CALPE, CALP (Alicante)


peñon
CALPE DESPIDIENDO EL VERANO
En estas fechas dichosas
cuando termina el verano,
se ven más lindas sus rosas
si las cuida un ser humano.

En Calpe siguen brillando
las rosas encantadoras,
sus colores destacando
hacen bellas muchas horas.

Calpe despide el verano
entre brisas soñadoras,
corre el viento más profano
al ver bonitas señoras.

Terrazas llenas de ambiente
con diferentes idiomas,
donde descansa la gente
sin poner puntos ni comas.

El Peñón sigue calmando
a ese Mar Mediterráneo,
donde se sigue buscando
algún corazón foráneo.

Calpe con bellas laderas
entre brisas delicadas,
sus flores de primaveras
todas parecen soñadas.

Se va tranquilo el verano
sin querer soñar delicias,
en este tiempo mundano
Calpe prefiere caricias.

Se van los días volando
entre playas y excursiones,
con nombres que van marcando
muchas nuevas sensaciones.

El verano se termina
sin explicar sus goteras,
el calendario elimina
esas razones costeras.
G X Cantalapiedra.
DESPERTANDO EN CALPE
Cuando despiertas en Calpe, sin encontrar los motivos, parece que así descansas de vivir entre festivos, Calpe te tiende las redes cuando recorres sus puentes, que parecen ser la sedes de los túneles decentes. Desde el alto de un Hotel, con muchos pisos de altura, no sabes nunca donde es, ese lugar de locura. Entre buena vibraciones y su Peñón encumbrado, en Calpe ves emociones que te dejan encantado. Calles que miran al cielo donde se siente el amparo, torres que dejan consuelo cuando ves el cielo claro. En Calpe buscando rosas en sus muchos descampados, vives las horas dichosas entre recuerdos guardados. Terrazas con mucha gente, con los de aquí descansando, se nota tan buen ambiente cuando marchas caminando. Mar y Cielo me preguntan, no sé ni cómo explicarlo, mis palabras no se asustan si al fin yo logro marcarlo. Calpe lleno de pasiones, Calpe de sueños grabados, Calpe dejando emociones entre el turista soñado. Cuando despierta la noche, cuando el sueño se agotado, cuando se le pone broche algún turista cansado. Todo parece misterio en aquel rumbo pisado, El Peñón siempre tan serio no parece disgustado. Marineros de la tierra, muchas veces olvidados, en su corazón se encierra los disgustos mal llevados. En Calpe crecen las flores por sus campos replegados, algunas sienten dolores al ver cultivos quemados. Calpe te llena de embrujo en los momentos más raros, donde puedes ver el lujo y sus motivos tan claros. Donde corren los dineros, donde se sufren embargos, aunque queden caballeros conocerás pasos largos. Torres que marcan los días de los calientes veranos, incluso con noches frías veras momentos profanos. Cada cual tiene su ritmo, para vivir sin halagos, aunque se note el abismo de sentir los tragos largos. Calpe se llena de brisas por sus cuestas y sus lagos, a la vez de ver sonrisas cuando divisas los pagos. Calpe lleno de turistas que quisieron visitarlo, algunos pasan revistas con llegar a imaginarlo. Entre montañas altivas y el Peñón acompañando, sus túneles te motivan para vivir contemplando. Brisas venidas del norte corren por sus bellas playas, hoy me parecen resorte que tienen sombras de rayas. Hablar de ciertas colinas entre las grandes montañas, donde no crecen encinas ni otras plantas más extrañas. Cuando se divisan cimas de sus enormes montañas, el hombre vive su clima sin ver jamás alimañas. El Peñón de Ifach mirando siempre la vida que pasa, en su entorno va notando el anclaje que traspasa. Calpe de brisas marinas, entre signos de arrogancia, siempre veras sus colinas con adornos de distancia…
G X Cantalapiedra,….
EN ESTAS FECHAS EN CALPE
Cuando se ven los finales
del verano caluroso,
piensas en los terminales
de algún sueño glamuroso.

