Pueblos de España


Mensajes de SALVATIERRA DE TORMES (Salamanca) enviados por Juan Antonio:

La piedra de exquisito y pizarra eran elementos imprescindibles en las construcciones de otros tiempos.
Hermoso templo en un pequeño pueblo que ostenta el título de Villa desde hace varios siglos.
El embalse perjudicó gravemente a este pueblo, a cambio benefició a otros muchos que vieron llegar el regadío a sus tierras, evitó las graves riadas periódicas y llevó la seguridad en el suministro de agua potable a la mayor parte de la población provincial.
“Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre”
Jean-Jacques Rousseau
Dicen los expertos que sois la causa de buena parte de la contaminación por metano de la atmósfera, pero sin vuestra contribución a la alimentació del ser humano ha sido y lo es extraordinaria.
Estampa típica de la localidad que todo visitante fotografía.
El acceso al coro permanece cerrado desde hace tiempo, lo que me impidió subir y contemplar el magnífico órgano musical existente en el mismo. El coro, como la pila bautismal que aparece en la fotografía, tienen poca utilidad, el primero por la falta de fieles que canten y toquen el órgano y, el segundo, por no nacer niños en el pueblo.
Precioso caballete sobre el gran portón carretero de este corral ganadero construido en piedra del lugar.
A pesar del año seco que llevamos, en primavera, el embalse de Santa Teresa estaba prácticamente lleno y los campos verdes con entremezclados de otros colores, como el rojo de las amapolas.
Largo y recto acceso a La Villa por la carretera que llega desde Montejo.
Historia y patrimonio se citan en esta iglesia de Nuestra Señora de Monviedro.
Sin duda, en otros tiempos, fue una casa que tuvo su importancia. Hoy aparece deshabitada y abandonada a su suerte.
Ya nadie se sube a predicar desde este lugar.
Algunas casas que se habían venido abajo o estaban muy deterioradas por el abandono de los años, han sido recuperadas, por cierto, con mucho gusto.
En el pasado, ahí se ubicaba la escuela de los niños hasta los 14 años.
No es una raza autóctona de la zona, pero está bien adaptada al lugar.
Casa que recuerda una arquitectura que ya no está de moda.
La que fue una calle importante del pueblo por la que se accedía al puente y la vega del Tormes, ahora se muestra desierta y sin continuidad más allá del agua embalsada en el pantano de Santa Teresa.
Arco toral que formó parte de la sinagoga que existió en este pequeño pueblo.
Muy mal por parte de los operarios del suministro eléctrico a la iglesia al colocar el poste de hierro en el que se apoya el cable junto al histórico reloj de arena; poco debieron cavilar y poca sensibilidad tuvieron por el escaso esfuerzo realizado para buscar otro punto de apoyo u otra forma de llevar la energía eléctrica al templo. Mal por esos operarios, por la compañía suministradora que cuida poco estos detalles y mal también por las autoridades competentes en velar por el patrimonio histórico y cultural.
El castillo de Salvatierra de Tormes se componía de un edificio rectangular, con tres pisos, hoy desmantelado, y una cerca con puerta, cubos y saeteras. Parece ser obra del siglo XVl, toda de lajas de pizarra, menos las esquinas, puertas, etc., que son de granito. Se encuentra en estado de ruina progresiva. Es propiedad de la Confederación Hidrográfica del Duero. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.
trata de una construcción con torre morisca construida en pizarra y ladrillo. En el interior de la Iglesia Parroquial, destaca el Retablo del Altar Mayor, de estilo churrigueresco con la imagen central de la Virgen de Monviedro flanqueada por los Apóstoles San Pedro y San Pablo. Otras de las imágenes veneradas en los altares laterales son San Roque, San Antonio, el Cristo Yacente y el Cristo de San Martín.
Fuente, juntamente con otros repartidas por el entramado urbano, en su momento sustituyó en el suministro de agua a la población a la existente en la plaza del Altozano y a otra que con abrevadero en el camino a Montejo, todo ello antes de que el suministro se extendiera a todos y cada uno de los domicilios. La casa que vemos detrás, es la conocida como Casa del Comendador y, al parecer, una vez cedida por la confederación del Duero al Ayuntamiento, éste quiere restaurarla y ubicar en ella sus oficinas.
Lugar de acceso a La Villa que quedó condenado con el llenado del embalse, pero que ahora nos permite acceder al un mirador desde el que contemplar las aguas mansas de Santa Teresa y las estribaciones de Gredos y Candelario.
En los años cincuenta se paró el tiempo en este pueblo y, en algunos aspectos, parece que continúa parado.
La cubierta gris de uralita de la iglesia, no solamente no es la más apropiada para una iglesia tan antigua y con tanto contenido en su interior, que alguien debería plantearse la posibilidad de cambiarla por teja curva como la que se utiliza en el conjunto de La Villa.
