CANALES (León)

Mejores mensajes de CANALES:
Te nos fuiste en silencio, sin querer molestar, a tu más puro estilo. En tu último mensaje me pusiste claramente que no me preocupara, que la cosa no tenía importancia. Ya me contabas dentro de un par de días, cuando salieras del hospital. Y para rematar me diste las gracias por todo, MARU.
Soy yo el que deseo, ahora que ya no te tenemos entre nosotros, dártelas a tí por tu forma de ser, por tu discreción, por tu saber estar y sobre todo, MARUJA, por el amor y cariño que siempre demostraste hacia CANALES y hacía sus gentes, entre las que tengo el honor y el privilegio de encontrarme.
Fuiste una CALECHERA DE PRO, cumplidora, desde tu lugar, como la primera; de hecho y a título de anécdotas, te fuiste dejando la cuota de socio abonada desde hace dos meses. Te nos marchaste llevando contigo y muy pegado a tí, el precioso Calendario Calechero que ahora te acompaña, cuando estés presentando tus credenciales AHI ARRIBA, orgullosa de tu pueblo, MARUJA, de ese CANALES al que tanto amaste, con todas sus fotografías de su historia y de sus gentes. Tuviste un GRAN MAESTRO, nuestro querido MATIAS te lo inculcó y ahora él te espera gustoso para que se lo enseñes.
Mil gracias por todo, descansa en paz, ahora que dejaste de sufrir; mientras aquí abajo nos dejas huérfanos de tí. UN BESO CON TODO EL CARIÑO, siempre estarás en nuestra memoria.
La verdad es que no sé como hemos podido sobrevivir. Fuímos la generación de la “Espera” nos pasamos nuestra infancia y juventud esperando.
Teniamos que esperar ” dos horas” de digestión para no morirnos en el agua.

Nos dejaban en ayunas toda la mañana del Domingo hasta la hora de la Comunión. MIRANDO ATRAS, es dificil creer que estemos vivos.
Los que podían, viajaban en 600, sin cinturones de seguridad y sin airbag, y se hacían viajes de 10 – 12 horas, con cinco personas dentro del coche y no pasaba nada.

Montábamos en bicicleta sin casco. No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con cierres a prueba de niños.

Los columpios eran de metal y con las esquinas en pico. Jugabamos a ver quien era el más bestia. Nos rompiamos los huesos y los dientes, y no había nínguna ley para castigar a los culpables. Saliamos de casa por la mañana, jugabamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces de las farolas.

Nadie podía localizarnos. NO HABÍA MÓVILES.
Ligabamos con las/os chicas/os persiguiendolas/os. NO EN UN CHAT diciendo TONTERIAS.

Quedábamos con los amigos y salíamos o ni siquiera quedábamos, salíamos a la calle y allí nos encontrábamos para jugar a la PELOTA, a las CHAPAS, a las TABAS, a saltar la COMBA…. en fin, TECNOLOGÍA PUNTA. Tuvimos peleas y nos “esmorrabamos” unos a otros y aprendimos a superarlo. Algunos estudiantes no eran tan inteligentes o aplicados como otros y repetían curso…. ¡QUE HORROR! NO INVENTABAN “EXAMENES EXTRA”
Comiamos dulces, pero no eramos obesos; si acaso alguno era gordo y punto. Compartíamos botellas de refrecos o lo que se pudíera beber y nadie se contagio de nada. Leíamos tebeos y cuentos y no nos atontabamos con los videojuegos de ahora. Bebiamos agua directamente del grifo, sin embotellar, y algunos incluso “chupaban el grifo”.
Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la “escopeta de balines” antes de ser mayor de edad y sin adultos. ¡DIOS MIO!

