ZARAGOZA


Monolito en la Plaza Europa
Al día de hoy (11-01-2021) esto sigue casi igual. Debido al frío que hace, la nieve está helada.
hermosa foto y técnica
No es Palacio es Castillo de la Aljafería.
Que quede claro es: PALACIO DE LA ALJAFERÍA
No es Palacio es Castillo de la Aljafería.
PROLOGO DE ZARAGOZA Y LA MARCA SUPERIOR

El titulo de este ensayo, “Zaragoza (Saraqusta y la Marca Superior” es una referencia emblemática al significado de esta ciudad que cuenta con más de dos mil años de historia. La población más antigua documentada data del siglo VII a. C., en los restos de unos poblamientos del final de la Edad del Bronce. Las primeras noticias de un asentamiento urbano datan de la segunda mitad del siglo III a. C. y nos hablan de una ciudad ibérica llamada Salduie que se identifica con el nombre de «Salduvia» en un texto de Plinio el Viejo.
La ciudad romana de Caesaraugusta fue una colonia que refundada sobre la ciudad ibera por Octavio Augusto con veteranos de las guerras cántabras entre el año 25 y el 12 a. C., siéndola fecha más probable en el 14 a. C.
Su planta era rectangular y tenía una extensión de 47 hectáreas, que coincide con el trazado urbanístico del actual casco antiguo, y su perímetro estaba delimitado por la calle del Coso al sur y al este, la avenida de César Augusto al oeste y el río Ebro al norte.
Durante la romanización se convirtió en el centro urbano más importante del valle medio del Ebro. La ciudad se mantuvo floreciente durante el Bajo Imperio romano.
Una vez consolidada la conquista, establecieron la organización del territorio y Zaragoza (Saraqusta) tuvo una gran relevancia por ser capital de la Marca Superior.
La Marca estaba formada por varias “Coras” (Kura) como demarcación territorial que fue dividida Hispania, ahora denominada Al-Ándalus.
Cada Cora tenía atribuido un territorio con una capital, en la que residía el Wali o gobernador quien habitaba en un área fortificada de la Ciudad o Alcázar. En cada Cora impartía justicia un cadi o juez.
Las Coras estaban a la vez subdivididas en demarcaciones menores llamadas “iqlim” que eran entidades de carácter económico administrativo, cada una de ellas con un pueblo o castillo de cabecera.
Otra división territorial era la comarca, a la que se denominaba “yuz”que era una zona comunal de pastos dentro de una economía libre de cargas fiscales.
Algunos historiadores como Cara consideraba el “íqlim” una circunscripción de base agrícola aplicado a una zona dependiente del centro urbano y el “yuz” un área rural de menor tamaño con una explotación tribal de carácter comunal con una agricultura intensiva donde se practicaba la comunidad de pastos con una carga tributaria colectiva.
Durante el proceso de la división territorial en reinos taifas, el geógrafo al-Udri exponía en la segunda mitad del siglo XI, ya consumado la desintegración del califato de Córdoba, donde describe los coras de Tudmir, Balansiya, Saraqusta, Isbiliya, Ilbira y al-Yazira junto a otras ciudades y sus distritos.
Cada Cora contenía un número variable de distritos y así por ejemplo la Cora de Ilbira contenía según al-Udri 25 distritos y 39 comarcas.
En la época almorávide se modificó el cuadro político y administrativo anterior aunque mantuvo las anteriores capitales de los reinos taifas, centros urbanos consolidados y también los castillos respecto a la etapa anterior aunque fue que Qurtuba (Córdoba) no fue el centro político ni administrativo de Al-Ándalus sino una gran ciudad donde residían los gobernadores almorávides además de otras ciudades como Garnata (Granada) que se consideró con la relevancia de ser la capital de Al-Ándalus almorávide así como otras Isbiliya (Sevilla), Yayyan (Jaén), Rayya (Málaga), Balansiya (Valencia), Mursiya (Murcia) etc.,.
Al-Idrisi dividía el territorio en dos Coras, Kunca (Cuenca) y la de Tudmir (Murcia) y 24 distritos “Iqlim” la mayoría naturales y otros históricos.
