SORIA


Escultura y Poesía a la par. Dionisio Ridruejo
SORIA ESA GRAN DESCONOCIDA
Cuando miramos al Duero
sin entender su destino,
viendo sus piedras de acero
vamos sintiendo su signo.

Soria de viejas pasiones
en torno de su Castillo,
donde vives sensaciones
que tienen flamante brillo.

Cuando le miras al Duero
al visitar San Saturio,
vives su buen romancero
en enero como en julio.

Laderas que son testigos
de esta ciudad de silencio,
donde ves pinos amigos
que tienen su justo precio.

Soria mirando el pasado
con su corazón atento,
es un lugar encantado
que sabe de sufrimiento.

Campanas que van sonando
por la Ribera del Duero,
el alma van alegrando
a quien pregona un “te quiero”.

Cuando se notan las brisas
que viene arrastrando el Duero,
en Soria vives sonrisas
de cualquier aventurero.

Esta tierra de pinares
con sus versos altaneros,
es de los bellos lugares
donde se pisan senderos.

Soria se lleva en el alma
sin pedir ningún dinero,
el conocerla da calma
y más visitando el Duero.
G X Cantalapiedra´.
DESDE BAEZA A SORIA BUSCANDO A MACHADO
No hay distancias imposibles
cuando se sueñan caminos,
con pensamientos visibles
se pueden vivir los signos.

Aquel andaluz de luces
amante de los Machado,
en su mente vio las cruces
de algún camino olvidado.

Desde Baeza fue buscando
por los caminos de Soria,
a Don Antonio Machado
que llevaba en su memoria.

Piso caminos al Duero
entre pinares erguidos,
y notó que el romancero
tiene sus pasos seguidos.

Entre sombras del pasado
y letreros elegidos,
tuvo sueños encantados
con pinares protegidos.

En La Laguna sin fondo
tuvo visiones completas,
sin saber bien su trasfondo
pudo recordar sus metas.

Con Machado en su maleta
recorriendo los caminos,
sus pasos de marcha inquieta
escucharon bellos trinos.

Y desde Baeza esperando
el conocer sus pisadas,
en Soria se fue encontrando
lo mejor de sus andadas.

Las sombras de sus leyendas
sobre las tierras sorianas,
Machado marcó las riendas
de dos culturas hermanas.
G X Cantalapiedra.
CUANDO HAY PALABRAS DAÑINAS
Son malas las intenciones
de las personas dañinas,
repiten sus conclusiones
para así lograr las riñas.

Vienen buscando su meta
para marcar las pisadas,
en su mente que es inquieta
no quieren vidas privadas.

Buscan siempre soluciones
para sus inconvenientes,
y logran sus emociones
tratando mal a las gentes.

El fanatismo les llena
de pasiones encendidas,
y no ven su vida plena
si no van causando heridas.

Son fanáticos cargantes
de pronósticos malditos,
y quieren ver sus talantes
en los mejores escritos.

Viven buscando placeres
amargando a los vecinos,
son esclavas sus mujeres
de sus caprichos divinos.

Nada saben de razones
en sus sucias turbulencias,
y se llenan de ilusiones
al ver que rompen paciencias.

Engreídos de dinero
se sienten reyes del mundo,
nunca serán caballeros
en su caminar absurdo.

La vida les da lecciones
de buscar el humanismo,
y solo ven conclusiones
de ser grave pesimismo.

Abrazando el despotismo
se sienten grandes señores,
más solo son pesimismo
a la vez de destructores.
G X Cantalapiedra.
Que bonita foto! Como me gustó
CON EL CALOR EN LA ESPALDA
Voy recorriendo caminos
para llegar hasta el Duero,
temo tener desatinos
al divisar al Ucero.

Esas tierras castellanas
llenas de viejas leyendas,
hacen bellas las besanas
y más preciosas sus sendas,

Con el calor en la espalda
y las esperanzas vivas,
no quiero saber de espada
ni de negras comitivas.

