PEDRO MARTINEZ (Granada)


Juan Angel, en su trabajo
Un abogado con su maletín puede robar más que cien hombres con pistolas.
Se cuenta que allá por 1600, unas monjas del convento de Santa Isabel la Real, se encontraban una mañana faenando en la cocina, cuando de pronto, oyeron un gran estruendo que provenía de detrás de la pared, huyendo todas despavoridas.
Avisaron a unos albañiles y al tirar el muro descubrieron una hermosa cruz que llevaron en procesión hasta la sacristía.

Vivía en el convento una sirvienta mora que manifestaba un odio visceral a la señal de la cruz, pero ante la visión del leño encontrado salió dando voces por el claustro pidiendo ser cristiana y pasó a llamarse Maria de la Cruz.
LA MALAFOLLÁ DE LOS GRANAINOS
Seguramente cualquiera que haya pasado unos días en Granada habrá sufrido, en algún momento, lo que el granaino define como MALAFOLLÁ, se puede decir que es una especie de mala hostia gratuita que los granadinos sueltan de repente y sin ningún reparo a todo el que les rodea.

Para encontrar el origen de la expresión hay que remontarse a la Edad media, en el gremio de los herreros y calderos del Albaicin.

Los aprendices se dedicaban a usar el fuelle o soplaor para mantener el fuego a alta temperatura, a veces, por lo que fuera, el jovencito bajaba el ritmo del fuelle, la temperatura disminuía y la pieza quedaba defectuosa. Al joven se le decía entonces que tenía malafollá y está expresión se usó para denotar mal carácter debido a la situación de enfado que provocaba en los capataces.
Atrévete a caminar aunque sea descalzo, a sonreir aunque no tengas motivos, a ayudar a otro sin recibir aplausos.
Sigue siendo amable. No dejes que el mundo te haga insensible. No dejes que el sufrimiento te deje odiar. No dejes que la amargura robe tu dulzura
Si tuviera que darte un consejo, te diría: no te dejes intimidar por las opiniones ajenas. Ya que sólo la mediocridad busca confirmaciones, enfrenta los riesgos y has lo que deseas.
Más vale feo y bueno que guapo y perverso.
Buenos días foreros-as... ¡Feliz Sabado!
No todos los ojos cerrados duermen, ni todos los ojos abiertos ven.
No sé cual es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo.
El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses.
LA HABITACION DE LA VENTANA

Dos hombres, ambos enfermos de gravedad, compartían el mismo cuarto semi-privado del hospital. A uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la tarde, para drenar el líquido de sus pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación. El otro tenía que permanecer acostado de espaldas todo el tiempo.
Conversaban incesantemente todo el día y todos los días, hablaban de sus esposas y familias, sus hogares, empleos, experiencias durante sus servicios militares y sitios visitados durante sus vacaciones.
Todas las tardes cuando el compañero ubicado al lado de la ventana se sentaba, se pasaba el tiempo relatándole a su compañero de cuarto lo que veía por la ventana.
Con el tiempo, el compañero acostado de espaldas que no podía asomarse por la ventana, se desvivía por esos períodos de una hora durante el cual se deleitaba con los relatos de las actividades y colores del mundo exterior.
La ventana daba a un parque con un bello lago. Los patos y cisnes se deslizaban por el agua, mientras los niños jugaban con sus botecitos a la orilla del lago. Los enamorados se paseaban de la mano entre las flores multicolores en un paisaje con árboles majestuosos y en la distancia, una bella vista de la ciudad. A medida que el Señor cerca de la ventana describía todo esto con detalles exquisitos, su compañero cerraba los ojos e imaginaba un cuadro pintoresco.
Una tarde le describió un desfile que pasaba por el hospital y aunque el no pudo escuchar la banda, lo pudo ver a través del ojo de la mente mientras su compañero se lo describía.
Pasaron los días y las semanas y una mañana, la enfermera al entrar para el aseo matutino, se encontró con el cuerpo sin vida del señor cerca de la ventana, quien había expirado tranquilamente, durante su sueño. Con mucha tristeza, avisó para que trasladaran el cuerpo.
El otro día el otro señor, con mucha tristeza pidió que lo trasladaran cerca de la ventana. A la enfermera le agrado hacer el cambio y luego de asegurarse de que estaba cómodo, lo dejó solo. El señor con mucho esfuerzo y dolor, se apoyó de un codo para poder mirar al mundo exterior por primera vez. Finalmente tendría la alegría de verlo por sí mismo.
Se esforzó para asomarse por la ventana y lo que vio fue la pared del edificio de al lado.
Le preguntó a la enfermera por qué su compañero de habitación le contaba que veía todo aquello si no era cierto. A lo que ella respondió:
-Posiblemente fuese para darle ánimos a usted, ya que él era ciego.
Buenas noches, aqui ha echo un dia de calor pa reventar, yo lo se porque he tenido que ir al medico que tenia cita, si no no pongo un pie en la calle besillos
Buenas tardes Antonia, espero que la visita al medico sea solo la rutina y que te encuentres bien... besillos.
¡Felicidades! a todas las Rosas...
Buenos días Sensi.

Feliz dia y disfruta del fín de semana que como estos van a quedar pocos.

Besos

Maria (M. de Ebro)
María buen fin de semana, ya casi estamos en Septiembre entrará el Otoño que por aquí es casi invierno.. ¡se nos acaba lo buenoo!... besillos.