ALICANTE, ALACANT


Belen, Al fondo Polop
CUANDO ALICANTE TE ESPERA
No valen viejos refranes
ni gritar las inquietudes,
mucho menos trazar planes
de tiempos de juventudes.

Cuando Alicante te espera
con sus brazos cariñosos,
vivirás la primavera
entre gestos deliciosos.

Alicante da razones
que se llevan en el alma,
con tus buenas intenciones
podrás encontrar la calma.

Abre los brazos sin penas
tratando vivir la vida,
y rompe con las cadenas
sin ver tu senda perdida.

Esta tierra de colores
que baña el Mediterráneo,
siempre puede darte amores
sin ver tu mundo foráneo.

Alicante siempre espera
sin ponerte ningún plazo,
cuando llegas a su vera
se refuerza cierto lazo.

Claridades levantinas
que hacen grandes las pasiones,
donde miras sus colinas
que despiertan ilusiones.

Cuando vivas los motivos
de tu caminar constante,
no busques más adjetivos
es que estas en Alicante.

Tus miradas al pasado
te darán nuevas razones,
en tu rumbo ilusionado
no precisas de lecciones.
G X Cantalapiedra.
LAS OLAS DEL MEDITERRÁNEO
Olas del Mediterráneo
en las playas de Alicante,
el sol nos calienta el cráneo
sin ser calor arrogante.

Estas playas son calmantes
para disfrutar tranquilos,
dicen que algunos instantes
se suelen perder los kilos.

Olas que llegan deprisa
marcando sus intenciones,
de ver cómo va la brisa
corriendo por los rincones.

Alicante se relaja
entre brisas mañaneras,
hablan de la marea baja
y sus olas traicioneras.

Llegan las olas gritando,
a veces mueven la arena,
el bañista va esperando
poder disfrutar sin pena.

Olas con ciertos vaivenes
en este mes de febrero,
ellas no saben de vienes
ni de su mundo altanero.

Alicante va mostrando
sus claridades sin miedo,
algunos van comentando
que este tiempo tiene enredo.

El sol viene calentando,
las playas gozan del juego,
si el calor se va notando
precisaremos el riego.

Este mes que llaman loco
al ser corto y altanero,
se nos marcha poco a poco
lo mismo que el mes de enero.
G X Cantalapiedra.
CUANDO RECORRES LAS RAMBLAS
Los sueños se te despiertan
cuando pisas Alicante,
viendo palmeras atentas
con su baile delirante.

El corazón va marchando
con un ritmo galopante,
la mente viene notando
que sientes dentro Alicante.

Brisas del Mediterráneo
por las ramblas deliciosas,
sin ser ambiente foráneo
hacen sus horas dichosas.

Ramblas que dejan caricias
entre flores armoniosas,
esta ciudad da primicias
que lo pregonan sus rosas.

Los caminantes suspiran
entre palmeras lujosas,
y los claveles se estiran
haciendo rutas hermosas.

Ramblas de sueños presentes
que buscan las evasiones,
abrazando sus ambientes
entre luces y pasiones.

Las tardes tienen su magia
en la ciudad de Alicante,
hay turistas con nostalgia
que buscan ese calmante.

Ramblas de sueños perdidos
que la mente va buscando,
entre tus pasos erguidos
quieres seguir disfrutando.

Alicante es el camino
que puedes siempre encontrarlo,
no se precisa hilar fino
si es que quieres disfrutarlo.
G X Cantalapiedra.
ALICANTE Y SUS PAISAJES
Vienen las brisas corriendo
por sus preciosos paisajes,
Alicante va sintiendo
tener puertos con anclajes.

Esta costa levantina
donde crecen las palmeras,
me parece más divina
en fechas de primaveras.

Hay paisajes con leyendas
que saben de tradiciones,
queriendo coger sus riendas
cuando te dan emociones.

Me hablaron de los desiertos
en lugares apartados,
que pudieron estar muertos
y hoy se notan encantados.

Esta tierra de Alicante
que sabe de fantasía,
no me parece arrogante
ni destilando armonía.

Tierra que sabe de amores
de los de toda la vida.
algunos con sus dolores
que pueden causar herida.