Íbamos a veces a la playa, pasábamos horas sin crema de protección solar o sin clases de vela, paddle o de golf, pero sabíamos construír “fantásticos castillos de arena”.
Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina y unos puntos,”tengo cicatrices que lo avalan”.
Nadie a quien culpar, solo a nosotros mismos.
Tuvimos libertad, éxito y responsabilidad. Aprendimos a crecer con todo ello.
SI TU ERES DE LOS DE ANTES: ¡ENHORABUENA!
No te extrañe que los niños de ahora nos salgan todos gilipollas. Recuerda como fue que creciste…A lo mejor aún estamos a tiempo de que nuestros hijos crezcan como lo que son NIÑOS.
Buenas tardes amigos de Canales.
Una mala noticia, ha fallecido una vecina de Canales, Ofelia, viuda de Elpidio. Fué cartera en La Magdalena hasta su jubilación, vivia en La Romeria.
Mi más sentido pésame a toda su familia D. E. P. Mañana a las 12 es el funeral en Canales.
a
Ofelia la cartera que tantas veces llamo a las puertas de las casa para dejar esas cartas de enamorados, hermanos emigrantes, amigos y tantas y tantas. Unas con buenas noticias y otras con malas.
Hoy a llamado a las puertas del cielo y San Pedro las abrió de par en par, para que se quedara allí. D. E. P
Buenas tardes amigos de Canales:
Como éste foro se ha politizado, yo me voy.
Con pena, con mucha pena. Han conseguido terminar con lo poquito que quedaba.
Tengo muchos años, demasiados, mi lugar para pasar el rato tal vez sea...--esa plancha de cemento,---. por la que gracias a élla podré caminar con una muleta o un andador.
Mucha suerte le deseo a esa juvetud, y me despido con un ¡VIVA CANALES! ¡VIVA EL CALECHO! Pilar.
Una perdida mas.... todo el cariño para la familia de Jamin en estos duros momentos.
Segun indica la web del tanatorio, el funeral es mañana a las 4:30
Buenas tardes. Me acabo de enterar del fallecimiento de Benjamín el padre de Basi
Mi más sentido pésame, tambien en nombre de Gilio, a toda la familia.
D. E. P. Le tendré presente en mis oraciones. Pilar.
Pregón de Manolo:

Integrantes de la Comisión de festejos, vecinos, calecheros, visitantes del calecho, familiares, amigas, amigos, buenas tardes a todos.

Supone para mí una enorme satisfacción el estar aquí y confieso que en el momento en que José Ángel me hizo la invitación de leer este pregón, me emocioné, pero de inmediato contesté que sí. Es un honor poder dar comienzo a estos días festivos que vamos a vivir.

Antes de nada quisiera recordar con cariño y respeto a los que no pueden acompañarnos por no estar ya entre nosotros, pero que sepan todos que están en nuestros corazones, en nuestros recuerdos, y que no les olvidamos.
Quiero también enviar un abrazo a todos aquellos que por diferentes motivos: enfermedad, trabajo, estudios, etc., no pueden este año celebrar con nosotros las fiestas. Estoy seguro de que a través de las nuevas tecnologías sabrán puntualmente de los diferentes actos y actividades que nos han preparado, pero que también les recordamos y que contamos con ellos para el próximo año.

Aunque no puedo presumir de nacimiento, no dudéis que llevo y llevaré este pueblo siempre en mi corazón.

A continuación, como pregonero, quiero glosar brevemente parte de mi vida de infancia desarrollada aquí en Canales-La Magdalena, que ha sido compartida con gentes y en lugares que la mayoría de vosotros conocéis.

Con cinco años llegué a este lugar con mis padres y mis cuatro hermanos, desde Somiedo, instalándonos en las Casas de La Mina, lugar conocido también como "El Carmen", donde teníamos de vecinos a Ángel "el vigilante", Pedro "el guarda", y Benita "la cocinera", comenzando mi padre como encargado del cuidado de los animales. También debo mencionar a Herminio el practicante de la mina, Bernardo de Garaño en las oficinas, Maximiliano en la báscula, Fonso y Mundo en el economato, Joaquín "el capataz", y el veterinario Dionisio Paniagua, con su inseparable maletín de cuero.

En aquella época las cuatro estaciones del año estaban bien definidas: duros inviernos acompañados de grandes nevadas, con Moya con el GMC espalando la nieve; primaveras floridas; tórridos veranos, siendo la desaparecida "charca de los palos" donde aplacábamos los sudores; y otoños lluviosos.

