VILLABAÑEZ (Valladolid)

Habitantes: 876  Altitud: 753 m.  Gentilicio: Vernios 
Hoy amanece en VILLABAÑEZ a las 08:17 y anochece a las 17:52
Nº fotos: 28  Nº mensajes: 18  Visitas / día: 9 

Información general sobre VILLABAÑEZ:

Situación:

Aproximadamente a 20 km de Valladolid, a 7 km de Tudela de Duero. Se encuentra en el valle del arroyo Jaramiel, y el término municipal es bañado por el río Duero.

Ayuntamiento:

Oficinas - Hilario Vidarte s/n tfno. 983520801

Fax - 983521464

Consultorio médico - Hilario Vidarte s/n tfno. 983522815

Monumentos:

Iglesia Parroquial de La Asunción.

La parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Villabáñez está labrada en buena sillería, data del tercer cuarto del siglo XVI y su planta es de salón de tres naves separadas por pilares octogonales, con coro los pies y una robusta torre. Intervinieron en su edificación y traza los arquitectos Diego de Praves y Juan de Nates. Las bóvedas de la capilla mayor y del primer tramo son estrelladas y el resto, de arista revocadas de yeso. El retablo mayor de madera policromada consta de banco, dos cuerpos y tres calles separadas por columnas con su tercio inferior tallado y decorado. En el banco aparecen relieves de Apóstoles, Santa Catalina Santa Lucía. La imagen titular de la Virgen de la Asunción, en bulto completo, preside el retablo desde el encasamiento central del primer cuerpo, flanqueada por la Anunciación el Nacimiento. El autor del retablo es uno de los más importantes seguidores de Juan de Juni, Francisco de la Maza, y la talla de sus figuras, de exquisita calidad, deja ver las actitudes movidas, de contenido dramatismo, características del maestro. En el lado del Evangelio destaca una pila bautismal de piedra con adorno de gallones y arcos de herradura, y una pila de agua bendita con adorno de gallones colocada sobre un disco decorado con arcos de herradura. También un Crucifijo de madera policromada del XVI, de un seguidor de Alonso Berruguete. Entre la platería hay que hacer referencia a la naveta de plata del XVI, de excepcional valor, decorada con cartuchos y motivos geométricos, realizada por el platero palentino Pascual Abril.

Ermita del Cristo de la Guía.

En Villabáñez se puede encontrar una ermita humilladero del Santo Cristo de la Guía, conocido antiguamente como de la Santa Cruz. En la fachada veremos una Piedad en piedra dentro de una hornacina. Su planta es de una sola nave cubierta con crucería estrellada. En el interior, retablo neoclásico de fines del siglo XVIII, con dos buenas tallas: un Cristo del siglo XVI y una Dolorosa del XVII. En su tiempo hubo dentro del término del pueblo tres ermitas más, denominadas de San Juan, de Santa María y de San Boal.

Fiestas:

3 de Mayo - día del Cristo de la Guía.

15 de Mayo - día de San Isidro.

Fiestas de la Octava (coinciden con el Corpus Christi)

Semana Cultural y fiestas de verano (última semana de Agosto)

Historia:

PREHISTORIA:

El término municipal de Villabáñez ya debió de estar ocupado desde tiempos neolíticos, pues numerosos han sido los hallazgos de hachas pulimentadas conocidas popularmente como “piedras de rayo”, así como ajuares de la segunda Edad del Hierro y vestigios de época romana.

EDAD ANTIGUA:

En época vacceo-celtiberica, también estuvo poblado este termino; ya que, fue hallada una urna cineraria, con una fusayola en su interior, en las inmediaciones del Priorato de Nuestra Señora de Duero. Asimismo, fueron halladas, en otros parajes del Municipio, cerámicas celtibericas y carica de barro decorada con estampados. Todo ello correspondiente a la segunda Edad de Hierro.

Durante la dominación romana, continuo el poblamiento de este termino e, incluso, en el propio casco de la villa, puesto que, en 1904, frente al antiguo casino de Villabañez, fue hallada una sepultura con ajuar romano. También aparecieron, en el campo, monedas hispano-romanas y romanas. Y existieron ruinas en el pago de Vega de Duero.

