado que los dos bancos de moler de la sala normalmente molían y trabajaban a la vez; a no ser que en época veraniega escaseara el agua y no hubiera más remedio que moler solamente con uno de ellos. El molino, no lo olvidemos, contaba con tres canales hidráulicos, dos para mover los bancos de la molienda y uno para la turbina eléctrica. Los dos cárcavos y los rodetes para mover las muelas lógicamente son los artilugios de mayor antigüedad, yen uno de ellos estuvo colocada la primera y primitiva turbina. Al no proporcionar suficiente fuerza, tal como ya antes hemos adelantado, el molinero construyó un nuevo cárcava y canal para modernizar y ampliar la capacidad de la primitiva central eléctrica.
En general, de nuevo según las manifestaciones del hijo del último molinero, la caída de agua desde la represa hasta los rodetes era de unos siete metros. Si bien hasta los años treinta en este molino se molía trigo y cereales para pienso, a partir de entonces y fundamentalmente por imperativos legales sólo se dedicó a la molturación de cereales para la alimentación ganadera; salvo, claro está, el trigo que nuevamente se molerá a escondidas en la famosa época del "estraperlo" en la posguerra.

Por lo que se refiere a las piedras o muelas, el molinero en un principio las traía de las famosas y vecinas canteras. del condado de Treviño. Pero a última hora el propio molinero empezó personalmente a construirlas de piedra artificial, empleando para ello moldes fabricados en el molino. El repicado de las piedras asimismo lo realizaba el molinero y otros componentes que su familia. En cuanto a la duración de estas piedras, si eran duras podían durar de tres a cuatro meses; si su dureza era menor había que sacar las del banco con el pescante y efectuar un repicado mucho antes.

En cuanto al sistema de cobro, en Orón lo normal era que fuesen los propios agricultores los que llevaran sus sacos de granos para moler, y que pagaran a través del conocido sistema de "maquila" una parte proporcional en especie. Eran los mismos campesinos los que echaban el cereal a la tolva, permaneciendo en el interior del molino mientras durase la molienda de sus granos y hasta que finalmente se hacía la repartición a proporción.

El mantenimiento del molino era relativamente sencillo. Las averías mecánicas fueron muy poco frecuentes, siendo la limpieza de los canales y cárcavos las tareas más comunes y costosas. Los rodetes de hierro, que tenían una dimensión aproximada de 1,30 metros, tampoco solían presentar habitualmente averías. El árbol y otras piezas aledañas al rodete eran de madera y el molinero los hacía recambiar utilizando robles, ya que era el material qué más duraba pese a su continuado contacto con el agua.

Fiestas:

Las fiestas patronales se celebran el primer Domingo de Septiembre en honor a San Esteban Protomártir, aunque la festividad original es el día 26 de Diciembre.

Historia:

