CALPE, CALP (Alicante)


Flora...
EN CALPE FANS, ME HAN PROHIBIDO ESCRIBIR POR DECIR VERDADES, GRACIAS. ASI YA SABEMOS DE QUE PIE COJEAMOS, Y QUE MODALES GASTAMOS, VIVA LA LIBRE EXPRESIÓN SIN FALTAR AL SER HUMANO, QUE SIEMPRE LE RESPETO EN TODOS MIS ESCRITOS. G X Cantalapiedra.
CALPE SILENCIOS COMPROMETIDOS
Estas fechas invernales que parecen primavera, no nos parecen fatales cuando el Sol si se le espera. Calpe de grandes silencios entre brisas marineras, las horas marcan los precios de rutas aventureras. Calpe buscando misterios en las noches delicadas, existen asuntos serios entre frases descarnadas. Cuando se rompen misterios en las bellas madrugadas, piensas en los cementerios y en duras encrucijadas. Los silencios se revisten de palmeras encantadas, y los vientos se resisten si brillan las alboradas. Cuando las noches nos marcan con sus vientos mañaneros, en mil lugares te embarcan con turistas extranjeros. Calpe soñando con vida para desterrar la muerte, se busca flor elegida para que nos de la suerte. Quieres buscar en la noche amores con sus dulzuras, y puedes ver el derroche de vivir entre amarguras. Calpe te marca caminos en sus noches despistadas, donde muchos adivinos sueñan montañas doradas. Puede que salga la Luna trazando bellas estelas, y quien revise la cuna entre lámparas y velas. Estos días invernales que nos dejan sensaciones, de ver promesas normales sin hablar de vacaciones. La pandemia no termina, ni nos enseña su cara, el virus no se elimina ni vemos la noche clara. Hay suspiros que se sienten en las torres altaneras, dicen que a veces presienten ver llegar las primaveras. El Mediterráneo brilla en las noches silenciosas, y mucha gente sencilla espera tardes dichosas. Calpe guardando silencio en las tardes añoradas, el viento se vuelve necio con sus fuerzas desbocadas. G X Cantalapiedra..
AQUEL HOMBRE PRESUMIENDO
Comentaba en su camino ser un rico millonario, hablando de su buen signo y no conocer calvario. Noté que lucir quería sentirse un idolatrado, y su fanfarronería el tiempo le fue acabando. Se fue marchando su vida sin entender de razones, viendo su ruta elegida que le negó condiciones, Aquel hombre presumido que demostró ser dichoso, el virus le vio vencido sin dejarle ser famoso. El dinero se volaba buscando herederos viejos, y la muerte le llegaba para borrar sus complejos. En Calpe fue presumido, en su tierra malicioso, mientras el tiempo perdido lo llevo medio horroroso. Ya se volaron los mitos, y con ellos los millones, la muerte no pega gritos solo nos da sus lecciones. De poco vale ir gritando ni pregonar soluciones, ni decir que fue volando por otras raras naciones. Presumido de la noche, que fue pagando caprichos, queriendo poner su broche incluso con malos bichos. El dinero nunca vale cuando te llaman deprisa, la muerte tiene su sable que suele ser triste brisa. Los fanfarrones se mueren con sus más penosas dudas, ellos a veces si quieren tener bellas sepulturas. El rico del cementerio, alguien de lejos le grita, en este asunto tan serio la razón ya ni palpita. Fanfarrones de la playa, con los dineros encima, ellos quieren marcar raya y hacer de su vida cima. Atrás se quedó su ruta entre visiones lejanas, aquella fuerza absoluta complico muchas mañanas. No vale ser pregonero, ni gritar las falsedades, si mucho de su dinero nunca tuvo realidades. La muerte borra pecados, me dijeron de pequeño, ciertos hombres malogrados tan solo dieron empeño. Fanfarrones de dineros que se marcharan volando, tan solo los herederos no vivirán más ahorrando. La vida tiene sus sombras que te llenan de verdades, hay veces que hasta te asombras mientras ves enfermedades. G X Cantalapiedra.
AQUEL BARCO Y AQUEL DÍA
Dicen que va navegando,
yo le noté fantasía,
el viento llegó dañando
las velas que allí tenía.