El pueblo estaba entonces en pleno auge de explotación de carbón y contaba con tres minas importantes: la del Carmen, la de Blanco y la de Graset, lo que conllevó la apertura de un importante número de bares, de los que recuerdo al Trini, El Crucero, Casablanca, Lustre (con su futbolín), Bar Carlos, Eloy (luego Botafuelle), La Parra, Casa Pérez, Angelín y también tiendas como Casa Marcial, Las Teresas, Casa Paco, Frutas Carrizo, Droguería gloria, etc.

Durante tres años asistí a la escuela mixta, que estaba junto al Cuartel de la Guardia Civil, con buenos recuerdos de Doña Ascensión y Conchita la del Puente, y dado que eclesiásticamente pertenecíamos a Otero de las Dueñas, hice mi Primera Comunión en su Iglesia.

Al parecer, en la escuela la nueva maestra no podía sacar de mí nada positivo, lo que motivó a mis padres me llevaran a la Cátedra de Otero, donde D. Saturnino ejercía de párroco y profesor.

En los dos años que estuve preparando en Otero el ingreso al Seminario, coincidí con muchos jóvenes de esta comarca, recordando de manera especial a Manolo el Ruco, tan conocido y querido por todos.

También durante mi infancia me relacionaba, sobre todo en los veranos, durante la siega, con gentes del Barrio de Arriba, en concreto Regino, Modesto, Regina (madre de mi tía Mari), conocí a Cienfuegos, Estrella, Moisés, Cundo, Peletre, Nicanor, Bánez, Ángeles, echando buenos ratos en los prados del Reguerón y las Lavanderas.

Recuerdo lo bien que lo pasábamos en las fiestas del Corpus, con la procesión y luego con la actuación de la Orquesta de Turón, cuyo vocalista Manolo hacía las delicias de los asistentes.

Los años que permanecí en el seminario están salpicados de anécdotas; siempre volvía a La Magdalena en Navidades, Semana Santa y verano al nuevo domicilio de mis padres en el Barrio General Yagüe. Constituía todo un poema el traslado en el coche de línea, donde montaban más pasajeros que asientos, y si difícil era colocar la maleta, más difícil era mantener el equilibrio en el pasillo del autobús, obedeciendo siempre las indicaciones del "paisa" cobrador.

Cuando estaba en el pueblo ayudaba al sacerdote de turno (D. Saturnino, D. Ceferino, D. José) en los actos religiosos. Los domingos a las cuatro de la tarde dirigía el Rosario. Me viene a la memoria Doña Ricarda con sus nietos, Amada la de Morla con sus hijos, Julia la de Merino, Chon hermana de Gainza, etc...

Ya con diecisiete años empecé en los veranos a impartir clases particulares, sintiendo ahora una gran satisfacción por ver aquí a algunos de mis alumnos. Cada jornada de clases en verano era agotadora, pero llegaba la recompensa con el atardecer al juntarte con la juventud del entorno en la pista del Crucero, escuchando a Tom Jones cantando "Dilaila", y a Frank Sinatra, en extraños en la noche.

Reza la frase de que un seminarista debe saber latín y jugar al fútbol, y a fe que lo cumplí, porque jugué varios veranos en el club "La Unidad" (que bonito nombre), y deberíamos volver a aquellas tardes gloriosas en el estadio "El Galgón" y nuestros baños en las gélidas aguas del Río Luna al finalizar los partidos. Como antiguos jugadores en el equipo de fútbol recuerdo entre otros al "Argentino", Alvarín, el Fasa, Manolo, Fidel, Cabo, Ángel el Capi, Pedrito, Nin, Tiquio, Chus, Lucas y otros que no me vienen a la memoria.

Ya en mi época debo mencionar entre otros a Chus Lorenzana, Miguel el de Cundo, Mololo del Crucero, el recordado Marcial Vega, su hermano Juanín, Pepín el de Garaño, Arsenio de Tapia, Esteban y Quinín entre otros. Dimos tardes de gloria en varios pueblos, como Villaseca, Carrizo, Benavides, Lorenzana y La Robla.

No puedo dejar pasar por alto las navidades de 1970, en la primera Cabalgata de Reyes que celebramos, donde hice de Melchor, Toya de Carlos hizo de Gaspar, y Emilio de Celis de Baltasar. Solo de ver la cara de felicidad de los niños se nos olvidaba el frío que pasábamos -mereció la pena-, tradición que todos los años se repite en este lugar.

