CALPE (Alicante)

CALPE: CALPE TE MARCA CAMINOS...

CALPE TE MARCA CAMINOS
Cuando la noche comienza y la tarde se va yendo, nunca temes la torpeza del tiempo que vas viviendo. Calpe te marca caminos con sus ráfagas de viento, donde sufres desatinos que pueden robarte aliento. Noches que vas contemplando entre buenos pensamientos, donde puedes ir pensando en los bonitos momentos. El Peñón como testigo que aguanta nubes y viento, a veces le ves de amigo sin ver su comportamiento. Calpe se llena de sombras cuando el sol sigue despierto, y jamás dicen que asombran a sus queridos momentos. Calpe despierta soñando entre luces de tinieblas, las brisas llegan dejando algunas sufridas nieblas. Cuando llega la mañana con sus claridades viejas, la vida se vuelve sana sin sufrir cosas complejas. Esta ciudad levantina que sabe guardar misterios, mira siempre la colina en sus asuntos más serios. La noche sigue marcando sus estelas marineras, y el mar nos deja brillando con horas aventureras. Calpe de luces y sombras entre miradas perdidas, a veces siempre te asombras al ver las brisas erguidas. Los caminos de la costa de ese Mar Mediterráneo, te dan esa vida angosta para no verte foráneo. Calpe caminos con signos que parecen despertarse, hablan de los adivinos que aquí quisieran centrarse. Cuando la Luna brillando nos deja grandes estelas, el alma se va alegrando al ver sus noches tan bellas. Testigos de mar abierto sobre su costa animada, el corazón más despierto vive la vida soñada. G X Cantalapiedra. 16 – 9 – 2020.