PONTEDEUME (La Coruña)


Puente sobre el río Eume
PARROQUIA SANTA MARIA DE CENTROÑA PONTEDEUME
CONTACTO
Principal » 630 850 470

PARROQUIA SANTIAGO DE BOEBRE PONTEDEUME
CONTACTO
Principal » 630 850 470

PARROQUIA SANTIAGO DE PONTEDEUME
CONTACTO ... (ver texto completo)
por favor estoy buscando forma de comunicarme con las parroquias siguientes en Pontedeume
San Martino De Andrade.
Santiago De Boebre.
San Miguel De Breamo.
Santa Maria De Centrona.
San Cosme De Nogueirosa.
Santa Mariaq De Ombre.
Santiago De Pontedeume.
San Pedro De Vilar.
le agradeceria mucho quien me puedaz ayudar.
En 2017 visitamos Queijeiro en Pontedeume. No encontré los libros en la Iglesia de San Xurxo de Queixeiro donde estaría registrado mi bisabuelo Domingo Martínez Suarez, pues si bien los enviaron al arzobispado de Santiago de Compostela, allí me informaron que no los encuentran tampoco, ya que faltan junto con los de otra iglesia cercana. En el axuntamiento de Pontedeume si bien me informaron por teléfono que deberían de fijarse en los libros antiguos, cuando envié la solicitud por email, me informaron que no era posible buscar información de los padres de mi bisabuelo y de su hermano que según sabemos volvió a Queijeiro o Queixeiro como es actualmente, ya que una sobrina le escribía cartas allí por los años 1920-1930. En el año 1988-1989 viajó desde Uruguay un nieto y visitó el lugar, encontrando un señor de apellido Suarez, muy anciano, que le contó que eran primos de la familia de Maria Suarez (madre de mi bisabuelo Domingo Martínez Suarez). El hermano de Domingo Martínez Suarez era cura, y volvió a Queijeiro. No pude visitar el cementerio, y en el Hospital de La Coruña no tenían información de las décadas de 1920 ó 1930. Cuando el cura Esteban Martinez Suarez falleció, se tramitó sucesión de bienes y se hizo todo en forma legal desde España, supongo que con familiares de España. Los que estuvieron en eso aquí, ya fallecieron. Vi algunas personas con apellido Suarez y con apellido Martínez... un gran parecido con los familiares que viven en URUGUAY... y como me dijo un amigo... los genes se reconocen... Que les puedo decir, muy felíz, pero sin terminar de cerrar el círculo. Saludos desde Uruguay. A ver, es un hecho, VUELVO! María José Giménez Martínez
DE PONTEDEUME AL CAMPO DE GOLF DE MIÑO.
En aquella madrugada del mes de agosto, del año 2016, aquel hombre solitario, se quedó sin su automóvil, ya que parece que la batería se le había descargado, y a continuación se dio cuenta que la correa del alternador estaba floja y medio rota, su coche le tenía en un aparcamiento pegando a la gasolinera del largo Puente. Intento arrancarle con unos cables que le dejaron, pero fue imposible, y después de estar luchando con la fastidiosa avería, decidió, andar a pie todo ese largo camino cuesta arriba, que le separaban de su domicilio, eras las dos y media de la madrugada, el silencio de la carretera llena de curvas con rampas fabulosas, le hicieron pensar en aquella terrible soledad, con los cinco kilómetros de distancia, de lo que fue hace años la antigua carretera de La Coruña a Ferrol, y hoy día con una autovía