HUELAGO (Granada)

En Primavera
fuente alta huelago granada
huelago fuente alta granada
Me asustan las tormentas
Hola: residentes y ausentes de este pueblo, yo no he residido nunca aqui, pero si conocí a un Sr. llamado Antonio Caballero de profesión herrero, que tabajaba en la costrucción de un polvorin para aviaciòn, en el (cerro) territorio de Moreda, una gran persona de el que yo aprendi algunas nociones de forja, vivia en la parte alta del pueblo, y si mal no recuerdo tenia tres hijas, escribo en condicional por desconocer si vive o pasó a mejor vida.
Yo viví varios años en Moreda) también conocí a ún Sr. que tenia una (parada caballar de semental).

Un abrazo a este pueblo. LUIS
Hola
Hola paisanos, soy Emilia la hija de Pedro de la alegría y de la Encarna. Me da mucha alegría ver a la gente de Huelago aunque lleve muchos años en Barcelona porque me acuerdo mucho de mi niñez en el pueblo. Saludos para todos.
Esto era la juventud huelageña.
Cuando yo era joven que hace mas de 50 años los mozuelos se ponían en las esquinas, cuando las mozuelas y íbamos a por agua nos esperaban y nos decían piropos, nosotras nos poníamos más anchas que largas, voy a escribir algunos que recuerdo.

Olé las mujeres hermosas
y las que tienen salero,
que estoy colaito por ti,
de tanto como te quiero.

Ten cuidado niña
que te puedes romper ... (ver texto completo)
hola es familia de conrado
Esto era la juventud huelageña.
Cuando yo era joven que hace mas de 50 años los mozuelos se ponían en las esquinas, cuando las mozuelas y íbamos a por agua nos esperaban y nos decían piropos, nosotras nos poníamos más anchas que largas, voy a escribir algunos que recuerdo.

Olé las mujeres hermosas
y las que tienen salero,
que estoy colaito por ti,
de tanto como te quiero.

Ten cuidado niña
que te puedes romper ... (ver texto completo)
HOLA Paquita, no tengo el honor de conocerte, soy una Pedromartinera que vive en Francia, hace muchos años, y te quiero decir que me gustan mucho esta serie de piropos que mandas, tambien me gustan los refranes las poesias, y muchas cosas mas. Referente a los piropos te mando dos que me vienen a la memoria, se muchos mas.
Uno que le dijo a una chica muy guapa.
Niña si la belleza fuera delito.
Seguro que tu te hivas a morir en la carcel.

Dos que estaban barrachos y paso una chica, y le dice uno al otro,
quillo as visto que peaso tia? PARECE UN ARMARIO DE SEIS PUERTAS?
ella que se entero, se volvio y le dio una bofetada a mano llena y
lo tiro al suelo, el se levanto como pudo, y le dice, vaya niña no eres para una broma? Ella se vuelve y con mucha gracia, le dice, perdona hombre que esque se me habierto una puerta del armario?
SI TE APETECE? contestame gracias un saludo Antonia
holaaa me da mucha alegria al veros en la foto tantos años sin vernos, tu niño me acecto y me dio mucha alegria cuando me conocio y me puso tu..... eres la carmelilla, me gusto muchooo besos pa tossss
Hola, soy Gerardo el niño de la Rufina hija de l petira, te mando un saludo i un beso
Paquita soy Leonor la hija pequeña de Lorenzo de Huélago y por casualidad e encontrado la pajina y me han gustado mucho todas las poesias que tienes escritas de esa epoca tengo algunos recuerdos pero yo hera pequeña. Es berdad que el camino de la fuente da pena de verlo, si que no paerce el mismi sitio. Saludos para todos los de Huélago.
El otro día a mi escuela fui a visitar,
Hace más de 50 años que salí de aquel lugar,
Al verla de emoción me he puesto a suspirar,
En todos los alrededores no había otra escuela igual.

La escuela fue fundada allá en los años 30,
Por el alcalde de ese momento, el Sr. Rubejo,
La hizo con mucho esmero y capricho,
Con su saber consiguió una escuela espectacular.

Estaba bien diseñada, con el paso del tiempo,
Su fachada sigue igual, con un porte señorial,
Con sus ventanas de arcos, un aire a la Alhambra le da,
Tiene un suelo de madera para frío no pasar.

El patio con una cancela que de lado a lado da,
Con un jardín digno de admirar, lleno de lirios y un rosal,
Cuando alegres salíamos a jugar,
Todos los niños nos venían a contemplar.

Volver a mi niñez yo quisiera,
Y con mis compañeras poder jugar,
Aunque muchos no lo entiendan,
Yo sueño que estoy allí,
pisando los charcos helados,
Del añorado patio de mi escuela.

Paquita Pardo
Ayer casualmente, fui a visitar a Huélago,
le pedí a mi hijo que me llevara al camino de la fuente,
hacía tiempo que no lo visitaba,
el camino que tanto he soñado
y del que tantos recuerdos tengo.

Me llevé una gran desilusión,
no esperaba verlo tan deteriorado
me di cuenta que por el también han pasado los años,
esta triste, solitario y abandonado,
esto no es lo que yo recordaba ni lo que yo esperaba ver
porque el camino era un vergel, de rosas y de frutales,
con arroyos de agua transparente
donde yo quiero descansar para siempre.
La fuente de las escaleras, era una maravilla,
pero ahora parece una escombrera,
¡sabe Dios que me dio pena!.
A esa fuente íbamos a lavar los caracoles
que traían nuestros padres de la vega.

