CALPE, CALP (Alicante)


Comer en el puerto
LOS SUEÑOS SOLO SON SUEÑOS
Vas caminando en la vida
con tus sueños bien llevados,
viendo tu ruta elegida
que se llena de cuidados.

Tienes a Calpe en tus sueños
que se pierden entre pasos,
sin querer saber de dueños
ni tampoco de fracasos.

Los sueños solo son sueños
que caminan despistados,
en los tiempos más risueños
no parecen desbocados.

Hay sueños que van por libres
buscando ciertos atajos,
y otros que siempre describen
los más pesados trabajos.

Soñar con Calpe en la noche
sin ser un buen jubilado,
puede causarte reproche
y no tener nadie a lado.

Calpe de sueños preciosos
con sus olas entre barcos,
no son tiempos vanidosos
si se sufren desembarcos.

Los sueños se van viviendo
sin pensar en mundos raros,
en Calpe notas durmiendo
que existen ciertos avaros.

Los sueños siguen su marcha
buscando caminos claros,
y algún turista se engancha
que puede lograr descaros.

Cuando la noche termina,
si el viento se vuelve amargo,
muchas veces determina
que el sueño pase de largo.
G X Cantalapiedra.
18 - 9 – 2020.
CALPE CON EMBRUJOS DE LA MADRUGADA
Palabras que buscan
las bocas cerradas,
sombras que rebuscan
fieras enjauladas.

Calpe con embrujos
en la madrugada,
sin saber los lujos
ni comentar nada.

La noche se cierra,
con la Luna clara,
la vida se entierra,
sin ver gente rara.

Calpe con embrujos,
noches despistadas,
sin ver ciertos lujos
de gentes marcadas.

La noche del diablo
se marchó cansada,
sin ver su retablo
Calpe esta callada.

La vida y la muerte
viven enmarcadas,
no sirve la suerte
en calles cerradas.

El diablo camina
sin sombras selladas,
su fuerza se estima
con penas grabadas.

Noches delicadas
del diablo en Levante,
penas enturbiadas
con Peñón delante.

Calpe de sonrisas
con luces brillantes,
hay diablos que eclipsan
los bellos instantes.
G X Cantalapiedra.
CALPE TE MARCA CAMINOS
Cuando la noche comienza y la tarde se va yendo, nunca temes la torpeza del tiempo que vas viviendo. Calpe te marca caminos con sus ráfagas de viento, donde sufres desatinos que pueden robarte aliento. Noches que vas contemplando entre buenos pensamientos, donde puedes ir pensando en los bonitos momentos. El Peñón como testigo que aguanta nubes y viento, a veces le ves de amigo sin ver su comportamiento. Calpe se llena de sombras cuando el sol sigue despierto, y jamás dicen que asombran a sus queridos momentos. Calpe despierta soñando entre luces de tinieblas, las brisas llegan dejando algunas sufridas nieblas. Cuando llega la mañana con sus claridades viejas, la vida se vuelve sana sin sufrir cosas complejas. Esta ciudad levantina que sabe guardar misterios, mira siempre la colina en sus asuntos más serios. La noche sigue marcando sus estelas marineras, y el mar nos deja brillando con horas aventureras. Calpe de luces y sombras entre miradas perdidas, a veces siempre te asombras al ver las brisas erguidas. Los caminos de la costa de ese Mar Mediterráneo, te dan esa vida angosta para no verte foráneo. Calpe caminos con signos que parecen despertarse, hablan de los adivinos que aquí quisieran centrarse. Cuando la Luna brillando nos deja grandes estelas, el alma se va alegrando al ver sus noches tan bellas. Testigos de mar abierto sobre su costa animada, el corazón más despierto vive la vida soñada. G X Cantalapiedra. 16 – 9 – 2020.
CUANDO SE VIVEN RECUERDOS DEL MAR
Hay momentos en la vida que te dejan pensativo, y alguna fecha elegida que siempre tiene motivo. El andar de marinero sin conocer el oficio, es sentirte aventurero y buscar el precipicio. Buscar noches con estelas buscando cualquier bahía, mientras miras las estrellas sin querer trazar porfía. Sentir ruidos temerosos de algún tiburón perdido, en minutos horrorosos ves tú semblante afligido. Brisas de la noche negra con ruidos desconocidos, temiendo siempre a la fiera sin saber si suelta aullidos. El mar te deja recuerdos que guardaran tus sentidos, son esos momentos cuerdos entre minutos temidos. El mar marcando distancia, la mar tiene sus caminos, donde no vale arrogancia aunque busques adivinos. En Calpe buscas misterios que la noche te va dando, y vives momentos serios si puedes ir navegando. Hay recuerdos que se graban sin conocer el lamento, y minutos que se llaman para poder darte aliento. Salir de noche en tu barco para que te sople el viento, y buscar el desembarco en cualquier lejano puerto. Cuando las olas se agitan y se notan tempestades, a veces las penas gritan para dejarnos verdades. El mar le ves tan tranquilo que nunca temes sus males, pero en el viento perfilo algunos casos fatales. Marineros con destreza que van cruzando los mares, no quieren ver la torpeza de temidas soledades. El mar, la mar marinero, que las olas son gigantes, que cualquier aventurero teme sus saltos constantes. Calpe sabe de complejos en sus noches tentadoras, y conocen los reflejos que tienen distintas horas. El mar te deja razones que anulan pasos perdidos, donde se ven vibraciones entre los barcos hundidos. Seguir sin tener temores me lo dijo un marinero, que solo me habló de amores y ni menciono el dinero. G X Cantalapiedra.
CUANDO MIRAS AL PEÑÓN DE IFACH
Las noches se vuelven sombras
que te dejan grandes dudas,
algunas veces te asombras
y ves preguntas agudas.