Alicante presumiendo
de sus palmeras gigantes,
sin llegar a estar fingiendo
muchos sueños galopantes.

Vivir soñando Alicante
en las noches armoniosas,
es notar cualquier instante
la dulzura de sus rosas.

Mirar las noches sin prisa
por sus sendas orgullosas,
mientras percibes su brisa
que traza frases dichosas.
G X Cantalapiedra.
ALICANTE TIENE EMBRUJO
Entre brisas temerosas
con estelas bien trazadas,
viendo flores tan hermosas,
que parecen encantadas.

Estelas de mar abierto
que abrazan las madrugadas,
en un ambiente despierto
donde se sueñan andadas.

Alicante tiene embrujo
sobre su noche anhelada,
el conocerlo es un lujo
y más si vas de pasada.

Palmeras que van marcando
los caminos de la noche,
sueños que siguen volando
sin querer poner el broche.

Alicante se despierta
con brisas que dan aliento,
y su Puerto sigue alerta
para no ver sufrimiento.

El embrujo de sus olas
que vienen formando estelas,
pienso que no llegan solas
si es que brillan las estrellas.

Embrujo de su Castillo
lleno de viejas leyendas,
donde se divisa el brillo
de ese mar lleno de sendas.

Murallas que son embrujo
de un pasado diferente,
el recordarlo da influjo
que llevaras en tu mente.

Alicante de pasiones
entre sombras marineras,
tierra que causa emociones
entre sus bellas palmeras.
G X Cantalapiedra.
EN ALICANTE LA CLARIDAD ES CONSTANTE
Luces que dan alegría
en muchísimos instantes,
esta tierra da armonía
con claridades constantes.

Un Castillo que reluce
con la fuerza de un diamante,
dicen que a veces se luce
por estar en Alicante.

Santa Bárbara bendita
Patrona de Artillería,
en mi corazón palpita
un sentir que yo tenía.

Claridades de Alicante
que dan brillos en sus olas,
esta tierra dialogante
no camina nunca a solas.

Viendo alegres las palmeras
entre sus bailes preciosos,
abrazas las primaveras
con sus aires silenciosos.

Claridades extendidas
entre sus ficus grandiosos,
donde se ven despedidas
en momentos armoniosos.

Abrazando los destinos
de esta ciudad levantina,
viendo los momentos finos
del Castillo y su colina.

Un aire de claridades
sobre sus ramblas dichosas,
esta tierra da verdades
sin precisar de sus rosas.

El Mar marcando las fechas
de esta eterna primavera,
con claridades bien echas
cuando el sol marcha a tu vera.
G X Cantalapiedra.
CUANDO LAS OLAS SE CRECEN
Vienen corriendo las olas
por el Mar Mediterráneo,
y rompen contra el Rompeolas
hasta en el pleno verano.

Temporales de tormentas
con sus daños naturales,
que vamos viendo que aumentan
sin sentirles muy normales.

Las olas vienen creciendo
por las costas levantinas,
y el tiempo las va ofreciendo
sus arenas siempre finas.

Alicante se despierta
temiendo sus fuerzas brutas,
las playas viven alerta
al ver sus grandes disputas.

Estos tiempos cambia climas
que suelen dejar sus huellas,
no respetan ni las cimas
donde se ven las estrellas.

Las palmeras van vibrando
llenas de cierta nostalgia,
y Alicante va pensando
que esta tierra tiene magia.

Olas que vienen sonando
con sus ruidos tenebrosos,
mientras que vives gozando
muchos momentos dichosos.

Alicante de caricias
con sus brisas encantadas,
ciudad que te da delicias
en las horas anheladas.

Deja que bramen las olas
sobre sus costas preciadas,
no quieras pisar a solas
esas playas bien cuidadas.
G X Cantalapiedra.
UNA SOMBRA PENITENTE
Una sombra penitente
he visto por la bahía,
con un brillo reluciente
de misterio y agonía.

Una luz que iba flotando
sin explicar su valía,
a mí me va recordando
un amor que yo tenía.

Una sombra de pesares
entre triste sintonía,
el mar levanta cantares
que pueden dar alegría.

Ese Mar Mediterráneo
que sabe de fantasía,
puede ser que en el verano
nos deje mucha armonía.

