SORIA


Iglesia de Santa María la Mayor. Rótulo
SORIA MIRANDO A LA SIERRA
Con la mirada en el cielo
por ver las nubes llegadas,
Soria busca ese consuelo
que pueden ser sus nevadas.

El Duero marcha temblando
con sus álamos dormidos,
alguna rana cantando
ve sus sueños deprimidos.

El invierno se confirma
entre fríos naturales,
mientras el viento reafirma
que trae días invernales.

Soria mirando a su sierra
por si la nieve la cubre,
el frío marca la tierra
mientras el hielo la aturde.

Pinares llenos de vida
que esperan ciertas nevadas,
siendo la ruta elegida
de esas tierras encantadas.

Sierra llena de misterios
en sus noches tenebrosas,
aquellos silencios serios
hacen horas horrorosas.

El Urbión desafiante
sigue en su cumbre armoniosa,
su cima vive arrogante
entre la nieve gozosa.

Soria siente las heladas
que hacen temblar los braseros,
hay mañanas escarchadas
con vientos aventureros.

Puede que llegue la nieve
dejando los campos blancos,
y a la sierra la conviene
ver que cubre sus barrancos.
G X Cantalapiedra.
EN ESTAS NOCHES HELADAS
Sentir las voces del viento
en los pinares de Soria,
es notar el sufrimiento
que guarda nuestra memoria.

Suenan voces desgarradas
con sus gritos penitentes,
son horas que están marcadas
y las recuerdan las mentes.

La nieve viene volando
por las cimas de la sierra,
y el frío va acompañando
la soledad de esta tierra.

Noches que van congelando
lagunas entre sus piedras,
la nieve viene dejando
algunas serias barreras.

En estas noches de invierno
si tiritan las estrellas,
nunca abraces el infierno
ni pienses en tardes bellas.

Noches que son congeladas
con sus vientos agoreros,
dejan las casas cerradas
entre gritos embusteros.

La noche se va pasando
entre fríos traicioneros,
en Soria se va escuchando
que hay vientos aventureros.

Noches de frentes heladas
con sus misterios perennes,
estas tierras escarchadas
siempre tuvieron vaivenes.

El corazón de la sierra
tiene bonitos caminos,
que en su corazón se encierra
laderas con bellos pinos.
G X Cantalapiedra
DESDE EL BURGO DE OSMA A SORIA
Sentir la voz de la tierra
si vas divisando el Duero,
es notar que algo se entierra
en este temido enero.

Con el suelo todo helado
y su frío bajo cero,
ves el campo congelado
incluso siendo febrero.

El Temeroso esperando
muchos grados bajo cero,
y el Puerto sigue buscando
algún temido aguacero.

Carretera de peligros
con hielo sobre su suelo,
en El Temeroso hay giros
que quieren hallar consuelo.

Rasos que marcan distancia
con sus poquitos enebros,
el frío causa arrogancia
en hombres aventureros.

Soria queriendo autopistas
que hagan felices regresos,
sin escuchar a bromistas
hablando de versos tensos.

Carreteras con problemas
entre los temidos hielos,
deben cambiar los esquemas
al ser tan fríos sus suelos.

La noche marca caminos
algunos en puntos negros,
Soria teme desatinos
cuando los fríos son serios.

Hay caminos en la vida
que son un peligro eterno,
nunca son zona elegida
más se le teme al invierno.
G X Cantalapiedra.
SILENCIOS QUE QUEDAN ROTOS
Silencios que quedan rotos
sobre algunos despoblados,
de nada sirven los cotos,
en los recuerdos guardados.

Voces que parecen muertas,
sigilos de despoblados,
las ventanas medio abiertas
y los campos congelados.

Es la Soria del silencio
con sus nombres bien guardados,
mientras tuvo algún desprecio
en los lugares amados.

Son silencios de amargura
en los caminos quebrados,
nadie buscó la locura
de aquellos tiempos pasados.

Los enebros ya no crecen
están medio adormilados,
cuando los miras padecen
al sentirse abandonados.

Ni el pasado ni el presente
tiene sus días marcados,
el llorar no es la patente
de sus muchos despoblados.

Abrazados al silencio
como quien busca el amparo,
la vida pone su precio
y a la vez su desamparo.

Silencios que son torturas
sobre los campos helados,
nadie quisiera amarguras
en los tristes despoblados.