Tiene una fuente en la villa y otras en el término, casa ayuntamiento que sirve de cárcel y local para la escuela, la iglesia parroquial esta dedicada a San Esteban, aneja a as unidas de Miranda. El terreno es llano, en el se ve el monte de nombre Enteña poblado de encinas y robles, en el mismo se halla también varias canteras de piedra. Es bañado por el río Oroncillo que nace en las fuentes de Pancorbo y va a desaguar en el Ebro por la Nave, en él hay un molino harinero en la villa. Sobre el río hay un puente de dos arcos por el que pasa la carretera Madrid a Francia.
Tenemos que remontarnos al año 873 de nuestra era, para encontrar los primeros datos de la entonces aldea Orón, aledaña a Miranda de Ebro, cuando a las ordenes del conde Diego Porcelos, que sucede a su padre Rodrigo y bajo mandato de Alfonso III se aventura a reconquistar estas tierras bajando de las vascongadas por Gorbea para llegar a las márgenes del río Arlanzón y encontrando curiosamente a la antigua población de Aurea Patricia donde más tarde seria enterrado.
Nos encontramos ante unas poblaciones que por su cercanía recordamos como Cellorigo, Santa Gadea, Obarenes hasta Pancorbo plaza amurallada y fortificada y que marca frontera y límite de estas avanzadillas, quedando Orón libre del yugo de los moros.
Pero vamos a comentar el nombre de Orón. Encontramos este vocablo en el diccionario latino como "aurum" acercando a la terminología "oro", "dorado" y es muy posible que este derive del griego "ópo~ o ápóww", para el uso de aceptaciones sacras, políticas, designación de templos; la designación de pueblos, no atribuye a este término.
Curiosamente en los estudios de "La judería de Miranda de Ebro" por Francisco Cantera Burgos, encontramos el nombre de UARON, y que destacamos por su contenido en el parecido fonético.
En el "Diccionario onomástico y heráldico vasco" de Jaime de Querexeta, encontramos Orón y nos dice que es un apellido alavés y que existe un homónimo en Antequera (Málaga). Se deriva esta voz de "oro" con el sufijo locativo -on (sitio de), para L. M. se trata de "lugar de arenas" de oro y de arena y el sufijo locativo -on; o enebral. Comenta como otras variantes Orona a su vez variante de Urena, Orena, Oruna, Olona, a derivación de Orón con el artículo "a".
Esta terminología, asienta base para otros apellidos del país vasco, como Orondiriz en Navarra en el siglo XV y sus variantes Orondriz y Olondriz. Otros como Orondo en Itxasu (Labride) y Navarra con sus varios derivados y otros apellidos y lugares, distribuidos por la geografía vasca, no hace pensar en que decididamente este vocablo de Orón desciende, como muchas otras de la tan antigua y noble legua vasca y que pierde en las sombras de la noche histórica de los tiempos.
A pesar de las dudas que nos puedan quedar y hasta que en algún momento aparezcan, algún documento, piedra o signo que nos pueda dar más luz a este nombre, bien podemos dar por asentado el nombre de Orón que instancias de gramáticas de cada época nos parece como "Horón" en algunos documentos estudiados.
También es cierto que la traducción de "oro", tanto aparece en unas como en otras, al igual que avena, lo que nos hace pensar que esta zona bien podría haber tenido algo que ver con yacimientos, fundiciones de oro o similares o bien dada la riqueza de su suelo, haber tenido desde siempre gran cantidad y calidad de algunos cereales algo que hay todavía es muy visible.