Las deficientes intervenciones para reparar o consolidad este templo nos ha llevado al aspecto exterior que presenta la fotografía, en la que se aprecian añadidos que desentonan, lo que no nos hace presagiar la grandeza que encierra en su interior.
Lo que fue un cubo adherido a la muralla del castillo, el tiempo y algún otro avatar de la historia, lo han convertido en una ruina.
El antiguo acceso desde la antigua carretera tapada por el río es precioso y, aunque el arco muestra que el tiempo no pasa en balde, aguanta y luce como siempre.
Con el llenado del pantano de Santa Teresa prácticamente desaparecieron las tierras cultivables de La Villa. No obstante, en las más altas, las no afectadas por el agua embalsada, la actividad ganadera en sus ricos pastos ha continuado y, aunque no sea lo mismo, permite que alguna familia pueda vivir de esta actividad.
Edificio que está pidiendo a gritos una intervención antes de que se convierta en una ruina. Al parecer, el Ayuntamiento, ha pensado trasladar su sede al mismo, aunque no se sabe cuando se acometerán las obras para su rehabilitación.
Condenado pavimento el de esta calle que conduce a la puerta del río; la colocación de los cantos de río parece efectiva y duradera, más teniendo en cuenta la nula circulación de automóviles y demás cacharros con ruedas y motor; pero muy difícil caminar sobre ellos, aun con zapatillas deportivas, la inseguridad y riesgo de torcerte un tobillo son reales.
Lo que fue cárcel y durante décadas estuvo sumido en la ruina, después de la conveniente actuación de los restauradores, luce otra vez con el esplendor que no debió perder. En el entorno de esta plaza aún quedan edificios que reclaman urgentemente una atención similar.
lo que en otro tiempo fue almacén de grano, ahora aparece transformado en un lugar en el que celebrar actos sociales, teatro, baile, exposiciones... o una comida de hermandad, subvencionada por el Ayuntamiento, a la que están invitados todos los vecinos. Es un lugar de fiesta, encuentro, amistad y confraternización.
Preciosa casa tradicional salmantina con portalillo y con poyos de pizarra al frente y en los laterales, en los que tomar el sol o el fresco según la época del año.
El deterioro y ruina de este instrumento musical es más que evidente. Hará décadas que nadie arranca música del mismo y, casi con seguridad que ya no funciona. Es una pena, como tantas y tantas en este pueblo expropiado por la Confederación del Duero y, por cuya desidia, las casas nobles e históricas de este pueblo se deterioraron al extremo y algunas desaparecieron. La Confederación y otros organismos, que contribuyeron a la ruina del lugar, deberían ocupar algo en recuperar el importante patrimonio que todavía queda en La Villa; empezando, por ejemplo, por este órgano de su iglesia.
En noviembre de 1958, en esta pila bautismal, fue bautizada mi hermana Reyes Antonia, fallecida como consecuencia de un accidente de tráfico en Aldehuela de la Bóveda el 6 de enero de 1969.
Hoy es San Isidro patrón de los agricultores y en general de todas las gentes del campo; a todos ellos nuestro reconocimiento y aprecio, gracias a ellos, a su trabajo de veinticuatro horas y a sus familias tenemos que tomen todos los días; por lo tanto es el momento de reconocerles y, aunque las circunstancias de la vida han hecho que cada vez sean menos quienes se dedican al campo, a todos es ellos debemos felicitarles en este día de San Isidro. FELICIDADES A TODOS Y VIVA SAN ISIDRO.
Los tesoros que encierra está iglesia merecen ser conocidos y por lo tanto debe ser visitada.
La iglesia es el principal monumento, es preciosa y su visita bien merece un viaje a este pueblo, pero hay más cosas que ver, tanto en piedra, como paisajísticamente hablando.
Espero que no vengan nunca por este pueblo quienes quieren suprimir las procesiones de Semana Santa por ofender a nuestros "hermanos" musulmanes, no sea que, por identificar o motivo, quieran critar este precioso crucero.
Qué importante es para la humanidad saber medir el tiempo. Diferentes medios se han utilizado a lo largo de la historia de la humanidad, quizá el primero y el que más tiempo ha sido utilizado es el de la sombra que proyecta la luz solar al incidir sobre un modesto palo de madera o de piedra. El reloj de sol todas las culturas lo pusieron en práctica.
Al final de la calle enrollada, a modo de ventana, aparece la única puerta que se ha conservado y que fue uno de los accesos a la localidad amurallada de otros tiempo. Este camino conducía a la parte más productiva del término municipal de la villa: la vega del río Tormes. Después de la construcción del pantano y el anegamiento de las mejores tierras por el agua embalsada, este este camino y el puente que conducía al otro lado del río, por donde quedan un buen trozo del territorio de Salvatierra, desapareció. Traspasada la puerta, lo que nos queda es un magnífico mirador sobre las aguas embalsadas, donde además del remanso líquido podemos contemplar la sierra de Candelario y otros lugares allende el embalse.
