SAN ISIDRO (Madrid)


Antiguo cementerio.
A CINCUENTA KILÓMETROS DE MADRID.

A cincuenta kilómetros de Madrid
hay un jardín con especies variadas:
pinos, cinemomos, olmos, entre otras;
distintos arbustos, setos, césped...

Todo regado a través de canales
y otros medios de distribución
de agua bendita del Tajo.

Este jardín se diseñó con una bodega
subterránea y unas pocas viviendas
habitadas por gente privilegiada,
por el poder sanador de esa naturaleza.

Tiene también su ayuntamiento
que organiza y administra
este bien humano y natural,
una iglesia, centro espiritual
y físico del jardín.

Agazapados entre los árboles
y por todo el recinto sagrado,
de color verde, la huella de hechos
históricos atrapados como
extensión del ser humano,
juegan al escondiste con el sol,
transmutan la idea ancestral,
de regreso al paraíso bíblico,
bajo la sombra de los árboles
y el sol que aquí se luce.

Su autor venido de Palermo,
fisiocrático y monarca era.
Vino a reventar de arte y primavera,
de gloria, de tierra germinal
entre presente y pasado,
con transito interno, visión por dentro
en un viaje de aventuras, muestra
la maravilla de su creación
con cerco de luz propia
que alumbra los vegetales,
profundiza en la tierra, en sus raíces,
hasta vislumbrar sus prodigios
donde actúa el poder celestial.

Las estrellas miran la hermosa lozanía,
se enamoran del mimo con el que el jardinero
del mundo fecunda esta su parcela,
de este rincón que forma el corazón
de una vega, el alma universal del hombre,
de la naturaleza, el espíritu
de la incansable maniobra
entre el hombre y su promotor.
Este edén,
decía,
está a cincuenta kilómetros de Madrid.
TEMPLO SAGRADO

La luz del sol como si nunca
hubiera lucido más en ningún lugar,
formando deliciosas sombras con
centenarios árboles que hacen
este jardín del Real Cortijo.

A sus pies el agua va cantando,
a la vez que conducido por sus
canales debidamente distribuidos
que suministran la vida a cuanta vida
allí acumulada existe.

Las adelfas entregadas al concurso
de la más hermosa y elegante,
los pinos queriendo ser los más esbeltos,
miran desde lo alto a los cinamomos
ahora pletóricos.

El ligustrum formando seto
va delimitando partes diferenciadas,
las robinias dejaron la flor pero
siguen aportando su belleza al conjunto.
Y así otras especies como el castaño,
el plátano, etc.

Estamos en julio, a primeras horas de la mañana,
la exaltación interior se enciende
como una adoración del mundo ideal,
suscitada por este sublime efecto
en verdes ilusiones de la vida
conciliadas con la calma, la paz,
la vivacidad de las plantas y su sencillez
que hacen de molde al alma
terminando por triunfar.

En la vida humana existe una aspiración del
alma que necesita beber de otras almas
para asimilarlas y restituirlas.

Por eso se nos brindan estos paraísos
como una galería de la manifestación divina
que debe atesorarse con la actividad humana
y los prodigios de la artesanía,
que terminan haciéndolo como algo sagrado,
como un templo en el que las generaciones
vayan entrando respetuosamente.
SAN ISIDRO LABRADOR

Isidro, eres
protector, el patrón,
eres el Santo,

en ti confiamos,
miembros del Real Cortijo,
en ti nuestra fe,

nuestra hacienda,
nuestro quehacer diario
contigo al lado,

nos da sosiego,
sentido tu presencia,
paz, fortaleza.

Hoy la vega es
una celebración
en tu honor,

todo el campo
está engalanado
porque es mayo,

la fiesta tuya
que a nosotros repartes
patrón bendito.
Lo que hoy es la Entidad Real Cortijo de San Isidro, surge por un decreto ley del año 1957. En el 2010 se inaugura un monolito de piedra de Colmenar con los nombres de aquellos 108 colonos que llegaron de distintas partes de España.

LA MEMORIA ENTRE EL VERDE Y LA DUREZA

Se contó con la dureza del material donde esculpir el recuerdo, un lugar donde su mudez hablara y trasmitir a las generaciones venideras el hecho histórico.

Hombres y mujeres de distinta edad, iniciaron la gesta y pasado el tiempo, indelebles sus nombres, en el Parque Grande, entre árboles que fueron testigos de su llegada y evolución, allí un monolito de piedra mantiene sus nombres.

Los demás imaginamos el cambio que supuso para ellos que, como la piedra fruto de una trasformación, el tiempo endureció y ahora como tomando conciencia del espacio, también por mor del tiempo un día, cambió su paisaje.
SAN ISIDRO LABRADOR, PATRÓN DEL REAL CORTIJO (ARANJUEZ)

Se fundó el Real Cortijo,
su población, su vega y cultivo,
el Santo lo bendijo
le hizo productivo
y su Hermandad nació del colectivo.

Más luego, la verdura
vino a hacerse paisaje y huerta,
del Tajo su cultura
tan viva y despierta,
le puso al lugar, sonrisa abierta.