Hablan del silencio roto,
y a veces se escucha un llanto,
no hay niños con alboroto
que puedan soltar su canto.
G X Cantalapiedra.
LAS LARGAS NOCHES DE SORIA
Hay noches para el olvido
que quisieras olvidar,
donde el corazón herido
debes de saber cuidar.
Sombras de viejos destinos
sin estar a pie de mar,
en tierra de mil molinos
donde se precisa amar.
Si caminas por la vida
soñando con la amistad
alguna ruta invadida
reflejara vanidad.
Las largas noches de Soria
sin signos de falsedad,
quiero tener en memoria
disfrutando claridad.
Largas veredas pisadas
entre sendas de verdad,
hacen de algunas andadas
tiempos de felicidad.
Los vientos de los caminos
que saben de soledad,
conocen algunos trinos
de pájaros sin maldad.
Las largas noches sorianas
que no conocen el mar,
se sienten más castellanas
si las llegan a cantar.
Noches que marcan caminos
en completa soledad,
donde se conocen signos
que arrastra la mortandad.
Voces que quedan dormidas
en cualquier bello lugar,
sin sufrir horas vividas
donde tuviste el hogar.
Noches de tristes caminos
destilando humanidad,
donde no se beben vinos
ni se ve con claridad.
No puedes borrar las noches
donde te toco llorar,
ni jamás hacer derroches
si tuviste que implorar.
G X Cantalapiedra,
SORIA GRANDES PALABRAS CON SUELO BLANCO
Por la Ribera vienen cantando
grandes canciones con suelo blanco,
dicen que el Duero se va alegrando
viendo las nieves por el barranco.

Pinos que tienen siempre recuerdos
de su pasado sufrido y tierno,
hoy que los vientos parecen cuerdos
en estas noches de puro invierno.

Corren los vientos por las cañadas
dejan sus huellas muy destrozadas,
las frías noches son reservadas
para las gentes encandiladas.

Miro las brisas de las mañanas
que son testigos de esas heladas.
hay gentes locas, mentes profanas
puede que dejen sendas grabadas.

Subo deprisa con la alborada
al ver la sierra blanca y helada,
si alguien pregunta si hay escarchada
en esta tierra siempre cuidada.

Mirando a Soria de madrugada
en sus tejados brilla la calma,
entre suspiros de gran helada
soñando a Soria nadie reclama.

Suenan sonidos de sus campanas,
por los raseros de las murallas,
vientos del norte corren con ganas,
vienen marcando ciertas batallas.

Soria de embrujos en horas bajas
tierra sin lujos de frases largas,
donde sorianos duros trabajan
sin ver jornadas jamás amargas.

La nieve viene por sus barrancos
llega deprisa sin dar espanto,
entre los pinos que son más blancos
parece Soria tierra de santo.
G X Cantalapiedra.
CUANDO LOS MISTERIOS AFLORAN
Misterios que van brotando
sobre los viejos caminos,
donde fueron caminando
hombres de distintos signos.
Noches llenas de fantasmas
cada cual por su destino,
hubo hogueras con sus llamas
y sin ningún adivino.
A las tres de la mañana
el miedo guarda su brillo
hablan de vida profana
con el recuerdo sencillo.
Soria sabe de campanas,
Soria de grandes caminos,
cañadas que fueron sanas
y llegaban a molinos.
Los misterios de la noche
se hacen grande en su destino,
a veces se pone el broche
por no querer hilar fino.
Molinos y molineros,
sombras de viejos destinos,
donde jóvenes obreros
quisieron beber sus vinos.
Estos misterios sorianos
que saben de fantasía,
anulan vientos serranos
cuando llega el nuevo día.
Si pasas por los pinares
las sombras van extendidas,
y existen ciertos lugares
con señas comprometidas.
Cuando la noche despliega
en tenebrosos caminos,
hasta algún cereal se pliega
si viven cerca los pinos.
Misterios que son leyendas,
misterios con sus motivos,
en Soria pisas las sendas
donde afloran adjetivos.
Los caminos de la vida
siguen buscando el paisaje,
no viendo ruta perdida
ni pueblo que tenga anclaje.
G X Cantalapiedra.
SORIA TE LLEVO CONMIGO
Soria la siento conmigo
en las dulces madrugadas,
y tengo al Duero de amigo
en las noches escarchadas.

