CUDILLERO (Asturias)


El faro
CUDILLERO (San Pedro de): v. cap. del ayunt. de su nombre en la prov. y dióc. de Oviedo (7 leg.), part. jud. de Pravia (1). Es cab. del distr. marit. del Nalón, Cudillero y las Luiñas, con ayudantía militar de marina, y aduana de cuarta clase: SIT. á orillas del mar Cantábrico, en una cañada profunda, estrecha y tortuosa, abrigada de los vientos: el CLIMA templado y muy sano, pues no se padecen otras enfermedades comunes que las estacionales. Tiene 320 CASAS, la mayor parte de mala construcción, viejas y colocadas sin orden, apiñadas y con escalones para su comunicación; no obstante se hallan algunas edificadas recientemente con esmero, pero sin lucimiento por lo estrecho de la localidad; una plazuela poco espaciosa y de figura irregular delante dé la igl.; otra plazuela llamada de la Ribera inmediata al mar, en la que se ve un muelle mezquino reducido a una muralla con escalones para la carga y descarga de los barcos: una casa particular alquilada para las sesiones y oficina del ayuntamiento, cárcel y varías tiendas de comestibles y de otros géneros de consumo. También hay 4 escuelas de primeras letras frecuentadas por 340 niños de las cuales solamente una es pública y su maestro está dotado con 2,200 rs. del fondo municipal; y 2 concurridas por 150 niñas que pagan a las maestras cierta retribución. La igl. parr. bajo la advocación de San Pedro es anejo de las de San Juan y Sta. Maria de Piñera: su edificio bastante sólido, capaz y de orden dórico, fué construido en 1569; también hay 2 ermitas, una de ellas dedicada a San José en el centro de la pobl., y la otra titulada del Humilladero a la salida: el cementerio se encuentra en paraje aislado y bien ventilado, de manera que no perjudica a la salud pública. Para surtido de los vec. existen 2 fuentes de muy buenas aguas, especialmente las de la denominada de la Plaza, que son cristalinas, ligeras y diuréticas. Confina el TÉRM. N. Occéano cantábrico; E. y S. igl. de Sta. Maria de Piñera, y O. la de San Juan del mismo nombre; extendiéndose 1/8 de leg. escaso de N. á S. y 1/3 de E. á O. Cruzan por el mismo y por la pobl. 2 arroyos sin nombre especial, de los cuales el uno nace en el de Bustiello, y el otro menos caudaloso en las faldas del monte de Gamonedo: tienen 4 puentes casi insignificantes durante su tránsito por el radio de la v. Al estremo N. de esta se encuentra el puerto con el pequeño muelle de que hicimos mérito: es de mala arribada y sin fondeadero, siendo preciso sacar las lanchas del agua para que estén con seguridad: convendría mucho la construcción de un segundo muelle proyectado hace mucho tiempo, y aprobado por el Gobierno, en los años 1822, 26 y 1834, cuyo presupuesto no excedería de 30 a 40,000 duros.
En 14 de octubre de 1844 elevó el ayunt. una exposición á S. M. para que se llevase a efecto lo mandado tantas veces; encontrándose reunidos los antecedentes y paralizado el expediente en el ministerio de la Gobernación. La urgente necesidad de dicha obra está justificada por lo prevenido en real orden de 15 de septiembre de 1826, lo mismo que las ventajas que resultarían de ser este puerto un refugio y amparo para la navegación de cabotaje; con ello se evitarían los naufragios y desgracias que ocurren cuando los buques acosados del fuerte temporal no pueden montar el cabo de Peñas, y siendo inaccesibles en tales circunstancias las barras de San Esteban y Avilés, que se hallan intermedias, por precisión tienen que zozobrar: el fomento de la ind. pesquera, sería muy considerable y se establecería un tráfico costanero muy animado y lucrativo: todo esto con grande utilidad para el Tesoro. ademas de las ventajas que reportaría a vecindario. Como esta v. se halla enclavada entre el mar y las 2 felig. mencionadas, carece de TERRENO cultivable, y por lo mismo de PROD. agrícolas y aun de ganados, á excepción de las caballerías necesarias para el transporte y servicio de los hab. CORREOS: hay una estafeta o cartería dependiente de la adm. de Oviedo, de la cual se recibe la correspondencia 3 veces a la semana por balijero, y desde aqui se reparte a las demás felig. y pueblos comarcanos, IND. y COMERCIO: consiste la principal ind. en la pesca de todas clases, siendo las más abundantes la del besugo, merluza, sardina, congrio, mero y atún; pero en el día está muy paralizada por el excesivo precio de 66 1/2 rs. que cuesta a los pescadores la fan. de sal; si se concediese el premio de extracción para los pueblos del interior, como lo está para los puertos del reino y del extranjero, se fomentaría extraordinariamente, y podrían remitirse a los pueblos de Castilla más de 40,000 qq. de pescados salados, y 200,000 a. de escabeches en un año común. El número de lanchas mayores y menores destinadas a la pesca, asciende a 40, y su tripulación a unos 300 hombres, habiendo también un pequeño barco mercante. Se elaboron muchos y buenos hilados y telas de lino á que dan un hermoso blanqueo, dedicándose también los vec. a construir toneles o barriles para el escabeche; y hay ademas 7 molinos harineros en el radio de la v., impulsados por las aguas de los indicados arroyos. El comercio de esportacion consiste en escabeches, pescados salados, curados y salpresados, hilos, lienzos, etc.; y el de importación en paños, cáñamo, hierro, comestibles y otros frutos del reino y del extranjero.
* Diccionario Geográfico – Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Pascual Madoz, 1848.
Miles de personas siguieron ayer en Cudillero el sermón de l'Amuravela. El recitador, Cesáreo Marqués, pronunció un crítico y emocionante sermón. Los asuntos de la pesca fueron una temática destacada del texto. "Lus poucus que de la pesca / hemus de siguir viviandu, / más dificil cada día /todu nus lu tan puniandu, / entre vedas, normativas, / cupus ya outrus fandangus", recitó Márqués para explicar a continuación las dificultades de los pesqueros en las campañas de la xarda o la sardina. También se refirió la veda del oricio.