EDAD MEDIA:

En época visigoda, también estuvo ocupado este término municipal, pues, fue hallado un sepulcro con ajuar cerca del citado Priorato de Nuestra Señora de Duero.

En el siglo VIII, los invasores árabe-bereberes destruirían la mayor parte de los poblados hispanogodos de este término y, sus moradores huirían, unos, hacia el Norte y otros buscarían refugio en la espesura de los bosques, pues éstos serían muy extensos en toda la comarca cerrateña.

En el último tercio del siglo IX, las huestes cristianas del Rey Don Alfonso III “El Magno” reconquistaron todos los territorios situados al Norte del río Duero.

Por esta época, serían amurallados los lugares de Villabáñez y Peñalba de Duero. Algo más tarde, serían repoblados.

En Villabáñez fue levantada una fortaleza en el paraje de El Castillo, donde, muy posteriormente, se excavaron las bodegas.

Peñalba de Duero, hoy, es una aldea de este Municipio, pero, en siglos pasados tuvo el rango de villa.

Dicha villa de Peñalba, en la Alta Edad Media, fue Cabeza de Alfoz (capital de distrito) y, por esta circunstancia, poseyó una importante fortaleza con su correspondiente guarnición, para la defensa de la orilla Norte del río Duero –donde se hallaba ubicada- a partir de la reconquista de esta zona por los ejércitos cristianos.

El Alfoz de “Penna Alba” (Peñalba de Duero) figura en los documentos altomedievales del Archivo de la Catedral de Valladolid.

Cuando las huestes cristianas avanzaron al Sur del Duero, sería construido el puente sobre dicho río que existía en Peñalba de Duero. Asimismo, este puente sería reparado en diversas épocas de las Edades Media y Moderna hasta que, por último, fue destruido durante la Guerra de la Independencia, al comienzo de la Edad Contemporánea.

En 1.085, el Conde Don Pedro Ansúrez y su esposa la Condesa Doña Eylo, Señores de muy noble y famosa villa de Valladolid, hicieron donación, al Monasterio de Santo Domingo de Silos, de la granja de San Martín, de Villabáñez, que estaba situada junto al arroyo Jaramiel.

En 1.095, los citados Condes otorgaron carta dotal a favor de la Iglesia de Santa María la Mayor de la Abadía de Valladolid, de la que eran fundadores. Entre las donaciones que figuran en este documento, aparece el lugar de “Villas Longas” (que estaba situado en el Alfoz de Peñalba de Duero), cuyo lugar, según Mañueco y Zurita, era un gran soto en la margen izquierda del Duero.

En 1.110, los referidos Condes hicieron donación, a la citada Iglesia vallisoletana, de la villa de “Sentinellos”, en la ribera del Duero, que también pertenecía al Alfoz de Peñalba, cuya villa parece ser que estuvo situada en el actual término de Tudela de Duero.

En el citado año de 1.110, el Abad Don Salto, de la Abadía vallisoletana, hizo cesión, a los vecinos de Villavaquerín de Cerrato, de una pesquera y cinco molinos en el río Duero, en el paraje de “San Sebastián”. Entre los testigos confirmantes de este documento, figuran el Abad Roderico (Rodrigo), Domingo Telliz, Pedro Domínguez y Tel Uelidez, de “Uila Dones” (Villabáñez) y, Domingo Aualuliz, Lezeno y Comeso Cádiz, de Peñalba de Duero.

En 1.155, fue donado, al Monasterio de Retuerta, el término de “Santa Cristina”, con vasallos y solares, en Peñalba de Duero.

En 1.226, el Rey Don Fernando III “El Santo” donó a la Iglesia vallisoletana de Santa María la Mayor, la serna que poseía en “Villa Onnez” (Villabáñez).

En 1.228, el citado monarca Don Fernando III ordenó a los Concejos de “Villa Onnez” (Villabáñez) y “Villa Vacrín” (Villavaquerín de Cerrato) que restituyeran a la Abadía vallisoletana “ciertas tierras y solares” en que algunos de sus vecinos de habían intrusado.