Por todos los lugares de la Península Ibérica se conserva el recuerdo de un pasado en el que los creyentes en la ley de Moisés abundaban y eran importantes. En este pueblo existió una sinagoga, de la que al parecer son estos restos, lo que pone de manifiesto la importancia de la comunidad judía en el lugar. La historia nos dice que en todos los lugares sufrieron persecuciones de todo tipo y, como no podía ser menos, en nuestro país también. La expulsión decretada por los reyes Católicos, no fue la primera persecución que sufrieron en estas tierras, pero seguramente la más cruel pues supuso la expulsión de miles de familias que tuvieron que mal vender sus enseres y propiedades antes de partir al exilio, por no querer renegar de la fe de sus mayores. Transcurrido el tiempo, ahora son muchos los lugares que tienen interés en poner de manifiesto los restos que recuerdan a aquellos que sufrieron aquellas consecuencias.
gracias por tus fotos de ese pueblito cercano al mio {Berrocal de Salvatierra}. Estoy de acuerdo contigo y tus explicaciones acerca de lo que fueron estos pueblos y lo que ha quedado dellos y son hoy dia, como yo me digo es ley de vida y el progreso. Acerca de Salvatierra {luego mirare en el internet} recuerdo habia mas en otras provincias como Alava, en mi caso yo les digo a los que me preguntan que donde naci; mi respuesta siempre es la misma mi pueblo se llamaba Berrocal y al nacer yo le anadieron ... (ver texto completo)
Gracias. Me alegra saber que hay alguien que le gustan las fotos.
Te adelanto, así a bote pronto, que hay más pueblos en España que llevan el nombre de Salvatierra. En Álava, como señalas; Salvatierra de Miño (Pontevedra), Salvatierra de los Barros (Badajoz), Salvatierra de Santiago (Cáceres), en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) hay un antiguo castillo que lleva también ese nombre; Salvatierra de Esca (en Zaragoza) y, posiblemente, exista alguno más.
Saludos
La antigua casa del comendador ha sido cedida por el Estado al pueblo de Salvatierra de Tormes y el consistorio ha previsto restaurarla y establecer en ella la sede del Ayuntamiento de la localidad.
Desde fuera la iglesia nos parece un tanto descuidada; es antigua y el paso del tiempo, unido a reparaciones y añadidos poco acertados y de baja calidad, han deteriorado su imagen exterior; sin embargo, dentro la cosa cambia totalmente. El espacio está cuidado y aunque las paredes han sido revocadas y pintadas tapando lo antiguo, las bóvedas, arcos, retablos, imágenes y suelos nos dan una idea de la calidad de su contenido.
En otros tiempos era prácticamente la única forma que se tenía para conocer la hora y medir los tiempos. Dado que no todo el mundo podía tener un reloj de sol a mano, lo más usual era que a través de las campanas de la iglesia se informara a las gentes de las horas y acontecimientos más importantes.
Con el toque de campana se informaba a los habitantes del pueblo de distintos acontecimientos: la muerte, si era día de fiesta, se hacían llamadas de socorro, etc. Pero quizá los toques más importantes y diario eran los del ángelus, que se hacían al amanecer, a mediodía para indicar la hora de comer y al atardecer para comunicar que se había acabado la jornada de trabajo y era la hora de rezar.
El encargado de dar los toques era el sacristán, que por este menester era retribuido.
Cuando sería la última vez que un niño fue bautizado en esta pila? Seguramente de eso hace mucho tiempo, no son buenos tiempos para los nacimientos, ni tampoco para llevar a los pequeños ante el sacerdote, ni para que adultos se incorporen a la iglesia a través del bautismo. Qué hemos hecho mal quiénes fuimos bautizados en su día? Qué ha hecho mal el clero para que cada vez sean menos quienes se acercan a la doctrina de la iglesia Católica? Todo está en cuestión y requiere de una profunda reflexión de todas las partes. Hemos pasado en pocas décadas de una imposición a ultranza del catolicismo a pasar de unos principios que de pequeños parecía que habían arraigado. Quizá los maestros que tuvimos no supieron enseñarnos, lo hicieron tan deficientemente y no dieron ejemplo de su prédica que ahora, pasados los años, vemos los efectos de lo que nos enseñaron.
Pocas iglesias rurales existen que tengan un órgano para acompañar los cánticos durante la liturgia; si existía órgano, existiría organista. Se sabe, que durante la Edad Media, las iglesias tenían estos instrumentos musicales y persona que se ocupaba de acompañar a los cantores, si bien son pocas las que lo conservan.
Este no se si funciona o no, si en las fiestas señaladas alguien le arranca alguna nota, tampoco conozco su estado de conservación y mucho menos de que época es. Me gustaría saber detalle del mismo.