SAN VICENTE DEL RASPEIG (Alicante)

Habitantes: 45.960  Altitud: 109 m.  Gentilicio: Santvicenteros 
Hoy amanece en SAN VICENTE DEL RASPEIG a las 07:11 y anochece a las 18:24
Nº fotos: 116  Nº mensajes: 39  Visitas / día: 27 

Información general sobre SAN VICENTE DEL RASPEIG:

Situación:

El municipio de Sant Vicent del Raspeig, enclavado en la comarca de l’Alacantí, dista 6 kilómetros de Alicante, capital de la provincia. Limita: al Norte, con Tibi y Xixona; Este, con Alicante, Mutxamel y Villafranqueza (barriada de Alicante); y al Sur y Oeste, con Alicante.

El terreno que ocupa el término municipal es muy accidentado descendiendo progresivamente desde la Serra del Ventós al norte, pasando por la Lloma Redona (250 metros sobre el nivel del mar), hasta alcanzar la llanura donde se enclava actualmente la ciudad (109 metros de altitud). Entre sus cimas mas importantes hay que destacar "l´Escobella", "el Bec de l´Aguila", "Serra del Savinar" i el "Tossal Redó". La superficie total del término asciende a 3.934 hectáreas.

El clima de la población es suave y seco, con índices de aridez típicos del clima mediterráneo(“Sequet però Sanet” – frase atribuida a Sant Vicent Ferrer). Los valores térmicos oscilan entre los 11º C de Enero y los 25º de Julio y Agosto, mientras que las precipitaciones no superan por lo general los 340 milímetros anuales. El término está secundado por varias ramblas como son las del Rambuchar y el Barranquet.

Ayuntamiento:

.Alcaldía LUISA PASTOR LILLO (Alcaldesa)

.Cementerio SATURNINO ÁLVAREZ RODRÍGUEZ.

· Comercio y Desarrollo Local FRANCISCO JAVIER CERDÁ ORTS.

· Contratación LUISA PASTOR LILLO (Alcaldesa)

· Cultura, Fiestas y Turismo JOSÉ RAFAEL PASCUAL LILLO - Cultura - Turismo y FRANCISCA ASENSI JUAN - Fiestas.

· Deportes JOSÉ JUAN ZAPLANA LOPEZ.

· Económica-Financiera MERCEDES TORREGROSA ORTS.

· Educación MARÍA ANGELES GENOVÉS MARTÍNEZ.

· Informática FRANCISCO JAVIER CERDÁ ORTS.

· Juventud JOSÉ JUAN ZAPLANA LÓPEZ.

· Mantenimiento y Servicios VICTORIANO LOPEZ LÓPEZ.

· Mayor FRANCISCA ASENSI JUAN.

· Medio Ambiente JOSÉ RAFAEL PASCUAL LILLO.

· Mujer MARÍA ANGELES GENOVÉS MARTÍNEZ.

· Oficina de Atención al Ciudadano JOSÉ VICENTE ALAVÉ VELASCO.

· Padrón Municipal de Habitantes JOSÉ VICENTE ALAVÉ VELASCO.

· Patrimonio MERCEDES TORREGROSA ORTS.

· Policía Local SATURNINO ÁLVAREZ RODRÍGUEZ - Policía Local Y VICTORIANO LÓPEZ LÓPEZ - Tráfico.

· Recursos Humanos JOSÉ VICENTE ALAVÉ VELASCO.

· Sanidad y Consumo MERCEDES TORREGROSA ORTS.

· Secretaría LUISA PASTOR LILLO (Alcaldesa)

· Servicios Sociales MARÍA ÁNGELES GENOVÉS MARTÍNEZ.

· Urbanismo RAFAEL JUAN LILLO TORMO.

Monumentos:

Iglesia de la Inmaculada.

Moderna Iglesia construida en los años 70 y reconstruida en los 90. Situada en la calle Benlliure consta de un gran recinto para la oración. Con grandes ventalnales destaca su gran luminiosidad. Dedicada a la Inmaculada Concepción, celebra sus fiestas el 9 de diciembre con una ofrenda floral por las calles adyacentes en la que participan las entidades festeras de la ciudad. Finaliza el dia festivo con una mascletà.

Iglesia de San Vicente Ferrer.