Algunas fotografías
me emborrachan de paisaje,
y siento las melodías
que no precisan linaje.

Hay lugares en la vida
que te parecen muy grandes,
son esa ruta elegida
donde las tristezas arden.

Soria levanta pasiones
si nos hablan de Machado,
recibes las sensaciones
de vivir ilusionado.

Sin preguntar por sus versos
te llegan encadenados,
nada tienen de suspensos
ni de caminos privados.

Sin comentar las heridas
que pudo pasar Machado,
miras sus frases tendidas
en algún lugar sagrado.

Cuando bajo a San Saturio
con el Duero medio helado
el agua marca un discurso
que te deja emocionado

Soria te llevo conmigo
y a la vez llevo a Machado,
es aquel perfecto amigo
que le ves engalanado.

Que no se rompa la brisa
que el Duero marcha cantando,
sin tener que meter prisa
hoy Soria se va alegrando.
G X Cantalapiedra
SORIA EN ESTAS FECHAS DE ENERO
Fríos que vienen corriendo
por la Ribera del Duero,
a veces van exigiendo
un respeto al mes de enero.

Entre brisas congeladas
miramos al río Duero,
y vemos grandes heladas
donde el agua se hace acero.

Estas fechas tenebrosas
que rompen cualquier desvelo,
vienen sin ser muy dichosas
dejando escarcha en el suelo.

Calles sufriendo desmanes,
parques con frío de invierno,
los hielos tienen imanes
con ese semblante eterno.

En la Curva de Ballesta
divisas al río Duero,
y el duro frío te resta
buscando amor verdadero.

Soria conoce los fríos
y sin temores al Duero,
hay noches y escalofríos
que son del temido enero.

No puedes borrar detalles
ni predicar con los hielos,
se nota en algunas calles
fríos que dan desconsuelos.

Soria conoce sus noches
algunas con romancero,
más nadie le pone broches
al sufrido mes de enero.

Si se congelan las fuentes,
si miedo nos da febrero,
Soria sabe de alicientes
y mirara al río Duero.
G X Cantalapiedra.
EN NOCHES COMO ESTA DE FRÍO EN SORIA
Hoy nos vienen predicando
que regresan las heladas,
y Soria lo va notando
viendo casas destempladas.

El Duero marcha con ritmo
sin temer las madrugadas,
el hielo no es un abismo
que marque rutas cuidadas.

Llegan los vientos del norte
más fuertes en la alborada,
con hielos que son resorte
de su fuerza desolada.

Vientos que vienen cruzando
algunas sendas borradas,
y en Soria van avanzando
por sus campos y cañadas.

No hay silencios en la noche
en esta tierra soñada,
el hielo traza el derroche
de ver la ciudad helada.

Entre los vientos del norte
Soria sigue siendo amada,
no precisa pasaporte
ni quiere ser amarrada.

El Duero brilla con fuerza
a las dos de la mañana,
y su historia se refuerza
sin ver su ribera vana.

En esta noche de fríos
con vientos que son heladas,
el Duero ve escalofríos
en orillas escarchadas.

Soria no teme los fríos
de algún grado bajo cero,
y le gusta ver sus ríos
que suenen a romancero.
G X Cantalapiedra.
AQUEL BESO JUNTO AL DUERO
Han pasado muchos años
soñando amor verdadero,
hemos subido peldaños
por las orillas del Duero.

El recuerdo sigue vivo
envuelto en el romancero,
siempre te queda el motivo
de volver a el río Duero.

Son los álamos testigos
de nuestro amor más sincero,
siempre les tuve de amigos
a los álamos del Duero.

Buscar páginas perdidas
envueltas en un te quiero,
es pensar que existen vidas
que siguen buscando a el Duero.

Me comentaron un día
si el amor siempre es sincero,
existiendo la alegría
cuando recorres el Duero.

El amor si es armonía
nunca se vuelve de acero,
y quiere ver simpatía
cuando caminas a el Duero.

Se va pasando la vida
sin querer ser agorero,
y alguna senda elegida
busca la orilla del Duero.

Algún beso dio porfía
más nunca fue un embustero,
buscando la simpatía
por la Ribera del Duero.