Ver rastrojos resecados
cuando se divisa el Duero,
y ver los campos secados
sin un posible aguacero.

Sentimientos castellanos
perdidos en la distancia,
dicen que son tan humanos
que no quieren ignorancia.

Con el sudor en la frente
y la espalda calentada,
Castilla tiene ese ambiente
de ver su ruta olvidada.

Álamos de la Ribera
que viven mirando al Duero,
el calor duro se espera
con su sentir traicionero.

Estos calores abrasan
hasta los juncos del Duero,
y sus temores traspasan
calentando hasta el acero.

El camino penitente
viene con calor de fuego,
hoy le teme mucha gente
al sentirle fuerte y ciego.
G X Cantalapiedra.
LAS TARDES DEJAN RECUERDOS
Volver de nuevo a tu tierra
con gestos comprometidos,
al ver que la muerte entierra
a tus seres más queridos.

El corazón va latiendo
mientras la mente se alerta,
el tiempo viene fingiendo
y el alma vive despierta.

Las tardes marcan caminos
entre frases dolorosas,
que suelen cambiar los signos
sin apenas ver las rosas.

Las tardes dejan momentos
cargados de sus razones,
que a veces son sufrimientos
sin encontrar soluciones.

Las palabras se confunden
entre rezos y oraciones,
y entre misterios se funden
al notar complicaciones.

Hay momentos en la vida
que anulan las sensaciones,
y tardes que hacen herida
en un mar de confusiones.

Nadie puede dar razones
de conocer el futuro,
ni comentar sensaciones
en un camino inseguro.

Solo borramos recuerdos
de las tardes marginadas,
donde los seres más cuerdos
temen hablar de andanadas.

Somos parte del misterio
que la vida nos reclama,
y miras al cementerio
como un lugar de gran calma,
G X Cantalapiedra.
DEJA QUE EL DUERO RELUZCA
En estas fechas marchosas
del comienzo del verano,
se ven las flores dichosas
que alegran a los humanos.

Llegan los grandes calores
quemando las rastrojeras,
y en este tiempo de amores
se hacen largas las esperas.

El Duero marcha sin prisa
por la ribera soriana,
apenas se nota brisa
en medio de la mañana.

El Duero va reflejando
entre sus álamos serios,
el viento vive callado
sin hablar de cementerios.

Apenas se ve corriente
en su Rivera bonita,
aunque tiene bello ambiente
el corazón le palpita.

Pinos tiene su Ribera
cargados de sensaciones,
se pasó la primavera
y nos llegan las pasiones.

Miro las aguas del Duero
que sueltan su melodía,
tienen ritmo aventurero
incluso con luz del día.

Que no se pare su ritmo
con estos breves calores,
el Duero no quiere abismo
ni sueña romper candores.

El Duero vamos cruzando
por encima de sus puentes,
con ecos que van dejando
recuerdos en muchas gentes.
G X Cantalapiedra
DEJADLE TRANQUILO AL DUERO
Esta mañana me hablaron
de la soledad del Duero,
diciendo que le dejaron
por tener su romancero.

Pregonaban que el Pisuerga
era un río verdadero,
a la vez que mucho riega
siendo un bonito granero.

Dejadle tranquilo al Duero
que nunca busco porfía,
el conoce algún sendero
en completa sintonía.

El Carrión es afluente
del Pisuerga sin enredos,
y dicen que alguna fuente
le da al Ucero sus credos.

El Duero marcha orgulloso
entre castillos guerreros,
sin sentirse vanidoso
sus álamos son austeros.

Puentes que tienen la fama
como el de Aranda de Duero,
y en Tordesillas reclama
un amor limpio y sincero.

Y San Esteban de Gormaz
es Puente de Romancero,
donde Él Cid con Pera Abad
supieron que es ser guerrero.

El Duero tiene caminos
que son lugares del cielo,
y sobran los adivinos
que quieren darnos consuelo.