Durante la época almohade en el siglo XIII el geógrafo Ibn Said establece una ordenación territorial diferente combinando la estructura organizativa almohade con la tradición regional estableciendo lo que llaman reinos “mamlaka” constituidos por Qurtuba (Córdoba) e Isbiliya (Sevilla) como coras que no las hizo extensivas al resto de la relación a excepción de Xativa (Játiva) que también llama “Cora”.
Y finalmente el reino nazarí de Garnata (Granada) que comprendía el territorio de las antiguas coras de Ilbira (Elvira), Rayya (Málaga) y Pechina (Almería) pero al-Jatib lo estructura en 33 distritos (Iqlim).
Y por último el ensayo: Zaragoza (Saraqusta) y la Marca Superior comprendía:
Barbitaniya, que se extendía por la zona norte de la actual provincia de Huesca, con capital en Barbastro, e incluía además las ciudades de Boltaña y Alquezar.
Washka, con cabeza en la ciudad de igual nombre, incluía la fortaleza de Bolea.
Lérida, que era de tamaño muy reducido, incluyendo las ciudades de Mequinenza y Fraga.
Zaragoza, era la Cora principal de la Marca Superior, tanto política como económicamente. Su capital estaba en la ciudad de Zaragoza, y disponía de varios centros de población relevantes: Zuera, Ricla, Muel, Belchite, Alcañiz y Calanda. Tras la desaparición del Califato, se erigió en cabeza de la Taifa de Zaragoza, que englobó a buena parte de la Marca.
Calatayud, que incluía, además de la capital, los poblamientos de Maluenda y Daroca.
Tudela, que incluía las ciudades de Tarazona y Borja, y se extendía hasta la actual La Rioja.
Barusa, la más pequeña de las coras del Califato, organizada sobre el eje del río Piedra, con capital en Molina de Aragón, y limítrofe con la de Santaveria, ya en la Marca Central.
Si con este libro he logrado plasmar en el lector y dejar un poso permanente de este pasado de esplendor de estas ciudades, habrán sido satisfechos mis deseos y agradezco a Dios haberme dotado del don de la comunicación para cumplir mi más noble objetivo.

Julio Reyes Rubio “Al-Mayriti”
Edad Contemporánea.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) Zaragoza se levanta contra el invasor francés y se hizo célebre en toda Europa por la resistencia numantina dirigida por el general Palafox contra el primer asedio del general Verdier que tuvo que desistir de tomarla.
Serían los generales Moncey y después Lannes quienes dirigieron el segundo asedio del cual se saldó con 8000 muertos franceses y 40.000 defensores y al final en la ciudad se propagó una epidemia de tifus.
Tras ... (ver texto completo)
Muy bueno el artículo que ha escrito Julio Reyes Rubio, pero desliza a lo largo del mismo un error. La trata como "VILLA" cuando desde su fundación por Cesar Augusto Zaragoza ha sido y es CIUDAD.
Este título lo tiene en los lemas que acompañan a su escudo "Muy Noble"; Muy Leal·; Muy Heroic"; "Muy Benéfica" e Inmortal CIUDAD DE ZARAGOZA"
1-ZARAGOZA (SARAQUSTA) ARAGON
Es la capital de la Cora situada en la provincia homónima localizada en la Comarca de Zaragoza y ubicada a las orillas de los ríos Ebro, Huerva y Gállego y del Canal Imperial de Aragón en el centro de un extenso valle.
La ciudad tiene la peculiaridad que parte de su término municipal está ocupando por la Reserva natural dirigida de los Sotos y Galachos del Ebro.
La historia de Zaragoza se divide en diferentes etapas:

Edad Antigua.

El nombre se deriva de su nombre romano Caesaraugusta que recibió en honor del Emperador César Augusto en el 14 a. C..
El origen primitivo de la ciudad se remonta a Salduie, nombre de la ciudad ibérica sedetana localizada en el solar que ocupa Zaragoza desde la segunda mitad del siglo III a. C. Está testimoniado por monedas ibéricas y el nombre de “Salduvia” incluido en un texto de Plinio El Viejo.