En fín, no quiero aburrirles más con mi alocución, ya que sería largo de relatar las innumerables anécdotas vividas.

Deciros que la vida nos lleva y nos trae a su antojo, y que aunque por mi profesión y trabajo he pasado los años en Madrid, Pais Vasco y en La Rioja, no por ello he perdido el contacto con vosotros y vuestras costumbres, porque todos los veranos los he pasado aquí junto a los míos disfrutando de vuestra compañía, ya que mi mujer es de la vecina localidad de Viñayo.

Al inicio de mi intervención mostré mi agradecimiento a José Ángel, por haberte brindado la oportunidad de ser este año el pregonero.

Ahora quisiera despedirme, con el permiso de todos los asistentes, recordando a mis padres, responsables de queyo haya podido vivir las experiencias que os he relatado.

Agradecer a mi esposa Lourdes, a mis hijos y nieto Nicolás, su cariño y apoyo constantes. Y por supuesto dar las gracias a la Asociación Cultural Calecho de Canales, que con estas celebraciones pretende mostrar y promover la cultura popular de la comarca, que este año serán en honor al centenario del Molino de Kiko, y a todos los asistentes por haber tenido la inmensa generosidad de regalarme estos minutos de paciente escucha.

Y como no quiero alargar más este pregón, porque como dice el refrán "no por largo es mejor", muchísimas gracias por vuestra presencia y la atención que me habéis dispensado.
"Viva Canales-La Magdalena"
"Viva el Calecho"
Felices Fiestas..
EL BURRO EN EL POZO. El burro de un campesino se cayo un dia en un pozo oculto tras la maleza. El animal se quedo allí durante horas mientras su dueño trataba de encontrar una manera de rescatarlo. Finalmente y tras mucho cavilar, el hombre pensó que el animal estaba ya muy viejo y que, por otro lado, aquel pozo estaba seco, por lo que el esfuerzo que iba a tener que hacer para sacarlo de alli no valia la pena, que lo mejor seria tapar el foso para evitar mas accidentes. Pidio ayuda a sus vecinos y comenzaron a tirar tierra al agujero. El burro, que llevaba un buen rato rebuznado, redoblo sus quejidos y, despues de varias horas, todos notaron que el animal se trnaquilizo. El campesino se asomo y, sorprendido, vio que a cada palada que le arrojaban, el burro se sacudia la tierra de encima y daba un paso por encima de ella. De esta manera no tardo en alcanzar la boca del pozo y salir trotando del mismo. Su dueño lo miro y penso en la leccion que les acababa de dar: la vida va a arrojarte tierra por todos los lados y el truco para salir siempre bien parado es sacudirtela y utilizarla para ascender un poco mas hacia la salida. Cada uno de nuestros problemas es un escalon para seguir subiendo y podemos salir de los pozos mas profundos si no nos damos por vencidos.
Gracias amigos por habernos acompañado en persona, con vuestros mensajes o con vuestros pensamientos en la dolorosa despedida de mi hermana Maruja.
En estos momentos tan duros Pili y yo hemos sentido vuestro apoyo y vuestro cariño y no lo vamos a olvidar nunca.
Hasta siempre.
Carmina (de Matias)
Que bello es el contemplar
estas dos rosas de mayo
prendidas en el rosal
de tan sublime escenario.

Primor, placer, hermosura
regocijo y sentimiento
eterna y frágil diablura
de este pepétuo momento.

Octavio
El Sr. de "Los Tusinos"
nos presenta este manjar
pudiéndo y hacer sentirnos
la gloria en el paladar.

Maridaje de sabores
tan gratos y delicados
que nunca serán mejores
por ser tan bién combinados.

Armonía y complacencia
en degustar la delicia
de la suprema excelencia
de este anhelo de caricia.

Dos leones imponentes
custodian la fortaleza
de exquisiteces presentes
en su debida grandeza.

