NAVA DE ROA (Burgos)


nava de roa historia
CUANDO LOS FRÍOS DE CASTILLA TE HACEN TEMBLAR,
Aquel año de mil novecientos sesenta y tres, en su invierno, el frío en la Ribera del Duero, se dejaba notar, y las heladas nocturnas eran terribles. Aunque aquel joven no le detenía nada, estaba tan enamorado de su novia, que los once kilómetros que separan dichas localidades, eran como si fuera un simple paseo en su bicicleta, todo parecía normal en aquella noche de invierno cerrado, aunque muy pronto en su camino empezaron los problemas, su rueda trasera se acababa de pinchar, y tuvo que apearse para continuar su camino, aquella estrecha carretera por donde iba andando, con la bici de la mano, pronto se volvió terrorífica, un brillo de luz en el suelo se divisaba en la distancia, el joven pensó, puede ser un cacho de hoguera, pero es raro, a estas horas nocturnas ver eso aquí en la cuneta de la carretera. Se fue acercando y cada paso que daba, el miedo le aumentaba, quería saber cuál era aquella luz brillante, hasta que estuvo como a unos diez metros, entonces comprobó, que era un artefacto por él nunca visto, y su esfera no dejaba de soltar luz, pensó que algún avión o quizá otro vehículo lo podía a ver perdido, intento pasar sin dejar de mirarlo, por el lado contrario donde se encontraba dicha luz, en aquel momento, una maquina voladora, sin saber de qué se trataba, le paso rozando la cabeza, y empezó a pensar en los extraterrestres, el miedo le acompañaba en aquella oscuridad, y hasta pensó dejar la bicicleta y salir corriendo campo a trabes, pero su sentido de la orientación, le hizo seguir el camino de siempre, eso sí mirando a todas partes, y con el corazón acelerado, sin darse cuenta que detrás de él, marchaban dos seres que tenían forma de hombres más altos y delgados, aunque sin el darse cuenta, de nuevo la nave volvió a pasar rozando su cabeza, y entonces sin pensarlo dos veces, empezó a correr en dirección a la derecha, hacia donde se encontraba una casa de campo en aquellos años habitada. Entonces noto como le perseguían dichos seres extraños, sin pensarlo se lanzo a correr, para tratar de no ser alcanzado, en aquellos momentos pensó de todo, su cerebro intentaba escoger un destino donde no fuere preso de dichos seres. Todo era difícil pero tuvo la suerte de entrar en terrenos de viñedos, donde los tallos aun sin ser podados, les hicieron a dichos seres perder tiempo y equilibrio, lo que al joven le solvento no caer en sus garras, con su esfuerzo consiguió llegar a las casa de campo, pero para su desgracia, estaba cerrada y sin habitantes, aunque él conocía su formato de distribución y apretando fuerte la parte trasera de la casa, consiguió entrar, y esconderse en la cámara o sobrado, donde había montones de heno, y entre ellos se escondió, sin darse cuenta que los seres extraños le seguían los pasos, se pasaron como dos horas sin moverse del lugar, y sintiendo como le buscaban en la parte de abajo de dicha casa. Él joven, estuvo allí casi toda la noche, el heno le daba el calor necesario, para no morir de frío, en aquella noche heladora, que la temperatura superaba los diez grados bajo cero. Cuando a la mañana decidió salir de su escondite, nadie podría imaginar la fatalidad de su viaje de regreso a su pueblo, sus padres andaban llamando por teléfono a la localidad de su novia, y nadie sabía que es lo que había pasado, al llegar a su casa, todo se le volvían preguntas, que él no sabía contestar, el miedo le había dejado medio tartamudo, y no era capaz de poder explicar la falta de su bicicleta, que algún familiar pensaba que la habría perdido o vendido. Pero la realidad superaba cualquier historia contada, sus familiares empezaron a dudar de dicha historia, las preguntas se quedaban entre visiones, solo comprobaron donde el joven decía a ver pasado la noche, en la casa de campo, entre el heno del sobrado o cámara, y empezaron a sentir el olor raro como de azufre o sulfato, pero no entendían nada de lo que él joven comentaba, las gentes del pueblo empezaron a criticarle, y llamarle miedoso, sin pasar a creer su mala aventura, de la que salió ileso pero con el miedo dentro del cuerpo, y sin poder explicar a su novia el domingo siguiente, lo que había vivido en aquella estrecha carretera. G X Cantalapiedra.
NAVA DE ROA Y LA RIBERA
En estas fechas de frío
donde el viento pega fuerte,
miramos despacio al río
con esa eterna corriente.

Los vientos vienen sonando
con música mañanera,
y a su paso van dejando
el frío que aquí se espera.

La tierra parece helada
blancas están las praderas,
la escarcha queda marcada
sobre sombrías laderas.

En la Ribera del Duero
se sueña la primavera,
el frío llega altanero
llevando niebla a su vera.

Estas noches tan heladas
que transcurren bajo cero,
dejan las viñas pasmadas
con un blanco salinero.

Días de nieblas cerradas
donde tiemblan los jilgueros,
sus bodegas encantadas
hacen alegres senderos.

Los álamos hoy desnudos
presienten el duro invierno,
existen los días crudos,
aunque aquí nada es eterno.

El viento llega sonando
para reclamar su estrella,
algunos le ven silbando
haciendo la tarde bella.

En la Ribera del Duero
el viento corre que vuela,
es terrible por enero
donde el frío tiene escuela.