fabulosa aunque muy cara. Según que se alejaba de Pontedeume, los ecos de algunos animales le impresionaban, el verdor de las cunetas, y tan solo mirando en la lejanía aquel bonito pueblo donde dejo su coche averiado, todo su camino nocturno fue una odisea, viendo sombras y fantasmas que le sobrevolaban, el miedo a las meigas y otros seres irreconocibles, le hicieron sentir cosas en las que nunca había pensado, El hombre todas las noches al encontrarse solo, bajaba a Pontedeume, para cenar y cambiar impresiones, con algún otro ser humano, aunque aquella noche se le prolongo su cena, y termino tomando alguna copa de coñac, para matar el gusanillo como el hombre decía a sus conocidos gallegos. Al surgirle la avería, su mente y su cuerpo no le respondieron, y como dinero llevaba lo justo, inicio aquel camino que muchas noches le llevaban a su casa en su automóvil, quiso parar en un club de alterne, cerca de su domicilio, pero apenas llevaba dinero para pagarse una copa, y con su soledad y miedo, continuo por las curvas que le llevaban a las viviendas del Campo de Golf, antes de llegar como a unos 500, metros, sintió el ruido producido por un caballo, en un huerto de al lado de la estrecha carretera, que conduce a Vilarmaior, el caballo parece que le quería saludar, pero el hombre estaba extrañando todo, ya que jamás había andado, por aquella carretera por la noche a pie, cuando llego a la urbanización, sus ojos parecían querer llorar, y en aquel penoso silencio, se adentró en su vivienda, ya eran sobre las cuatro de la madrugada, y para colmo la luz de la escalera, ya que las viviendas no tienen ascensor al ser solo de un piso, estaba a oscuras, y tocando las pareces subió hasta su piso, y en la entrada de su vivienda, se fijó en un fabuloso espejo, dándose cuenta, que el pelo le tenía casi todo blanco, y su cara era un poema de arrugas, salidas en la noche aquella. La Galicia Profunda, como alguien le había contado, le dejó su penosa huella, por su mente pasaron Las Fragas de Ume, las playas de Perbes, y Miño, y sin olvidarse del largo Puente de Pontedeume, y sus calles estrechas y bien comercializadas, al día siguiente volvió de nuevo andando, hasta Pontedeume, para poder arreglar su automóvil, y salir de allí corriendo, para borrar aquel camino que tantas noches anduvo en coche, y dirigirse de nuevo a su casa de Valladolid, donde su familia se dieron cuenta rápidamente, que algo raro y gordo, le debió de pasar, para no terminar aquel mes de Agosto en aquel paraíso de La Profunda Galicia… G X Cantalapiedra…
Hola, estoy buscando informacion sobre mi abuelito llamado Jose Candedo Castelos nacido en A Coruña, hijo de Pedro Candedo Perez y Josefa Castelos Pazos.
Se encontro la evidencia de que el papa de mi abuelo Pedro Candedo Perez fue residente de Pontedeume en 1901.
Al parecer por lo que he investigado mi abuelito Jose Candedo Castelos pudo haber tenido tres (3) hermanos: Jesus Candedo Castelos, Nicolas Candedo Castelos y Ricardo Candedo Castelos.
Quisiera saber si alguien tiene informacion sobre ... (ver texto completo)
Asi esta distribuido el apellido Candedo en Galicia

