SANTILLANA DEL MAR (Cantabria)


Mejores mensajes de SANTILLANA DEL MAR:
Quien dice que el zoo de santillana no pertenece a santillana, una cosa es el zoo que pertenece a santillana y otra el de cabarceno que esta como dices en penagos al cesar lo que es del cesar
Parece que va en moto...
Empujando un patin...... jejejeje
Por estas calles de Santillana del Mar anduvimos hace unos días. Hermoso pueblo que invita a regresar. Toda Cantabria es maravillosa por sus pueblos y su gente.
Quien dice que el zoo de santillana no pertenece a santillana, una cosa es el zoo que pertenece a santillana y otra el de cabarceno que esta como dices en penagos al cesar lo que es del cesar
se puede decir que se le conoce por el zoo de santillana y el de cabarceno por el parque de cabarceno
El gentilicio de Santillana del Mar es "SANJULIANENSES"
“Arqueros del alba”

Para María Dolores Menéndez López

La aurora de la muerte

Los prados humedecidos
Que, besados por la helada,
Con la misma madrugada
Yacían adormecidos,
Escucharon los gemidos
Llegados del firmamento,
Que, rozados del aliento
De la aurora blanquecina,
Apartaron la neblina,
Densa en las alas del viento.

Y aquella mancha de plata
Que el sol trajo en su carruaje
Iluminaba el paisaje,
Mezclando al blanco escarlata,
Que, aunque tímida, sensata,
De agotarse temerosa,
Rasgó la caricia hermosa
Al rayar en la mañana,
Como caricia temprana,
Llena de luz, olorosa.

El arroyo, sin apuro,
Aún su cauce empobrecido,
Murmuraba su sonido
Al cruzar el valle oscuro,
Siguiendo el curso seguro
Que, en su descenso tranquilo,
Avanzaba con sigilo
Entre las cómplices sombras,
Regando secas alfombras,
Buscando mayor asilo.

De las aguas transparentes,
Su curso lento, sencillo,
Se saciaba el cervatillo
Que bebió de las corrientes,
Reflejándose en las fuentes
Donde las juncias brotaban,
Y en las alturas hallaban
La copia de su hermosura,
El sosiego y la frescura
En las nubes que flotaban.

Y entonces te despertaron
De aquel sueño perezoso,
Con el beso más gozoso
Que jamás imaginaron,
Los colores que llegaron
A las alturas de un cielo
Que alcanzaste, alzando el vuelo,
Al nacer de la mañana,
Donde la llama temprana
La escarcha halló sobre el suelo.

2005 © José Ramón Muñiz Álvarez
“Las campanas de la muerte”
Primera parte: "Los arqueros del alba"
Todos los derechos reservados por el autor.