Caminando por sus playas
entre las brisas constantes,
quisieras trazar las rayas
de los minutos brillantes.

En Calpe las ilusiones
se notan en sus terrazas,
son bonitas sensaciones
los amores y las razas.

Calpe te va deslumbrando
en sus noches de verano,
el aire viene marcando
senderos del ser humano.

El Peñón como testigo
con sus piedras milenarias,
sientes a Ifach siendo amigo
de brisas estrafalarias.

Noches de largas miradas
donde se buscan placeres,
entre brisas encantadas
resplandecen las mujeres.

El viento viene dejando
muchos caminos marcados,
los años llegan logrando
ciertos signos renovados.

Calpe te deja emociones
de senderos despistados,
donde vives soluciones
entre gestos complicados.

El mar marcando caminos
que algunos llaman estelas,
con sus momentos divinos
de versos que te consuelan.
G X Cantalapiedra.
SIN SER UNA CABRA LOCA
Desde su infancia lejana
soñaba con Alicante,
y en su caminar pensaba
con ver su mundo brillante.

Sin ser una cabra loca
quiso llegar hasta Calpe,
y poder marcar la roca
de ese Peñón tan gigante.

Escalando sus paredes
para llegar a su cima,
sin usar las buenas redes
y con el calor encima.

Muchos metros de subida
con la mar en todo instante,
en su mirada sentida
no quiso ser arrogante.

Subir peldaños primero,
luego un túnel y enseguida,
en aquel ambiente austero
la ruta siempre es erguida.

Por un sendero de cabras
sin dudar ves la colina,
en tu cerebro te labras
aquella vista divina.

El Peñón como destino
mirando el Mediterráneo,
nadie se siente adivino
ni ves tu rumbo foráneo.

La vista te deja sombras
que te llenan de firmeza,
y en el paisaje te asombras
sin cometer la torpeza.

Calpe marcando veredas
que pueden cambiar tu vida,
en muchas de ellas te enredas
como la senda elegida.
G X Cantalapiedra.
CUANDO LAS NUBES CUBREN EL PEÑÓN DE IFACH
Las tormentas son pasiones
en estos bellos lugares,
la lluvia da tentaciones
de renacer los cantares.

Calpe marcando destino
que se siente en la distancia,
sin querer ser adivino
se nota cierta elegancia.

El Peñón tiene un entorno
lleno de viejos misterios,
a la vez de un gran contorno
que hace los momentos serios.

Trescientos treinta y tres metros,
de su altura divisada,
con sus pasillos inquietos
y la cima contemplada.

Las nubes vienen cubriendo
sus laderas penitentes,
y el aire viene gimiendo
con los lamentos presentes.

El cielo marca destinos
que se notan circulando,
a veces contemplas signos
entre sus playas brillando.

Calpe de viejas pasiones
que se sienten con cordura,
sus costas dan emociones
rebosantes de dulzura.

Cuando la noche despliega
su manto de Luna llena,
mucho sentimiento riega
sin ver jamás la condena.