Beariz Ourense 17
Avión Ourense 21
Miño A Coruña 7
Narón A Coruña 6
Coruña, A A Coruña 18
Vigo Pontevedra 13
AQUEL MUERTO
Comentaron bien su muerte,
más el muerto estaba vivo,
el morir nunca fue suerte,
ni la muerte era el motivo.

Fueron lamentos de muerte
en aquella tierra extraña,
el hombre al sentirse inerte
quiso regresar a España.

Sin querer llorar su muerte
como una horrible alimaña,
el muerto estaba presente
aunque la muerte no engaña,

Muerto buscando destino
envuelto sobre una manta,
nadie pensó ser tan fino
al ver que la muerte espanta.

Comentan muchos amigos
que la muerte le acompaña,
y temen ciertos castigos
si la muerte todo empaña.

Dejar al muerto tranquilo
que sigue volando el alma,
en su muerte yo perfilo
un montón de pura calma.

Sin clamores de campanas
el muerto tuvo destino,
existen las tumbas vanas
de quien busca el desatino.

El muerto no es un ausente,
aquel muerto estaba vivo,
el silencio penitente
jamás tuvo algún motivo.

Hay caminos y fronteras
que existen los muertos vivos,
no hacen falta primaveras
si en la muerta hay objetivos.
G X Cantalapiedra.
AQUELLA NOCHE QUE SE HIZO DE DÍA
El automóvil circulaba a bastante velocidad, en una carretera comarcal de la provincia de La Coruña, era un poco más tarde de las once de la noche, de aquel día del mes de agosto de 2016. Cuando aquel matrimonio, al salir de un valle, con su coche, se dieron cuenta perfectamente, que algo extraño estaba pasando. No era ningún fuego, era una sobre luz tan grandiosa, que aquellos eucaliptos se dejaban ver, igual que de día, el marido le comento a su esposa, esto es anormal, aunque en Galicia anochece mucho más tarde, esto es algo raro, la esposa sintió miedo, era un resplandor de luz grandiosa, la carretera se hizo durante bastante tiempo como si fuera de día, y los automovilistas que en esas horas eran muy pocos, circulaban a muy poca velocidad, al ver tan extraño fenómeno, que les debía de poner los pelos de punta, siempre pensando en algún desastre, el matrimonio venía desde Betanzos, por aquella carretera comarcal gallega, donde tuvieron que acudir a Urgencias médicas, sobre las diez y cincuenta, donde debieron de salir de allí a las once y algo, ya que fueron atendidos muy rápidamente, más tuvieron que cruzar toda la localidad, para volver a su estancia veraniega. Y en ese recorrido de unos treinta kilómetros, supieron como son los fenómenos extraños incluso en Galicia, fueron como unos diez minutos, la duración de esa tremenda claridad, que jamás sabrían de donde venía ni a qué lugar comprendía. Al llegar a su casa enseguida quisieron ver la televisión, por si daban algo de aquel extraño motivo, nadie comento nada, todo se quedó entre la gente que lo pudieron ver, pero nadie daba salida aquel misterio, el marido comentó a su esposa, esto son cosas de las meigas de por estas tierras, y la esposa no conforme pregunto en el comercio donde hacía normalmente su compra, pero solo encontró el silencio sin explicaciones, incluso la miraron como un ser extraño, como si perteneciera a otra galaxia, entonces la esposa decidió callarse, y no volver a comentar nada, en aquel tiempo que fue de un mes más de estar allí, volvieron a salir por la noche incluso más tarde, bajaron hasta localidades cercanas, como Miño, Sada, o Pontedeume, sin lograr ver nunca más aquel fenómeno luminoso. Que tanto les preocupaba, en su regreso a Madrid, lo hicieron de día, para no verse sorprendidos, por cualquier situación extraña, Han vuelto al mismo lugar, más veces, han recorrido esa misma carretera, y nunca más han vuelto a sentir ni ver aquella luz sobre el campo, que tanto les asusto aquel día, donde los pocos coches que por allí andaban, se quedaron casi parados, sin entender el motivo de aquellos minutos tan reflectantes, o mejor dicho impactantes. Los misterios son lo mismo cuando los seres humanos no los entienden, da lo mismo en Galicia, que en el Páramo de Masa, hoy nos faltan explicaciones, que los medios de comunicación y los técnicos del tiempo, aun no lo pueden confirmar, y si pensamos en los científicos, sabemos que aún tienen barreras imposibles de esclarecer.
G X Cantalapiedra.
PONTEDEUME Y SU GRAN CHOCOLATERÍA
En un lugar destacado
de esa ría caudalosa,
el tiempo pasa anhelado
haciendo la tarde hermosa.

Chocolate de merienda
con unos churros sabrosos,
para que la vida entienda
sus momentos más gozosos.

Todo el salón ocupado
lo mismo que su terraza,
es un lugar destacado
que siempre tiene su baza.