Quise sentir lo que pasa,
todo parece armonía,
el viento cuando lo arrasa
anula toda alegría.
La noche se fue acercando,
que bonita es la bahía,
el viento quedó clamando
al irse la luz del día.
Aquel barco de pasiones
que buscaba sintonía,
hizo temblar corazones
al pensar en la agonía.
Calpe despierta razones
envueltas en simpatía,
su mar nos deja emociones
que alegran la vida mía.
La noche viene marcando
vientos que dejan porfía,
las brisas se van llevando
la mañana que es muy fría,
Aquel barco navegando
que vino por la bahía,
su estela la fue dejando
entre el viento que venía.
Marineros de esta tierra
que derrochan simpatía,
a veces la mar entierra
a la falsa compañía.
Cuando la noche se cierra
entre luces de agonía,
si el barco toca la tierra
no se ve melancolía.
G X Cantalapiedra.
CUANDO LAS OLAS DEL MAR SE CRECEN
Cuando las olas del mar se crecen
con las arenas que van forzando,
hay muchas frases que prevalecen
mientras los sueños siguen volando…
Las olas que van y vienen
entre perfectas diabluras,
dicen que así se previenen
de no conocer locuras.
Las playas frenan las olas
que pueden ser vanidosas,
si miramos el Rompeolas
vemos sus piedras dichosas.
El Peñón nos va mirando
sin ver gestos de dulzuras,
el ambiente va calando
anulando las torturas.
Calpe presiente las olas
que rompen acantilados,
dicen que cabalgan solas
sobre lugares cuidados.
Olas que dan sobresaltos
sobre los muchos bañistas,
algunas causan espantos
al volverse tremendistas.
Sentir las olas de noche
con su fuerte tremendismo,
que a veces son el reproche
de ver en ellas abismo.
Olas que siguen marcando
las tremendas soledades,
a veces sientes forzando
sus confusas falsedades.
Las olas marcan los ruidos
en esta costa brillante,
donde humanos muy creídos
dicen ser gente constante.
G X Cantalapiedra.
CUANDO BRILLAN LAS ESTRELLAS EN CALPE
Las noches llegan vibrando en las torres fabulosas, el aire sigue azotando en las horas más dichosas. Viendo brillar las estrellas entre brisas deliciosas, comprendes las tardes bellas y buscas flores hermosas. Vamos mirando El Peñón con sus reflejos marinos, y notamos la razón de sus momentos más finos. El mar nos va reflejando entre las olas agudas, es algo que va calando dejando huellas profundas. Las noches son deliciosas si divisas la bahía, queriendo gozar las cosas que derrochan simpatía. Estas tierras levantinas que te llenan de alegría, tienen bonitas colinas entre signos de armonía. Pisar las playas de Calpe entre grandes claridades, es lograr tener escape para gozar de verdades. El mar se llena de estelas en las noches luminosas, donde brillas las estrellas sin buscar flores hermosas. Sentir las noches sin prisa contemplando su paisaje, es poder gozar la brisa sin buscar ningún anclaje. Tardes que vienen dejando sus enormes melodías, con aires que van silbando en perfecta sintonía. Las palmeras van bailando, entre brisas de alborada, dicen que siguen pensando en esta tierra adorada. Calpe te marca distancia en sus noches bullangueras, siempre existe la arrogancia de personas altaneras. La pandemia sigue activa para dejarnos sus huellas, ella siempre se motiva aunque brillen las estrellas. Amarrados a la vida para frenar ciertos males, la ruta no está perdida en estos casos fatales. No perdamos los papeles, sin pensar en dulces días, ni nos sentimos infieles ni busquemos la agonía. Vivamos soñando vida para divisar estrellas, la esperanza siempre erguida nos hará las noches bellas. G X Cantalapiedra.
