Pueblos de España


Mensajes de ALICANTE (Alicante) enviados por R,F,B.:

Las historias quedan vivas aunque soñemos borrarlas, hay fechas que no se olvidan sin llegar a señalarlas. las guerras. malditas guerras que a las personas las matan, con lamentos las entierran y con el tiempo destacan. Una guerra por hermanos que desato mil tormentos, entre los llantos cristianos y con sufridos lamentos. Odios sin respetar muchas leyes, con palabras inhumanas, hoy se viven los reveses de bombas que asesinaban. Maldigo todas las guerras entre abrazos de esperanza, las guerras tan solo entierran, a personas de templanza. que quieren ver en la vida algo digno sin venganza. Maldiciendo al asesino que solo busca matanza, nunca podrá ser divino y menos trazar balanza. PAZ, AMOR, HUMANIDAD, RESPETO AL PRÓJIMO, EN FIN, SER UN SER HUMANO QUE PIENSE EN LIBERTAD, SIN ODIO HACIA SUS HERMANOS. SABIENDO RESPETAR LOS DERECHOS DEL VECINO, Y NO SER NUNCA UN ASALTA CIUDADES. R, F, B.
Día 16 de septiembre del 2016:

Estuvimos en Alicante, pasamos unos días, uno de ellos cenamos en un restaurante, llamado la Santa faz, otras veces lo hicimos y todo salió bien, pero ese día nos estrellamos, no salimos nada contentos, lo primero nos cambiaron de mesa, parecerá una tontería, pero todo cuenta, a todos les pusieron mantel menos a nosotros, estábamos los primeros, y nos sirvieron los últimos, será por lo del refrán, los últimos serán los primeros, pedimos sepia y era muy pequeña, a los de al lado se la pusieron el doble de grande, yo les dije que si la nuestra era media ración, me dijeron que no, es que unas son grandes, y otras pequeñas, nos había tocado la pequeña, les dije que pagaría la mitad, tuvimos unas palabras, pero con eso nos quedamos. De segundo pedimos una verbena, y se la pusieron a los de al lado, cuando se dieron cuenta nos la trajeron a nosotros, pero ya estaba fría, les dije que se la comieran ellos, todo fue un cumulo de fallos, en definitiva una mala noche, por supuesto no volvimos mas. La verbena es una ración de montaditos. Ni punto de comparación con Benidorm, en La Tapita, donde te sirven bien y todo caliente, sin tener que esperar, para que te atiendan mal y tarde, y sin atender tu reclamación, y el cabreo monumental de aquella noche, que tan solo tuvimos desastre de cena, en un lugar donde habíamos cenado muchas más veces, se ve que en la confianza, está el abuso.

Rosario Fajardo Blanco