Al ir camino del Puerto
sin buscar esa bahía,
no quiero ver sufrimiento
ni alguna rara porfía.

Una sombra penitente
llevo en el alma metida,
y la tengo tan presente
que nunca la vi perdida.

Voy recorriendo Alicante
en perfecta sintonía,
mientras contemplo al instante
que esta tierra es simpatía.

No quiero gritar al viento,
ni busco senda afligida,
Alicante te da aliento
a la vez de buena vida.

Quiero escuchar sin complejos
unas frases muy leídas,
y no temer los reflejos
de alguna sendas perdidas.
G X Cantalapiedra,
ALICANTE ESTA MAÑANA CON NIEBLA
Esta mañana la niebla
dejó sus signos constantes,
pienso que el ambiente tiembla
al ver asfaltos brillantes.

La niebla viene mojando
esta ciudad levantina,
que nota que va calando
esa nieblecilla fina.

Niebla que lleva peligros
en carreteras marchosas,
donde se ven ciertos giros
entre curvas peligrosas.

Alicante con su niebla
que hace temblar las palmeras,
sobre sus ramblas retiembla
algún frío con esperas.

El Castillo blanquecino
de esas brisas penitentes,
donde no vale hilar fino
con ciertas nieblas presentes.

La niebla viene callando
sin apenas meter ruido,
el suelo le va mojando
y el viento vive escondido.

La niebla por la Explanada
hace ver distintos signos,
al ser tan bella y gozada
brillan sus estilos finos.

Alicante va entendiendo
estas frías madrugadas,
que a nadie van convenciendo
si son serias escarchadas.

El sol se come la niebla
que no resiste calores,
aunque Alicante lo entienda
por ser su tierra de flores.
G X Cantalapiedra.
CUANDO EL TIEMPO SE DISLOCA
Este mes viene buscando
los calores del verano,
y le miramos temblando
por resultar algo vano.

Febrero llega marcando
calores que son porfías,
el invierno va flotando
sin ver las mañanas frías.

Vendavales de calores
corren por todo Levante,
que dicen romper amores
en la ciudad de Alicante.

Los calores se dislocan
sin explicar los motivos,
y hasta en las piedras revocan
con sus malos adjetivos.

La prudencia va llegando
queriendo cambiar la historia,
su camino fue quedando
con signos de no ver gloria.

Calores comprometidos
que las palmeras admiran,
dicen que llegan erguidos
sin saber cómo se estiran.

Hablan que llegan las nieblas
por las costas de Alicante,
nadie quiere ver tinieblas
en un ambiente elegante.

Algunas mañanas tiemblan
entre nieblas deprimidas,
sin hablar si así retiemblan
con sus brisas escondidas.

Este mes loco perdido
con distintas apariencias,
quisiera verle afligido
para comprender sus ciencias.
G X Cantalapiedra.
SIN QUERER SENTIR FRACASOS
No buscamos los fracasos
ni las grandes conclusiones,
a veces vivimos pasos
sin comprender las razones.

Vamos libres caminando
por la tierras levantinas,
algunas veces soñando
con esas preciosas cimas.

Humanos por los caminos
buscando nuevos amores,
sin saber si nuestros signos
pudieran lograr candores.

Libres soñando verdades
entendemos las pasiones,
no preguntamos edades
ni sacamos soluciones.

En Alicante esperando
una vida placentera,
donde se pueda ir brindando
con clima de primavera.

Esos caminos perdidos
entre valles y barrancos,
parecen ser elegidos
para no saber de bancos.

Caminar buscando sueños
sobre sus vistas hermosas,
viendo pájaros risueños
en sus laderas gozosas.

Sentir la voz de esta tierra
que conoce el sufrimiento,
y ver que su entorno encierra
muchas palabras de aliento.

Alicante de esperanza
cargada de sol y viento,
ciudad llena de templanza
que te anula el desaliento.
G X Cantalapiedra.
ALICANTE Y SAN VALENTÍN
Un día me recordaron
por la calles de Alicante,
que algunas fiestas llegaron
para servir de calmante.

En la calle Maisonnave
dicen que llegó su fiesta,
que algunos pusieron clave
para recordar su cuesta.