La iglesia fue construida como lo indica en su fachada principal en el año 1803 sobre una antigua ermita. La construcción de la ermita se justifica por la visita que hizo en el siglo XV San Vicente Ferrer al caserio del Raspeig. El estilo de la iglesia corresponde al "Neoclásico", y en su fachada se pueden observar dos columnas con el fuste liso. La planta de la Iglesia posee una estructura en cruz latina con capillas laterales. En el centro de la iglesia se levanta una gran cúpula rematada por una veleta.

La torre principal de la iglesia fue destruida por su penoso estado en la segunda mitad del siglo XX (atentado al patrimonio), y actualmente la que existe es un réplica a la anterior. Es un bonito edificio que contrasta con la estrechez de las calles adyacentes.

Estación de Ferrocarril.

Actualmente en desuso, fue un edificio importante durante la primera mitad del siglo XX y finales del XIX. Su actual entorno nada tiene que ver con el que existía cuando fue construida. Su entorno actual se caracteriza por presentar un paseo con árboles. Se encuentra enclavada en la linea de ferrocarril Alicante-Madrid, y supuso uno de los elementos clave en el desarrollo industrial de San Vicente del Raspeig. Fue inagurada en la segunda mitad del siglo XIX por la reina Isabel II. Su estilo, al igual que el ayuntamiento es modernista, donde destacan sus adornos típicos de la época. Aunque actualmente se encuentra algo abandonada, pronto recuperará su antiguo esplendor con la puesta en marcha de los trenes de cercanias.

Ayuntamiento de la ciudad.

El edificio se construyó en el siglo XIX, allá por el año 1887. El estilo de la fachada principal lo podemos considerar como modernista, dejando patente que ha sufrido numerosas remodelaciones. Destacan en su fachada los tres arcos de piedra medio punto y el escudo de la ciudad. A los laterales también hay que destacar dos arcos de medio punto, lo que le da ese aspecto majestuoso a la plaza. Durante la década de los años 60, el desarrollo económico sufrido en la ciudad y el boom demográfico motivaron la ampliación del edifico, siendo la parte trasera de este la que se amplió.

Casa de los Molinos

Magnífica casa de finales del siglo XIX, que antiguamente se enclavaba entre los campos de cultivos que rodeaban el caserio del Raspeig. En la actualidad ha sido adquirida por el Ayuntamiento para destinarla como sala de exposiciones y cultural en si. Alrededor de la casa se conserva un pequeño jardín ilustrado que en las noches de verano se convierte en un lugar de reposo y descanso.

Fiestas:

Las principales fiestas que se celebran en la ciudad son las Fiestas Patronales y de Moros y Cristianos, y las Fiestas de Hogueras.

Las Fiestas Patronales y de Moros y Cristianos (creados en 1975)se celebran a la semana siguiente de Pascua coincidiendo con la festividad de San Vicente Ferrer. Entre los actos que se llevan a cabo hay que destacar sin duda las espectaculares Entradas de Moros y Cristianos donde participan mas de 6000 personas entre festeros, componentes de boatos, ballets y músicos. Dentro de los actos de los Moros y Cristianos hay que destacar las diferentes embajadas que se escenifican en el castillo instalado en la plaza de España. La embajada Mora tiene lugar el primera sábado de fiestas a partir de las 24 horas. En ella las huestes moras toman posesión del castillo que dias despúes será reconquistado por los Cristianos en la embajada Cristiana. Las Salvas, la ofrenda de Flores y la procesión a San Vicente Ferrer son los actos donde el factor religioso está presente entre los participantes. No hay que olvidad que dentro de las Fiestas Patronales, son importantes las diferentes Mascletás y castillos de fuegos que se llevan a cabo, asi como los numerosos pasacalles y dianas que realizan las comparsas y la comision municipal de fiestas, la entrada de Bandas, el pregón, entrada del fester...

Las hogueras fueron instauradas oficialmente en 1947 aunque desde tiempo atras ya se venia realizando de forma popular entrela gente. Se celebran el tercer fin de semana de Julio, siempre coincidiendo mas o menos con la festividad de la Virgen del Carmen, Patrona de las Hogueras de San Vicente. Hay que destacar la existencia de 9 distritos repartidos por toda la ciudad. Estos distritos son: Santa Isabel, Hernan Cortés, Los Girasoles, L´Entrà al Poble, Carrer Nou, Carrer Major, Ancha de Castelar, Las Acacias, Lillo Juan y por último la Hoguera oficial del ayuntamiento que no entra en concurso. Entre los actos que se llevan a cabo hay que destacar el Desfile del Ninot, desfile en el cual cada comision fogueril presenta de forma humorística el ninot que se quiere indultar para que sea destruido por las llamas. También hay que destacar el pregón, la ofrenda de flores a la Virgen del Carmen, el desfile oficial de comisiones, mascletás, la entrega de premios, para finalizar el domingo con la Nit de la Cremà, donde todos los monumentos quedarán reducidos a cenizas una vez que las Belleas del Foc (equivalente a las Reinas de las fiestas), prendan desde el balcón del ayuntamiento a la Hoguera oficial.

