PUENTE ALMUHEY (León)


El verde - Paco G
Feliz semana
Besos
Nací un día de primavera

de hace ya algún tiempo

no importa ahora el día

ni tan siquiera ahora importa el año

y mientras yo llegaba de visita

a este lugar al que llamamos Mundo

¿Dónde aguardabas tú hasta alcanzar

este mismo lugar de encuentro?

Tú llegaste un día de otoño

de hace algún tiempo ya

no importa ahora el año

ni tan siquiera ahora importa el día

y mientras yo caminaba por serpenteantes

caminos entre ciudades, campos y pueblos

tus ojos descubrían sombras y luces

y sonidos y rostros

y calor y frío por vez primera.

Algún que otro día de primavera

algún que otro día de otoño

he recordado dónde paseaban mis pasos

dónde latía mi corazón

y entre vida y sueño

y entre sueño y vida

me he preguntado dónde latiría el tuyo

y por dónde tus huellas harían caminos.

Imagino haber paseado por las mismas calles

de la misma ciudad por la que tú paseabas

sin que nuestros caminos se hubieran cruzado

¿O tal vez sí?

Aún sin conocernos.

Imagino haber subido al mismo autobús

o a otro distinto de la mima línea;

me imagino esperando en el mismo andén

o porqué no en el de enfrente

aguardando el mismo tren

o aquel que nos llevase en la misma dirección

pero en distinto sentido.

Cuántos días sin saber el uno del otro

cuántos meses y cuántos años

no quiero calcular los minutos

y mucho menos los segundos

nada de todo eso importa ahora

tan solo pienso en hoy

en este día de otoño

diferente a otros días de otros otoños

en el que sentados en torno a una mesa

frente a una tarta donde la luz de dos velas

danzan juguetonas iluminando el tiempo

entonamos una conocida canción:

“Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz…”

mientras tú piensas y sueñas un deseo.

Un deseo que no se puede contar

un deseo que no se puede compartir

para que la magia funcione

y cuando las dos llamas desaparecen

porque ahora sí soplaste tu deseo al silencio

dos columnas de humo blanco ascienden ligeras

hacia un destino en el que abrazarse

mientras nuestras miradas se buscan

hasta encontrarse y nuestros labios se funden

con un “Te quiero”.

Ya no importa dónde estabas

aquel día de primavera

ya no importa dónde estaba

aquel día de otoño

solo quiero amarte hoy

sin importarme ahora el mañana.

José Manuel Contreras
Del z semana
Besos
Volvió a sentarse esta tarde

frente a la ventana del salón

observando cómo este otoño el parque

su parque

volvía a pintar de ocres los caminos

que sinuosos conducían hasta el estanque

donde los sauces acariciaban el agua

con sus ramas cuando soplaba el viento.

Este no sería un otoño como otros otoños

sus tardes no volverían a ser las mismas tardes

ni los amaneceres

ni las primaveras

ni los caminos

ni tan siquiera su corazón latiría como antes latía

ni la soledad sería la misma soledad

que cuando ella salía de casa

para ir al trabajo o a sus tareas

o de paseo con sus amigas de siempre.

Nada volvería a ser

como antes era.

Una mañana ella empezó a sentirse mal.

No será nada se dijo,

pero sentía cómo algo se iba acomodando

inoportuno en su interior;

le dio miedo comentárselo a él

le dio miedo escucharlo de su propia voz

aunque ya se lo susurraba su interior.

Aquella tarde visitaron el hospital

llegaron los dos solos, de la mano

como siempre les gustaba al pasear

entrelazando sus dedos

como se entrelazan las estrellas

con los rayos de luna

cuando decide alumbrarse la noche.

A ella la pasaron a una sala

hacia el interior

mientras él se quedaba con su soledad.

Usted espere aquí, enseguida le informarán.

Escuchó sin escuchar y sin ver

a una voz y a una bata blanca.

Así transcurrió parte de la tarde

sin saber;

así transcurrió toda la noche

sin entender;

así quiso amanecer el día

cuando una bata blanca y una voz

le invitaron a acompañarles

hacia una sala en el interior.

Pensó que algo no iba bien;

pensó que algo no iba;

pensó que algo no;

pensó que algo;

pensó…


No volverá a cruzar sus dedos

con los de ella

como les gustaba hacer

cuando paseaban.