Cuando la tormenta brilla
con sus rayos tremendistas,
no ves la noche sencilla
y temes a los bromistas.

Mirar las grandes estelas
que la Luna va dejando,
viendo lucir las estrellas
mientras vamos contemplando.

Cuando miras a El Peñón
con sus misterios rondando,
quieres vivir la razón
que su ambiente va dejando.

Calpe se llena historia
que otros pueblos le marcaron,
aun se tiene en la memoria
las piedras que aquí labraron.

El Peñón tiene sus signos
con sus senderos marcados,
donde ciertos adivinos
piensan en sueños quebrados.

Calpe respira misterio
con senderos marginados,
si piensas en algo serio
puedes ver pasos sellados.

La noche se pone seria
sin escuchar ningún llanto,
nadie borra la miseria
que puede dar desencanto.

Luces de sombras eternas
por el Peñón van andando,
quizá busquen las cavernas
que fueron abandonando.
G X Cantalapiedra.
EN ESTOS SERIOS MOMENTOS
Vamos andando caminos
entre brisas turbulentas,
hoy tememos ciertos signos
con sombras que llegan lentas.

La pandemia va brotando
por los caminos del mundo,
mientras vamos contemplando
algún sentimiento absurdo.

En estos serios momentos
donde crecen falsedades,
se temen los sufrimientos
entre penosas verdades.

La epidemia no termina
con sus malas intenciones,
ella jamás elimina
las muchas complicaciones.

Calles que siguen desiertas
por los muchos contagiados,
con ciertas personas muertas
que en silencio se marcharon.

Sombras de viejos recuerdos,
lamentos muy mal llevados,
en los momentos más cuerdos
sientes tus pasos dañados.

En las playas levantinas
se temen las soledades,
cuando revisas colinas
no quieres enfermedades.

El mañana va llegando
con sus huellas temerosas,
quizá nos vaya marcando
muchos caminos sin rosas.

Playas que quedan desiertas
en las sombras de la noche,
con ciertas puertas abiertas
que nadie las pone broche.
G X Cantalapiedra.
13 – 9 – 2020.
CUANDO EL SOL VA CALENTANDO
El sol viene calentando
por las playas levantinas,
y el viento llega silbando
entre sus bellas colinas.

Calpe se siente dichoso
mirando al Peñón sediento,
el tiempo sigue armonioso
para evitar sufrimiento.

Ifach respira sonidos
que se vuelven tormentosos,
no busca tiempos perdidos
ni momentos vanidosos.

El sol calienta con fuerza
dejando viejos sudores,
sin querer hacer tibieza
quema a los trabajadores.

Calpe respira misterios
que la Luna va mimando,
sin pisar los cementerios
las dudas llegan brillando.

Las noches de clara Luna
me llenan de sentimientos,
no quiero soñar fortuna
cuando soplan malos vientos.

La pandemia no se marcha
de estas costas tan preciosas,
y a cualquier humano engancha
con sus garras dolorosas.