Costumbres:

-Una de las costumbres que aun perduran en San Vicente del Raspeig es la del Tirasset. El Tirasset es un concurso en el cual participan numerosos caballos que tienen que competir llevando una carga a lo largo de un pequeño trayecto en el menor tiempo posible. El último día de las Fiestas patronales es cuando se celebra esl concurso provincial de Tirasset, donde vienen concursantes de todos los puntos de la provincia.

-Otra de las costumbres son los numerosos conciertos de Música Festera que se organizan a lo largo del año con motivo de algun acto relacionado con las Fiestas de Moros y Cristianos.

-Dentro de las Fiestas Patronales es típica la representación de los "milagros de San Vicente Ferrer", donde a través de un teatro protagonizado por los alumnos de algun colegio, se escenifican los diferentes milagros que se le atribuyen al Santo.

-La Banyà (La mojada). En las Fiestas de hogueras, cuando el monumento de cartón piedra está ardiendo, es típico por parte de los ciudadanos el exigir agua a los bomberos para mojarse.

-Engalamiento de calles. Durante las Fiestas de Hogueras, es típico por parte de los vecinos el adornar las calles. Suelen ser sobretodo calles del centro, donde la existencia de plantas bajas posibilita dicha actividad.

-Romeria a la Santa Faz. San Vicente del Raspeig también se une al igual que todos los pueblos de la comarca de l´Alacantí a la centenaria Romeria de la Santa Faz, la cual se realiza el jueves siguiente a la Festividad de San Vicente Ferrer.

-Mona de Pascua. Otra de las costumbres que se desarrollan en San Vicente es la de comerse la mona de pascua. La "mona" es un bollo que se elabora exclusivamente para los dos dia de Pascua.

-Romeria a San Pascual. Antiguamente era típico desplazarse en carro a las inmediaciones de la ermita de San Pascual en Orito, para pasar el dia del Patrón de esta pedania de Monforte.

Historia:

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE EL RASPEIG.

Los orígenes del poblamiento del lugar se remontan a varios siglos pasados. Hasta hace poco se pensaba que el inicio de la historia del lugar podía situarse cuando Pedro Maltés construyó y fundó en 1560 una ermita dedicada a Sant Vicent en la creencia de que el Santo Patrón había predicado por estas tierras alrededor de la ermita. Hoy sabemos que, según la obra de José Montesinos publicada en la colección Plecs del Cercle, el año 1411 había en El Raspeig una ermita dedicada a San Ponce y que, aquel año, predicó en la misma San Vicente Ferrer. Igualmente, unos arqueólogos, con la financiación del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig, han realizado un Inventario Arqueológico del término municipal y han localizado vestigios de cerámica de la baja edad media.

Desde aquellas fechas remotas, sobre las que existen antecedentes de poblamiento de la baja edad media, fueron aumentando los habitantes del lugar y se desarrollaron actividades agrícolas y mercantiles, según han demostrado los libros publicados por Federico Aura Murcia y Vicente Millán Llin en la colección Plecs del Cercle. Conviene recordar que el lugar era una encrucijada de cañadas y antiguas vías romanas.

El momento estelar que marca el impulso de la primera concentración urbana digna de reseñar se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XVIII. Durante esta media centuria, la vieja ermita de San Vicente Ferrer, construida por Pedro Maltes en 1560, fue sustituida por un nuevo templo, tras convertirse la ermita en ayuda de parroquia el año 1733 y, más tarde, en 1785, parroquia independiente. Las obras de construcción del templo se acordaron en 1735 y la fábrica se terminó en 1803. Alrededor de esta iglesia en construcción creció un grupo de casas que alcanzaron la consideración de calle por parte del cabildo de Alicante ciudad, a quien correspondía la jurisdicción de aquel lugar, que en 1744 se interesó en delimitar y poner cuotas para la construcción de casas alrededor de la iglesia. Anteriormente sólo había sido una partida rural y ermita de San Vicente y ahora ya era calle de Alicante e iglesia de San Vicente Ferrer independiente de la de San Nicolás de Alicante. Posteriormente, la concentración de casas alrededor de la iglesia de San Vicente Ferrer situada en la partida del Raspeig alcanzó la consideración de caserío por parte del cabildo alicantino.