Calpe de costas templadas
que tienen grandes activos,
en sus noches encantadas
vives distintos motivos.
G X Cantalapiedra.
CALPE NO TIENE FRONTERAS
Entre turistas soñando con sueños de primavera, En Calpe vienen brotando amores de dulce espera. Piedras que siguen marcando muchas rutas altaneras, donde se vive mirando con amores muy de veras. Los destinos de la vida nunca saben de regresos, ni temen sufrir la herida que a veces causan los besos. En Calpe vives mirando esos bonitos misterios, de un Peñón que va flotando sin querer los cementerios. Playa del Foso de Calpe, llena de luz y grandeza, a veces es un escape donde se sueña nobleza. Las brisas llegan corriendo sin entender de locuras, a su paso van sintiendo un paisaje de cordura. Calpe resuena en la noche entre las olas bramando, nadie quiere hacer reproche ni se quiere ir lamentando. Laderas llenas de vida cargadas de mucho aliento, donde la ruta elegida no piensa en el fuerte viento. El Mediterráneo brilla con su signo marinero, y mucha gente sencilla sabe vivir un te quiero. La grandeza del paisaje se presiente en el entorno, muchos sueños son anclaje de aquel bonito contorno. Misterios tienen sus brisas llenas de bellos colores, en Calpe vives sonrisas que pueden gozar de amores. Luces llenas de nostalgia de su mundo marinero, con playas que tienen magia y saben del aguacero. Sendas mirando a la sierra de sus montañas grabadas, algo demuestra esta tierra al ver sus costas mimadas. Calpe senderos de Luna en las bellas madrugadas, conocerla es la fortuna de vivir grandes pisadas. Torres que miran al cielo entre nubes admiradas, esta ciudad da consuelo a sus gentes allegadas. Los vientos vienen flotando sobre las olas marinas, en Calpe vienen dejando alegría en sus colinas. Mar y cielo suspirando desde las grandes alturas, el alma se va alegrando de no sufrir amarguras. Sin complejos ni lamentos en Calpe pasan las días, sin querer los sufrimientos se van buscando alegrías….. G X Cantalapiedra.
CALPE ENTRE BRISAS TORMENTOSAS
Se van pasando los días
de sus brisas tormentosas,
llegando las noches frías
y las nubes borrascosas.

Este septiembre altanero
tiene sus horas dichosas,
El Peñón es el primero
de hacer sus rutas gozosas.

Vientos llenos de pesares
azotan sus playas bellas,
y se nota en los hogares
el brillo de las estrellas.

Calpe cuidando su entorno
de prodigiosas locuras,
sus sombras dan el contorno
de poder vivir dulzuras.

Vivir El Mediterráneo
con sus olas caprichosas,
nadie quiere ser foráneo
al ver las calles hermosas.

Calpe tiene la cultura
de pueblos conquistadores,
que sin marcar amargura
quisieron ser sus señores.

Años que fueron pasando
sin romper sus tradiciones,
que en Calpe fueron dejando
un montón de soluciones.

Ifach se siente sereno
sobre su costa florida,
es un Peñón tan eterno
que su piedra es distinguida.

Sentir a Calpe sin prisa
mientras miras sus colinas,
es conocer buena brisa
en las horas más divinas.
G X Cantalapiedra.
EN LEVANTE SE SECAN LAS FUENTES O SE LLEVA LOS PUENTES
Calpe sabe de sequías
en sus gozosos veranos,
y conoce noches frías
en inviernos poco sanos.

Campos llenos de lamentos
con muchos buenos cristianos,
donde se sufren momentos
de torrentes inhumanos.

Calpe se secan sus fuentes
en los temidos veranos,
quemando los alicientes
de sus hombres más humanos.

Llegando la gota fría
el agua corre a desmano,
es la noche junto al día
que la lluvia viene en vano.

La sequedad de testigo
hace pensar todo el año,
la gota fría es castigo
que quiere dejar su daño.

Nubes de grandes misterios
vienen en Calpe gritando,
visitando cementerios
que el agua viene inundando.

Levante los dos extremos
que se notan con calvarios,
a veces valen los remos
de sueños estrafalarios.

Puentes que tienen el miedo
de poder ser derribados,
hombres que pierden su credo
al ver campos inundados.

Calpe mirando las nubes
con un Peñón respetado,
cuando las lluvias lo cubren
el ambiente es de cuidado.
G X Cantalapiedra.
CALPE ENTRE MISTERIOS DEL PRESENTE
Ruinas que causan pesares,
laderas de piedras mudas,
torres que son los hogares
donde los ecos abundan.

