ALANGE (Badajoz)


peñas blancas
Después de 15 días intentando reanimar este foro, llego a la conclusión de que su estado es de UCI, o quizás ya esté en estado de coma. Buscaré otros pueblos donde al menos haya un superviviente con el que cambiar alguna opinión.
Saludos a todos los Alangeños.
Alange
Cobijado por el del cerro de la culebra, retando con sus canchos a la montaña, pedregoso y enfurruñao, hay un cacho de tierra llana, donde florecen margaritas y jaramagos, cardillos, ortigas y ceborronchas en veredas alfombradas de un verde igual al de su bandera, costeando las aguas entre cañaverales y retamas, el águila vigila, saltando de risco en risco, buscando carroña entre las morrás de la Morgaña, y en la cama del llano, tendido en la yerba, asfixiao y con fatiga se estiranca mi pueblo como si fuera un galgo, a la sombra del castillo. Blanco, bonito y cantarino, haciendo realidad sus cuentos de lobos en las noches oscuras, al frescor, de los tamujos y las retamas. Pastores y porqueros poblaban el valle, con sus chozas de jelechos y de monte, cercando las parieras de los cochinos y los atajos que el arroyo deslinda con sus juguetones cantoneos, dando vida a su tierra húmeda, donde aparecen el perejil silvestre, la yerba cáustica, tomillos y romeros, almaradú, jarancíos, brezos y jaras.
A un amigo
No estoy acostumbrado a pedir mucho,
aunque esa intención cambia poco o nada,
deseo sea bien interpretada
mantengo la ilusión, por ella lucho.
.
Es un día especial, por eso invito
a sentarte conmigo aquí, en mi mesa,
levar la amistad a quien bien se expresa
repartir alegrías, me permito.
.
Hoy yo seré un mañana, alegre espero,
seré un tardío obsequio que estremece,
porque aunque tú no estés serás al lado.

Un corazón sencillo y duradero
que con tanta ilusión siempre la ofrece,
mis versos no se habrán traspapelado.
Recordando a Romeo y Julieta
Esta noche no fumo, no quiero acabar amargado por un simple cigarrillo, de todas formas, agradezco a Ventosillano todas esas soluciones para matar el gusanillo. Ayer era un día especial, y me acordé del cigarrillo, pero ya hace más de un año que me quitaron del tabaco, el mismo día que me arrancaron la voz, pero podría haber sido peor, aun puedo hablar por señas.
Pero lo que yo quería contar era otra cosa, era que...
Me hubiera gustado vivir en Verona, en esa preciosa ciudad italiana, y meterme en su corte y codearme con esas mujeres de gran talla. Conocer a Capuleto y sobre todo a ese encanto de hija, discreta, cabal y con mucho porte, Julieta….
Ni París ni el mismo Romeo, me la hubieran quitado a mí.
Vaya gozo en esa época, cruzar un guante en la cara y decirle..... a las siete, con testigos a las afueras de la ciudad nos batiremos para salvar el honor, vos elegid las armas.
Dar media vuelta, envolverse en una capa y ordenar al criado... ¡mi caballo!.
Los jubilados
! Que bien viven los jubilados! Cuando yo era joven, puff, tiempo hace de eso, al menos casi un año, yo no trabajaba de sol a sol, como dicen los del campo, yo trabajaba de noche a noche, no había tiempo para la rutina, los minutos estaban contados y algunos días hasta faltaban, y es verdad eso de que el trabajo es salud, en mi caso parece ser que estaban todos los males esperando como locos el fin de la vida laboral. Le daba vueltas al asunto, y quizás sea que todo mi entorno de amigos, casi todos estaban ociosos, bien jubilados o con algún apaño de esos de prejubilaciones, me daban envidia, un buen día tal como hoy hace un año, dije ¡basta! Y más contento que unas pascuas me puse en la cola del paro, con la intención de pasar un par de años sabáticos y de ahí a la jubilación. –SI LO SE NO VENGO—Ese día empezó mi calvario, ahora tengo menos tiempo disponible que cuando trabajaba de noche a noche, tengo una agenda completa, el lunes análisis, martes neurólogo, miércoles rehabilitación, jueves mi amigo dentista, el viernes revisión, Cuidado! No olvides la pastilla, a las ocho la redondina, a media mañana Gabapantina, el sobre en las comidas, la de los nervios a las seis para rematar el día una pequeña porción de droga que me ayude a dormir. ¡! que bien viven los jubilados!
A mi perro Sultán
Sabes? entre tú y yo, vamos a escribir otro libro, tú serás el protagonista y yo el que narre tus aventuras, este nos ha de quedar perfecto, porque este será el último.