CALPE MIRANDO AL MEDITERRÁNEO
Como si fuera un regalo tener el mar siempre cerca, en Calpe parece halago que todos quieren que crezca. Mirando al Mediterráneo los sueños se van trenzando, incluso si eres foráneo en Calpe vives soñando. Las alboradas brillando entre sus olas preciosas, el mar viene acariciando a estas playas tan dichosas. Soñar no cuesta dinero, si los sueños son hermosos, me lo dijo un caballero en los momentos marchosos. Calpe derrocha armonía que la llevas en el alma, es tierra de fantasía que pudiera darte calma. Cuando las olas se agitan y rompen con tanta fuerza, notas que las penas gritan y no ves jamás torpeza. Vivir con el mar latiendo sobre las Costas de Calpe, es nunca vivir sufriendo y hacer del mar un escape. Estas costas levantinas cargadas de mil leyendas, nos parecen ser divinas y más pisando sus sendas. Sin promesas ni cantares, la vida va transcurriendo, no precisa ver hogares si el viento viene corriendo. Por Calpe llega la brisa con sus aires delicados, es tierra de la sonrisa que tiene sueños brindados. El Mediterráneo brilla en las noches silenciosas, dicen las gentes sencillas que son sus horas gozosas. Flores que dejan pasiones en esta tierra de amores, donde buenos corazones saben de muchos colores. Vivir soñando la vida sin querer perder el paso, es buscar esa salida donde no cabe el fracaso. En Calpe las alegrías siempre se van disfrutando, nadie sueña fantasías si el amor se va marchando. Palmeras que dejan huellas en sus calles melodiosas, donde las noches más bellas ves sus horas más dichosas. G X Cantalapiedra.
MARZO NOS DEJA SUSPIROS
Estas fechas temerosas
con la pandemia acechando,
no quiere ver esas rosas
que suspiran suplicando.
Levante tiene sus flores
cargadas de luz del día,
donde crecen los amores
soñando con fantasía.
Estas bellas claridades
que relucen sin temores,
parecen dejar verdades
que producen los candores.
En Calpe sigo soñando
con la luz de las estrellas,
el viento sigue gritando
haciendo la tardes bellas.
Voy tranquilo caminando
respetando la distancia,
el viento viene silbando
con su fuerza de arrogancia.
Hay paisajes que se pierden
entre las bellas montañas,
algunas sombras no venden
al ver las rutas extrañas.
Calpe te deja verdades
en sus noches misteriosas,
nadie quiere falsedades
ni que se acaben las rosas.
Marzo te marca las horas
donde brillan esperanzas,
a veces solo lo imploras
para sentir las templanzas.
La pandemia va volando
sin hablar de sufrimiento,
el viento viene gritando
mientras no rompe el aliento.
G X Cantalapiedra.
EN CALPE PUEDES SOÑANDO
En Calpe puedes soñando vivir buscando más flores, la vida te va dejando rosas claveles y amores. Hay sueños que van volando por sus playas glamurosas, y vientos que van gritando queriendo gozar de rosas. Siento mover sus palmeras en las tardes luminosas, mientras buscó primaveras con las horas más dichosas. Calpe te llena de vida con sus buenas vibraciones, viendo tu senda querida sin muchas complicaciones. Calles derrochando vida que te llenan de cordura, no ves la tarde pérdida ni notas jamás locura, Cuando las olas se crecen con su fuerza aterradora, las ilusiones se mecen y sueñas con ver la aurora. Pisar las calles de Calpe sin tener ninguna prisa, es conocer ese escape que te ofrece la sonrisa. Buscar sueños en la noche para seguir tu destino, es vivir ese derroche que no puede darte el vino. Calpe te marca la vida sin imponer condiciones, cualquiera mente elegida disfruta de sensaciones. Esta costa levantina que sabe de vibraciones, alguien la llama divina sin explicar sus razones. La vida deja sus huellas sobre los bellos lugares, incluso si ves estrellas soñaras buscar hogares. En Calpe puedes soñando disfrutar de la armonía, que gozaras caminando sin implorar alegría. Calpe te deja recuerdos que guardaras con cariño, dicen que los hombres cuerdos hablan de cosas de niño. Pisar Calpe sin lamentos es gozar de simpatía, viviendo bellos momentos soñando con melodía. G X Cantalapiedra.