La Ría de Ume es testigo
de estas tardes deliciosas,
el chocolate es amigo
lo mismo que son las rosas.

Churros llenos de templanza
dan aliciente constante,
en tan bonita balanza
se vive cualquier instante.

Pontedeume tiene el Puente
que se llena de marisma,
con un color permanente
de las brisas de su clima.

Marisqueras trabajando
hacen latir corazones,
a su paso van marcando
las bonitas tradiciones.

Esta Profunda Galicia
repleta de sensaciones,
con su bonita delicia
alegra los corazones.

El chocolate nos marca
Incluso muchos festivos.
y en Pontedeume te embarca
por muy distintos motivos.
G X Cantalapiedra.
Y DE NUEVO VOLVIÓ A GALICIA
Entre sus muchos deseos, de sentirse más gallego, tuvo la feliz idea de abandonar su sosiego, Desde joven se marchaba, por los caminos del mundo, y su vida la trazaba, en mil caminos a gusto, Recorriendo toda España, con trabajos y disgustos, logro buscarse una dama, entre sus tranquilo sustos, Por mil barcos de pasiones se fue cruzando los mares, sin poner sus condiciones, y con sus viejos cantares, La morriña le llenaba sus horas de marinero, y en el puerto que atracaba, se gastaba su dinero, andando por mil lugares, en barcos de viajeros, hizo muchas amistades halla por el Extranjero, más soñando con su novia, que por Barcelona estaba, la comento que un buen día en España se amarraba. Aquel gallego sentido, que supo de amor y patria, no quiso verse perdido en lugares de otra plaza. En Cataluña afincado, que más tarde abandonaba, por las tierras de Levante, y en Benidorm se quedaba, Con Clara su buena esposa, una familia formaba, y su vida fue la meta que ya nunca abandonaba, gallego con sed de amores entre morriña y nostalgia, en su mundo de candores a Galicia reclamaba, las pasiones de su tierra con las mareas marcadas, recordando las razones, de sus ausencias pagadas. Caminos de mar adentro con la vista siempre echada sobre las costas del mundo, en cualquiera madrugada. En Benidorm con trabajo su economía marchaba, y supo que allí en su tierra el progreso funcionaba. Preparando la maleta, lo mismo su esposa Clara, los dos salieron contentos buscando fuertes amarras. Los caminos de Galicia a veces tienen su magia, Pontedeume y su ría les mantiene en su mirada, sienten las luces del día y su fresca madrugada, Galicia en su matrimonio porqué allí nació su Clara, donde ve los eucaliptos como banderas izadas, De pronto miran las cumbres de aquella tierra encantada, y las vistas les descubren el verdor que les encanta. Es la Galicia de siempre, la que nunca suena rara, ya lo dijo Rosalía, y hoy lo piensa también Clara. Las sensaciones se juntan entre rías y montañas, sin temer las noches frías, ni las brisas que no engañan. Es la Galicia Profunda la que se lleva en el alma, con esa fuerza fecunda que el corazón la reclama. Gallegos de esta Galicia que sueñan sus madrugadas, en ellas ven la delicia de ver sus tierras regadas. Campos que son maravilla con laderas bien cuidadas, que trazan esa morriña en personas educadas. Cuando Galicia se siente, el amor nunca da trabas, en la vida se presiente lo que de niño pensabas. Verdes laderas gozosas llenas de vida encantada, Pontedeume tiene rosas que el viento las anhelaba. Atrás quedaron caminos, entre las bonitas playas, Galicia tiene destinos de vivir cosas soñadas. Cuando te tira la tierra el corazón pierde calma, mientras la pena se encierra en buscar quien te reclama. Misterios tiene esta vida, misterios que guarda el alma, no existe ruta perdida, si ves que el viento te llama. Los colores de Galicia son los signos de tu patria, el mar te da la primicia de sentirla más amada.. Cuando los vientos azuzan en las duras madrugadas, los vendavales se cruzan dejando vidas marcadas. Galicia de mis amores, entre morriñas guardadas, en tus sentidos candores llevas las rosas amadas. Sombras de viejos cantares con sensaciones grabadas, Galicia tiene lugares con mujeres adoradas.
G X Cantalapiedra.
Hola, estoy buscando informacion sobre mi abuelito llamado Jose Candedo Castelos nacido en A Coruña, hijo de Pedro Candedo Perez y Josefa Castelos Pazos.
Se encontro la evidencia de que el papa de mi abuelo Pedro Candedo Perez fue residente de Pontedeume en 1901.
Al parecer por lo que he investigado mi abuelito Jose Candedo Castelos pudo haber tenido tres (3) hermanos: Jesus Candedo Castelos, Nicolas Candedo Castelos y Ricardo Candedo Castelos.
Quisiera saber si alguien tiene informacion sobre esta familia Candedo Castelos, o sobre el matrimonio entre Pedro Candedo Perez y Josefa Castelos Pazos
Cualquier informacion la agradeceria inmensamente
Saludos
Clara Candedo
PONTEDEUME EN EL OTOÑO
Brisas que vienen deprisa
sin hablar jamás de huellas,
en el aire una sonrisa
ilumina las estrellas.