Cuando brillan las estrellas
sobre las aguas del Duero,
hay noches que son tan bellas
que te invitan a un te quiero.
G X Cantalapiedra.
SORIA SABE DE RECUERDOS
No vale borrar los nombres
de algunos tristes sucesos,
ni pensar en grandes hombres
que soñaron con regresos.

Tierra de Soria fecunda
con sus álamos al Duero,
donde el girasol abunda
sin verse nunca altanero.

Cuando pisas los caminos
allí por el Alto Duero,
comprendes los desatinos
que puede darte un te quiero.

Soria sabe de destinos
que pueden marcar tu credo,
y conoce bien los trinos
que a veces te dan enredo.

No valen gritos de pena,
ni palabras de consuelo,
queriendo borrar condena
en el más penoso duelo.

Soria te llena de vida
con ritmo de romancero,
viendo la tierra elegida
a las orillas del Duero.

Que nadie rompa el encanto
de sus pinos altaneros,
ni quiera borrar el llanto
de los pinares austeros.

Esta tierra de leyendas
por donde corre el Ucero,
sabe de leyes y sendas
si buscas al viejo Duero.

Las tradiciones relucen
entre sueños pasajeros,
y algunas veces se lucen
con ritmo de aventureros.
G X Cantalapiedra.
CAMINOS TIENE LA VIDA
Hablan de viejos caminos
por La Ribera del Duero,
que algunos llaman divinos
si suenan en romancero.

Caminos tiene la vida,
que cargan con grandes sueños,
son esa ruta elegida
donde no valen empeños.

Caminos de La Ribera
que vienen buscando al Duero,
pueden tener su pradera
con nombre de algún guerrero.

Caminos tristes caminos,
todos conocen misterios,
aunque tengan negros signos
en sus momentos más serios.

No vale ser adivinos,
ni tentar a los infiernos,
tampoco sirven sus trinos
si son temidos inviernos.

Caminos tiene la vida
entre sueños pasajeros,
que pueden hacerte herida
si se vuelven embusteros.

No dejes que los caminos
terminen siendo senderos,
ni busques mejores vinos
en momentos altaneros.

Los caminos de Castilla
tienen signos de pasiones,
y su gente más sencilla
sabe que son conclusiones.

Estos caminos del Duero
que me llenan de dulzura,
han conocido aguacero
eliminando amargura.
G X Cantalapiedra.
SOMBRAS DE TIEMPOS LEJANOS
Se van notando los años
sobre muchos despoblados,
mientras afloran sus daños
que son lugares soñados.

Tierras de la vieja Soria
que parecen hoy dormidas,
caminos que son historia
con sus casas medio hundidas.

Sombras de tiempos lejanos
con sus fechas trascurridas,
vidas de muchos hermanos
entre sendas elegidas.

Hay caminos y fronteras
que no pueden olvidarse,
y algunas viejas quimeras
que mejor no recordarse.

Los lamentos quedan mudos
cuando las voces se pierden,
y algunos llaman absurdos
al ver que las fincas venden.

La memoria va notando
muchas fechas en olvido,
mientras contempla callando
algún sentimiento herido.

Cuando se borra el pasado
entre brisas tenebrosas,
no existe nombre evocado
ni lugar que crezcan rosas.

Suenan ecos desgarrados
entre perdidas lecciones,
al ver hombres amarrados
en tan malas condiciones.

Poco queda del pasado
cuando se vive el presente,
todo parece enmarcado
en un signo penitente.
G X Cantalapiedra.
EN SORIA LAS SANJUANERAS
Cuando la música suena
con sus buenas sensaciones,
siempre se borra la pena
entre grandes vibraciones.

En Soria las Sanjuaneras
van levantando pasiones,
entre brisas mañaneras
se viven las emociones.

Soria se viste de fiesta
con sus buenas tradiciones,
al ver tan grande respuesta
entre brisas de ilusiones.

