TORRE DE SANTA MARIA (Cáceres)


Acercándose al encuentro de su hijo
Hola me gustaría saber quien tiene esa foto. Un gran recuerdo. Gracias
saludos para todos CACEREÑOS
Hay un refrán extremeño que dice; hoy es san Bruno cobran todos y paga uno. Referido al patrón y sus lacayos.
podrias darme la ubicacion?
Pandereta del talleo de los quintos.
Hola de nuevo, sabeis si el niño de la pelota aun vive? Y que edad tiene?
Gracias
Tenderetes en la plaza a la puerta de la iglesia.
Que buenas ascuas deja la lumbre para encender el brasero de picón.
Amparo y el credo del cerdo.
antiguas cochineras. os mando unas cuantas fotos de sitios del pueblo, sobre todo para los de fuera, tambien os voy a poner otras de sitios de interés de la provincia de Cáceres he leido en el foro que algunas pensais venir pronto os pongo las fotos por si estais interesadas en visitar estos lugares, merece la pena y no estan lejos, en un dia podeis podeis ver bastantes cosas si alguien está interesado, con mucho gusto le indicaré los sitios más interesantes un saludo, Amparo.
Esperando y esperando
por la noche y por el día
esperando y esperando
se consume mi alegria
San Mateo, hijo de Alfeo, vivió en Cafarnaún, en el lago de Galilea. Es llamado Leví por los evangelistas San Marcos y San Lucas. Fue un publicano, es decir, un colector de impuestos para los romanos. Cuando Jesús lo ve sentado a la mesa de recaudación de impuestos lo llama para que sea uno de los Doce (Mt 9,9ss). El mismo episodio lo narran también los otros Evangelios sinópticos (Mc 2, 14ss, Lc 5, 27ss). San Mateo es el octavo en la enumeración de los Hechos de los Apóstoles (Hch 1, 13) y en la del mismo Mateo (Mt 10,3), que cuando se nombra a sí mismo se llama "Mateo, el publicano", y el séptimo en la lista de San Marcos y San Lucas (Mc. 3, 13; Lc 6, 12). Debido a su profesión provienen los atributos con los cuales se le representan: una bolsa de dinero o un tablero de contar.

Después de la ascensión del Señor, San Mateo predicó varios años en Judea y en los países cercanos hasta la dispersión de los apóstoles. Poco antes de esta dispersión escribe su Evangelio, siendo el primero de los cuatro, tal como lo atestigua Papías, obispo de Hierápolis, el cual es citado en la Historia Eclesiástica por Eusebio: "Mateo ordenó (compuso) las palabras (logia) del Señor en lengua hebrea, y cada uno las interpretó (tradujo) luego como pudo". Su Evangelio fue escrito en arameo y dirigido sobre todo a los judíos. El Apóstol San Bartolomé llevó una copia a la India y la dejó ahí.

Según varias fuentes apócrifas, que no siempre coinciden en todos los detalles, luego de predicar en Judea, fue a predicar entre los partos y los persas, pero sobre todo en Etiopía, donde venció a dos magos que se hacían adorar como dioses y a los dragones que los acompañaban. Después resucitó a la hija del rey Egipo (o Hegesipo). Fue martirizado por oponerse al matrimonio del rey Hirciaco con su sobrina Ifigenia, la cual se había convertido al cristianismo por la predicación del Apóstol. Fue muerto a filo de espada cuando estaba orando al pie del altar después de misa, lo cual le vale otro de los atributos de su iconografía: la espada, que a veces se cambia por alabarda o hacha.

San Mateo, en cuanto evangelista, es representado con un libro o rollo de modo genérico. Pero cada uno de los cuatro evangelistas tiene un símbolo especial, inspirado en la visión de los "Cuatro Vivientes" que nos trae el profeta Ezequiel (Ez. 1, 5ss) y que recoge el Apocalipsis (Ap. 4, 6-11) en el Nuevo Testamento. Por comenzar a narrar la genealogía humana de Jesús, a Mateo le corresponde el "rostro humano" del tercer Viviente (Ap. 4, 7), por ello un hombre alado es el símbolo de su Evangelio. Este simbolismo fue fijado por San Jerónimo.

La Liturgia aplica a San Mateo las siguientes palabras del libro de Esdras: "Este maestro, muy instruido en la Ley dada a Moisés por Yavé, Dios de Israel (...) sobre él estaba la bondadosa mano de su Dios. (...) se había dedicado con todo su corazón a poner por obra la Ley de Yavé y a enseñar a Israel sus mandamientos y preceptos." (cfr. Esd. 7, 6-10).

El hecho de haber tenido como invitado al Señor a su mesa, y el trabajo al que se dedicaba cuando fue llamado por el Señor se aluden en la liturgia de su fiesta. En la oración colecta se señala que Dios, "inexpresable misericordia", se dignó "elegir a san Mateo para convertirlo de recaudador de impuestos en un apóstol". En la oración postcomunión se hace referencia al "gozo salvífico que experimentó san Mateo cuando recibió en su casa como comensal al Salvador". Y en el himno de Laudes, "Præclara Qua", rezamos: "Oh Mateo, ¡qué riquezas tan grandes te prepara el Señor, que te llamó cuando estabas (...) apegado a las monedas! / A impulsos de tu amor ardiente te apresuras a recibir al Maestro (...)".