En el recuerdo inmediato

junto con su soledad

frente a la ventana del salón

el último beso cuando sus labios

se volvieron a encontrar

y con sus dedos entrelazados

se dijeron un ‘te amo’ por última vez

antes de que ella cerrara sus ojos

antes de que a él se le escapara una lágrima,

después llegaron muchas más.

Sigue saludando la mañana

junto a una soledad ahora distinta

sigue despidiendo cada noche

escuchando el latido de un corazón

que amó y que aún sigue latiendo

como seguirán los otoños en el parque

José Manuel Contreras
En vista de los buenos resultados, que sinceramente me hn procurado una gran alegría; respondo y cuento: entre los mas de 50 pueblos en los que yo entraba, hace unos años: Puente de Almuhey es el que mas tengo en memoria.
Dias pasadosleí tu nombre, entre otros que anoté en un cuaderno,. sentí una especie de nostalgia.
Si que me relaciono con alguno de los que tu conozcas, los demas! que pena! Pena que se siente saber que amifos se han quedado en el rincón del olvido.
Abandoné casi del todo Foro ... (ver texto completo)
Saludos, Libertad y, por supuesto Lucy
Yo, Libertad, me paso de cuando en cuando (personalmente), pero estoy todas las semanas gracias al tesón y esfuerzo de Lucy, que traslada mi 'Poema del domingo' a este lugar de encuetro.
Sí es cierto que si no fuera por el esfuerzo de nuestra amiga común, Lucy, este lugar estaría más sombrío.
Gracias, Lucy, por tu luz.
Gracias, Libertad, por tu regreso.
Cuidaros mucho, por favor
Feliz semana
Besos
He presentado mi alma desnuda

frente al espejo que se guarda

tras la cara oculta de la luna

sin adornos ni abalorios

sin alharacas ni protección alguna

descubriéndome así las cicatrices

que la vida regala tras miserias y fortunas,

con tristezas, decepciones y alegrías.

No temas en ningún caso buscar ayuda

si no te atreves a levantar tu mirada

y observar el perfil que tus heridas dibujan

en ese lienzo multicolor inacabado

que te regala la vida que buscas

o aquella que te gustaría conseguir

para besar y alcanzar sin excusas

ese horizonte que, a veces, parece alejarse.

Las heridas jamás se curan

por mucho que el tiempo pase

pues sus cicatrices hasta el final perduran

haciéndonos más fuertes y sensibles

a los vientos que traen la ternura

cuando soplan en todas direcciones

acercándonos esa sutil dulzura

que refleja en el espejo del alma sus razones

José Manuel Contreras
Me alegra saber de ti libertad
Saludos
En vista de los buenos resultados, que sinceramente me hn procurado una gran alegría; respondo y cuento: entre los mas de 50 pueblos en los que yo entraba, hace unos años: Puente de Almuhey es el que mas tengo en memoria.
Dias pasadosleí tu nombre, entre otros que anoté en un cuaderno,. sentí una especie de nostalgia.
Si que me relaciono con alguno de los que tu conozcas, los demas! que pena! Pena que se siente saber que amifos se han quedado en el rincón del olvido.
Abandoné casi del todo Foro Común tambíe, entrando rara vez, alguien queda de esa tu región, co quien de ven ez en cuando hablo por telefono.
Otros como Noemí, entarn en Facebook, donde me entretengo, ademas de repasar lo mucho que he bregado por varios sitios.
Un abrazo.
Desde un "ataque" de curiosidad, Lucy me presto a un saludo en recuerdo de tiempos pasados.! Felicidad! Lo exigen los yiempos que corren.
Me alegra saber de ti libertad
Saludos
Feliz semana
Besos
Desde un "ataque" de curiosidad, Lucy me presto a un saludo en recuerdo de tiempos pasados.! Felicidad! Lo exigen los yiempos que corren.
Feliz semana
Besos
Incluso bajo el azul del cielo más azul,

más luminoso y más intenso

las nubes grises que anuncian “adioses”

deciden aparecer por este horizonte cercano.

