un acentor vigilaba cerca de la Cruz, PADORNELO

(15 de Agosto de 2010)
buscando la famosa Cruz me encontré con él
Preciosa la historia del águila Pablo. Vale tambien, salvando la distancia, para nosotros los humanos. Deberiamos a veces desprendernos de muchas cosas y volvernos a reinventar.
Salud
El Acentor vigila al águila en nuestras montañas.

El águila, a los treinta años, está a punto de morir. Su pico ya no puede tomar el alimento, sus uñas debilitadas no pueden capturar a la presa, sus plumas pesadas no le permiten volar.

Entonces, en un esfuerzo supremo, sube hasta la cumbre y comienza el proceso de cambio. Primero, lija su pico hasta hacerlo caer y espera que le nazca uno nuevo para arrancarse con éste las uñas debilitadas. Con ellas, se quitará las plumas para que le crezcan...