Este rincón del Tajo
es fruto de tu manifestación.
A ti nuestro trabajo,
nuestra dedicación.
¡Gracias San Isidro, el gran patrón!
Desde el Real Cortijo todo es más hermoso, sobre todo esos amaneceres y el posterior desarrollo del día, hasta finalizar éste.

Rojizo el horizonte
el sol se va
y cambia su color.
Con él se lleva
las sombras de su camino.
Mañana, renovado por el este, asomará.
Diremos que es un día nuevo
e iremos haciendo
el calendario
contando nacimientos
y ocasos
marcados por esa luz
que cambia y nos cambia,
que trae la mañana
el día, la tarde
y la noche
cuando se apaga.
Real Cortijo a ti me acerco,
una torre me orienta,
me lleva a otros mundos,
me atrae su bella silueta,
de curiosidad me inundo.

Ese alarde geométrico
de intervención constructiva,
de círculo, perspectiva,
de conjunto estético.

Con pasos cortos y largos,
cortos y largos vistazos,
veo y curioseo rincones
que los uno y enlazo
junto con mis emociones.

Mi mirada estampo
entre vega del Tajo y Jarama,
la catedral del campo,
Real Cortijo se llama
a su tierra, ciencia, arte y diagrama.
HERMANDAD DE SAN ISIDRO LABRADOR (REAL CORTIJO DE SAN ISIDRO-ARANJUEZ)

Parecía sumergida en el flujo
del tiempo, la gran historia del santo,
sin embargo, cada vez que levanto
en pleno campo la vista, dibujo

unos surcos y luego el embrujo
les dota de mies y el sol abanto
les pone vida, conciencia, encanto
con salmodia y plegaria de lujo.

Bendito sea el campo y la tierra
con sus valles, sus ríos, montes y llanos,
bendito San Isidro Labrador,

el Santo que arando desentierra
la luz divina para el ser humano,
tan pequeño, débil y pecador.
HERMANDAD DE SAN ISIDRO LABRADOR (REAL CORTIJO DE SAN ISIDRO-ARANJUEZ)

A veces en grupo o hermandad,
lo inmanente se lleva adelante
hacia lo sagrado y dominante,
sed de lo divino en la sociedad,

en busca de la espiritualidad
y como acierto determinante
que surge y ata al caminante
a los valores de identidad.

El marco cuyo fondo dé sentido,
restaure los puentes de experiencia
de ese camino a lo trascendente,

como buscadores del conocido
don de la más profunda existencia
y así, atraparla íntimamente.
CAPILLA DEL REAL CORTIJO DE SAN ISIDRO

El templo de cruz griega
con su cúpula interior, centraliza
el espacio y le integra.
Todo él le visualiza
su linterna que alumbra y armoniza.

Pórtico de fachada
rematada con frontón triangular,
con su metopa alada
nos viene a recordar
a San Marcos y su león singular
Un pino gigantesco dio con sus ramas
en el suelo y se echaron a temblar
los cortijeros ante el ejemplar
inerte. A pesar de su impresión sana

se ha disuelto en madera y pronto en llama.
Nadie hubiera podido proclamar
flojera en su agarre reticular.
Era concentración, la fuerza en calma,

la roca que al océano contenía.
Como un terrón en agua se ha disuelto
en el flujo cósmico, como una onda

hertziana en voces de esta epifanía
de los verdes reinos, también envueltos,
sometidos a la amnesia más honda.
Los frescos de la ermita
muestran la vida bendita
de San isidro, su patrón,
reflejan a cual mejor
el ingenio del artista.

Fue Ramón Stolz Viciano,
hábil autor valenciano
de los grandes murales
con hechos excepcionales
que hizo el Santo a sus hermanos

con su “aparición gloriosa”,
“la caridad de él y su esposa”
(otra de las alegorías),
e “Imán del cielo”. Alegría
por el agua caudalosa.

El observador recobra
el interés pictórico,
el religioso e histórico
con estas hermosas obras
que en el Real Cortijo obran
El Real Cortijo fue creado
por un gran rey, respetado,
promotor de la cultura,
su autoridad y su altura,
por Derecho consensuado.

Gobernó así, reino y vida,
la España próspera y unida,
con impronta y dopamina
y dejó ésta vitamina,
solera o, vida vivida.

Fisiocrático el monarca
quiso que en esta comarca
surgiera su experimento
y utilizar un invento
nuevo en su red hidráulica.

La azuda de la Montaña,
noria más grande de España,
en ese impulso agrícola,
que era antes, cavernícola,
coetánea de la cabaña.
Como parte de la vega
el sol por ella navega
desde la loma vecina
en horas matutinas
con su luz como candela.

Al valle inunda de fuego
y un torrente de sosiego
nace entre loma y loma.
Al fondo el Tajo que asoma
y ciego de verde luego.

Es lugar afortunado,
por Aranjuez admirado
y es también su mirador
donde sentirse mejor
y encontrarse relajado.

Cortijo de San Isidro
coqueto lugar, de libro,
con su propia personalidad,
su forma pentagonal,
joya es con nombre de Isidro
Tras decisión dilatada
al canal le han hecho cascada
entre césped y romero
y no por mucho dinero.
¡Qué bonito, qué chulada!.