CACERES (Cáceres)


En la Plaza Mayor
COSTUMBRES. Formada la prov. de Cáceres de la mitad set. de Estremadura, los usos y costumbres de sus hab. guardan cierta uniformidad con los de la prov. de Badajoz, de que hemos hablado ya, como hijos todos de un mismo pais, cuyos pingües terrenos necesitan poco trabajo y menos esmero para cubrir todas las necesidades: sin embargo nótase menos cultura y menos sociabilidad en esta prov. que en la de Badajoz; en unas c. ha dominado el espíritu clerical de sus cabildos y todo se ha sometido á su influencia siempre estacionaria y esclusiva; en otras se han agitado banderías locales que han envuelto á las familias en pleitos ruinosos, perpetuando los odios y el aislamiento; y como la propiedad está poco dividida y la ind. y el comercio apenas se conocen, el número de jornaleros que nada poseen es muy crecido, siendo sus consecuencias la vagancia y la pobreza: el contrabando suele ser el remedio de esta falta de trabajo; en medio de todo se distinguen estos hab. por su generosidad y por su carácter franco y hospitalario, su vigor y su inclinación á las armas, de que han dado evidentes testimonios. Sean una honrosa prueba de esta verdad los nombres de Hernán Cortes, Francisco Pizarro, el marqués del Valle de Goanaca, muchos de sus bravos compañeros en las América, y por último el famoso Garcia de Paredes tan nombrado por sus colosales fuerzas: al hablar de Estremadura en general, tendremos ocasión de ocuparnos con mas estension de estos pormenores: no queremos sin embargo concluir este párrafo sin vindicar en parte á esta prov., de la nota de escesiva pereza que se atribuye á sus moradores, y basta para destruir esta degradante calificación, el observar cuando les llaman al trabajo las faenas propias de las estaciones, cuan infatigables se presentan trabajando sin descanso en medio del dia bajo un sol abrasador: cuando en un pais, como sucede con mucha frecuencia en la prov. de Cáceres, falta el trabajo, ó cuando los jornales son demasiado mezquinos para sostener las necesidades de una familia entera, no se crea encontrar laboriosidad y aplicación: estas dotes se consiguen con el estimulo y con la ganancia y se conseguirán en la prov. de que tratamos, cuando los hombres influyentes en ella acaben de persuadirse, de que el espíritu de asociación puede mas que ese interés individual que hasta hace pocos años les ha tenido encerrados en sus reducidos hogares.
* Diccionario geográfico-estadístico-históri co de España y sus posesiones de Ultramar, Pascual Madoz. Madrid, 1845.
La casa mudéjar en la que se encuentra esta ventana gemela con arcos de herradura, fue construida en el siglo XIV y la belleza de la misma hizo que fuera declarada como Monumento Histórico-Artístico en 1931.
CÁCERES EN LA LEJANÍA
Desde mis pasos perdidos
por las tierras de Levante,
sentí mis sueños cumplidos
en Cáceres al instante.

Losas que marcaron años
sobre calles temblorosas,
a veces fueron peldaños
en muchas horas dichosas.

Murallas que dejan huellas
en momentos delirantes,
al ver las noches tan bellas
y con trabajos constantes.

Cáceres llena de sombras
de un pasado de leyenda,
hay momentos que te asombras
al ver tan bonita senda.

Olvidada sin motivo
esta ciudad extremeña,
que la pongo el adjetivo
de ser bonita y risueña.

Piedras que marcan caminos,
destinos de sus veredas,
calles que guardan los signos,
con historias que te enredas.

Pisar Cáceres de noche
en sus calles tan estrechas,
es conocer ese broche
de las murallas bien hechas.

Extremeños de misterio
que conocen las praderas,
en aquel ambiente serio
se viven las primaveras.

Calles que guardan silencio
en las noches cacereñas,
nadie debe hacer desprecio
ni hablar de ruinas pequeñas.
G X Cantalapiedra.
CÁCERES DE PIEDRAS VIEJAS
Entre losas milenarias
y pensamientos cristianos,
viendo rosas solidarias
que admiramos los humanos.

Cáceres tiene templanza
entre piedras con historia,
el aire guarda su danza
de aquellos años de gloria.

Aljibes que son leyendas
que se quedaron grabadas,
como las preciosas sendas
de sus épocas doradas.

Sentir la voz de las piedras
entre contadas pisadas,
buscando quizá las huellas
de sus batallas ganadas.

Cáceres con sus guerreros,
entre piedras bien cuidadas,
soldados aventureros
de conquistas renombradas.

Cáceres tiene guardadas
losas que son imperiales,
con las palabras grabadas
que nos parecen normales.

Un barrio de judería
con sus límites y flores,
en Cáceres la armonía
sabe mucho de candores.