1. Avanzando en los tiempos, es obligado comentar y destacar parte de historia que le corresponde a esta población en los tiempos de 1090 hacia los meses de abril y mayo, cuando el Conde Berenguer (Conde de Barcelona), el rey Mostain de Zaragoza y el rey castellano el "Emperador" Alfonso VI y cuyo apartado estudiado en "El Cid Campeador" por el insigne Menéndez Pidal, queda reflejado, en el estudio del Fuero de Miranda por Francisco Cantera Burgos y dice así: " Pero Berenguer no se sentía aún satisfecho; quería que el emperador (Alfonso VI) entrase en coalición contra el Cid.
Berenguer y Mostain se fueron a entrevistar con Alfonso en Orón (a media legua de Miranda de Ebro, en el condado de García Ordóñez) Pero el emperador desconfió de las balondronadas del conde barcelonés y no accedió a sus ruegos; de modo que Berenguer y Mostain se volvieron desairados." Todo ello en contra del épico héroe castellano "Rudoríco Díaz de Vivar" Rodrigo Díaz de Vivar.
Como fracasó de tal entrevista el Cid, vuelve espuelas des tierras de Valencia y en 1092 al frente de un ejercito de moros amigo y cristianos pasa a cuchillo a sangre y fuego las poblaciones de Alfaro, Alberite y Logroño, volviéndose luego a Zaragoza a pedir explicaciones al antiguo amigo Mostain y sin poder guerrear contra su más fiel enemigo García Ordóñez principal hostigador en todo momento de la vida del Cid. Hay que recordar que tanto Orón como Miranda pertenecía a dicho conde y bien se puede sospechar que en aquel momento estas dos poblaciones, estuvieran en el pensamiento de Rodrigo Díaz de Vivar.
Como comentario, pudiera servir la idea de recordar este echo tan histórico con alguna placa, monumento a dato conmemorativo que diera honor a tal lugar y fecha (y borrar) este episodio de tan contrastado desaire, de nuestra historia burgalesa.
Se da por entendido que desplazarse en aquel dedicado momento para la cristiandad, tan regios señores y haciéndose desplazar a sus mesnadas y equipos diplomáticos no era usual y solo ocurría en casos muy contados como reunión de Cortes o hechos de conquista determinada y teniendo en cuenta que los que hoy eran amigos, en cualquier momento luchaban entre sí por la más pequeña diferencia.
Un momento importante para la población es cuando se la nombra villa en 1742, tras un proceso que comenzó en 1598, en Real Privilegio de Villazgo y recordado en el pleito de separación de las villas de Orón y Valverde en 1795, y más tarde un largo contencioso, logra la separación definitiva y cese de la alternancia anual de estas parroquias de los obispados de Calahorra y Burgos.
Otros episodios en los que destaca la historia de Orón son cuando la guerra de la Independencia contra los franceses y que entre sus muros acuartelaban parte de las fuerzas de caballería españolas y que hubieran tenido que partir a la defensa de Miranda cuando después de la perdida Vitoria y reunidas una gran concentración de tropas francesas pretendían avanzar estas plazas, bombardeándolas desde el monte de las Brujas con los numerosos cañones y tan solo unos 300 armados defensores de Miranda y Orón, o pesar de los pocos refuerzos recibidos de Logroño, Pancorbo y aldeas adyacentes.
Por suerte este mismo día se firmó la paz salvándose de la masacre poblaciones y ciudadanos dada la cercanía de Miranda y Orón, a ésta siempre le ha correspondido la función de acuartelamiento de ejércitos, dado el trazado y composición de la gran plaza de esta villa de Orón, idónea para formar tropas y alinear debidamente a los soldados y en este caso a las tropas italianas durante la sangrienta guerra civil española, donde estuvieron durante la campaña y como recuerdo de quedaron, algunos arreglos de aceras y casas, realizadas con sus manos, en los ratos libres que les quedaban.
En cuanto a los edificios existentes en Orón, podemos destacar su puente medieval, posiblemente realizado a la vez que el primero que tuvo Miranda dado su forma y trazado. Su monumental iglesia de planta de salón de mediados del siglo XVI de San Esteban, en ella trabajó el cantero Martín de Ibarguren, destacan su retablo mayor y dos capillas laterales pertenecientes a la familia del Cardenal Martínez de Ternero y Salamanca, estudiada ampliamente por Carlos Diez Javiz y Jesús Angel Sáez Redondo con el título 'Arquitectura y exorno artístico de la iglesia parroquial de San Esteban de Orón." publicado en el Boletín Fernán González 1995 ¡2. Esta parroquia es declarada bien de interés cultural, con categoría de monumento, por decreto por el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León en el año 1992.
El hospital de peregrinos que ya figuraba con su orden religiosa de Santa Magdalena en escrito de Burgos a 15 de noviembre de 1576 y que fue copiado en Orón el 9-3 -882 siendo alcalde D. Juan Martínez y secretario accidental D. José Olano, dictando normas muy claras y concisas en cuanto a su uso, propios de la época. También se cataloga en las Respuestas Generales del Marqués de Ensenada.
Se conserva en bastante buen uso el palacio del que fuera Cardenal Juan Martínez de Ternero con un discreto pero artístico escudo heráldico familiar. Junto al camino hacia Bujedo a la iglesia y hacia el río Oroncillo, destacan varias casa con puertas de medio plinto, hoy transformadas y reducidas a puertas de uso más corriente y con tallas de bolas, rosetones y en una de ellas un escudo heráldico muy simple pero nos ha sido difícil de encontrar la procedencia, ya que no coincide con los datos de sus antiguos y actuales pobladores.
Todavía quedan restos de lo que fue una cruz de piedra (crucero) y que estaba situada por la parte del campanario con sus altísimas torres y pared, hoy usado como frontón del juego de la pelota.
Hoy a Orón, se le presenta un futuro bastante halagüeño por cuanto al estar cerca de la principal ciudad de Miranda de Ebro, y debido a sus claros aires y a la cercanía de montañas muy frescas, se está produciendo un fenómeno de convivencia como fincas de recreo y casas de residencia habitual, perfectamente compatibles con la población existente entre ambas villas, además de tener en sus términos el actual Hospital Comarcal "Santiago Apóstol", siendo en la actualidad, realizado un amplio paseo desde Miranda hasta dicho recinto y siendo atendido por una línea de autobuses que cumple perfectamente las necesidades de acercamiento hasta dicho recinto. Hace poco tiempo, fue inaugurado el nuevo convento de las Madres Agustinas Recoletas, por traslado del antiguo situado en la calle Estación de Miranda a estas amplias instalaciones, y esperamos que sean la última en muchos años.

