Pueblos de España


Mensajes de MATALASCAÑAS (Huelva) enviados por Juan Antonio:

Los pinos y otras plantas contribuyen a fijar las arenas que el mar trae a la costa y el viento empuja al interior.
Embarcadero frágil, que en otros tiempos pudo tener más actividad que en la actualidad.
Al igual que la fina arena se escapa entre nuestras manos, también la vida se nos va poco a poco, y lo peor es que se nos vaya sin haber sabido sacarle el debido provecho.
Es una cómoda, pero rápida de visitar el parque. Esta rapidez impide ver con precisión la vegetación y fauna de la zona.
Preciso ejemplar de congrio que, juntamente con otro todavía más grande que este llegó en una caja, a través de la cinta transportadora hizo su presencia en la lonja, donde sería subastado. Este llevó vivo y como si se tratase de una serpiente de tierra sacó su cabeza y alargó su cuerpo hasta deslizarse fuera de habitáculo que lo contenía cayendo al piso de la lonja. Allí permaneció más de 10 minutos sin que nadie se le acercara, al parecer estos animales son muy peligrosos y se lanzan como serpientes a quien se acerque a ellos pudiendo ocasionar lesiones de considerable gravedad; pasado ese tiempo, un empleado armado con un largo gancho de acero lo cogió por las branquias y lo lanzó hacia donde estaba su compañero muerto; como todavía se movía, otro empleado le dio cuatro o cinco pisotones con sus botas de goma y descargando todo su peso sobre la cabeza del animal. Solamente cuando estaba muerto se me permitió acercarme y hacer la fotografía.
Aquí nos llevaron a comer. No fue de mi agrado, empezando por el vino, daros cuenta la información calidad, que en la mesa ya nos tenían la gaseosa. Nos dieron unos entrantes escasos de queso y calamares, un arroz Doñana y un filetillo. No hubo café, quien lo quiso tuvo que buscarse la vida. La comida fue organizada por la agencia que montó la excursión a Doñana, por la que pagamos 70€, precio caro.