En 1.287, el Abad y el Monasterio de Palazuelos hicieron donación vitalicia de la granja de “San Millán”, cerca de Peñalba de Duero, a favor de Don Roy Díaz, Abad de la Abadía de Valladolid.

En el mismo año de 1.287, el Abad y el Monasterio de Silos, concedieron el disfrute vitalicio de su granja de San martín de “Villa Onez” (Villabáñez) el citado Abad de Valladolid Don Roy Díaz.

En el último cuarto de siglo XIII, tal vez, fue hecho el famoso sello del Concejo de “Villa Onez” (Villabáñez), el cual fue hallado, casualmente, en el campo, a un kilómetro del casto de esta villa. La inscripción que contenía dicho sello era la siguiente "+: S: DEL: CONCEIO: DE: VILLA ONEZ” (“Sello del Conceio de Villa Onez”).

En 1.345, “Villa Bañes” (Villabáñez) Y “Penna Alua” (Peñalba de Duero) pertenecían, en lo eclesiástico, al Arciprestazgo de Cevico de la Torre, Arcedianato de Cerrato y Diócesis de Palencia.

Villabáñez poseía los templos parroquiales de Santa María y Santa María Magdalena.

El de Santa María era anterior al actual de la advocación de la Asunción de Nuestra Señora y, su arquitectura, tal vez, fuese románica.

Es de suponer, también, que fuera románico el templo de Santa María Magdalena, hoy, desaparecido, cuya ubicación era en la “Calle de la Magdalena”, hagiotopónimo que subsistía en 1.807.

Peñalba de Duero poseía el templo parroquial de Santa María, el cual, igualmente, sería románico y, por lo tanto, anterior a la actual Iglesia, donde no existe culto desde hace bastantes años, por hallarse casi completamente despoblada esta antigua villa y hoy aldea del término de Villabáñez.

En 1.352, “Villa Hanes” (Villabáñez) y “Peñalua” (Peñalba de Duero) pertenecían, en lo civil, a la Merindad del Infantado de Valladolid.

Villabáñez era lugar solariego de Ruy González de Castañeda y de Doña Juana, mujer de Juan Rodríguez de Saldoval. También tenía allí doce vasallos el Abad de Valladolid.

Peñalba de Duero era lugar solariego del Abad de Valladolid, del Monasterio de Palazuelos, de Ruy González de Castañeda y de Doña Juana, mujer de Juan Rodríguez de Sandoval.

En el siglo XV, el Abad de Valladolid seguía ejerciendo señorío en la villa de Villabáñez.

EDAD MODERNA:

En 1.545, Villabañez y Peñalba de Duero seguían perteneciendo, en lo eclesiástico, al Arciprestazgo de Cevico de la Torre, Arcedianato de Cerrato y Diócesis de Palencia.

En dicho año, los Curas Párrocos de Villabáñez y Peñalba de Duero, juntamente con las demás autoridades y dignidades eclesiásticas de la Diócesis palentina –entre las que figuraba el Abad de Valladolid-, fueron convocados al Sínodo Diocesano por el Obispo Don Luis Cabeza de Vaca.

En 1.554, Villabáñez era señorío de Don Pedro Lasso de Castilla y Zúñiga y, posteriormente, perteneció a Don Pedro de la Gasca.

El ilustre linaje de los Enriquez tuvo posesiones en esta villa.

En el siglo XVI, comenzó la reconstrucción del antiguo templo parroquial de Santa María, el cual, por entonces, debía de hallarse en ruinas.

Las obras terminaron en el siglo XVII, quedando reedificada, en su totalidad, la antigua Iglesia. El nuevo templo, de estilo gótico-renacentista, única Parroquia que existe en la actualidad, cambió su primitiva advocación por la de La Asunción de Nuestra Señora.

En dicho siglo XVI, fue edificada la actual Ermita del Santo Cristo de la Guía, que antiguamente se llamó de La Vera-Cruz o Humilladero.

En 1.561, la villa de Villabáñez contaba 207 vecinos.

Por esta época, Villabáñez y Pañalba de Duero pertenecían a la jurisdicción de Olmedo.