En esta tierra extremeña
de luces verdes y amores,
me parece más risueña
al vivirla sin temores.

Piedras que guardan misterios,
envueltas con mil olores,
que saben de cementerios
sin hablar de los rencores.
G X Cantalapiedra.
CACERES PIEDRAS CON MUCHAS HISTORIAS
Los siglos se van pasando
entre piedras milenarias,
Cáceres nos va brindando
rutas que son legendarias.

Cinco siglos residiendo
los musulmanes sin tregua,
sus piedras fueron viviendo
signos que dejó su lengua.

Murallas que son testigos
de sus leyendas de guerra,
con nombres viendo castigos
que hicieron grande esta tierra.

La ciudad sigue su curso
entre piedras y escaleras,
Cáceres tiene el recurso
de hacer bellas primaveras.

Extremeños de coraje
llenos de sangre guerrera,
que rompieron vasallaje
sobre la tierra extranjera.

Cáceres de nombres viejos
algunos con amargura,
hoy rompieron los complejos
entre frases de cordura.

Calles que dejan recuerdos
con espadas de diablura,
existieron hombres cuerdos
que abrazaron la cultura.

Torres que fueron defensa
con sus murallas altivas,
en su época más tensa
fueron gentes combativas.

Esta ciudad extremeña
que respira sensaciones,
hoy la noté ser la dueña
de sus muchas tradiciones.
G X Cantalapiedra.
NUNCA PISE EXTREMADURA
En esa tierra extremeña
con leyendas y dulzuras,
mi corazón hoy se empeña
en no vivir amarguras.

Cáceres vive esperando
la llegada del turismo,
a la vez que está pensando
ser la ciudad sin abismo.

Mañana sin grandes prisas
recorreremos sus calles,
conociendo bien las brisas
de sus bonitos detalles.

Extremadura nos marca
un camino de ilusiones,
y nuestra vida se embarca
en vivir sus sensaciones.

Guadalupe con Trujillo
seremos testigos fieles,
nuestro caminar sencillo
es disfrutar de sus bienes.

Tierra de conquistadores
con historias siempre vivas,
entre gestos soñadores
hicieron villas activas.

El corazón se emociona
pensando pisar su suelo,
y mi mente más razona
al descubrir este vuelo.

Mañana por la mañana
viviremos la dulzura,
de sentir su tierra humana
entre gente de cordura.

Desde Hortaleza marchamos
queriendo vivir la vida,
y a Extremadura llegamos
por ser la ruta elegida.
G X Cantalapiedra.
La Torre del AVER pertenece a la fortificación árabe de los siglos XII y XIII. Es una torre de planta cuadrada, albarrana, y en su base podemos ver sillares romanos. Presenta una de las morfologías mejor conservadas y más representativas de la forma de construcción original. Se aprecia, en la parte superior y almenas restos del revoco de cal que la protegía de la lluvia e impermealizaba esa parte de la torre, la más expuesta.
“La lectura es placer, conocimiento, emoción, enajenación„
Fernando Trueba
“Si quieres subir una escalera larga, no mires hacia ella, mira cada peldaño”
Leonardo Boff
La Iglesia de San Juan fue construida entre los siglos XIII y XVII, se llamó de "Los Ovejeros" por residir en esta parroquia la mayor parte de estos ganaderos.
"La rareza fija el precio de las cosas"
Pretonio
Esta casa fue construida en el siglo XV, en mampostería la parte inferior y en ladrillo la superior. Tiene una ventana gemela con arcos de herradura apuntados. La belleza de esta construcción le supuso en 1931 la declaración como Monumento Histórico Artístico.
Pedro Garabito Villela nace en Alcántara (Cáceres) en 1499. Estudia leyes en la Universidad de Salamanca. abandona los estudios y toma los hábitos en 1515 en el convento de San Pedro de los Majarretes, cerca de Valencia de Alcántara, donde toma el nombre de Fray Pedro de Alcántara. Fundó el convento más pequeño del mundo, "El Palancar", cerca de Pedroso de Acim. Murió 18 de octubre de 1562, Arenas de San Pedro. Pedro de Alcántara fue beatificado en 1622 y canonizado en 1660. Su fiesta es el 19 de octubre. Se le representa con hábito de la Orden Franciscana, crucifijo y calavera y zurriago.
Situada en esta casa en la Plazuela de Santa Ana (entre los adarves de Santa Ana y del Padre Rosalío), frente al postigo del mismo nombre, fue construida a finales del siglo XVI, presenta una bella fachada manierista a caballo entre los estilos renacentista y barroco.
Este impresionante aljibe de época mudéjar se encuentra ubicado en los sótanos de la Casas de las Veletas. Al parecer, en este lugar, estuvo un antiguo alcázar árabe y este aljibe perteneció al mismo.