De forma paralela al crecimiento urbano, aumentaron las necesidades de los vecinos del lugar: maestro, tiendas, hornos de pan, suministro de aguas, alguacil, etc, y la expansión de las tierras cultivadas. Por otro lado, la festividad de San Ponce celebrada el 15 de mayo perdió arraigo y acabó por imponerse definitivamente el prorrate y la festividad de San Vicente Ferrer, celebrada el primer lunes siguiente al lunes de Pascua. Para el historiador Vicente Millán: "la fiesta del santo valenciano, concretada en el recinto de su ermita -ayuda de parroquia en 1733 y parroquia en 1785- supuso el núcleo constitutivo de la idiosincrasia sanvicentera... la fiesta anual del Pare Vicent era el espacio y tiempos privilegiados en que los moradores del Raspeig se identificaron como pueblo...”

Desde principios del siglo XIX, sus alrededores y el caserío, ubicado en la partida del Raspeig y claramente identificado con la iglesia y las fiestas de San Vicente Ferrer, adquirieron un progresivo protagonismo ante los hechos históricos que se irían sucediendo. Prueba de ello fue la inclusión en las principales crónicas de la ciudad de Alicante de tres hechos destacados de las décadas iniciales del siglo que acaecieron en la partida del Raspeig y sus alrededores. Éstos fueron la presencia de las tropas francesas que sitiaron la ciudad de Alicante entre finales de 1811 y principios de 1812, el enfrentamiento armado de 1823 entre las tropas liberales procedentes de la ciudad de Alicante y una parte de las tropas francesas que defendieron la reimplantación de la monarquía absoluta de Fernando VII y el enfrentamiento armado de 1826 entre la partida liberal de Antonio Bazán y las tropas realistas procedentes de Alicante.

EL PROCESO DE SEGREGACIÓN DEL CASERÍO CON RESPECTO A LA JURISDICCIÓN DE ALICANTE.

Un hecho olvidado por las crónicas de la ciudad de Alicante y que, sin embargo, es el más importante en la historia de San Vicente del Raspeig, fue el proceso de segregación del caserío con respecto a la jurisdicción de la ciudad de Alicante. Uno de los primeros escritos firmados por los vecinos del caserío solicitando la exención de jurisdicción de Alicante fue el memorial del 9 de julio de 1806 descubierto simultáneamente por María Carmen Dueñas y por Vicente Millán LIin en sendas, pero distintas, investigaciones. Según han demostrado los historiadores locales Federico Aura y Vicente Millán, en 1812 se produjo la primera exención de jurisdicción del caserío, que adoptó la denominación de Pueblo de San V icente del Raspeig con alcalde constitucional independiente de Alicante al amparo de la Constitución de 1812. Ésta primera segregación no fue acompañada por la asignación de un término municipal y, al regreso de Fernando VII, el caserío volvió a caer bajo la jurisdicción de la ciudad de Alicante. Durante el trienio de 1820-23, en que se implantó nuevamente en España la Constitución de 1812, el caserío obtuvo de nuevo la consideración de Pueblo exento de la jurisdicción de Alicante pero la llegada de las tropas francesas truncó la segunda experiencia del caserío como municipio independiente. De nuevo se situó bajo la jurisdicción de Alicante.

Finalmente, acogiéndose al Real Decreto provisional del 23 de julio de 1835, los sanvicenteros presentaron un memorial el 31 de marzo de 1836 solicitando de nuevo la segregación. Este memorial ha sido transcrito por Vicente Millán en el n° 4 de Plecs del Cercle. Francesc Canals ha dejado escrito, siguiendo un trabajo anterior de Francisco Figueras Pacheco sobre los orígenes de la iglesia y pueblo de San Vicente del Raspeig, que en septiembre de 1837 la Diputación Provincial concedió la autonomía al caserío. Para Canals aquel escrito de la Diputación representa el acta de autonomía y nacimiento del pueblo de San Vicente del Raspeig. Hay que advertir que durante el dilatado proceso segregacionista, los habitantes del caserío estuvieron divididos entre los que querían segregarse y los que no. Para Vicente Millán el memorial de 1836 supuso la unión de los distintos sectores sociales en pos de la segregación.