En el sermón de este año, tuvo cabida una referencia a la mala climatología, al rumbo que toma Cudillero como villa más turística que pesquera (pos ya´l tourismo el que marca / el rumbu que toma el puablu, / dicíu d´outra manera: / ¡que nus tamus trasformandu!" y a otros asuntos regionales. El recitador criticó el poco peso que tiene Asturias para el gobierno central: "pos a Asturias, San Pidrín, nengunu li fai nin casu"; y recordó la moción de censura para decir que el PSOE no debería fiarse de algunos de sus apoyos: "vou diciti la verdá / al menus lu que yo piansu, / nun mi fiaría muchu / d´algunus que la votarun". También hubo refeferencias a Cataluña: "pos iligiarun a Torra / ¡que abondu nus ta atorrandu!, / con vesitas a la cárcil / ya con lazus amariallus, /que nu hay presus pulíticus /unda nun lis quedóu claru, / nin hay ixiliaus tampoucu /comu vianin ripitiandu, /siguin co ´l que España is roba, /en ver de mirar p´adiantru, / ¡que mirin pa lus Pujol / ya pa lus del tres pur ciantu!

L'Amuravela se ganó al finalizar una gran ovación del público.
Las fiestas merecen la pena

Las de San Pedro: (los días son: San Pedro (29 de junio), San Pablo (30 de junio) y San Pablín (1 de julio). El día de San Pedro, se celebra la L´Amuravela, un marinero se sube a un barco en la Ribera (zona del Puerto) para "echar l'Amuravela", sermón laico, en verso y dialecto pixueto. En el pregón se cuentan, dirigiéndose al Patrón (San Pedro), con socarronería, los acontecimientos relevantes que se han tenido durante ese año en la villa, dando también el punto de vista pixueto de algunas de las noticias nacionales e internacionales más destacadas. Tiene su origen en el siglo XVI. Durante el siglo XX fue prohibida varios años, pues en ocasiones algunos de los comentarios no eran del agrado de la Iglesia.
El día de San Pablín, se realiza una procesión marinera.