San Mateo es patrono de los banqueros, y su fiesta se celebra el 21 de septiembre.

•Especial de San Mateo Apóstol; San Mateo obra realizada por Cándido.
saludos para todos CACEREÑOS
Que no se puede salir... quedaros en vuestra casa, que hoy es el dia de la tupa.
Con lo que me gusta la "leche frita" ahora que tengo tiempo para hacerla pero no tengo la receta.
La leche frita casera paso a paso, señor, señor que cruz.
La leche frita es el postre casero favorito de mi padre y la verdad que era imposible que no tuviera un hueco en mi recetario. Esta receta tradicional tiene su secreto, pero cuando le pillas el trucos, te sale una leche frita perfecta. Es una receta que lleva su tiempo, porque se tiene que hacer poco a poco, es muy lenta de hacer pero el resultado es inmejorable.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Cuando hablamos de recetas de postres tradicionales españoles no podemos olvidarnos de las torrijas por ejemplo. Este postre se asemeja mucho a las torrijas de semana santa y además tradicionalmente se suele consumir en esta época del año.

Ahora que se acerca la semana santa podemos también mencionar los buñuelos de viento, muy fáciles de hacer o las riquísimas rosquillas de anís (estás con un poco más de trabajo). Y ya para terminar de mencionar algunos postre donde la canela y el limón ayudan a aromatizar, no podemos olvidarnos del tradicional arroz con leche, un clásico de las abuelas los domingos.

Si lo hacéis despacito y con buena letra os saldrá un leche frita casera espectacular. También he de decir que si al principio no le cogéis el punto de cremosidad no os preocupéis ya que yo a veces me ha costado pillarle este punto al postre.

Ingredientes para hacer leche frita
500 ml de leche
100 gramos de azúcar y otro poco para rebozar.
40 gramos de harina de maizena y otro poco para rebozar.
1 cáscara de limón
1 canela en rama
1 cucharada de canela en polvo
1 huevo
Aceite de girasol
Cómo hacer leche frita
1.- Comenzamos nuestra receta de leche frita haciendo una leche infusionada. Infusionamos la leche con una rama de canela y una piel de limón. Ponemos la mitad de la leche (250 ml) en una cacerola, incorporamos el limón, la canela en rama y calentamos sin que llegue a cocer. Una vez caliente retiramos y tapamos con un plato o con la tapa de la cacerola y dejamos reposar durante 20 minutos.
2.- Una vez infusionada la leche, la colamos y la pasamos a otra cacerola para evitar encontrarnos trozos de canela o limón.
3.- Ponemos a calentar está leche a fuego lento con el azúcar y mezclamos muy bien.
4.- En un bol mezclamos muy bien la harina de maizena y la otra mitad de la leche.
5.- Esta mezcla que acabamos de hacer la incorporamos a la leche que estamos calentado a fuego lento. Mezclamos muy bien con una varilla poco a poco.
6.- Esta es la parte más importante, mezclamos muy bien a fuego medio-bajo, más bajo que medio. Lo haremos durante 30-40 minutos poco a poco hasta que la masa espese.
7.- Después de 30-40 minutos así queda la masa. Os pongo una foto para que veáis más o menos de cómo me ha quedado.
8.- Para comprobar que está lista: Colocáis toda la masa en el borde de la cacerola y la tumbáis un poco. La volvéis a poner plana como vemos y si tarda mucho en recuperar la forma o ni se mueve, está perfecta.
9.- Una vez lista la colocamos en un recipiente untado de aceite de girasol, no os preocupéis porque no coge sabor solo es para desmoldarlo bien. Lo metemos durante unas 2-3 horas a enfriar en la nevera.
10.- Pasadas dos horas en la nevera, la masa como vemos queda como un bloque de gelatina. Desmoldamos y estando bien fría cortamos en porciones de unos 5 cm. Bueno aquí cada uno como quiera de tamaño.
11.- Nos disponemos a freír: Preparamos un plato para rebozar con harina de maizena, un huevo batido, una sartén con aceite bien caliente, un plato con una servilleta para que absorba el aceite y un plato con una mezcla de azúcar y canela.
12.- Rebozamos cada trozo de leche frita en maizena y luego en huevo batido, freímos en abundante aceite caliente. Luego escurrimos en el papel absorbente para quitarle el exceso de aceite. Es importante este paso.
13.- Rebozamos cada trozo en la mezcla de azúcar y canela y a comer. Lo podéis acompañar de una bola de helado de vainilla y queda de lujo.
NombreLeche frita casera. Fecha 2020-04-08. Tiempo40M. Cocción20M. Total1H. Puntuación un diez.
Cocinero, cocinero
enciende bien el anafre
para que de leche frita te hartes.
Con lo que me gusta la "leche frita" ahora que tengo tiempo para hacerla pero no tengo la receta.
Una bonita estampa de nuestro ganado extremeño.