Siento que llegas tarde a la mi vida,
cuando flaquean sin remedio mis fuerzas,
vigorosas las tuyas, como cierzas
con empuje de juventud vertida.

Es para mi, elegante y fiel amigo,
un honor compartir los sentimientos,
compañero, bello como los cuentos,
llenas mis horas, que copas de abrigo.

! que ilusos! los que me tildan de loco
porque en los nuestros paseos te llamo
y piensan que tú eres perro y yo el amo.

No comprenden que nadie manda en ti,
te creen sin sentimientos ni estima,
no ven que eres... poesía con rima.
Buenos días, soy Paco Romero y ya estoy por aquí.
Cuanto me alegro, pues entre tus cosas y las mías, vamos a intentar traer aquí a unos cuantos y pasar un rato agradable cada día.
Hola, me tomo la molestia de escribir en este foro, pues es una pena que se pierda. Soy Juan F. Romero y el motivo a decidirme escrbir es que ayer en facebook, una persona menciono la palabra (CHAQUETIA) palabra que hacia mas de 50 años que no escuchaba, y me han venido infinidad de recuerdos de mi infancia en Alange, con los higos y las castañas enfrente del cementerio; Una persona inolvidable (TARANGAN) polifacetico donde los haya, lo mismo te vendia garbanzos tostados, como cupones, como portero ... (ver texto completo)
Buenos días, soy Paco Romero y ya estoy por aquí.
A estas horas, cuando ya nadie me ve, ando buscando el sueño que me de cinco céntimos de paz, alguna noche está tan escondido que cuando se encuentra ya es madrugada, son en esas horas "muertas", cuando en tu mente se amontonan las palabras que un día escuchaste, esas ideas que nunca pusiste en práctica, aquella... o aquel suceso. Hoy hasta el momento solo pueblo, necesito apartarme unos días de este infierno, necesito no ver ni sentir nada, necesito la soledad del pueblo. La última vez que estuve, hace ya unos cuatro años, recuerdo que en una noche preciosa, charlábamos unos cuantos, sentados en el jardín, bajo palmeras y eucaliptus, dejando sonar ese peculiar ruido de fondo que sus hojas hacían al contacto con el aire. Aquel hombre hablaba para el grupo, pero claramente se refería a mí, cuando decía eso de perder la identidad, hasta tal punto que se atrevió a llamarme forastero, a lo cual le replique que estaba en un error, yo solo me ausenté, pero en mi corazón, siento también el latir de su gente. Pero algo de razón tenía, aunque quizás no lo supo explicar. Todos hemos perdido un poco la identidad, unos por su larga ausencia, y otros por aquí, reciben cada día un buen puñado de turistas que quieren ver estas aguas y pasar unos 15 días de un relax total, cada uno de ellos se lleva en su corazón un "cachino" de pueblo, y a cambio nos dejan un poco de ellos, de su habla, de sus maneras de ser, de su elegancia o de su misma cultura, de esta manera, crecemos en sabiduría, pero perdemos identidad, perdemos nuestro "deje" y sin el, ya nadie diría que se es un extremeño. Por eso, yo cada día lo intento, procuro llamar a las cosas por los nombres que mis padres me enseñaron, y sigo diciendo.... chachooooo, y sigo diciendo modorro, jartá, y empricipiante, para mí, la "bicha lo es todo, dame la bicha, cuando pido la navaja, o.. acércame ese bicho, cuando solo pido que me acerque ese cubo, esas cosas y tantas otras que te mantienen extremeño. Hecho mucho de menos, el cantar de los gallos cuando tocan las seis, hecho mucho de menos la voz chillona de Marcela, que con su carretilla, va vendiendo la fruta fresca, recién cogida....! venga, mujeres, que traigo tomatessssssss! espinacas, romazas, cardillos y berenjenas! son cosas de mi pueblo.
ALANGE
Verdaderamente, estas aguas son milagrosas. Así habló Aben Bazí con placentero rostro, sumergido hasta el cuello en el agua de la piscina circular, y Muhamad, que estaba sentado en el borde, comentó muy serio: Estos baños son antiquísimos, están aquí dicen, incluso antes que los cristianos, nada mas el contacto con sus aguas hace desaparecer tu mal, te cura el dolor y te sana la mente.
Reflexión
Me cuesta trabajo pensar que un País como el nuestro, sea incapaz de fabricar unas simples mascarillas, que tenga problemas para abastecerse de guantes, que haya hospitales reclamando alcohol que no llega, enfermeras usando bolsas de basura como traje de aislamiento, dejar morir a 20 personas en un centro de mayores sin que hayan hecho acto de presencia nadie que les atienda, es este el mismo País que respira lujo desmedido en todas sus dependencias administrativas y de gobierno? Estamos entre los 20 primero a escala mundial? Somos los mismos que utilizamos un avión privado para ir a la esquina?, en estos momentos se me ocurren miles de preguntas, donde está ese fondo internacional monetario?, donde está la unión? y el banco central europeo, donde están las ONG?, aún es pronto, pero quizás dentro de un mes, nos preguntaremos mas cosas, y mientras... los Pujol, siguen disfrutando de esas cuentas millonarias que un buen día desfalcaron, los que cobraban el 3% siguen escondíos, los de los ERES aun están haciendo la digestión, los de la gurtel siguen riéndose del pueblo, y los del lazo amarillo, parece ser que el dinero se lo gastaron viajes a Bélgica,.
Yo me daría por satisfecho si esto una vez termine nos servirá como lección, al menos a esa clase política de sueldos descomunales, desgraciadamente, cuando esto termine seguirá habiendo ricos y pobres.
De otra época
Vivir en otra época