Al ver La Fosa de playa
sin ser preguntas absurdas,
preguntando dónde vaya
me hablaron frases agudas.

Misterios de ruinas viejas
con sus distintas culturas,
entre las piedras complejas
notas ritmos de amarguras.

Calpe tiene sus misterios
donde no brilla la vida,
en los momentos más serios
temes sufrir cierta herida.

La noche guarda silencios
con sus grises despedidas,
sin reclamar los desprecios
de algunas tardes erguidas.

La voz de la mar sonando
con El Peñón por arriba,
Ifach que sigue mirando
lo que la noche describa.

Hay misterios tenebrosos
que saben de sus colinas,
Calpe en los días dichosos
quisiera sombras divinas.

El Mediterráneo brilla
con sus brisas refrescantes,
viendo a la gente sencilla
que aprovecha sus instantes.

Cuando las sombras palpitan
y la mentes reflexionan,
hay voces que siempre gritan
y que nada solucionan.
G X Cantalapiedra.
CALPE ESPERANDO LA GOTA FRÍA
La gota fría se espera
en estas horas presentes,
es una tormenta fiera
que la temen muchas gentes.

Vienen las nubes deprisa
sin comentar la distancia,
a veces vemos la brisa
que tiene la intolerancia.

El Peñón de Ifach se nota
sus piedras que son testigos,
y sobre la brisa flota
muchos sueños distinguidos.

Calpe recibe tormentas
sobre sus túneles viejos,
los peligros se detestan
sin comprender los complejos.

Playas que marcan veredas
sobre ruinas milenarias,
atalaya con sus sendas
que hoy parecen sedentarias.

La gota fría se viene
sin esperar dar descanso,
el agua nunca entretiene
aunque se vuelva remanso.

Torres que miran al cielo
en la Playa de La Fosa,
la lluvia siempre es consuelo
a la vez resulta hermosa.

Y La Playa del Arenal
nos marca las diferencias,
sus hoteles son la moral
y saben de intransigencias.

La gota fría nos llega
en las tierras levantinas,
con lluvias que se despliegan
que no pueden ser divinas.
G X Cantalapiedra.
11 - 9 – 2019.
LAS MENTIRAS CONTADAS MUCHAS VECES….
Cuando afloran las mentiras
entre negros nubarrones,
muchas personas suspiran
por las malas intenciones.

Contando sucias mentiras
quieren hacerlas verdades,
hay frases que hasta se estiran
entre grises falsedades.

Mentirosos embusteros
que codician el engaño,
se sienten más caballeros
si conocen algo extraño.

Cada día van mintiendo
para imponer sus razones,
a veces quieren fingiendo
el sacar sus conclusiones.

Cuando afloran las mentiras
se viven los desengaños,
las verdades no se giran
ni temen nunca los años.

Mentirosos convulsivos
que quieren marcar sus huellas,
vienen buscando adjetivos
haciendo sus noches bellas.

Por mucho que las publiquen
las mentiras nos rebotan,
a veces buscan sus piques
para ver si luego brotan.

Los caciques mentirosos
se componen sus enmiendas,
al sentirse vanidosos
quieren tener propias riendas.

Las mentiras nunca triunfan
aunque nos nieguen verdades,
ellas de nuevo se infundan
en negar las realidades.
G X Cantalapiedra.
EN CALPE EL SOL SIGUE BRILLANDO
Esta tierra de Alicante
donde las brisas revientan,
se nota en algún instante
que las mentes se despiertan.

Calpe viviendo sus noches
de ese mar Mediterráneo,
donde no se ponen broches
ni a nadie se ve foráneo.

Torres llenas de pasiones
entre brisas veraniegas,
donde se ven soluciones
a los calores que pliegan.

El Peñón marcando rutas
de ese mundo marinero,
que con señas absolutas
hacen rumbo aventurero.

Calpe de curvas grandiosas
para llegar a su entorno,
lugar de flores y rosas
con laderas de contorno.