El principal problema del nuevo municipio independiente de San Vicente del Raspeig a partir de 1837 fue la financiación municipal. El pueblo era independiente pero aún no estaba clara la delimitación de su término municipal. La delimitación de las lindes del término municipal no se materializó hasta el 16 de junio de 1848 en que los ayuntamientos de Alicante y San Vicente del Raspeig llegaron a un acuerdo por el que se repartieron las partidas rurales que tradicionalmente habían pertenecido a la parroquia de la iglesia de San Vicente Ferrer.

Anteriormente a 1848, entre el 1 de julio y el 23 de noviembre de 1843, el caserío estuvo otra vez bajo la jurisdicción de la ciudad de Alicante. Poco después, en 1844, siendo ya independiente de forma definitiva, los alrededores de San Vicente del Raspeig merecieron de nuevo la atención de los cronistas de la ciudad de Alicante porque se produjeron enfrentamientos armados como consecuencia de la rebelión liberal del coronel Pantaleón Boné. Por aquellos años anteriores al deslinde de 1848, el municipio ya tenía su papel en las elecciones generales españolas. En las elecciones de 1844 el anterior distrito electoral de Alicante se subdividió en dos: uno fue el de la capital y el otro el de San Vicente del Raspeig con quien quedo también Villafranqueza. Según Pascual Madoz, en 1845 había un total de 390 electores en San Vicente, de los que 339 lo eran por las contribuciones y 51 por capacidad. La lista de elegibles era de 256 hombres. Había 1 alcalde, 1 teniente de alcalde, 8 regidores, 1 síndico y 7 suplentes. Existían 300 casas y 1 escuela de niños y otra de niñas con 3.000 y 300 reales de dotación respectivamente. La iglesia parroquial dedicada a San Vicente Ferrer estaba servida por 1 cura y 2 vicarios.

EL MUNICIPIO INDEPENDIENTE DE SAN VICENTE DEL RASPEIG DESDE 1848 HASTA HOY.

A partir de 1848, cuando quedó fijado claramente el término municipal de San Vicente del Raspeig y delimitado el territorio por fiscalizar, ya se puede escribir una historia con documentación municipal propia y con una identidad geopolítica diferenciada.

El marco geopolítico diferenciado, desde 1848, ya permite construir tablas estadísticas que resuman la evolución histórica de la población y de la economía del municipio y su término municipal. Ello es así porque quedó claramente delimitado un espacio geográfico sobre el que obtener información y compararla a lo largo del tiempo. De ello se ocuparon en su día el geógrafo Enrique Matarredona y el economista Francesc Canals.

Una de las series estadísticas más sencillas de elaborar y de mayor utilidad para seguir la evolución de un municipio es la de su población. En el cuadro 1 se ofrece una versión actualizada de dicha serie, elaborada con datos de los censos de la población del Instituto Nacional de Estadística. También se incluye el resultado de cálculos matemáticos y subdivisiones de la serie cronológica que permiten establecer etapas diferenciadas en la historia de San Vicente del Raspeig en función de los ritmos de crecimiento de su población.

Años Población de hecho.

1857>3.593.

1877>3.683.

1887>4.013.

1897>4.056.

1900>4.041.

1910>4.707.

1920>4.400.

1930>4.978.

Crecimiento absoluto:

1.385 habitantes: 38,55%

Crecimiento medio intercensal:

198 habitantes: 5,51%

Años Población de hecho.

1940>6.493.

1950>7.047.

1960>8.951.

Crecimiento absoluto:

2.458 habitantes: 37,34%

Crecimiento medio intercensal:

1.226 habitantes: 18,91%

Años Población de hecho.

1970>16.518.

1981>23.569.

1991>30.119.

Crecimiento absoluto:

13.601 habitantes: 82,34%

Crecimiento medio intercensal:

6.801 habitantes: 41,17%

En el cuadro 1 se aprecian claramente diferenciadas tres etapas de la historia de San Vicente del Raspeig. La primera abarca el periodo comprendido entre el primer año censal de 1857 y el año 1930. Durante ésta se produjo un crecimiento absoluto de la población de 1.385 habitantes con un crecimiento del 38,55% con respecto a la población que había en 1857. El crecimiento medio intercensal fue de 198 habitantes que suponen el 5,51% de aumento intercensal de la población con respecto a 1857.