En los últimos años se celebra una procesión marinera de la Virgen del Carmen, patrona de los marinos, en vez de celebrar el día de su Virgen, la Virgen del Rosario, patrona de los marineros.
MISTERIOS INESPLICABLES
En el mes de julio, de hace unos cuantos años, un matrimonio joven, recorriendo Asturias, sufrieron algunos misterios, todos ellos imposibles de calificar. Estuvieron hospedados en Luarca, en aquellas fechas del mes de julio, con un calor bastante grande, para estar en la orilla del mar Cantábrico, donde por las noches trataban de pasear, para aliviar los calores, Una noche en el Puerto de esta población asturiana, escucharon voces, que parecían venir de otros mundos, ellos ... (ver texto completo)
La primera vez que oigo esta historia.
Entre todas las esencias, aflora la belleza
por el cantábrico en un mágico recodo
que estremece su paisaje y, su entorno sonoro
embriaga el alma y despeja la cabeza.

Una joya en Asturias de la naturaleza
y de los cudillerenses con su decoro,
su patrimonio, su pixueto y demás tesoros,
como l’amuraleda y el humor que lo adereza.

El curadillo, el faro, el puerto, la atalaya,
geometría, figuras, fisonomía de ciudad
con sus cambios impresos por la acción del tiempo,