Otra decisión importante es cuando Orón decidió por unanimidad de sus concejales y promoción de la Excma. Diputación de Burgos tener escudo y bandera propios y en base de un sello municipal ya existente, y después de un amplio estudio de mano de D. Javier Zubizarreta, se aprueban el definitivo boceto de ambos signos en sesión del Pleno de la Diputación Provincial, el 3-12-1998 quedando como sigue:
EL ESCUDO. "Partido: l de sinople un águila de su color natural, armada de gules y surnontada de corona real abierta de oro. 20 en gules un alfange y una espada, ambas de oro, pasantes en aspa. Mantelado en punta de azur, un puente de dos arcos, sumado de

espadaña todo de plata y mazonado de sable, sobre ondas de agua de plata y azur, con una trucha rígida, flotante acamada de gules y entre los arcos del puente.
Al timbre corona real cerrada"
LA BANDERA, queda de la siguiente forma: "Bandera castellana, flaquizada en alto de rojo y el resto de amarillo. En el centro un águila de su color armada de gules y corona abierta de oro en la punta del flanquizado."

NOTA SIGILOGRAFICA.

En este estudio fueron encontrados tres sellos, del que merece la pena destacar el encontrado en una carta dirigida al Ilustrísimo Gobernador de Burgos de la fecha de 9 de junio de 1908, de la que reproducimos parte, y en la que observamos que al pie de esta existe un sello que curiosamente y pesar de estar borroso, destaca principalmente la cabeza del águila entornada a la izquierda y sur montada de una parte de corona abierta. Teniendo en cuenta, que volvemos ha encontrar otros sellos, con un águila en posición contraria y más heráldica, uniendo y recogiendo estos signos principales, se partió en su momento para un primer cuartel del escudo y signo central de la bandera.

B1BLIOGRAFIA

- Madoz, Pascual: Diccionario geográfico, histórico y estadístico de Burgos. Edición facsímil. Ámbito, 1984.
- Vélez Chaurri, José Javier y Diez Javiz, Carlos: "Historia del Arte y los artistas en la iglesia de Santa María de Altamira de Miranda de Ebro. 1500 - 1800". Instituto Municipal de la Historia. Ayuntamiento de Miranda de Ebro, 1987.
- Andrés Ordax, Salvador: Escultura romanista de Miranda de Ebro: Pedro López de Gámiz y Diego de Marquina. Valladolid, 1984.
- Menéndez Pidal, Ramón: El Cid Campeador. Espasa Calpe. Colección Austral, 9 edición. Madrid, 1982.
- Saez Redondo, Jesús Angel y Diez Javiz, Carlos: La arquitectura y exorno artístico de la iglesia parroquial de San Esteban de Orón. Institución Fernán González, 1995/2 Burgos.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de ORON

¡Haz turismo, ven de vacaciones a ORON y disfruta de tu viaje!. ¿Quieres reservar un hotel?

Busca hoteles en Burgos