Esta Galicia sentida
con sus momentos risueños,
parece ser distinguida
por vivir siempre sus sueños.

Hablan mucho de nostalgia
en la Galicia Profunda,
a veces dicen que es magia
donde mucho verde abunda.

Rías que saben de vida
con muchas trabajadoras,
donde no se ve perdida
ninguna de aquellas horas.

Laderas que ves tan bellas
que parecen ser pinturas,
donde quizá las estrellas
nunca siembran amarguras.

El navegar por sus rías
hacen grande su paisaje,
donde vives horas frías
sin temer nunca el anclaje.

El Eume sigue corriendo
por sus laderas famosas,
el otoño va sintiendo
que se evaporan las rosas.

Nostalgia que tiene calma
en estos bellos lugares,
Pontedeume tiene un alma
que da paz en sus hogares.

La lluvia la arrastra el viento
por las campiñas gallegas,
que parece nuevo aliento
si los calores se pliegan.
G X Cantalapiedra.
CUANDO GALICIA LA SIENTES
Cuando notas la distancia
y las brisas no te llegan,
nunca pidas arrogancia
cuando las lluvias se pliegan.

Sentir Galicia en el alma
sin pedir explicaciones,
es vivir entre la calma
y sus grandes sensaciones.

La morriña de testigo
en las grandes ocasiones,
donde te sientes amigo
de las grandes emociones.

La noche marca tus sueños
llenos de viejas leyendas,
viendo caminos risueños
y verde sobre las sendas.

La nostalgia del camino
siempre se vive soñando,
hay quien lamenta su signo
al sentirse condenado

Las rías marcan paisaje
de esa Galicia Profunda,
no se precisa linaje
cuando la pena es rotunda.

Esa Galicia de amores
que se nota en la distancia,
es la tierra con candores
que teme cierta elegancia.

La magia de sus praderas
que derrocha sintonía,
no quiere poner barreras
a la luz de la alegría.

Rías que lucen sus verdes
que derrochan armonía,
en Galicia si te pierdes
nunca abraces la agonía.
G X Cantalapiedra.
CAMINO DE GALICIA
Con el corazón en danza
y la mente muy despierta,
quisiera ver la balanza
de poder vivir alerta.

Galicia de prados verdes
con sus brillos de esperanza,
donde en las tardes te pierdes
entre gestos de templanza.

Los caminos de Galicia
siempre tienen alabanza,
el pisarlos da delicia
entre signos de bonanza.

Los caminos de la vida
buscan distinta distancia,
no hay una fecha perdida
que siembre la intolerancia.

Cuando recuerdo a Galicia
se llena de brillo el alma,
que suena como a primicia
y quiere darme la calma.