En 1.595, la villa de Villabáñez dejó de pertenecer a la antiquísima Diócesis palentina, por pasar a formar parte de la nueva Diócesis de Valladolid.

Pero, la antigua villa de Peñalba de Duero siguió perteneciendo a la Diócesis de Palencia hasta 1.955, en cuyo año, casi despoblada, pasó a integrar el territorio de la Archidiócesis de Valladolid.

Desde 1.595 hasta 1.955, estuvieron vigentes los confines diocesanos de Valladolid, Palencia y Segovia, que aparecían señalados en un mojón situado en la Dehesa de Peñalba del término municipal de Villabáñez, en la zona situada al Sur del río Duero.

En los siglos XVII y XVIII, serían construídas algunas de las Ermitas, hoy desaparecidas, que existieron en el casco y término de Villabáñez, entre las que figuraban las de San Juan, Santa María y San Boal.

En 1.751, Villabáñez era “villa de tres señoríos” del Partido de Portillo de la Provincia de Madrid.

Los tres señoríos a que pertenecía esta villa eran los siguientes: el Cabildo de la Catedral de Valladolid, la Marquesa de Camarasa y el Marqués de Revilla, vecinos de Valladolid. Cada uno nombraba los oficios de Justicia de esta villa según les correspondía y no percibían derecho alguno por este privilegio.

La población de esta villa era de 196 vecinos y existían 165 casas habitables, 2 inhabitables y, 34 solares de casas arruinadas.

Por entonces, esta villa poseía tres templos: la Iglesia Parroquial y dos Ermitas.

Dentro del término había unas aceñas harineras en el río Duero, con tres ruedas, propias del Cabildo de la Catedral de Valladolid. Además, existían 87 pies de colmena que ocupaban varios colmenares diseminados por el campo.

El término municipal comprendía 11.423 obradas de terreno; de las cuales, 5.500 eran de sembradura de secano, 600 de viñedo /1.200 aranzadas), 200 de prados, 50 de eras, 70 de árboles frutales, 2.000 de monte (concejil), 3 de huerta de regadío y, el resto, inculto por naturaleza.

Además, existía el término cumunero denominado Páramo de Rozas, que disfrutaban las villas de Villabáñez, Peñalba de Duero y Villavaquerín de Cerrato.

En dicho año de 1.751, Peñalba de Duero era villa de señorío del Partido de Portillo en la Provincia de Valladolid.

Pertenecía al Marqués de Revilla, vecino de Valladolid, quien no percibía derecho alguno por razón de señorío.

La población de esta villa era de 19 vecinos y existían 25 casas habitables, 1 inhabitable y 2 arruinadas.

El término municipal de Peñalba de Duero comprendía 1.923 obradas de terreno; de las cuales, 560 eran de sembradura de secano, 6 de prados (4, concejiles), 7 de eras (concejiles), 500 de monte de roble y encina (concejil), 650 en la Dehesa de Peñalba la Verde, 30 de tierra yerma (concejil, en el pago de La Ribera) y, el resto, inculto por naturaleza.

Además, esta villa de Peñalba de Duero disfrutaba, en comunidad con las de Villabáñez y Villavaquerín de Cerrato, el titulado Páramo de Rozas.

En 1.779, según el “Mapa de la Provincia de Valladolid” de Don Tomás López, “Villavañes” figura como “villa grande”. En cuanto a Peñalba de Duero, ésta aparece solamente como “villa”.

En 1.785, Villabáñez era villa de señorío secular del Partido de Portillo en la Provincia de Valladolid, con Alcalde Ordinario.

Peñalba de Duero era lugar de señorío secular del mismo Partido y Provincia, con Alcalde Mayor de señorío.

En el siglo XVIII, entre las familias residentes en la villa de Villabáñez, figuraban las que poseían –entre otros- los siguientes apellidos: Acero, Aguado, Alonso, Beltrán, Carrión, Castillo, Coca, Crespo, Cuesta, Fernández, Fresno, Gómez, González, Gregorio, Guerra, Hernando, Martín, Montaraz, Ortega, Palacios, Puertas, Recio, Ruiz, Sánchez, Sanz y Urdiales.

