CERVATOS (Cantabria)

Habitantes: 77  Altitud: 899 m. 
Hoy amanece en CERVATOS a las 08:39 y anochece a las 17:42
Nº fotos: 58  Nº mensajes: 3  Visitas / día: 27 

Información general sobre CERVATOS:

Ayuntamiento:

Enmedio.

Monumentos:

-Colegiata de San Pedro. Declarada Bien de Interés Cultural en 1895. De estilo románico (1129).

Monasterio de San Pedro.
Uno de los lugares por donde debió de pasar la calzada Pisoraca-Portus Blendius antes de llegar a Julióbriga fue Cervatos, desde donde, viniendo de la costa, podría uno, por Izara y Suano, conectar con el ramal de Somahoz. En ese punto, cruce de caminos, el conde de Castilla Sancho García debió de fundar un monasterio al que concede fuero en el año 999, fuero que ha sido considerado en gran parte apócrifo con añadidos muy posteriores.
Poco, sin embargo, sabemos de la vida de este antiguo monasterio de San Pedro de Cervatos, de sus vicisitudes, de su organización y de su poder.
Las pertenencias del monasterio eran muy variadas. Desde el Fuero a los demás documentos posteriores que nos la citan, tenía Cervatos: vasallos, iglesias, palacios, solares, prados, viñas, tierras, etc.
Exterior de la iglesia. Dado el más bien reducido tamaño de la iglesia, hay que suponer que nunca el monasterio debió tener muchos monjes. El edificio consta de una sola nave, presbiterio recto y ábside semicircular. Una capilla y algunas dependencias del monasterio se añadieron al muro norte posteriormente. En el hastial del oeste se apoya torre prismática.
La puerta principal se alza, sobresaliente, en el centro del muro sur, cubierta con tejadillo que apoya en cornisa de baquetón, a su vez sostenida por tres canecillos.
Entre canecillo y canecillo, sobre el muro, y no en la misma cornisa, se intercale una metopa en relieve con temas diversos.
El arco de la puerta lleva guardapolvos de zarcillos elípticos, secantes con hojas inscritas. Debajo, siete arquivoltas simples, de solo boceles y medias cañas, que apoyan, alternativamente, en capiteles (tres a cada lado y en jambas prismáticas. Un cimacio de hojas pentapétalas envueltas por tallos recorre capiteles y jambillas. Cervatos presenta un muy bello tímpano decorado con entrelazos de follaje, todo tallado en tres piedras verticales adaptadas al arco. Para más compleja belleza, lo vemos apoyar sobre doble dintel.
Los capiteles de la puerta son todos de animales enfrentados, monstruos y aves. Las columnas son monolíticas con basas de toro inferior poco marcado y con lengüeta y escocia profunda. Toro superior muy resaltado. El conjunto se levanta sobre banco corrido.
Los relieves de las enjutas de la puerta son tres a cada lado.
El presbiterio y el ábside van sin marcada individualización, formando cinco calles: dos rectas (las del presbiterio) y res curvas (las del ábside), separadas por contrafuertes prismáticos que llegan al segundo cuerpo. Éste se divide por columnillas que suben hasta colocar su capitel como canecillo de la cornisa. Apoya ésta en treinta y ocho canecillos, contando también los del presbiterio, todos ellos muy trabajados y que constituyen así uno de los conjuntos escultóricos de mayor interés de la iglesia.
El ábside tiene una ventana en cada calle del semicírculo: la izquierda, la central y la derecha.
El muro norte lleva veinticuatro canecillos, también de muy variada iconografía.
El hastial del oeste, en el espacio que deja libre la torre, tiene una pequeña ventana de muy parecida ordenación a todas las anteriores: guardapolvos muy desgastado, baquetón, capiteles, cimacios muy erosionados y fustes monolíticos.
La torre es prismática, buen ejemplar entre las torres románicas de Cantabria. Está formada por tres cuerpos, el inferior macizo, que ocupa más de la mitad de la altura; el segundo con armaduras triples ciegas, y el último con dobles troneras. En estos arcos, salvo en aquéllos reformados, se conservan los capiteles. Los mejor conservados son los del lado sur. Las arquerías son ya apuntadas. Los cuerpos de la torre se separan por impostas de rombos y billetes.
El interior de la iglesia. Puramente románico solo se conserva el presbiterio, ábside y arco triunfal, así como parte de los muros de la nave, cuya cubierta ya es totalmente gótica. El arco triunfal es de medio punto y doblado, apoya en capiteles historiados del mismo taller que ha trabajado el resto de la iglesia, salvo la torre.
El presbiterio lleva bóveda de cañón y se separa del ábside por un arco de medio punto, doblado, que carga sobre capiteles de cortísimos fustes que apoyan en ménsulas prismáticas muy originales.
El ábside se cubre con bóveda de horno que parte de una imposta de billetes bajo la cual existe una zona de tres ventanales que llevan guardapolvos de billetes. Las ventanas son semejantes, con arquivolta de baquetón con bolas que apoya en capiteles en los que se tallan animales afrontados con volutas en l alto; fustes monolíticos, y basas semejantes a las de las ventanas exteriores. Estas tres ventanas apoyan sobre imposta de billetes que abre hacia abajo una bella arquería ciega de diez arcos de medio punto con arquivolta de baquetón que carga sobre los capiteles historiados.
Las inscripciones de la fachada. Dos inscripciones incisas en sillares de la fachada, nos informan bastante bien de las dos distintas fases cronológicas: la de la iglesia, que parece construida en lo románico en el primer tercio del siglo XII, y la de la torre, de muy finales del mismo siglo. (1) web local (Círculo Románico)

