LLUCENA DEL CID (Castellón)

Habitantes: 1.528  Altitud: 568 m.  Gentilicio: Lluceners 
Hoy amanece en LLUCENA DEL CID a las 07:51 y anochece a las 17:41
Nº fotos: 13  Nº mensajes: 8  Visitas / día: 4 

Información general sobre LLUCENA DEL CID:

Situación:

Situada en la montaña media de l`Alcalatén, a 568 m de altura, y a 33 Km de Castellón, Llucena está emplazada estratégicamente sobre el estrecho y alargado lomo de un espolón montañoso, en medio de las estribaciones que, a modo de gigantesca y agreste escalera, descienden desde Penyagolosa -la máxima altura Valenciana- al mar.

Desde su elevada posición domina el profundo valle del río de su mismo nombre, vía de penetración hacia las tierras altas del interior desde la antigüedad. La misma altura matiza el genérico clima mediterráneo, proporcionando a Llucena veranos más frescos y una cierta mayor pluviosidad que en las tierras bajas de la costa.

Sobre su montaña, la población se muestra a los ojos del visitante, como un blanco reguero de casas presididas por un gran caserón («el Castell») que, en otros tiempos y con trazas Góticas ya perdidas, fue casa y castillo feudal construido sobre una anterior edificación musulmana. Con todo, se desconoce el momento histórico de la fundación de Llucena, aunque la raíz latina de su nombre nos proporciona un indicio del mismo, sin excluir asentamientos anteriores de épocas ibéricas o incluso del bronce, de las cuales encontramos vestigios en diversos lugares del término municipal.

La población tiene como centro una plaza con pórticos medievales originarios del siglo XIV, miradores del quehacer cotidiano de Llucena a través de los siglos. A un lado de la plaza, una decorada fuente, rodeada de casas de principios del siglo XX con destellos de Modernismo, mira al otro lado, al cuadrado campanario adosado a la gran iglesia barroca de mediados del siglo XVIII que constituye el templo arcipestral; de tres naves y cimacio ondulado, aún pueden verse en su ábside rectangular restos de la abundante decoración que la caracterizaba interiormente.

Por enfrente justo de la iglesia sube el «carrer Sant Roc», blanco y estrecho, que acaba en una empinada escalinata que asciende_ al c Castell». Desde allí el visitante obtendrá una magnífica vista de la población y del paisaje que la circunda.

En el «carrer Metge Nebot», que sale de la plazoleta de abajo, frente a la iglesia, hay un cuidado mirador sobre el río, desde donde se divisa la Badina, los meandros del río con Figueroles al fondo, y las colgadas casas construidas sobre los riscos de la parte de levante de la población. No tenga miedo el visitante, continúe andando, y piérdase por el pequeño laberinto de calles de este y del otro lado de la Plaza (suba allá por la empinada calle de Sant Isidro hasta «Les Eres», o baje por la calle de Santa Anna, junto al Ayuntamiento, para recorrer la parte de «La Solana»), sin duda encontrará rincones sorprendentes y encantadores y conocerá la vida íntima de Llucena. Después siempre es muy fácil volver a la Plaza.

Ayuntamiento:

El alcalde es del PSOE (Vicente Nebot Gargallo) y el ayuntamiento se encuentra en la plaza de España.

Monumentos:

En el otro extremo del pueblo, la ermita de San Antonio levanta temeraria- mente su barroca cúpula azul sobre el profundo «Barranc de la Pedrenyera».

Continuando por el camino que accede a ella, llegará al parque infantil de la «Fonteta de Godó», una encantadora sorpresa escondida entre paredes rocosas.

Más arriba, la «Font del Prat», con la pinada de la residencia la Caixa Rural, de fuerre sabor romántico, constituye otra visita obligada en Llucena.

Visitas recomendadas para los amantes de la cultura son la « Torre Ibérica de Foios», monumento nacional desde 1951, restos de una construcción defen- siva de los siglos VII a III A. C.. El pequeño Museo Parroquial, en la impresionante cripta subterránea de la iglesia, donde, entre otros, se guardan un sobrio retablo del S. XVI, una afiligranada cruz procesional gótica y un valioso copón de orfebrería gótica-renacentista. También recomendable es visitar, en la linde de los términos de Llucena y Atzeneta, el ermitorio castillejo de «San Miguel de les torrocelles», monumento con elementos musulmanes, románicos y góticos, por donde, en Abril, pasan «Els pelegrins d' Useres» en su camino a San Juan de Penyagolosa.