La costa sigue su rumbo
con sus olas prodigiosas,
luego vemos el absurdo
que tienen algunas losas.

Calpe respira en silencio
en las horas complicadas,
y aunque todo tiene precio
ves dudosas sus jornadas.
G X Cantalapiedra.
12 – 9 – 2020.
CALPE RELUCE EN LA NOCHE
Hay momentos de verdades
que reflejan sus motivos,
anulando falsedades
incluso sin adjetivos.

En Calpe brillan las noches
con sus luces permanentes,
son como grandes derroches
que quieren seguir presentes.

Las playas viendo sus olas
entre brisas permanentes,
algunas sobre el Rompeolas
quisieran ser relucientes.

Calpe respira misterios
en las sombras de la noche,
y existen momentos serios
que algunos les ponen broche.

La noche sigue brillando
mientras miro a las palmeras,
mi corazón va temblando
al ver sufridas barreras.

Esta pandemia maldita
que deja malas razones,
dicen que nunca se agita,
más traza sus ocasiones.

El mañana nos espera
para dejarnos traiciones,
el virus pasa frontera
con sus malas intenciones.

Calpe respira silencio
en sus noches delicadas,
el virus da su desprecio
al ver horas angustiadas.

Estamos comprometidos
contra esta pandemia rara,
sin querer vernos vencidos
ni ver estas fechas claras.
G X Cantalapiedra.
CUANDO EL MEDITERRÁNEO TE LLAMA
Algo tiene su paisaje que te marca las pasiones, debe de ser el anclaje de las buenas sensaciones. En Calpe brilla La luna con sus estelas constantes, que parecen la fortuna de otros tiempos expectantes. Las noches van reluciendo con una fuerza admirable, el aire viene sintiendo ese sentido amigable. El Peñón marca caminos sin entender de pisadas, cada cual tiene sus signos entre sombras encantadas. Calpe de lejos se envidia con Ifach omnipotente, es un símbolo de vida que se lleva muy presente. Las noches son de pasiones, que buscan frases de amores, donde comprendes razones que quieren buscar candores. Cuando revisas los besos contemplando su paisaje, nunca temes los suspensos ni piensas en su bagaje. Calpe miradas al cielo en las mañanas nubosas, El Peñón te da consuelo al ver nubes pegajosas. Montañas que tienen sombras de otros tiempos más austeros, solo el pensarlo te asombras al ver sueños pasajeros. Calpe tiene sensaciones de buscar nuevos enredos, a veces ves tentaciones de nunca vivir los credos. Estas costas tan bonitas que son del Mediterráneo, sientes que siempre te gritan y mucho más en verano. Viendo las olas perennes que llegan con fantasía, comprendes esos vaivenes y su dulce melodía. Calpe te marca los sueños que destilan luz del día, y no presientes empeños y mucho menos porfía. Calpe de brisas marinas que corren bien en sus costas, hacen divisar colinas en sus laderas angostas. El Mediterráneo brilla con sus claros relucientes, siendo su vida sencilla para todas buenas gentes. G X Cantalapiedra.
LA GOTA FRÍA DEL MEDITERRÁNEO
Todos los años nos llega con sus lluvias temerarias, sobre las costas despliega con fuerzas estrafalarias. Estas fechas de septiembre donde las nubes se crecen, viene pensando en noviembre y mucho se fortalecen. En Calpe van esperando su visita traicionera, sus fuerzas vienen dejando sin entender de barreras. El Peñón como testigo no se siente deslumbrado, el agua no es un castigo en ese lugar soñado. Ifach se siente con fuerza al ver las nubes marcando, las lluvias no son torpeza si no llegan destrozando. Calpe respira sin prisa, las nubes se van marchando, detrás notamos la brisa de algún tiempo despistado. La gota fría presume de ser un tiempo marcado, y todo el pueblo lo asume al ver la lluvia llegando. Playas que se quedan solas, algún garaje inundado, de nuevo se ven las olas que dejan el mar clamando. Las gotas no se resisten al ver los campos secados, y muchas veces persisten en dejarlos bien regados. El Mediterráneo altivo, busca sus tiempos bordados, no le interesa el festivo viendo los vientos volcados. Calpe lleno de misterios que parecen adornarlos, existen momentos serios que no quiero contemplarlos. La gota guarda silencio, el viento va acompañando, nadie quiere ser el necio que pueda seguir negando. Las