A lo lejos se ve llegar el tren
todo el mundo se levanta inquitante
ya viene con retraso galopante
ruidoso, mucha calma, con desdén.

No tiene asiento acolchado abatible,
tiene reposa pies descuartizado
y un meneo constante aclimatado,
usar el portátil, cosa impoisible.

Debe tener granos en sus raíles
afloran los síntomas de vejez,
olvido, tratamiento y dejadez.

Me parecen ver unos alguaciles,
es esta Extremadura conformista
si te mueves... no te saca el retratista.
Un soneto
A la luna
Esta luz potente de atardeceres
que siembra el cielo de intensos colores
haciendo una estampa de bordadores
da gusto relamido a sus placeres.

Sol y luna parecen no quererse
esperando con cautela la una
a que el otro por fin vuelva a la cuna
y así, a econdida con su toro verse.

Qué sería la luna sin el rey?
decorativa figura viajera
en la oscuridad de callada noche.

Me dicen que un lucero enamorado,
la persigue por las calles de Zarza
de la mano se van cada mañana.
Buenas noches paisanos, hoy entré por casualidad en estos foros de pueblos de España, y visitando este mi pueblo, Alange, lo he encontrado casi desierto, yo también me siento culpable, ya que hace un montón de años que no escribo aquí, me gustaría verlo resurgir, yo voy a poner algo de mi parte, me gusta escribir, escribir sobre cualquier tema, me gusta todo lo referente a la literatura, bien sea poesía o prosa, de vez en cuando, me atrevo hasta con un soneto o unas décimas o unas sencillas cuartetas. es difícil empezar de nuevo, tampoco se si alguien me va a leer, pero intentaré poner algo cada día, ese algo será siempre de cosecha propia, o en su caso diría el autor. Como si fuera la primera vez, me voy a presentar:
Juanito
Me gustaría tener una foto de Juanito, pero a falta de ella, os lo relato tal y como yo lo conocía, y con un poco de atención, hasta llegáis a conocerlo.
Era Juanito un niño, serio, muy formal, casi ni hablaba, los mas de los días jugaba solo. Vestía un pantalón corto, hasta la altura de las rodillas, una camisa de cuadros, casi siempre por fuera, y sobre la frente, un flequillo que casi le tapaba el ojo derecho; en las tardes de verano, se alejaba de la calle y se iba hacia las huertas, con su fusil de madera, allí esperaba paciente, a que un pajarillo hiciese escala en su vuelo, y cuando lo tenía a tiro... pum, el pajarillo emprendía el vuelo, pero él, se marchaba satisfecho con su puntería, y también con lo afinado de su fusil.
De su cuello colgaba siempre un tirachina, y en caso de acabarse la munición, reemplazaba con destreza el material que utilizaba, era todo un experto en caza mayor, lo mismo le daba atrapar cuatro saltamontes que meterse en un charco a coger ranas. En su bolsillo, siempre llevaba su repión, (repión, galdufa, trompo, o como lo quieran llamar), así pasaba las tardes, le gustaba la soledad, y en esa soledad se fabricaba sus sueños pensando en lo que sería cuando fuera mayor.
Este es el Palacio de Monsalud en Almendralejo. Casa donde nació José de Esproceda.
No es Alange.