EN ESTAS FECHAS DE FEBRERO
Vamos quemando febrero entre calores tempranos, este tiempo bullanguero te deja sueños profanos. Fechas llenas de sorpresas con las palabras buscadas, los fríos cuando regresan dejan ventanas cerradas. Viene marzo cabalgando sobre caballos de acero, estos días van dejando sudores de cuerpo entero. Febrero marca la pausa con calores altaneros, no sé si será la causa algunos vientos austeros. Calpe se va despertando de este virus traicionero, que va la muerte arrastrando sin hablar del vil dinero. La pandemia no termina ni busca caminos viejos, cuando miro a la colina siento latir los complejos. En Calpe sigo soñando entre los vientos ligeros, la noche sigue marcando ciertos rumbos pasajeros. Febrero se va acabando entre brisas con enredos, la noche sigue marcando otros confundidos credos. Vivir la noche encantada con las olas de por medio, es buscar senda gozada sin preguntar el remedio. Calpe te marca distancia, Calpe tiene sus secretos, la vida no es ignorancia con corazones inquietos. Vivir la noche soñando con El Peñón a tu alcance, es como gozar cantando sin sufrir un triste lance. Calpe derrocha armonía en sus tardes delicadas, sus brisas son alegría entre palmeras soñadas. Vivir de cerca sus playas sin gritar de fantasía, es contemplar esas rayas que derrochan simpatía. Calpe respira silencio en las noches placenteras, y nadie pone su precio ni nos habla de fronteras. Pasiones de mar abierto entre sonrisas burlonas, vivir en Calpe es acierto al tener bonitas zonas. G X Cantalapiedra.
CUENTAN LAS VIEJAS LEYENDAS QUE POR LEVANTE CAMINAN
Cuentan las viejas leyendas de las tierras levantinas, que las montañas son sendas donde brillan sus colinas. Suenan tambores lejanos, voces que sufren y animan, donde existen los hermanos que sus sueños determinan. Llegan las noches brillando, de lejos vemos la Luna, la vida sigue pasando entre canciones de cuna. La noche parece hermosa, las estrellas siempre encima, la muerte tiene una fosa y Levante su buen clima. Me contaron de pequeño algunas bellas consignas, en aquel tiempo risueño supe mirar las colinas. En Calpe me demostraron que la mar es infinita, más tarde dudas brillaron al ver la tarde bonita. Cuando afloran las verdades, cuando tiemblas en las cimas, comprendes las vanidades de las perfectas colinas. No vale gritar al viento, ni suplicar soluciones, hay tiempos de sentimientos que quieren buenas razones. Cuentan las viejas leyendas en noches que son divinas, que pudieras pisar sendas que suben a las colinas. Calpe te marca senderos que parecen imposibles, donde los aventureros no quieren ser muy visibles. Dejar que siga la vida con sus brotes de verdades, tendremos la mente erguida anulando falsedades. G X Cantalapiedra,
EN CALPE ME HABLARON DE BRUJAS
Cuando en las noches tranquilas sientes ruidos voladores, sobre sus cimas perfilas ambiente de triunfadores. Me hablaron mucho de brujas sin entender sus diabluras, cuando las mentes se estrujan a veces logran locuras. Estos tiempos horrorosos con la pandemia acechando, nunca les note dichosos y más si van confinando. Brujas que vienen marcando las noches con melodías, algunas nos van dejando sus alegres fantasías. Hay corazones temblando que no saben de agonía, y otros que se van bailando en perfecta sintonía. Calpe conoce las brisas de ese Mar Mediterráneo, donde se viven sonrisas incluso con el foráneo. Calpe marcando pasiones que se llevan en el alma, es lugar de diversiones que pudieran darte calma. Noches de raros fantasmas envueltos en sus complejos, que sueñan desde sus camas no vivir de nada lejos. Ciertas brujas voladoras con sus escobas soñando, a veces no son señoras solo sombras vacilando. Las noches marcan veredas en sus grandiosos cotarros, lugares con bellas sendas donde nunca se ven barros. Calpe de viejos caminos llenos de ciertas leyendas, donde pisan adivinos que quieren tener sus riendas. Cuando las brujas se marchan en las sombras de la noche, algunas penas se tachan sin llegar hacer reproche. Calpe siempre vive alerta de sus sombras misteriosas, su gente vive despierta buscando las bellas rosas. Esta tierra de palmeras entre brisas bien llegadas, es lugar de primaveras entre tardes encantadas. El Peñón viene marcando su paisaje de locura, sus playas vienen dejando un lugar con su cordura. Calpe de sueños preciosos me lo dijo un marinero, en sus momentos gozosos te sientes aventurero. G X Cantalapiedra.