calles saben de brisas y de tiempos solidarios, de vez en cuando hay sonrisas con gestos extraordinarios. Calpe guardando silencio sobre sus montes quebrados, nadie debe hacer desprecio en estos tiempos marcados. La pandemia de castigo no quiere pisar los barcos, ella no quiere al amigo ni busca bonitos barcos. Esperando la esperanza que rompa tiempos amargos, en Calpe buscas la danza de vivir los pasos largos. No valen ciertos complejos, nadie quiere los calvarios, todos temen los reflejos de los virus sin salarios. La esperanza de camino, sin dejarla nunca al lado, en Calpe se vive el signo de ver el mar encantado. G X Cantalapiedra.
CALPE SILENCIOS QUE ASUSTAN
Cuando las noches parecen negras
entre visiones que resplandecen,
piensas que existen muchas condenas
mientras las dudas siempre se crecen.
Calpe refleja grandes pasiones
entre sus olas que van y vienen,
dicen que aumentan las emociones
al ver que brillan ciertos vaivenes.
Viendo las luces que van brillando
sobre laderas del Gran Peñón,
entre las sombras vienen andando
sin saber nunca si hay confusión.
Buscas misterios por las colinas,
donde el turista ve exclamación,
hay notas negras que no adivinas
en un ambiente que es evasión.
En los silencios de media noche
buscó palmeras de tradición,
en esta vida queda el reproche
que muchas veces no es solución.
Yo voy soñando nuevos caminos,
y con esos sueños volando estoy,
nunca pensando ver tristes signos
entre las brisas por donde hoy voy.
Las olas llegan con su bravura
entre nostalgias de mi pasión,
dicen que borran cierta amargura
sin ser posible su incomprensión.
Vienen las olas que van gritando
con sus lamentos de rebelión,
rompen los sueños que sollozando
nunca comprenden la sumisión.
G X Cantalapiedra.
VOLVERÉ A CALPE
Fueron palabras sentidas, que nadie quiso dudarlas, hay frases comprometidas que debes saber cuidarlas. Los amores convencidos que no abrazan ignorancia, siempre se sienten erguidos con cariño y tolerancia. En Calpe brillo la ausencia sin frases extraordinarias, el amor nunca es clemencia en las noches solidarias. Volveré a Calpe contigo, para seguir las andadas, quiero ser tu fiel testigo sin tener penas marcadas. Las palabras se alinearon en las mentes encantadas, ellas solas caminaron sin poner dudas selladas. Cuando se sienten amores entre caricias buscadas, se te olvidan los dolores y notas bellas pisadas. Los misterios quedan rotos, en las noches endiabladas, donde se ven alborotos de personas marginadas. No vale gritar al viento, ni predicar tus miradas, ni decir al sentimiento que sufres las alboradas. Los besos se van volando entre montañas quebradas, y al viento le vas rogando que no rompa madrugadas. Volveré pronto a Levante, le escuché mientras clamaba, sobre la Playa de Calpe una voz firme lo hablaba. Hay amores que se pierden en algunas alboradas, si las palabras se entienden vivirán horas gozadas. Noté los ojos brillantes, El Peñón les contemplaba, eran amores constantes lo que la vida les daba. Las promesas que se cumplen son amores a raudales, dicen que las fechas cunden de mil formas naturales. Calpe sabe de promesas, Calpe tiene sus amantes, cuando a su costa regresas ves sus palmeras sedantes. Hay promesas en el aire, que se pierden sin dulzura, detrás dejaron desaire con un viento de amargura. La voz de la tierra grita y te deja mil candores, cuando el corazón se agita es que vas soñando amores. No vale pedir al cielo que se cumplan las promesas, ni jamás buscar consuelo cuando las dudas regresan. Ifach nos viene enseñando los amores con locura, es algo que va mostrando en cualquiera noche oscura. Un beso de despedida puede ser una fortuna, sin ver tu ruta perdida debes mirar a la Luna. G X Cantalapiedra.
CALPE DONDE SE NOTAN LAS OLAS
Llegan las olas deprisa
como buscando su suelo,
mientras contemplas la brisa
que viene del alto cielo.
En Calpe vives la noche
envuelta en triste misterio,
sin jamás hacer reproche
temes el presente serio.
Hay momentos en la noche
que sientes el desconsuelo,
y quisieras poner broche
a fanáticos del hielo.