Asimismo, en la villa de Peñalba de Duero, figuraban, entre otros, los siguientes apellidos: Arranz, Coca, Garcés, García, Linares, Marcos, Medina, Miguel, Muñoz, Rodrigo y Sanz.

EDAD CONTEMPORÁNEA:

Durante la Guerra de la Independencia (1.808-1.814), la villa de Villabáñez tuvo que enajenar algunos terrenos concejiles por no poder pagar el vecindario las contribuciones cargadas en esta villa “con motivo de los muy crecidos suministros hechos a las tropas francesas de todas especies de utensilios”.

Entre las tierras concejiles vendidas por esta causa, figuraban las situadas en los parajes de Prado del Campillo, Las Revillas, Prado Ancho y Carralavilla.

En 1.827, Peñalba de Duero era lugar secular del Partido de Portillo en la Provincia de Valladolid, con Alcalde Mayor.

Su población era de 23 vecinos (90 habitantes) y existía una Parroquia y un Pósito.

En 1.828, Villabáñez era villa secular del Partido de Portillo en la Provincia y Obispado de Valladolid, con Alcalde Ordinario.

En esta época, el ilustre escritos palentino Don Sebastián de Miñano – de quien proceden estos datos- recobió antiquísimas tradiciones orales y escritas de sus contemporáneos y, al localizar geográficamente a la villa de Villabáñez, decía lo siguiente: “Situada al Sur de Olmos de Esgueva, en el Valle de Cerrato, mediando el Monte Robledal y a orilla del arroyo Jaramillo”.

Por entonces, esta villa contaba 174 vecinos (686 habitantes) y poseía una Parroquia y un Pósito.

En 1.850, Villabáñez era villa con Ayuntamiento del Partido Judicial, Provincia y Diócesis de Valladolid.

El templo parroquial seguía bajo la advocación de La Asunción de Nuestra Señora.

La población de esta villa era de 110 vecinos (304 habitantes) y había 130 casas y una Escuela mixta de instrucción primaria.

Subsistían unas aceñas llamadas de El Cabildo.

En 1.852, existía la llamada Dehesa del Marqués del Duero, al Suroeste de Peñalba de Duero.

En 1.900, la villa de Villabáñez contaba 902 habitantes y, su aldea aneja de Peñalba de Duero, 82 habitantes.

En 1.920, este Municipio estaba formado por la villa de Villabáñez, la aldea de Peñalba de Duero, la Granja de San Isidro, la colonia agrícola de la Dehesa de Peñalba la Verde, la central eléctrica de Las Aceñas, Las Bodegas y otros edificios diseminados.

Su población de derecho era de 959 habitantes y existían 248 edificios y 117 albergues.

Y por último, en 1974, la aldea de Peñalba de Duero se hallaba casi totalmente despoblada, pues sólo quedaba en ella una familia y la mayor parte de sus antiguos edificios se encontraban en ruinas.

Actualmente, Villabáñez cuenta con una mejora de sus instalaciones. Se mejoró el firme asfáltico del pueblo y se arreglaron las aceras colindantes. En el año 2000 se construyeron las piscinas municipales junto a la urbanización "El Parque", conformando una nueva zona urbanizada. Además en 2003 se terminó la pista polideportiva, que se encuentra en la zona superior del complejo de las piscinas, teniendo conjuntamente un nuevo parque. En los dos últimos años se han construido dos plazas: la primera en los aledaños de la escuela municipal y la segunda se trata de una rehabilitación de la plaza antigua, con la mejora de la Calle Iglesia, adoquinada. Actualmente las aceras del tramo final de la calle Ancha (dirección Villavaquerín) se están rehabilitando. En 2005 se terminó la construcción de la residencia para la tercera edad, situada enfrente de las piscinas municipales. Entrará en funcionamiento en septiembre de 2007. Actualmente se está construyendo la 2º fase de la urbanización "El Parque", y se está iniciando las obras de pavimentado de la siguiente fase, al lado de la actualmente en construcción.

Turismo:

HOSTELERÍA:

Restaurantes:

– Bar restaurante Ávila. Tel.: 983 520 853

– Bar restaurante Kainote. Tel.: 983 520 863

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de VILLABAÑEZ