CUANDO RECUERDAS A CALPE
Vienen brisas marineras
corriendo por la bahía,
no pueden ser traicioneras
si derrochan alegría.
Voy recorriendo sus playas
en perfecta sintonía,
sin poner a nada rayas
que anulen mi fantasía.
Con Calpe sigo soñando
escuchando melodía,
que luces siguen brillando
en tan buena compañía.
Existen tardes serenas
con brisas de simpatía,
el aire me va dejando
su preciosa sintonía.
Dicen que existe nostalgia
repleta en melancolía,
y que Calpe tiene magia
sin trazar jamás porfía.
Sigo mirando al Peñón
no me olvido ningún día,
pienso en la buena razón
que no sabe de agonía.
Estos paisajes preciosos
que derrochan melodía,
nunca le ves orgullosos
ni saben de hipocresía.
Con las palmeras bailando
el ritmo que allí crecía,
pensé que estaba soñando
mientras el viento venía.
Algo conserva mi mente
que en la memoria crecía,
no quiero ser penitente
ni soñar que no valía.
Calpe te viene marcando
sin hablar de lejanía,
la memoria va guardando
lo que la mente quería.
G X Cantalapiedra.
24 – 2 – 2021.
ESTAMOS VIENDO FEBRERO
Este mes tan embustero
puede dejarnos sus huellas,
dicen que falta dinero
a quien mira a las estrellas.
Hay quien le llama fulero
por ser corto y atrevido
siempre hablaron de febrero
como mes comprometido.
Estamos viendo febrero
como un mes más dolorido,
atrás dejamos a enero
que se marchó compungido.
En Calpe siguen mirando
si el viento viene dormido,
El Peñón vive esperando
no verse comprometido.
Febrero se va llevando
muchos sueños deprimidos,
la pandemia está gozando
buscando barrios heridos.
Febrero se vuelve loco
asustando a los vecinos,
dicen que va poco a poco
amargando muchos signos.
Calpe esperando verdades
que le dejen su buen ritmo.
nadie quiere falsedades
y mucho menos abismo.
Vienen brisas de febrero
que no quieren consumismo,
habrá quien sueñe dinero
al notar su tremendismo.
Calpe no quiere fantasmas
que llegan como turismo,
ni ver peces sin escamas
repletos de pesimismo.
Esta costa levantina
que tiene bellos proyectos,
es la sierra su colina
sin ser sus caminos rectos.
G X Cantalapiedra.
23 – 2 – 2021.
NUNCA SABREMOS LOS MOTIVOS
Caminamos sin destino,
ni saber a dónde vamos,
pisamos algún camino
y jamás nos reclamamos.
Somos humanos andantes
que pisamos por las playas,
dicen algunos amantes,
“la vida tiene sus rayas”.
En Calpe las ilusiones
dicen que llegan voladas,
y nos dejan sus razones
en las tardes encantadas.
Ilusiones que despliegan
cuando notan las mañanas,
donde los vientos se pliegan
y las brisas son muy sanas.
No sabremos los motivos
de esas tardes anheladas,
que se ponen adjetivos
en las noches clausuradas.
Vivir en Calpe la noche
entre frases bien llevadas,
es conocer el derroche
de sus olas esperadas.
Cuando miras el Rompeolas
y ves la mar enfadada,
quizá contemplas las olas
con su fuerza embelesada.
Sentir las brisas marinas
en las dulces madrugadas,
mientras vemos sus colinas
que pueden ser escaladas.
En Calpe se ven misterios
con sus sombras endiabladas,
en muchos momentos serios
son cosas imaginadas.
En Calpe las soledades
parecen ser angustiadas,
muchas ocultan verdades
de sus horas marginadas.
G X Cantalapiedra.