Calpe de sueños presentes
con El Peñón siempre eterno,
no quieres gritos ausentes
de los que buscan infierno.
Calpe mirando sus olas
que recorren la bahía,
a veces sobre el Rompeolas
nos dejan su melodía.
Cuando sientes sus candores
que te llenan de dulzura,
puedes buscar los amores
que no te causen locura.
Calpe llena de montañas
que la tienen protegida,
es parte de las entrañas
de una zona distinguida.
Sin querer borrar estelas
que la Luna viene dando,
puede que brillen estrellas
sobre el mar que va brillando.
Calpe tiene sus palmeras
repletas de soledades,
que sueñan con primaveras
y quieren decir verdades.
G X Cantalapiedra.
CALPE MAR Y TIERRA
En Calpe por mar y tierra corren los vientos gozosos, y algún demonio se entierra sin ver sus cuernos dichosos. Calpe marcando caminos por dónde camina el diablo, sin buscar los adivinos se escucha cierto vocablo. Crecen algunas penumbras en las noches misteriosas, mientras las sombras desnudas viven horas tenebrosas. Los silencios son culpables de ver tristes sus palmeras, dicen que son siempre amables y más en las primaveras. Cuando las tardes descubres envueltas entre sirenas, algunas sombras nos cubren para borrarnos las penas. El Mar nos llena de estelas, que vienen con travesuras, veremos barcos con velas que son eternas diabluras. El diablo va navegando con sus señas tenebrosas, por detrás viene dejando muchas horas vanidosas. Calpe conoce los diablos que trazan muchas diabluras, no son trozos de retablos, tan solo brindan locuras. En las tardes luminosas de pasiones con ternura, quisieras gozar las rosas entre frases de dulzura. Calpe se llena de vida sobre sus playas hermosas, El Arenal siempre erguida y detrás queda La Fossa. El Peñón siempre a tu lado como testigo presente, es un terreno anhelado que nadie ve penitente. En El Mar Mediterráneo las estelas van flotando, sin ser ambiente foráneo sus costas van adornando. Esta tierra levantina que tiene bellas razones, nos parece más divina con diablos de sensaciones. Las diabluras van en marcha sin entender de ilusiones, ellas buscan la revancha dejando malas acciones. Calpe buscando razones en las noches tormentosas, con sus buenas intenciones de vivir horas hermosas. G X Cantalapiedra,
CALPE UN DESTINO EN EL MAR MEDITERRÁNEO
Llegaron vientos del norte sobre sus playas tranquilas, y notamos el resorte que muchas veces perfilas. Calpe sigue su camino entre las olas preciosas, su clima siempre divino hace las horas dichosas. Me pregunto en el silencio de sus noches cadenciosas, si podrá existir el necio que trace frases odiosas. Un destino de esperanza divisando aquel Peñón que tiene bonita danza y no quiere ser gruñón. Divisando sus laderas que son testigos del tiempo, piensas en las primaveras que suelen ser complemento. Calpe te llena de sueños que circulan por las noches, es vivir tiempos risueños que nadie les pone broches. Mirar el Mar entre brisas en sus tardes especiales, y conocer las sonrisas de mil formas naturales. Calles que guardan recuerdos de un pasado con historia, vientos que parecen cuerdos y en el verano son gloria. Buscar un destino altivo con soluciones brillando, es conocer el motivo de seguir bien caminando. Calpe se siente en la calle con sus brisas levantinas, donde vives el detalle de ver borrar muchas prisas. Esta ciudad de misterios con nubes en sus colinas, vives sus momentos serios que a veces hasta adivinas. Nadie pregunta las normas de vivir siempre presente, tan solo miras sus lomas entre alguna nube ausente. Calpe te brinda sus sombras en las horas más calientes, y piensas que hasta te asombras con sus brisas permanentes. La luz del Mediterráneo viene dejando sus claros, donde cualquier ser foráneo no conoce ratos raros. Calpe brillando en la noche con sus torres busca cielos, sus sombras son el derroche que quieren buscar consuelos. Los marinos de esta costa que se sienten motivados, su mar la sueñan angosta y ven sus sueños logrados. Calpe se vive sin prisa, Calpe le sientes soñando, mientras notas esa brisa que siempre te va alegrando. G X Cantalapiedra.