El sol se marcha deprisa
sin dejarnos un aliento,
en Calpe corre esa brisa
que quiere trazar el viento.

Laderas llenas de historia
de diferentes culturas,
donde queda la memoria
en sus piedras sin dulzuras.

El Peñón va reflejando
ese Ifach que lleva dentro,
en su entorno ves brillando
que de Calpe es hoy su centro.

Los misterios van marcando
las soledades inciertas,
en Calpe se va notando
que existen puertas abiertas.
G X Cantalapiedra.
CALPE, ENTRE LA LLUVIA Y EL CALOR DE BOCHORNO
En este seis de septiembre
con el reloj puesto a cero,
en un tiempo de noviembre
sufrimos un aguacero.

Playas que vieron la lluvia
como siempre trasparente,
la gente pronto corría
con esa prisa valiente.

Calpe sin muchos motivos
en este seis de septiembre,
sus playas son adjetivos
que no parecen diciembre.

El calor vuelve deprisa,
las gentes buscan ambiente,
la playa tiene esa brisa
de mucho sudor presente.

Un bochorno cauteloso
llena de gente la playa,
El Peñón sigue orgulloso
mientras que la gente vaya.

Calpe de hoteles famosos
con sus alturas flotando,
turistas que van dichosos
mientras contemplan soñando.

Es el Calpe del progreso
con sus turistas pensando,
que buscan siempre el regreso
para seguirse bañando.

El lujo de sus terrazas
con los buenos camareros,
hacen bonitas las plazas
con gestos aventureros.

Mirar de lejos a Calpe
con sus horas bien llevadas,
es lograr como un escape
de semanas angustiadas.
G X Cantalapiedra.
POR LAS TIERRAS DE LEVANTE
Voy caminando en silencio
entre palmeras altivas,
sin querer hacer desprecio
cuando las ganas motivan.

El sudor sobre mi frente
con calores naturales,
en este bonito ambiente
se viven sueños normales.

Calpe despierta pasiones
que se llevan en el alma,
dejando las emociones
que siempre respiran calma.

Ifach marcando los sueños
de esta tierra alicantina,
con sus momentos risueños
y su figura divina.

Calpe desde su ladera
donde el pueblo viejo existe,
conoce la primavera
y en el invierno resiste.

Las costumbres son razones
que se pierden con el tiempo,
dejando sus sensaciones
entre algún temido viento.

Palmeras agonizantes
que guardan viejos perfiles,
en muchos buenos instantes
ves arboledas afines.

Levante tiene ese clima
de ser un calor constante,
mientras contemplas la cima
de alguna sierra distante.

Las pasiones veraniegas
se van deprisa marchando,
muchas de ellas se despliegan
y otras se fueron volando.
G X Cantalapiedra.
SOMBRAS Y LUCES DE CALPE
Miras las luces y sombras
de este lugar tan precioso,
que algunas veces te asombras
de ver su ambiente dichoso.

Calpe despierta mirando
ese Peñón armonioso,
que a veces notas flotando
sobre este mar tan gozoso.

Luces y sombras le siguen
sin entender sus razones,
e historias negras persiguen
muchas raras intenciones.

Las noches son un misterio
de esta costa tan brillante,
el mar nos parece serio
a la vez siendo arrogante.

Calpe regala paisaje
que se pierde en la distancia,
el Peñón tiene su anclaje
que es un signo de constancia.

Ese mar Mediterráneo
tan cargado de leyendas,
que a nadie le ve foráneo
ni le prohíbe sus riendas.

Calpe marchando tranquilo
con sus playas encantadas,
en el Peñón yo perfilo
ilusiones destacadas.

Sin sentirte forastero
ni buscar pasiones vanas,
el poderoso dinero
levanta torres mundanas.

En Calpe sientes las brisas
de sus olas traicioneras,
que van buscando sonrisas
sin esperar primaveras.
G X Cantalapiedra.