Llegará la primavera
con sus flores de esperanza,
y la alegría a su vera
con viñedos de templanza.
G X Cantalapiedra,
ENTRE LAS VIÑAS DEL DUERO

El Duero va caminando
sin poner jamás barreras,
a su paso va logrando
viñedos con sus soleras.

Sentir a el Duero cantando
en la dulce primavera,
es querer vivir soñando
entre viñas de primera.

Cepas que marcan caminos
sin querer trazar frontera,
tiene este Duero unos vinos
que hacen grande su Ribera.

Viendo las viñas erguidas
como manojos de rosas,
con cosechas escogidas
sus uvas son deliciosas.

El Duero tiene sus brisas
con nieblas y grandes hielos,
el invierno quita prisas
y el vino les da consuelos.

Sendas llenas de viñedos
en aquel paisaje hermoso,
el Duero tiene sus credos
y presume de armonioso.

Viñas llenas de dulzura
que son tesoros del Duero,
esta tierra da cultura
en un ambiente sincero.
G X Cantalapiedra.
busco a familiares de isidro cerezo villa nacido en nava de roa en 1915
nos gustaria saber algo de los familiares de mi padre
SOLEDADES CASTELLANAS

Los caminos de Castilla
conocen las soledades,
y no quiere falsedades
toda su gente sencilla.

Caminos de maravilla
llenos de historias y miedo,
que ayer tuvieron su credo
y cuidaron su semilla.

Cuando me hablan de mi tierra
el corazón me palpita,
y siento como me grita
por los recuerdos que encierra.

A veces miro a la sierra
como buscando camino,
nunca me sentí adivino
ni busque jamás la guerra.

Los caminos castellanos
fueron cruces de cultura,
nos dieron su agricultura
celtiberos y romanos.

No fueron caminos vanos
ni trazados de locuras,
amarguras y dulzuras
son los pasajes humanos.

Las cañadas son caminos
donde pasa el trashumante,
y algún caballero errante
que va buscando sus signos.

Dicen que son delirantes
las curvas de los caminos,
a veces se escuchan trinos
de los pájaros cantantes.

Los lavajos y rasantes
forman parte del camino,
que algunos llaman divino
por sus paisajes brillantes.
G X Cantalapiedra.
POR LA RIBERA DEL DUERO

Por la Ribera del Duero
entre viñedos y pinos,
se percibe el romancero
en sus bonitos caminos.

El Duero marcha tranquilo
con sus nieblas y aguaceros,
y en su corriente perfilo
los amores verdaderos.

Sombras llenas de alegría
dan sus álamos al suelo,
su sonido es simpatía
que nos va dando consuelo.

En la Ribera del Duero
los álamos son cantores,
de vez en cuando un te quiero
alegra los corazones.

El Duero tiene senderos
que se clavan en el alma,
y en su camino venteros
que la historia les da fama.

Buenos vinos de la tierra
en la Ribera del Duero,
en su secreto se encierra
la historia de algún guerrero.

Desde Soria hasta Zamora
el Duero marcha altanero,
parece que al cielo implora
que su vino sea el primero.

Grandes bodegas y vinos
en la Ribera del Duero,
adornadas por los pinos
en un paisaje de esmero.

Las viñas en sus caminos
le dan la leyenda al Duero,
es una tierra de vinos
con un sabor verdadero.
G X Cantalapiedra.
Este poema se le dedico a mi amigo Dario, "EL Carretero".
Busco familiares de apellido Liras Palomares, mi nombre es Magaly y vivo en México.
Muchas gracias
Saludos
Por si te sirve de algo mi abuelo se apellidaba Palomares Liras nació en 1899
porfavor si alguien puede buscarme atravez del ayuntamiento datos de la familia martin vila el fue medico, pero saber de sus desendientes es importante gracias
Pasar por Nava deprisa
suele ser un mal concepto,
su paisaje tiene brisa
de alegrar cualquier momento.

Bodegas llenas de vino
de la Ribera del Duero,
Nava de Roa es destino
del perfecto aventurero.

La mirada al horizonte
de los buenos carreteros,
sus campos destilan monte
con labradores austeros.

Pasar soñando caminos
en medio de los viñedos,
es conocer bien los vinos
que nos llenan de recuerdos.

Esta tierra burgalesa
de la Ribera del Duero,
suele tener en su mesa
amor cariño y esmero
Busco familiares de apellido Liras Palomares, mi nombre es Magaly y vivo en México.
Muchas gracias
Saludos
hola. yo soy la amiga argentina de angeles, a la que agradezco muchisimo su solidaridad. gracias de verdad, salpicona. un abrazo.
yo estoy tratando de ubicar a mi familia en españa, por lo que apelo a personas mayores que hayan podido conocer al doctor angel martin vila, quien ejercio en esa poblacion en los años 1935, anteriores y posteriores. estaba casado con severina perez, y tenian una hija, maria aurora, a la que llamaban maruja. ella estudio en valladolid, en el colegio de las carmelitas descalzas. no se de ellos desde el año 1939, y mi madre, que tiene 80 años y esta enferma, quisiera tener noticias. tambien tenemos familia en gijon. si alguien puede ayudarme, les agradezco con el corazon. gracias. diana luz rodriguez perez. argentina.
Hola Majos
Me gusta Nava de Roa, por que hacemos lumbre y comemos lechazo en las bodegas. Vamos a ir a vivir al pueblo cuando nos jubilemos. Invitarnos con fotografias del pueblo que nos gusta
necesito buscar una familia martin vila perez, una amiga desde argentina desea encontrar a su familia a travez mio, hubo un medico un tal angel martin vilay tuvo una hija maria aurora, grasias si mecontestais algo,