Esta fue una etapa de relativa estabilidad de la población, si la comparamos con las etapas posteriores, pero no por ello exenta de interés histórico. Hubo una intensa actividad política, se luchó por conseguir escuelas, hubo problemas sanitarios, como la epidemia de cólera del verano de 1855; también hay que citar el tema de las infraestructuras, como la cartería de San Vicente que figura en una Carta de Correos y Postas de las Provincias de Albacete, Alicante y Murcia publicada en Madrid el año 1862, la construcción de las carreteras de Castalla por Agost, de San Juan o de Alicante entre 1880 y 1910, de la casa consistorial y del alumbrado público también en la década de 1880, del ferrocarril o del tranvía de principios del siglo XX, que unió la localidad con Alicante; las actividades culturales, con sendas bandas de música: La Armonía y la Esperanza, etc. Como un tema más de esta enumeración hay que incluir el tema de las minas de ocre de principios del siglo XX estudiadas por Antonino Castañer.

En el período intercensal de 1930-1940, el crecimiento absoluto fue de 1.515 habitantes. Dicho crecimiento superó las cifras de aumento de todo el período anterior comprendido entre 1857 y 1930. Ello significa que el ritmo de crecimiento de la población del municipio se aceleró considerablemente durante aquel período mientras que había permanecido muy moderado y estable durante las décadas anteriores. Seguramente, las razones haya que buscarlas en un proceso de industrialización cuyo exponente más significativo fue la instalación en 1925 de una fábrica de cementos de la Compañía Alicantina de Cementos, que en 1928 fue adquirida por la Compañía Valenciana de Cementos y empleaba a 200 personas. También existían otras posibilidades económicas gracias a las riquezas geológicas para el progreso industrial y para el desarrollo de la agricultura. Lo cierto es que, en la década de 1930, se gestó una nueva etapa histórica en la historia de San Vicente del Raspeig. La población activa ocupada en la industria (el 52,39% del total) casi duplicaba a la del sector primario (representaba el 31,28%) en 1935, mientras que los orígenes del pueblo durante el siglo XIX habían sido eminentemente los de una sociedad agraria.

La segunda etapa se extiende desde 1940 hasta 1960, con un crecimiento medio intercensal superior a los mil habitantes (1.226), que supone un aumento medio intercensal del 18,91% con respecto a la población de 1940. El crecimiento absoluto del período fue de 2.458 habitantes, con un crecimiento del 37,34% con respecto a 1940. Para la mayoría del período de cambio y del de esta etapa contamos con una monografia de José Manuel Díez Fuentes que nos relata la historia de San Vicente del Raspeig entre 1930 y 1950 y diversos trabajos de la antropóloga local Lola Carbonell.

Durante el período intercensal de 1960-1970, se produjo una nueva aceleración del ritmo de crecimiento poblacional. Entre 1960 y 1970, la población de San Vicente del Raspeig aumentó más que en todas las décadas anteriores juntas (de 1857 hasta 1960). El crecimiento absoluto intercensal de 1960-1970 fue de 7.567 habitantes, un 84,54% con respecto a la población de 1960. Este elevado ritmo de crecimiento intercensal se va a mantener durante las décadas posteriores y caracteriza una nueva etapa de la historia de San Vicente del Raspeig. Esta tercera etapa se extiende desde 1970 hasta 1991 y, probablemente, hasta la actualidad, si el ritmo de crecimiento intercensal se mantiene en el año 2.001. La explicación de este proceso hay que buscarla en diversos factores. Por un lado, el constante desarrollo industrial y de inversiones que ha analizado el geógrafo Rafael Sebastiá Alcaraz. Por otro, los efectos de la instalación, en un antiguo aeródromo-cuartel situado en la partida Inmediaciones, del Centro de Estudios Universitarios en 1960 y la posterior Universidad de Alicante desde 1979. Por último, la vertiente de ciudad dormitorio de Alicante, que explica las innumerables construcciones de torres y urbanizaciones. Todo ello ha generado la llegada de gentes de todas partes, que, incluso, se ha organizado en función de su identidad de procedencia y tienen un papel importante en el pueblo. Igualmente, el crecimiento demográfico ha posibilitado iniciar una aventura periodística, como la de El Raspeig, que informa puntualmente a los ciudadanos sobre las noticias locales más destacadas.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de SAN VICENTE DEL RASPEIG

¡Haz turismo, ven de vacaciones a SAN VICENTE DEL RASPEIG y disfruta de tu viaje!. ¿Quieres reservar un hotel?

Busca hoteles en Alicante