Sanjuaneras que dibujan
calles de Soria viviendo,
si las pasiones se estrujan
la ciudad lo va sintiendo.

Soria vive junto al Duero
con sus brisas de alborada,
es tierra de romancero
y de la Luna cantada.

Sanjuaneras que se sienten
por los rincones del alma,
en sus letras se presienten
sonidos que te dan calma.

Soria se llena de amores
que derrochan simpatía,
conociendo los calores
en la perfecta armonía.

El vino corre las calles
envueltos en melodía,
y se divisan detalles
de tan bonita alegría.

Fiestas que marcan las fechas
entre sus gentes sencillas,
nadie quiere tener brechas
ni provocar pesadillas.
G X Cantalapiedra.
EN SORIA ALMANZOR DEJÓ SUS HUELLAS
En sus lanzas musulmanas
hubo bastantes conquistas,
contra las tropas cristianas
que empezaban reconquistas.

En Soria dejó sus huellas
entre terribles dolores,
su estandarte tuvo estrellas
de guerras muertes y amores.

Desde Córdoba luchando
como un sultán vanidoso,
a su paso fue dejando
su gesto siempre orgulloso.

Luchando contra su suegro
sobre los campos sorianos,
en su lanza pone empeño
con el poder de sus manos.

Sin asustarle sus muertes
en los campos castellanos
hizo esclavos penitentes
entre sufridos cristianos.

Bordecores fue testigo
de aquella sufrida muerte,
que a veces marca el castigo
sin ser camino de suerte.

Medinaceli esperando
aquel famoso guerrero,
la muerte le fue dejando
un final de romancero.

Calatañazor de sombras
la muerte le va siguiendo,
sus guerreros no se asombran
de lo que va sucediendo.

Una tumba de renombre
Medinaceli es su cielo,
como guerrero con nombre
allí le dieron consuelo.
G X Cantalapiedra.
SORIA EN VERANO
Soria recibe calores
en las fechas de verano,
donde se viven amores
y se divierte el humano.

San Juan se viene notando
por las calles y plazuelas,
mientras se vive gozando
en caballo con espuelas.

Soria derrocha alegría
en sus fiestas más normales,
es ciudad de simpatía
con sus vientos naturales.

El verano se presiente
con sus calores subidos,
Soria derrocha su ambiente
entre gritos dirigidos.

El Duero sigue pasando
por su curva de ballesta,
y Soria vive pensando
en San Juan como su fiesta.

Pinares del alto Duero
con sus piedras milenarias,
tierras de amor verdadero
sin frases estrafalarias.

Soria nos deja reflejos
de sus montañas heladas,
que parecen estar lejos
pero siempre son soñadas.

Vivir viejas tradiciones,
entre sus gentes activas,
que te llenan de emociones
y de verdad te motivan.

Soria se va despertando
de estas fechas con razones,
y el pueblo vive esperando
que tiemblen sus aficiones.
G X Cantalapiedra.
SI QUIERES PISAR CAMINOS
En las grandes soledades
de los caminos sorianos,
puedes hallar sus verdades
sin tener amigos vanos.

Si quieres pisar caminos
entre piedras naturales,
has de notar ciertos pinos
con sus formas muy normales.

Pisar caminos de Soria
donde se viven silencios,
es tener en la memoria
muchos y tristes desprecios.

No busques viejos caminos
en los páramos perdidos,
hay penosos desatinos
que ayer fueron protegidos.

Sin buscar melancolía
ni predicar en desiertos,
cuando buscas la alegría
el camino da siniestros.

La vida te va marcando
entre piedras olvidadas,
y el sudor sigue brotando
en las tardes complicadas.

Soria se lleva en el alma
con sus preciosas virtudes,
que pueden causarte calma
en algunas latitudes.

Hay caminos sin salida
que no conocen rencores,
en su tierra prometida
sueñan que afloran amores.

Caminos entre pinares
por las orillas del Duero,
con sus bonitos lugares
que saben del romancero.
G X Cantalapiedra.