Quise enseñarle a mi hijos y a mis nietos
donde yo paseaba de mozuela,
les expliqué lo que en aquel tiempo era
y que de aquello nada queda.

En el arroyo siempre había mujeres lavando
y jóvenes paseando por su ladera,
cuantos sueños escondidos en el camino,
cuantas ilusiones rotas, cada día íbamos con algo nuevo,
allí esperábamos al joven que nos cortejaba
y soñábamos con la vida que deseábamos,
que bonitos todos aquellos sueños
algunos no se han realizado.

Como ha podido quedar en el olvido
y dejarlo abandonado de esa manera.

Paquita
Volver a nuestro pueblo es un sueño
que tenemos todos los Huelagueños,
recuerdo todo lo que vivimos,
cosas buenas, y menos buenas,
pero de todo aquello orgullosos nos sentimos
porque el pueblo noble y llano siempre lo tuvimos.
Estaba rodeado de tierra fértil
que daba producto trabajo y vida.
Nuestros padres trabajaron duro
fueron tiempos muy difíciles
a los jóvenes no nos hacían participes
y con eso conseguían, que nos sintiéramos felices,
esto es nostalgia de nuestras propias raíces.
Huelago tenía su encanto, lo rodeaba una alfombra de campo verde,
tenía lugares para pasartelo bien,
nos dábamos un paseo por el camino de la fuente
rodeadas de frutales y de zonas verdes
y de arroyos de agua trasparentes,
con esos paseos teníamos buen ambiente,
en todos los lugares había unos olores que despertaban los sentidos,
olía a tierra mojada, a rocío de la mañana,
a hierba recien cortada, a flores, a hierbabuena,
a rosas y mejorana, por la mañana olía a café de cebada,
se cocía en una hornilla de paja de la labranza,
después se ponía la olla, salía una olor que traspasaba,
se cocía a fuego lento, por eso estaba tramada,
¡estaba buenísima!.
No había tantas comida para elegir,
pero lo que teníamos estaba riquísimo,
también olía a rastrojo recien quemado,
al humo de la lumbre que salía por la chimenea,
eran olores a campo aromatizado,
se notaba olor a pueblo sano.
Había muchas alamedas, verdes y frondosas,
cuantas veces me he sentado en la alameda,
estaba frente a la casa de mi abuela.
Todo esto era un disfrute para su gente,
pero todo esto no lo supimos valorar
hasta que no lo perdimos,
¡que pena que Huélago ya no sea el mismo!.
Volver al pueblo es recuperar el prólogo,
las primeras páginas de una historia perdida que existió,
pero nosotros seguimos con la alegría de volver,
parece que cada año el pueblo nos espera
nos acoge, se alegra de nuestra llegada,
todo cobra vida y voz, cada rincón tiene su encanto,
la esquina de la iglesia con los cántaros descansando.
Cuando íbamos al campo cogíamos moras de las zarzas,
escuchábamos el canto de los pájaros,
mirábamos sus nidos entusiasmadas
y respirábamos el aire puro de la mañana.
Jugábamos por la noche en la puerta de nuestras casas,
mirando las estrellas y la luna que nos seguía por las callejuelas,
y corríamos jugando al escondite,
pisábamos los charcos helados en la puerta de la escuela,
nuestros juegos favoritos eran las cuartanas,
la comba, la rueda, las chinas, la barde y muchas cosas más,
estos eran los juguetes que teníamos, pero estábamos tan contentas,
todo lo amenizábamos con canciones,
nuestros sitios favoritos era la calle Parra,
la placetilla de la “mama sión”, las moreras y la plaza,
todas estas cosas no se pueden olvidar.
Cuantas amigas que no nos vemos,
fue una época muy bonita y sana,
todo evoca a mis emociones, pensamientos y añoranzas,
el recuerdo a tanta familia perdida.
Esto no son sombras son luces, que nos iluminan el alma.

Una Huelageña que tiene muchos recuerdos para compartir.
Paquita Pardo
Ya está aquí el mes de Junio,
y con el, nuestro patrón,
es el más grande de los santos
el bautizó a nuestro señor,
por eso los Huelagueños le tenemos tanta devoción.

San Juan le dijo al señor:
-Déjame bajar al río, para bautizar a los que la fe han perdido,
quiero bajar al mar y volver a ser pescador,
para pescar a los hombres que necesitan amor.

“En mi sueño yo le hice una pregunta sencilla”
- ¿Qué haces aquí San Juan, caminando por el arroyo?.
- Vengo a ver a mi pueblo que necesita mi apoyo,
vengo como cada año porque aquí tengo mi rebaño,
este es un pueblo sencillo que necesita mi cariño.

- Estoy contigo San Juan,
a Huelago hay que llevarlo en el corazón.

- Me voy caminando sobre las aguas
de los mares y los ríos, para salvar a los hombres
que van sin rumbo fijo.

La vida es como el arroyo que deja las aguas pasar,
lleva aguas cristalinas que llevan mucho caudal,
caminando, caminando,
vamos hacia la inmensa paz.
Buenos días a todos los foreros de Huelago, por favor haber si alguien me dice cuando son las fiesta de Huelago ahora en el mes de agosto, gracias y un saludo.-

A. Fdez.