Historia:

CERVATOS: l. en la prov. de Santander, part. jud. de Reinosa, dióc., aud. terr. y c. g. de Burgos, ayunt. de Enmedio: SIT. en la carretera que conduce desde Reinosa a Aguilar de Campoo. Tiene unas 35 CASAS, y una igl. parr. (San Pedro), servida por 2 canónigos los mas ant. de la misma, encargados de la cura de almas del pueblo y sus 2 barrios de Quintanilla y Sopeña, y un tesorero dignidad de ídem con cargo de pagar y poner sacristán, cera y oblación: todos 3 son de presentación real y ordinaria: el edificio es de ruin aspecto, de mezquinas formas y de toscos y desencajados sillares; sin embargo esta igl. es la colegiata que por su antigüedad y por su originalidad de algunas de sus partes, merece toda la atención, todo el examen del hombre curioso y observador: entre estas sorprende particularmente una de las ventanas abierta en el segundo trozo del edificio, que es de forma circular, y en la cual, sobre columnas de donde arranca el arco de medio punto, se ven 2 figuras de hembra y varón patentizando los signos de su respectivo sexo. Los canecillos o rodillones del alero de este edificio, los forman en todo su círculo extravagantes y caprichosas figuras, algunas de ellas de la especie humana en el acto de la reproducción, si bien violenta e incompletamente representadas, cabezas de animales cuadrúpedos al parecer, y otras rarezas. La puerta principal de la colegiata es de forma circular, con alguna labor en el centro a manera de crestería, y 3 columnitas a cada lado, de cuyos capiteles arrancan otros tantos arcos ajunquillados: todo el trabajo de este edificio es, a nuestro entender, de poco mérito, de piedra tosca y sin pulimento, no obstante el deterioro que el transcurso de los siglos haya podido causar en él. Diversas son las opiniones que acerca de su antigüedad se han emitido, aunque todas a nuestro entender, destituidas de fundamento: algunos han pretendido pertenece al tiempo de los fenicios; otros al de los templarios: los primeros tal vez hayan querido formular su pensamiento apoyados en la analogía que han creído hallar entre las impúdicas esculturas de Cervatos y los emblemas usados por las naciones de oriente en los tiempos en que se vieron entregadas a las impurezas más escandalosas. Sabido es que bajo el emblema del Dios de la luz adoraban los pueblos de aquellos países al principio de la vida y a los órganos consagrados a reproducirla: entre los fenicios se veía personificado el placer bajo el nombre de Adonis; este era el sol, así como Venus ó Astarté, su amante, era la tierra abriendo su seno a la primavera, para hacer brotar todos los gérmenes que este astro multiplica, basta examinar el templo de Cervatos para comprender que ni sus formas, ni la exposición de sus obscenidades, pueden corresponder a aquella época. Menos razón llevan todavía en nuestro sentir, los que han juzgado pudo pertenecerá los templarios: ni aun por conjetura sería admisible semejante opinión. No hay memoria alguna que acredite la existencia de conv. de templarios en los lim. de esta prov. ni en sus cercanías; y por otra parte, la historia ha hecho justicia a los caballeros de aquella orden, declarándoles inocentes de las impurezas y feos delitos con que sus acusadores mancharon su memoria; impurezas y delitos que sería preciso reconocer para admitir la idea de que fuesen obra suya las obscenidades de Cervatos. El templo de Cervatos a juicio nuestro no es anterior al siglo XI, y corresponde al género llamado romántico-secundario que comenzó con aquel siglo. El carácter de la arquitectura que entonces empezó a dominar y duró hasta el siglo siguiente, se distingue por sus puertas circulares muy adornadas de dibujos a la greca, trenzados, estrellas, etc. Las columnas son cilindros llenos o semi-columnas reunidas entre sí y aplicadas a los pilares: fustes de igual espesor, capiteles adornados de palmas, molduras, trenzadas, grifos, grotescos, obscenidades: nada de nichos, pináculos ni estatuas, y únicamente torrecillas. Ahora bien: si en los templos cristianos nos ofrece la historia del arte rasgos característicos de aquella época, ¿por qué habremos de buscar un origen fabuloso o gentílico para el de Cervatos? Si figuras obscenas adornaban algunos de esos monumentos cristianos ¿por qué no hemos de contar entre su número a la colegiata de que tratamos? ¿Será porque el atrevimiento del artista se excedió en sus caprichos aún más allá de lo que en aquella época fuera tolerable? Pero aun en este caso ¿el abuso podrá destruir el principio? La extravagancia llevada a su colmo ¿podría hacer desaparecer la verdad dé los ejemplos testificados de que naciera? Todavía en los tiempos más modernos se ven arranques de esas licencias artísticas. La cated. de Burgos, ese monumento grandioso del cristianismo, admirado de nacionales y extranjeros, presenta más de un ejemplo de los caprichos dé los artistas. Citaremos como prueba las esculturas dé la gloría y del infierno que se advierten en el exterior de aquella cated., en las que se ven figuras caprichosas que tal vez representaban personajes de la época, pues debe tenerse presente que los florentinos Bernardo y Andrés Orcagna, pintores, arquitectos y escultores a la vez, que vivieron en el siglo XIV, dieron el ejemplo, imitado después tan frecuentemente, de gratificar a sus amigos, colocándolos en el paraíso, así como se vengaban de sus enemigos metiéndoles entre los condenados. Como quiera que sea, lo que está fuera de duda es, que al espirar el siglo XII existía ya el templo de Cervatos, según lo testifica la inscripción que en letra ant. se lee en la parte exterior del mismo edificio contigua a la puerta principal, y dice así:
HERA MCCXXXVII VII IDUS NOVBRIS.
DEDICAVIT ECCLAM. SCT. PETRI MARINVS
EPS. IN DIEBVS MARTINI AHATIS.
HERA P
C. L. XV
II: II A
CÑS
S Q.
Otra inscripción hay en el presbiterio al lado del evangelio sobre una losa sepulcral, que dice.
AQUI YACE EL INFANTE DON ALONSO HIJO
DEL CONDE DON SANCHO.
Quien fuese ese infante D. Alonso, no nos parece que pueda aseverarse, sí nos atenemos a las noticias que nos han transmitido los historiadores; pues si bien parece indudable que el conde allí mencionado fuese D. Sancho Garcés, conde de Castilla, que falleció en el año 1021, mediante á que no hubo ningún otro de su nombre, ocurre la duda en contrario, porque no hay memoria de que dejase más hijos varones que D. García, el cual fue asesinado por los Velas en el año 1026, al tiempo de ir a verificar su enlace con la infanta Doña Sancha, hija de D. Alonso V de León, y desde cuya muerte y realizado el casamiento de la misma Doña Sancha con D. Fernando de Navarra, hijo de D. Sancho el Mayor, comenzó ser reino de Castilla el que antes era condado. Cierto es que, D. Fernando 1.º al dividir sus reinos entre sus hijos al tiempo de su fallecimiento, dio a su primogénito D. Sancho el condado de Castilla: mas fue en calidad de rey, proclamado como tal, y murió herido alevosamente sobre el cerco de Zamora en 1072 sin dejar sucesión. No puede por consecuencia referirse a este la inscripción sepulcral de Cervatos. Hay un oratorio público (San Antonio) de propiedad particular, en que se celebra misa de alba los días festivos por el beneficiado de Villaescusa. Confina N. Matamorosa; E. r. Izarilla; S. Hoyos, y O. venta de la Loma. El TERRENO es de mediana calidad, le fertilizan algún tanto las aguas del indicado Izarilla, y PROD.: centeno, cebada, legumbres y pastos; cría ganados y alguna caza. POBL.: 35 vec., 142 alm. CONTR.: con el ayunt.
* Diccionario geográfico - estadístico - histórico de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1845.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de CERVATOS

¡Haz turismo, ven de vacaciones a CERVATOS y disfruta de tu viaje!. ¿Quieres reservar un hotel?

Busca hoteles en Cantabria