Pasar Castilla deprisa
sin entender de distancia,
a veces sientes la brisa
que te deja la arrogancia.

Galicia de grandes verdes,
con morriña siempre sana,
donde los vientos se pierden
en cualquier rara mañana.

Vientos que vienen marcando
senderos y tradiciones,
con las brisas que calando
te dan nuevas sensaciones.

Es la Galicia con sombras
que se pierden en la noche,
lugares donde te asombras
sin sentir jamás derroche.
G X Cantalapiedra.
PONTEDEUME Y SUS LADERAS TODAS VERDES
Cuando recuerdo a Galicia
entre brisas tenebrosas,
Pontedeume es la delicia
donde se divisan rosas.

Entre laderas gozosas
y pensamientos mundanos,
en sus curvas no dichosas
ves muchos momentos vanos.

No vi meigas peligrosas
ni fantasmas de la noche,
las brisas poco armoniosas
siempre las haces reproche.

Rías llenas de leyendas
entre palabras oscuras,
dicen que existen las vendas
para curar amarguras.

En la Galicia Profunda
entre sueños de esperanza,
es un paisaje que abunda
donde el verdor suena a danza.

Calles que viven misterios,
laderas que afloran calma,
visiones de cementerios
que viven dentro del alma.

Es la Galicia sentida
entre su morriña y magia,
Pontedeume protegida
por los vientos de nostalgia.

El Torreón marca fechas
de futuras alabanzas,
pasos que nunca dan brechas
y siempre te dan templanzas.

La ría como testigo
de su mundo marinero,
Pontedeume es el amigo
de cualquier aventurero.
G X Cantalapiedra. Dedicada a Goyete y Juan Martín.
LAS NOCHES DE LA PROFUNDA GALICIA
Suenan los vientos normales
sobre su mucho arbolado,
a veces son tan fatales
que te dejen muy mermado.

Ruidos llenos de misterios,
sueños que siguen tocados,
en los momentos más serios
son esos hombres malvados.

No son meigas justicieras,
ni obreros en sus trabajos,
hay voces en las riberas
que quieren buscar atajos.

Atajos de los caminos,
senderos de malos tragos,
son penosos ciertos trinos
que pueden volverse amargos.

En la Profunda Galicia
existen caminos largos,
sin conocer la delicia
que pueden dar ciertos cargos.

La noche guarda misterios,
las sombras no son halagos,
existen los cementerios
donde acaban los embargos.

Dicen que llega la noche
entre multitud de tragos,
la vida no pone broche
a los ríos con sus lagos.

En la Profunda Galicia
sin buscar el desamparo,
puede vivir la codicia
abrazada al mundo raro.

La noche viene deprisa
con el consejo olvidado,
Galicia tiene esa brisa
donde el dolor no es buscado.
G X Cantalapiedra.
PONTEDEUME Y SUS MISTERIOS
Sendas llenas de misterios
en la Galicia Profunda,
entre los momentos serios
de una Luna que no abunda,

Pontedeume tiene rías
con brisas que dejan huellas,
noches que se vuelven frías
aunque nos parezcan bellas.

Sombras viejas de la noche,
algunas son de sus meigas,
su paisaje pone el broche
entre laderas y vegas.

Cuando contemplo sus rías
con barquitos que navegan,
pienso que existen los días
donde las velas se pliegan.

Calles llenas de recuerdos,
algunas que son estrechas,
hombres que se sienten cuerdos
en estas tierras bien hechas.

Es La Galicia Profunda
entre las brisas y nieblas,
donde la nostalgia abunda
y los lamentos retiemblan.

Cuando la mar te reclama
y se ven bravas sus olas,
el misterio siempre clama
queriendo llegar a solas.

Las noches marcan laderas
entre nostalgias perdidas,
con sus curvas altaneras
que parecen reprimidas.

Misterios tiene la noche
de esa Galicia Profunda,
hay rías que son derroche
donde la duda fecunda.
G X Cantalapiedra.