En aquella tarde fría
el amor fue muy sincero,
nadie pensó si quería
tener de testigo a el Duero.
G X Cantalapiedra.
ENTRE PINARES ENEBROS Y RISCOS
Caminando en el silencio
por los caminos de Soria,
sin querer ser ese necio
que tiene mal su memoria.

A veces son los caminos
los que recuerdan la historia,
queriendo imponer sus signos
y hablar de tiempos de gloria.

Pinares y más pinares,
con enebros en laderas,
sombras de viejos lugares
que temen vivir esperas.

Los riscos marcan senderos
repletos de soledades,
caminos aventureros
donde se viven verdades.

Los pinos mirando al cielo
entre vientos invernales,
sonidos a ras de suelo
que algunos llaman normales.

Soria viviendo misterios
entre riscos naturales,
con piedras de cementerios
que parecen siderales.

Soria conoce leyendas
que son pura realidades,
a veces recorres sendas
llenas de fatalidades.

Cuando abrazas el misterio
visitando los lugares,
tu sentido ve muy serio
el eco de sus cantares.

Soria camina conmigo
en mis grises soledades,
y jamás yo vi el castigo
de las muchas falsedades.
G X Cantalapiedra.
RESPIRANDO ENTRE PINARES
En Soria vas respirando
aires llenos de frescura,
mientras piensas que ir andando
no produce la amargura.

Sin respirar negros humos
puedes seguir caminando,
no son necesarios zumos
mientras marchas contemplando.

Pinares que son motivos
de ver su gente orgullosa,
sin esperar los festivos
notas la tarde armoniosa.

Aires que dejan pulmones
con muchísima energía,
a la vez los corazones
se llenan de fantasía.

Pinares y más pinares
sobre los campos de Soria,
donde divisas lugares
que se cubren con historia.

Aires que dan sensaciones
de vivir entre delicias,
viendo buenas soluciones
al ver sus bellas caricias.

Los pulmones respirando
entre los pinos gozosos,
la resina va logrando
muchos momentos dichosos.

Este ambiente tan precioso
que marca bien los senderos,
puede sentirse orgulloso
al ser pinos madereros.

Aire libre de problemas
en estas tierras sorianas,
sin entender los esquemas
de las más frías mañanas,
G X Cantalapiedra.
HIELOS EN SORIA EL DÍA DE REYES
Están soñando despiertos
con las nuevas autovías,
y con los ojos abiertos
ven pasar las noches frías.

Soria esperando regalos
para alegrar hoy sus vidas,
sin querer tener halagos
en sus promesas perdidas.

Hielos venidos del norte
que vienen marcando rutas,
dicen que tienen resorte
de las fuerzas absolutas.

Los Reyes Magos preguntan
donde se van las promesas,
y dicen que se disgustan
cuando hacia Soria regresan.

Los Reyes Magos comprenden
muchas malas soluciones,
y que los votos se venden
en multitud de ocasiones.

En esta noche de frío
con los campos congelados,
se ven las brisas del río
que son puntos recordados.

El viejo Duero pensando
en promesas incumplidas,
algunos le ven llorando
al ver las fechas vencidas.

Soria soñando futuro
entre brisas invernales,
sin querer presente oscuro
con sus formas naturales.

Los regalos van llegando
para sembrar ilusiones,
que Soria se va alegrando
pensando en las confusiones.
G X Cantalapiedra.
NOCHES FRÍAS SORIANAS
En las mañanas más frías
Soria se va levantando,
en estos penosos días
el frío llega reinando.

Entre vientos heladores
Soria se va despertando,
y algunos trabajadores
no lo quieren ir pensando.

Sin perder las previsiones
de sus hielos congelados,
Soria despierta pasiones
que son rumbos acertados.

El Duero marca las brisas
que a veces buscan remanso,
y el hielo quita las prisas
sin conocer el descanso.

Noches que son heladoras,
y que dejan desencanto,
los hielos nunca decoran
el temido sobresalto.

Misterios tiene la noche
entre sus fríos marcados,
el hielo logra el derroche
de dejar campos helados.

Estas fechas de temblores
con vientos encadenados,
rompen con muchos candores
al ver suelos escarchados.

Soria mirando su historia
con sus campos silenciados,
teniendo siempre en memoria
sus hielos encadenados.

Los misterios quedan muertos
al ver sus pasos temblando,
la vida nos deja aciertos
que el frío va destapando.
G X Cantalapiedra.