No vale querer un día
si eres tirano sin leyes,
ni romper esa armonía
que a veces dejan los Reyes.

El amor se va cuidando
todo el año con decoro,
no se puede ir machacando
ni anular sus reglas de oro.

Las flores son muy bonitas
cuando existe la dulzura,
más otras veces nos gritan
al ver tan solo amargura.

El amor se va labrando
como un jardín con ternura,
nadie debe de ir gritando
ni hacer su rumbo locura.

No vale brindar un día
y machacar todo el año,
ni hablar de oscura alegría
al que va dejando daño.

El amor es algo grande
que no se compra con flores,
dicen que si llega tarde
pueden ser tiempos de amores.

No precisamos un día
para pregonar candores,
el amor causa alegría
sin sufrir por el dolores.
G X Cantalapiedra.
14 - 2 - 2020.
Y EN ALICANTE UN SOL BRILLANTE
Esta tierra levantina
que brilla como un diamante,
me parece más divina
si el sol luce en Alicante.

Las claridades afloran
sobre las bellas palmeras,
y hasta sus calles decoran
sin buscar las primaveras.

El sol se va despertando
de sus entornos nocturnos,
y Alicante va contando
lo que son sus bellos turnos.

Estas viejas claridades
que relucen en sus olas,
cuentan que arrastran verdades
muy cerquita del rompeolas.

Alicante va notando
las alboradas tempranas,
donde el sol llega brillando
haciendo bellas mañanas.

Esta tierra le Levante
sabiendo de gotas frías,
tiene esa luz tan constante
que te da los buenos días.

Sin buscar un adivino
con el mar vives soñando,
y no temes el destino
que viene a veces marcando.

Luciendo las claridades
Alicante te deslumbra,
y no preguntas edades
cuando la Luna te alumbra.

Claridades sin lamentos
circulan por tu camino,
sin querer saber de vientos
quisieras hilar más fino.
G X Cantalapiedra.
DEBES DE SER MÁS CONSTANTE
No sueñes seguir triunfando
con tu mundo delirante,
ni quieras vivir soñando
en la ciudad de Alicante.

Debes de ser más constante
y poner siempre tus medios,
eres un pobre mangante
que nunca buscó remedios.

No vivas de tus mentiras
ni quieras ser un farsante,
a veces cuando te giras
temo ver a un gran pedante.

La vida te va marcando
al conocer tu pelaje,
y se nota que hasta hablando
nada sabes del paisaje.

Caminas entre las dudas
de esta ciudad elegante,
viendo tus cosas absurdas
en la tierra de Alicante.

No lamentes tus mentiras
entre falsas soluciones,
nunca podrás hacer tiras
a quien te da negaciones.

Sin respeto nada tienes,
ni sueñes con otra vida,
iras pasando vaivenes
en tu batalla perdida.

Alicante es una rosa
que no puedes ir logrando,
de frente veras hermosa
una ciudad de ir cuidando.

No quieras marcar tus huellas
que solo siembran pesares,
no sabes las cosas bellas
de Alicante y sus lugares.
G X Cantalapiedra.
DESDE VILLENA ALICANTE
Circulando sin enredos
El Túnel vienes pasando,
Villena tiene sus credos
que de lejos vas notando.

La carretera precisa
de seguir siempre pensando,
si la curva no te avisa
puedes acabar llorando.

Gasolinera y talleres
en cualquier camino largo,
Villena tiene placeres
aunque el viento suene amargo.

Un Castillo de testigo
sueños de poder y embargo,
leyes que fueron castigo
de cualquier bonito encargo.

Mirando la carretera
entre piedras y barrancos,
cualquier conductor espera
hallar posibles atascos.

Sin mirar ciertos paisajes
que parecen encumbrados,
nadie piensa en los linajes
de otros tiempos ya olvidados.

Castillos que fueron fuertes
con sus condes bien cuidados,
lugares de lucha y muertes
con medievales soldados.

Hoy mirando los Castillos
que algunos condes dejaron,
vemos de lejos sus brillos
entre piedras que labraron.

Alicante siempre espera
con su cielo bello y claro,
que nos huele a primavera
sin querer ver nada raro.
G X Cantalapiedra.