La ciudad cuenta con más de dos mil años de historia aunque la población más antigua está documentada del siglo VII a. C. en los restos arqueológicos de unos poblamientos de finales de la Edad de Bronce.
No obstante, las primeras noticias de un asentamiento urbano datan del siglo III a. C en referencia a la ciudad ibérica conocida como “Salduvia” corroborado por Plinio El Viejo.
La ciudad romana de Caesar Augusta fue una colonia inmune refundada sobre la ciudad ibera por César Augusto con veteranos de las guerras cántabras entre los años 25 y el 12 a. C aunque probablemente el 14 a. C. Era de planta rectangular con una extensión de 47 hectáreas que coincide con el actual casco antiguo y su perímetro estaba delimitado por la calle del Coso al Suryal este; la avenida César Augusto al oeste y el río Ebro al norte.
Durante el Bajo Imperio Romano la ciudad entró en decadencia.

Edad Media

Tras la destrucción del Imperio Romano de Occidente por la invasión de los bárbaros en el año 452 d. C entraron los suevos y en el 466 los visigodos quienes la conquistaron y la incorporaron al reino de Tolosa.
En el año 541 la ciudad fue asediada por los francos pero resistió y nunca cayó en su poder.
Durante el siglo VII conoció un período de esplendor siendo las figuras más relevantes los obispos Braulio de Zaragoza y Tajón.
Tras la venida de los árabes a Hispania, la ciudad fue ocupada por Musa Ibn Nusair y la convirtió en un centro musulmán de gran importancia a la que llamó Medina al-Baida Saraqusta.
Sera después en el 788 cuando Carlomagno rey de los francos intentó ocuparla sin éxito.
En el siglo IX los Banu Qasi, familia muladí de origen visigodo la designaron capital de sus amplios dominios poco después de ocuparla el 852 por Musa ibn Musa.
Posteriormente el Emir Muhammad I la compraría en el 884 por 15.000 dinares de oro.
El año 890 se establecieron allí la familia de los Tuyibies, yemenies procedentes de Calatayud y Daroca y Muhammad Alanqar sería nombrado Gobernador de Zaragoza.
Durante el periodo del Califato de Córdoba la ciudad de Saraqusta acogió a una amplia comunidad judía y mozárabe y tras la desintegración del Califato de Córdoba fue la cabeza de un importante reino, la Taifa de Saraqusta en 1108 en el reinado de Tuyibi Al-Mundir.
En el siglo XI fue el período de esplendor correspondiente al reinado de Al-Muqtadir (1046-1081) perteneciente a la dinastía de los Banu Hud que amplió su reino con la anexión de Tortosa y la Taifa de Denia y sometió al vasallaje a la Taifa de Balansiya (Valencia).
Durante este período se construyó el espléndido palacio fortificado de la Aljaferia, cuyas obras se iniciaron en el 1065.
Esta dinastía hudi mantuvo su independencia frente al imperio Almorávide y a la presión del incipiente reino de Aragón hasta que en 1110 la ciudad tuvo que ser entregada al poder morabito poniendo al frente al ex regidor de Valencia Muhammad ibn al-Hayy.
En el 1115 le sustituyo Ibn Tifilwit que nombra en el cargo de visir al gran filósofo Avempace.
En el 1188 Alfonso I El Batallador, rey de Aragón con la ayuda de caballeros francos y aliados occitanos conquisto la ciudad que la convertiría en capital del reino de Aragón siendo la sede donde se coronaban los reyes de la Corona de Aragón.
La población musulmana se traslado a las afueras de la ciudad fundando un nuevo barrio a quien designo “la morería” mientras que el núcleo urbano fue repoblado de caballeros francos y se le otorgó en Señorío a Gastón IV de Bearne.
Desde el final del siglo XIII fue el centro de la Unión Aragonesa que era una Asociación de nobles para limitar el poder real y mantener sus privilegios hasta que en 1348 fue derrotada por Pedro IV El Ceremonioso.