que respira por cielo y se desahoga por playas,
ante sala del mar, despensa de cantidad
y calidad, sus ricos productos de alimentos.
Leyenda, Cudillero,
eres y además realidad pintada;
de flores, semillero,
en mar enamoradas
por casas y laderas salpicadas.
MISTERIOS INESPLICABLES
En el mes de julio, de hace unos cuantos años, un matrimonio joven, recorriendo Asturias, sufrieron algunos misterios, todos ellos imposibles de calificar. Estuvieron hospedados en Luarca, en aquellas fechas del mes de julio, con un calor bastante grande, para estar en la orilla del mar Cantábrico, donde por las noches trataban de pasear, para aliviar los calores, Una noche en el Puerto de esta población asturiana, escucharon voces, que parecían venir de otros mundos, ellos como otros paseantes, se quedaron aterrados, sin saber de donde procedían. Y un poco asustados se marcharon a dormir. A la mañana siguiente, parecían sentir escalofríos, sus cuerpos notaban un frío, que no era normal en aquellas fechas, y después de raras sensaciones, se pusieron de acuerdo, en marcharse de Luarca camino de Gijón. Se decidieron ir con su automóvil, por carreteras de la costa, para poder ver y vivir sus grandes paisajes. Sin pensarlo dos veces. Más al llegar a Cadavedo, el coche hizo un extraño, sobre la carretera, el cuadro de mandos empezó a parpadear, y los intermitentes, no se paraban con nada, el marcador de la temperatura marcaba en zona roja. El marido se acordó que en aquel lugar, había dormido hace años, y pensó, voy acercarme hasta la casa donde dormimos una noche, hace unos veinte años, cuando yo era un chaval, y así lo hizo, se encontró que la casa ya no existía, y volvió de nuevo al automóvil, donde al intentar dar el contacto del coche, recibió una descarga eléctrica, pero el automóvil, se puso en marcha sin hacer nada raro. De nuevo continuaron, por aquella carretera de la costa, hasta llegar a Cudillero, donde en la zona del Puerto, aparcaron su automóvil, al bajarse del coche, un mendigo les pidió limosna, y le dieron alguna moneda que llevaban en el bolso, al tiempo que el mendigo les decía, “disfrutar de Asturias, mañana os espera un viaje triste”. El matrimonio joven se quedaron perplejos, nada les hacía pensar en ninguna cosa rara. Y pasearon por Cudillero, disfrutando de su paisaje de Balcón del Cantábrico. Al caer la tarde decidieron marcharse a Gijón, sin tener ningún problema en la carretera. Pero al entrar en el Hostal, donde pensaban dormir, algo les pareció raro, un niño de unos nueve años, con los ojos tristes, les miro de arriba abajo, y les comento, “Mañana será tiempo de sufrir”, El matrimonio no lo dio importancia, pero aquella noche todo parecía posible, cerraron las ventanas, para no escuchar ruidos, pero hasta la cama parecía aliada del misterio, y sobre las cinco y diez de la madrugada, el marido se despertó sobresaltado. Y grito,” Se acaba de morir mí abuelo”. Esas palabras resonaron como sí fueran campanas a medianoche, la mujer trato de consolar al marido, diciendo que solo era un sueño, ya que su abuelo aunque mayor, era de una fortaleza muy fuerte, y el nieto siempre fue el preferido de su abuelo. Esperaron en la cama sin poder dormir, y a la media hora, sonó el teléfono móvil, para avisarles de tan desagradable noticia. El marido lloró, y su esposa le consolaba, pero se dieron cuenta entonces de las frases del mendigo, y de aquel niño en la puerta del Hostal. Luego más tarde la familia les comunicaba, la hora exacta de la muerte del abuelo, todo era realidad, aquel grito que soltó en la cama, a casi 500, kilómetros de distancia, de donde falleció el abuelo, a las cinco y diez de la madrugada, de aquel mes de julio, donde el calor era asfixiante, y donde los misterios se quedaron sin poder ser aclarados. La carretera de vuelta desde Asturias, todo resulto ser más normal, una sola parada para repostar gasoil, y tratar de llegar lo antes posible, para poder ver a su abuelo, en el Tanatorio, y demostrarle que su llamada al tiempo de morir, llego con la precisión del misterio, que nunca pudo ser resuelto. El matrimonio ha vuelto a pisar Asturias, pero aquella llamada nunca la pudieron olvidar.
G X Cantalapiedra.
Me agradan las visitas
villa de mar
Rula, mejor dicho, antigua Rula hoy convertida en una hermosa Cafetería.
Extraordinaria fotografía!, saludos a todos en Cudillero y en especial a toda la familia de JOSE ANTONIO MARQUÉS Y MARQUÉS, QEPD, mi tío abuelo.
Alfredo, extraordinarias fotos del precioso Cudillero, tierra de mi familia materna, José Antonio Marqués y Marqués y mi abuelo Bernardo Marqués y Marqués, que en paz descansen los dos, saludos y se ven Aurelio Marqués que vive en ese hermoso lugar, díganle que desde México lo saluda su familia, un abrazo a todos. Aquí en Orizaba, Veracruz, México., hay familia Cuervo también y que son de Cudillero sus padres.
En abril estaré en este pueblo! Bernardo - São Paulo - Brasil
CUDILLERO TEATRO DEL
CANTABRICO
Entre las olas gigantes
se perfila Cudillero,
con sus vistas arrogantes
vives con el mar y el cielo.

El Cantábrico bravío
marca sus leyes marinas,
dejando su desafío
sobre las bellas colinas.

Laderas que son leyendas
con sus casas de colores,
en Cudillero las sendas
saben de besos y flores.

Brisas de tierra asturiana
hacen grande su contorno,
alegrando la mañana
en cualquier bello retorno.

Con sus casas encumbradas
de mirador de ladera,
Cudillero ve anheladas
las fechas de primavera.

Los marineros admiran
ese paraje dichoso,
y al contemplarlo suspiran
viendo su puerto gozoso.

Cudillero de destino
en los grandes temporales,
es un teatro muy divino
en sus obras naturales.

Cudillero de pasada
es cobijo marinero,
tierra que vive encantada
de ser puerto posadero.
G X Cantalapiedra.