MUSEO PARROQUIAL

Horario de apertura: 12h - 13h Sábados i Domingos

MUSEO ETNOLÓGICO

Horario de apertura: 12h - 13h Sábados i Domingos

Fiestas:

Llucena celebra en torno al 15 de Agosto sus fiestas de verano y a finales de Septiembre, las fiestas patronales en honor de San Miguel y Sant Hermolau. Los bailes, vaquillas y el «Bou embolat» son sus ingredientes principales. Dignas de mención son también los festejos en honor de San Antonio («La Matxà», en Enero y la celebración en Mayo, de la fiesta de San Miguel de les . Torrocelles en dicho ermitorio.

Costumbres:

Si viene a Llucena no deje de probar tampoco sus pastas típicas como «Els cocs», de miel o de nueces, «Les farinoses» o en su época, los pasteles de Navidad y las monas de Pascua. Exquisitos también son los caracoles de montaña con salsa de almendras y si viene por Navidad no deje de acudir al canto de les «Albades », que junto con la Jota al estilo aragonés son la base del folklore musical de Llucena.

Historia:

Tras la conquista cristiana del siglo XIII, Jaume I concedió, en 1233, en feudo todo el territorio del castillo de l`Alcalatén, incluida Llucena, al noble Aragonés Eiximén d`Urrea; en 1798_ al morir el último de los Urrea, el décimo Conde de Aranda, famoso ministro ilustrado de Carlos III y Carlos IV, el señorío pasó a la casa ducal de Híjar, donde permaneció hasta la definitiva supresión del feudalismo en el segundo tercio del siglo XIX. Fue precisamente en ese agitado período cuando Llucena se ganó el título de «Heroica Villa» que campea en su escudo, como reconocimiento a su valor frente a los ataques del absolutismo carlista.

Lingüísticamente Llucena se sitúa en el límite occidental de la zona valencianoparlante, puesto que los pueblos siguientes (Villahermosa y El Castillo de Villamalefa) ya son de habla castellano-aragonesa. Desde principios del siglo XX nuestra población ha venido acogiendo a una nutrida colonia veraniega, que ha contribuido a dotarle de una reconocida categoría de centro turístico, para lo cual ciertamente no le faltan atractivos, comenzando por la bondad de su clima de media montaña, el pintoresquismo de la población y la belleza de su paisaje.
El Himno de la poblacion se estreno en Sept 2004, autor Dn Joan Castells, siendo Alcalde Dn Vicente Nebot, cantado por el famoso Coro Santiaguin de Asturias.

Turismo:

A la entrada del pueblo, viniendo de Castelló y unida a la población por un cómodo acceso peatonal se encuentra el complejo recreativo de «San Vicent» (Parque infantil, piscina, bar y frontón), junto a la fuente y ermita del mismo nombre, una construcción de transición gótico-renacentista situada sobre una peña rocosa. Destino para un placentero paseo.

Si decide permanecer unos días en Llucena, le conviene saber que las excursiones que puede realizar desde aquí son innumerables: Algunas a lugares ya acondicionados como «La Badina» o el «Naiximent del riu>, donde Icona ha montado sendos merenderos. Otras a lugares más agrestes como «El Salt del Cavall», «Les Fleixes», «El Mas de la Costa», etc. Eso sin contar con las innumerables fuentes que brotan en los más insospechados parajes («El Gatell», «El Raudó », «L'Esqueix», «Els Covarxos». «El Mosquerí», etc.). En el pueblo le informarán cómo acceder a todos estos lugares.

CAU DE L´ART

Iniciativas culturales y medioambientales. Alojamiento Rural.

Ptda. San Antonio, s/n.

Tel. 964.38.10.70

TURISMO RURAL MAS DE MAGDALENA

Mas de Magdalena, s/n. CV-190 Km 22.

Tel. 964.76.02.82

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de LLUCENA DEL CID