Edad Moderna.

La unión de los reinos de Castilla y Aragón a través del rey Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla la transformaría en una ciudad más de la dinastía de los Austria.
Fernando II (1479 -1516) casó con Isabel I de Castilla siendo declarados por el Papa Alejandro VI los Reyes Católicos y fundaron España. El nieto de ambos, Carlos I, heredó ambas coronas, pero manteniendo cada una sus propias leyes y costumbres.
Se estableció la Inquisición y en 1485 como consecuencia del asesinato de Pedro de Arbúes, Inquisidor General se inició una etapa de represión entre el colectivo judaizante que le imputaban tal asesinato.
A partir del siglo XV se incorporaron a la ciudad los arrabales de labradores de San Pablo y los de pescadores de las Tenerías. Durante el reinado de Fernando II de Aragón se fundaría la Universidad y se construyó La Lonja.
La expulsión de los judíos en 1492 y de los moriscos en 1609 provocarían la decadencia de la ciudad, estancando su crecimiento pero se mantuvo como ciudad importante con una densidad demográfica de 25.000 habitantes en 1548.
Zaragoza fue objeto de conflictos tras la detención de Antonio Pérez, Secretario de Felipe II que fue procesado por la orden del rey por los celos provocados por la princesa de Eboli, amante de ambos.
Antonio Pérez pudo a través de sus contactos evadirse de la prisión y huyo al reino de Aragón y se acogió a la protección de los Fueros aragoneses en el año 1591. Los disturbios terminaron enviando Felipe II un ejército a Aragón y detuvo y depuso al Justicia Mayor de Aragón D. Juan de Lanuza y fue ejecutado públicamente y el rey procedió a modificar los Fueros.
En 1700, con la muerte de Carlos II El Hechizado, fue proclamado rey de Castilla y de Aragón Felipe de Anjou, lo que provocó la Guerra de Sucesión Española.
Durante la Guerra de Sucesión, Aragón (al igual que el resto de territorios de la Corona: Cataluña, Valencia y Mallorca) apoyó al archiduque Carlos (de la casa de Austria) frente a Felipe V (de los Borbones).
Tras la batalla de Almansa (1707), Felipe V abolió los fueros aragoneses, adoptó varias medidas centralistas y fueron anuladas todas las antiguas disposiciones políticas del reino (Decretos de Nueva Planta).
Durante la Guerra de Sucesión española la ciudad se declaró partidaria del Archiduque Carlos de Austria y se levantó en defensa de las libertades y soberanía de Aragón, de sus Instituciones y del Derecho aragones. Al ser conquistada por los tropas borbónicas perdió su autonomía que disfrutaba hasta 1707 y que sólo pudo recuperar parcialmente al derogarse sus Fueros por los Decretos de Nueva Planta y dejo la ciudad de ser sede de importantes instituciones del reino de Aragón.
Aragón se convirtió en la práctica en una provincia y su Consejo fue absorbido por el Consejo de Castilla.

Durante el siglo XVIII la población pasó de 30.000 habitantes en 1725 a 43.000 en 1787. En el 1760 durante el reinado de Carlos III se produjo un motín similar al Motín de Esquilache en Madrid.
En Zaragoza en 1776 se fundaría la Sociedad Económica de Amigos del País.
Edad Contemporánea.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) Zaragoza se levanta contra el invasor francés y se hizo célebre en toda Europa por la resistencia numantina dirigida por el general Palafox contra el primer asedio del general Verdier que tuvo que desistir de tomarla.
Serían los generales Moncey y después Lannes quienes dirigieron el segundo asedio del cual se saldó con 8000 muertos franceses y 40.000 defensores y al final en la ciudad se propagó una epidemia de tifus.
Tras la Guerra de la Independencia en el siglo XIX, fue lugar de correrías de los famosos guerrilleros Barber, Cantarero, Villacampa y Nebot quienes dirigían su partida de patriotas y fueron el azote de los invasores franceses por sus acciones bélicas en la región de Aragon..
A principios del siglo XIX, tiene su protagonismo el Sitio de Zaragoza por los franceses donde se escenifica la Guerra de la Independencia, contra la invasión francesa.
