SANTOLEA

Altitud: 640 m. 
Hoy amanece en SANTOLEA a las 08:37 y anochece a las 19:50
Nº mensajes: 5 
Puedes completar o corregir la información publicada >>

Monumentos:

El Calvario, era el segundo más valioso de toda la provincia de Teruel, despues del de Alloza, porque cada una de las 14 estaciones tenia una capilla que mantenian las familias acomodadas del pueblo.

La ermita de Santa Engracia.

Fiestas:

FIESTA DE LA ENCAMISADA

La Encamisada de Santolea era el Dia Grande de las fiestas del pueblo. Subidos en caballerias, los vecinos celebraban por todo lo grande al patrón, San Antón.

Historia:

JOSÉ AGUILAR MARTÍ Autor de un libro sobre

La historia de Santolea

Salió de Santolea en 1963 y sólo pudo volver hasta 1970, porque el pueblo fue expropiado para construir un gran pantano. Volvió dos años después para ver cómo derribaban una a una las casas, sin que nadie sepa aún el porque. Ahora ha escrito una Historia de Santolea.

SANTOLEA

“Quiero que las generaciones futuras sepan que Santolea existió”

Sus “Apuntes de Santolea” hablan de la vida y de las gentes del pueblo

“La Historia de los pueblos no se puede leer si antes no hay nadie que la escriba”.Esta categórica afirmación, pronunciada por el bibliotecario de Alcañiz, Ignacio Micolau, cuando José Aguilar preguntaba en el Archivo municipal por libros que se hubieran escrito sobre Santolea, le hizo meditar tanto que decidió recopilar datos e historias (que él humildemente denomina “Apuntes”) sobre la localidad en la que nació en 1934 y que abandonó rumbo a Barcelona el 18 de octubre de 1963. Dice que en su pueblo siempre temieron por el desalojo de Santolea (los últimos vecinos lo abandonaron en 1970) a causa del pantano. Lo que son las cosas, si para la gente del valle del Guadalope el pantano fue su salvación, para los de Santolea fue su ruina.

-Para que ha decidido escribir esa Historia?

-Para que las generaciones del futuro sepan que existió un pueblo que se llamaba Santolea, donde vivieron gentes, y que tenía rincones, plazas y que tuvo su Historia. En Santolea solo quedan cuatro casas en pie, todo lo demás son ruinas, porque decidieron derribar el pueblo. Yo explico donde estaba la iglesia, el ayuntamiento, la ermita de Santa Engracia…es decir, hablo de la vida sencilla de un pueblo donde vivía gente sencilla.

-¿Cómo era la vida?

-Una vida normal de pueblo que pasabas en el campo entre semana y paseando con los amigos los domingos. También era una vida barata, porque cuando ibas al bar te tomabas una gaseosa que te costaba una peseta.

-¿Vuelve a menudo?

-Santolea es paso obligatorio. Paseamos y nos acordamos de momentos, puntos concretos, fincas. Es una forma de recordar.

-¿El desalojo fue duro?

-Si que lo fue. Sobretodo dolió ver como nos tiraban el pueblo. Les dieron un plazo de 10 meses para hacerlo, pero creo que tardaron un poco más, por eso se debieron dejar tres o cuatro casas en pie.

-¿Cuándo comenzaron a marcharse?

-La expropiación del pueblo se produjo en los años 60, aunque los últimos en marcharse, los mas reacios, lo hicieron en 1970. Después en febrero de 1972 comenzaron a tirar las casas, aunque antes, en ese lapso de dos años entraron en acción los depredadores, que se llevaron muebles, vajillas, puertas…En 1974, lo único que quedaba era la iglesia, que la volaron con siete cargas de dinamita.

-¿Por qué la tiraron?

-Yo lo que me pregunto es porqué tiraron el pueblo.

-¿Y tiene respuesta?

-Supongo que para asegurarse de que nadie volvería e intentaría vivir en nuestro pueblo. Ahora solo hay ruinas, y para saber donde estaba tu casa tienes que tomar puntos de referencia.

-Los vecinos de Santolea no deben tenerle mucho cariño al pantano…

-El pantano hizo desaparecer el pueblo. Empezó a construirse entre 1925 y 1930. Entonces se cerró la fábrica de mantas y muchos de los que cultivaban gusanos de seda y lino tuvieron que irse. Acabaron con el pueblo, pero no con sus vecinos que quedaron desperdigados por distintos pueblos y ciudades, pero que siguen ahí y siempre serán de Santolea.

-¿Adonde fueron?

-Los trabajadores se fueron a Barcelona, y los propietarios, con el dinero que les dieron por las expropiaciones de sus fincas, compraron campos en Alcañiz, en Zaragoza o en Huesca. También hubo alguno que decidió marcharse a Sudamérica a hacer fortuna. Uno de estos se despidió para la eternidad, porque dijo que si le iba bien no volvería, y que si le iba mal tampoco tendría dinero para volver.

Ser de Santolea “es como estar desarraigado”

“Es como estar desarraigado”, afirma José Aguilar, porque Santolea no sólo es un pueblo abandonado como otros, o un pueblo hundido bajo las aguas de un pantano. Santolea es un montón de ruinas en un alto de un monte cercano al embalse. Un embalse que por lo menos lleva el nombre del pueblo que sacrificó, en honor a sus gentes y a sus vidas.

A parte de las piedras que aún no han sido expoliadas, en el pueblo queda en pie la ermita de Santa Engracia, que en opinión de José Aguilar, “acabará cayéndose”. El calvario también era “el segundo mas valioso de toda la provincia de Teruel, después del de Alloza”, porque “cada una de las 14 estaciones tenia una capilla que mantenian las familias acomodadas del pueblo”.

La ermita, el Calvario, la fiesta de la Encamisada (en las fiestas de San Antón de enero) quedarán para siempre en el recuerdo de aquellos que vivieron parte de sus vidas en Santolea. Para que la tengan en cuenta sus hijos y nietos están los Apuntes escritos por José Aguilar.

"DIARIO DE TERUEL"

BAJO ARAGON