Octavio
LA PIEDRA. Dos hermanos habían recibido como herencia dos terrenos y estaban maravillosos, ya que, segun los mas viejos del lugar, esas tierras eran muy fértiles. El primer dia que llegaron a sus huertos, se sentaron sobre una piedra y contemplaron el trozo de paraíso que les había tocado en suerte. Pasaban los días y ambos continuaban embelesados ante la tierra sin que nada brotase de ella. ¿Seria verdad lo que decían de esos terrenos o mas bien se trataba de una leyenda?
Harto de esperar, uno de los hermanos se levanto de la piedra y fue a comprar semillas, herramientas y lo necesario para labrar, mientras el otro seguía sentado. Pronto, las tierras del primero empezaron a dar cosechas tan abundantes que le hicieron prosperar, pero su hermano, que se sentía perjudicado en el reparto, no tardo en exigirle cambiar sus terrenos. Y este le respondio:"No ves que tu tierra y la mia son iguales, pero mientras tu permaneces sentado pensando en lo que vendrá yo he trabajado duro para atraer la prosperidad". Asi es, muchos están sentados sobre una piedra simbolica-la vida sin demasiados problemas, un pasado mitificado....-pero quedarse largo tiempo asi no permite que sucedan nuevas cosas que ayudaran a cambiar positivamente nuestras vidas.
Buenos días amigos veo que se han animado a escribir de lo cual me alegro asi me he enterado de la sra en el cual se inspiro el libro, amigo he leído cada vez que te has animado a escribir y me ha gustado mucho sigue haciendolo
Estimados, soy José Manuel Díaz Diez y vivo en Buenos Aires, Argentina. Mi abuelo materno, Mariano Diez, había nacido en Canales en 1886 y emigró a nuestro país en 1906 con dos de sus hermanos, Antonio y Julio. Estoy tratando de reconstruir la historia de mis abuelos, todos inmigrantes, para legarsela a mis hijos y nietos. Me gustaría contactarme con alguien en Canales o La Magdalena que se interese por su historia para intercambiar información dado que yo cuento con muchas cartas de mi abuelo Mariano ... (ver texto completo)
Queridos todos: José Manuel Díaz Díez, descendiente de emigrantes canalienes en la Argentina, se puso en contacto con el foro de Canales en esta fecha para conseguir localizar a posibles familiares. Puestos en contacto con él nos ha dado algunas pistas de sus familiares que transcribimos aquí por si alguien se siente reconocido en su parentesco.
Su abuelo MARIANO DIEZ nació en Canales en 1886. Se casó en Argentina con FLORENTINA GONZALEZ hija del emigrante Gregorio González que tambien había nacido en Canales.
Hermanos de su abuelo eran:
-JUAN ANTONIO y JULIO ANDRÉS que emigraron a Argentina.
-ANGEL, cuyos hijos ORENCIO, TONO y PEPE también emigraron a Argentina y sus hijas FINA y CARMEN que vivian en León.
-MARIA que vivia en Gijón
-PILAR que vivia en León.
Las memorias históricas de la localidad nos van dejando pero esperamos que entre todos consigamos descubrir a familiares de José Manuel Diaz Diez y la casa donde vivieron.
Buenos días para tod@s, un poco nublado y con oscuridad a estas horas.
Pilar, Pilarina y Toño, hoy me habéis alegrado el día y ha sido muy emocionante entrar y ver que algo se ha recuperado de nuestro querido calecho y con mucha sabiduría por vuestra parte y como el orujo ese de por ahí no se ve por ningún sitio, no es extraño que entrarais en calor y no pudierais ver las letras.
Os deseo un buen día y con mucha alegría os mando muchos abrazos y que Dios nos tenga unidos en este buen calecho que ... (ver texto completo)
A las buenas noches. Despues del Calecho de ayer, hoy estoy con resaca, sueño y buscando la bolsa de la labor que no se donde la deje. Pilar no me la llevarías tu.
Emilio me alegra que te hayamos alegrado la mañana. Que poco se necesita para sentirse feliz ¿verdad?
Y con mi foto favorita de los comienzos del foro, yo sabía que se iría apagando con lentitud, pero estoy orgulloso de haberlo intentado y doy las gracias a to@s los que de corazón lo habéis hecho.
Mari Nieves y Pilar sois las campeonas y veo que lo lleváis muy dentro y os doy las gracias por vuestra sinceridad sin importaros de donde vengan las personas pero que aman nuestra tierra y cuando digo nuestra tierra, es todos los pueblos sin distensión y ahí lo dejo, he aprendido mucho de tod@s y os doy las gracias con todo mi corazón.