En el año 1833, Javier de Burgos ministro de Fomento realiza la división administrativa del reino de España, e inscribe Zaragoza en la provincia de Zaragoza dentro del reino de Aragón.
Las Cortes de Cádiz suprimían los Señoríos jurisdiccionales mediante el Decreto del 6 de julio de 1811, pero una vez derrotados los franceses y expulsados de España, los avatares políticos (vuelta al absolutismo) hicieron frenar las reivindicaciones de los ayuntamientos de recuperar la plena jurisdicción sobre el territorio del municipio y sería en 1834, cuando tras la introducción del régimen liberal, definitivamente queda abolido el régimen señorial.
A lo largo del siglo XIX, durante la vigencia de los distintos gobiernos liberales se van a producir las “desamortizaciones” que es un proceso de expropiación o nacionalización de las propiedades de la Iglesia en concepto de venta de los llamadas “manos muertas”, nombre que recibieron las instituciones como la Iglesia y los Consejos que no podían vender sus tierras.
Las Guerras Carlistas, iniciadas contra el gobierno liberal tenían a los insumisos del norte (vascos y navarros), catalanes y valencianos, todos juntos a una activa Institución, que será la Iglesia quien avivaba desde el púlpito la sedición y rebelión contra la monarquía liberal y ésta, inició el proceso de “desamortización de los bienes de la Iglesia” para poder sufragar con medios económicos la formación de un ejército, dotado de pertrechos y soldados para combatir a las partidas facciosas que querían imponer por la fuerza, el régimen absoluto.
Durante las Guerras Carlistas sería el general carlista Juan Cabañero quien intentó ocupar la ciudad el 5 de marzo de 1838 durante la 1ª Guerra Carlista pero fue rechazada por la guarnición.
En fecha 2 de enero del 1854 hubo un intento frustrado de pronunciamiento.
En el 1885 Zaragoza fue testigo de una epidemia de cólera que causo muchas víctimas.
En el inicio de un nuevo siglo en 1900 la ciudad tenía 100.000 habitantes y a finales del siglo XIX Zaragoza se convirtió en un foco de inmigración rural atraída por el proceso de industrialización de la ciudad.
Tras el Desastre del 98 con la pérdida de las últimas colonias de Ultramar (Cuba, Puerto Rico y Filipinas) el azúcar de la caña de las islas comenzó a ser sustituido por el cultivo de la remolacha y originó en Zaragoza un auge de las industrias azucareras que provoco la aparición de una burguesía que animó a los movimientos regeneracionistas de la Liga Nacional de Productores (1899) y la Unión Nacional (1900) del aragonés Joaquín Costa y Basilio Paraíso.
Tras la inmigración realizada desde principios del 1900 y la aparición de un proletariado y un gran crecimiento urbanístico de la ciudad y como consecuencia de la carestía de vida, se produjeron conflictos sociales por las reivindicaciones obreras. En Zaragoza tuvo mucha incidencia el sindicato anarquista de la Confederación Nacional del Trabajo siendo después de Barcelona la segunda ciudad cenetista de España.
Posteriormente se suceden otros pasajes históricos como la Revolución y Constitución del 1869, el gobierno provisional del general Serrano, el reinado de Amadeo I de Saboya, la I República en 1873, período que termina con el golpe del Estado del general Pavía quien entra con las tropas en el Congreso en 1874, seguido por el pronunciamiento militar del general Martínez Campos en Sagunto en el año 1874, imponiendo por la fuerza de las armas la Restauración de la monarquía borbónica, en la persona de Alfonso XII.
A lo largo del siglo XIX, se consolida como villa importante y tras el incremento demográfico, se produce una expansión en las actividades productivas, especialmente la segunda mitad del siglo XIX.
Al iniciarse la Guerra Civil (1936-1939) Zaragoza fue tomada fácilmente por general Cabanellas quien impuso la ley marcial y seria después en 1937 cuando el bando republicano inicia la ofensiva de Zaragoza para recuperar la ciudad pero fracaso en su intento.