No las vemos llegar

pues nada ni nadie anuncia

su pronta llegada

cuando los horizontes de miles de familias

de miles de mujeres y hombres

tornan su color

quedándose sin aquellos a los que aman

porque Ella decidió llevárselos

antes de que cumplieran sus sueños.

Y ahora te quedas solo

con ese vacío que se ha hecho hueco

en un rinconcito de tu corazón

donde quedará guardado su recuerdo

junto a los tuyos

aquellos que compartisteis

o que os quedaban por compartir.

Muchas veces

quizá la mayoría de las veces

cuando La Muerte llega

se nos antoja “inoportuna”,

nadie la ha llamado

nadie la ha convocado

a la fiesta de la vida.

Sí, ya sé

sé que La Muerte forma parte de ella

y no necesita invitación alguna;

sé que no queda otro remedio que aceptarla

pero podría ser menos “inoportuna”

podría presentarse más “humana”

podría permitirme que me despidiera

de aquellos que caminaron por caminos

que se cruzaron con el mío

haciéndome la persona que ahora soy.

Quiero que estos versos

que ahora escribo

sirvan de homenaje sincero

para todas y todos los que partieron

sin que nadie lo esperase,

para todas y todos los que partieron

aun esperándolo

y entre palabra y silencio

y entre silencio y palabra

abrazar ahora su recuerdo.

José Manuel Contreras
Feliz semana
Besos
Has probado alguna vez

a ponerte de puntillas

para poder así tocar tus sueños

con la yema de tus dedos?

Ayer, tarde de otoño

decidí probar por enésima vez

y cuál fue mi sorpresa

cuando conseguí alcanzar alguno de ellos

no todos, sería imposible

pues habito bajo un cielo preñado

de sueños pasados, presentes y futuros;

de un cielo preñado de sueños perdidos,

conseguidos y aún por conseguir.

Si alguna vez lo has probado

y los has conseguido

entenderás perfectamente

de qué te hablo;

pero si aún no lo has probado

si aún no lo has conseguido

no entenderás nada

de lo que te hablo

en estos versos soñados

o tal vez vividos.

Porque si la vida es sueño

y los sueños, sueños son

¿qué son los sueños que vivimos

mientras soñamos

y qué es la vida que soñamos

mientras vivimos?

No temas perder el equilibrio

que guardas teniendo los pies sobre la tierra

álzate con las manos libres

sin asirte a nada ajeno

y estira ahora tus brazos sin miedo alguno

hacia las nubes que pacientes aguardan…


Volveré a ponerme de puntillas

sobre mis pies descalzos

cualquiera de estas tardes de otoño

para poder así alcanzar mis sueños

con la yema de mis dedos.

¿Me acompañarías,

mientras acaricias los tuyos?

José Manuel Contreras
Ni las nubes más oscuras

ocultan para siempre el azul del cielo

por muy perseverantes que parezcan

y por mucha negrura que quieran

arrojar sobre nosotros.

Si pudieras elevarte sobre esas nubes

empeñadas en amenazar tu presente y futuro

y ver lo que hay sobre ellas

inundarías de luz tu mirada

y un azul intenso saludaría tu presencia

pues ahí permanece aunque no lo veas

esperando que las grises nubes partan

y ten por bien seguro que partirán.

Busca en ti lo que ahora

esas nubes intentan ocultar;

busca en aquellos a los que amas

ese tiempo que ahora parece ralentizado;

encontrarás con ello sus miradas

escucharás con ello sus voces

sentirás con ello que los corazones siguen latiendo.

Sí, lo sé

sé que algunos partieron en soledad

antes de llegado su momento.

Sí, lo sé

sé que la desesperanza procura acomodarse

en ese espacio que le has dejado

aun sin tú pretenderlo.

Puedes pensar que te han robado

primavera y verano;

o que te han quitado

el otoño e invierno,

incluso que te pueden hurtar

más veranos y primaveras;

o que estás viendo un tiempo perdido.

No, no lo es

no debería serlo

salvo que tú lo permitas.

Piensa y siente

siente y sueña

sueña y vive

ningún tiempo es perdido…


Aprende

aprendamos a vivir este tiempo

que ahora nos lleva

sabiendo, sin lugar a dudas,

que sobre las nubes grises

sigue brillando un cielo azul

esperándote,

esperándonos.

José Manuel Contreras