Ya en el siglo XX, se produce un cambio político, con la proclamación de la II República, he iniciada la Guerra Civil en Zaragoza triunfa la rebelión militar pero el resto de Aragón es ocupada por el bando republicano.
. En Aragón se libraron algunas de las batallas más importantes de la Guerra Civil, como la de Belchite, la de Teruel o la del Ebro. Aragón quedaría desde el 1939 bajo el gobierno de Franco, junto con el resto de España.
De la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días, Zaragoza ha seguido pujante en su desarrollo económico siendo actualmente la quinta ciudad de España demográficamente.
Durante los años 1960 se desencadenó un éxodo y un despoblamiento de las zonas rurales hacia las zonas industriales como las capitales de provincia, a otras zonas de España y además a otros países europeos.
En 1964 se creó en Zaragoza uno de los llamados Polos de Desarrollo. En el año 1975 se vivió como en el resto del Estado un periodo de transición, tras la extinción del anterior régimen, con la instauración de un régimen democrático y la creación de un nuevo marco constitucional.
En mi libro: “La España critica….una Iberia posible” comento esta tragedia humana y manifiesto: “Desgraciadamente, la anarquía existente en las dos Españas enfrentadas trajo sin por ello olvidar otras sangres inocentes derramadas, con los métodos represivos de los dos bandos que usaron la extrema dureza. Vamos a recordar dos víctimas de esta barbarie, la desaparición de dos personajes que la sufrieron en su persona, dos genios de la pluma Federico García Lorca y Ramiro de Maeztu, inútilmente sacrificados por el odio enfermo de los contendientes.
Olvidemos para siempre esta tragedia, con su memoria histórica y sepultemos definitivamente la triste realidad que denunciaba Mariano José de Larra del convulso periodo decimonónico: “Aquí yace media España, murió de la otra media”.
Recordemos tiempos pasados donde reinaba la armonía en el pueblo y todo el estrato social participaba en actos colectivos como refleja el gran genio pictórico Francisco de Goya en su obra “La Pradera de San Isidro” con escenas de fiestas, alegría común y jolgorio popular y en otros como “La carga de los mamelucos” donde todo un pueblo unido, participa en su lucha contra el invasor francés.
En esta escena de la Guerra de Independencia, ya un ilustrado de mente privilegiada D. Melchor Gaspar de Jovellanos, hacía su análisis personal y decía: “España no lucha por los Borbones, ni por los Fernando; lucha por sus propios derechos, derechos originales, sagrados, imprescriptibles, superiores e independientes de toda la familia o dinastía.
España lidia por su religión, su Constitución, por su leyes, por sus costumbres, sus usos y en una palabra, por su libertad…”
Terminada la guerra transcurre su historia dentro del régimen de Franco hasta que en el año 1977 se incorpora como villa, tras la Ley de la Reforma Política al nuevo sistema democrático actual.
Magnífico contraluz. Mis felicitaciones
Este año y por motivos de la pandemia del Covid 19 no se ha podido celebrar la ofrenda de flores y otros festejos en honor a Ntra. Sra. la Virgen del Pilar. Esperemos que para el próximo año lo podamos celebrar. Un saludo.
Muchas gracias Caballero por emplear mi foto para su comentario.
Ha sido una pena no poder disfrutar estas fiestas, en honor a la Virgen del Pilar. Esperemos que para el próximo año esto esté solucionado y lo podamos hacer.
Este año y por motivos de la pandemia del Covid 19 no se ha podido celebrar la ofrenda de flores y otros festejos en honor a Ntra. Sra. la Virgen del Pilar. Esperemos que para el próximo año lo podamos celebrar. Un saludo.
Impactante y soberbia.
Una belleza, me llaman la atención los leones. Perdón por mi ignorancia, que significado tienen?
Bella imagen de luces y sombras
Por culpa de un fuerte viento (Cierzo) y con rachas de hasta 80 km hora, el pino no lo pudo soportar. Esta tarde y por culpa de este viento, la Policía Local y Bomberos han tenido que intervenir en muchas zonas de esta ciudad.