POBELLA (Lérida)

Habitantes: 15  Altitud: 1.233 m.  Gentilicio: Pobelladenses 
Hoy amanece en POBELLA a las 07:10 y anochece a las 18:12
Nº fotos: 3  Nº mensajes: 1  Visitas / día: 3 

Información general sobre POBELLA:

Situación:

Pobellá es un pueblo de la Vall Fosca al Pirineo de Lleida, pertenece al municipio de la Torre de Cabdella. Situado bajo una inmensa obaga de pinos, el pueblo se estructura a partir de la plazeta ante la iglesia de San Miquel, a 1.233 m.

Es el punto de partida de las rutas de: Serrat Roi, lugar con unas buenas panorámicas del valle, y la Ermita de San Quiri, situada al límite del término, a 1.833 m.

Padrón de 52 habitantes.

Entorno

En su calidad de capricho natural, la vall Fosca es un escenario sugerente en el cual conviven armónicamente el agua, la montaña, la más variada vegetación y diferentes especies de animales. Hay ríos, barrancos, fuentes, prados verdes... y en medio el río Flamisell, que hace de eje del valle y de compañero inseparable de la carretera.

Durante el recorrido podremos disfrutar de un paisaje constantemente cambiante que nos llevará hasta el teleférico situado en la parte superior de la vall Fosca. Remontando un desnivel de 500 metros llegaremos al Pirineo Axial, donde hace miles de años el peso del hielo configuró el territorio con una cabecera formada por una cuenca lacustre de origen glacial, rodeada por cimas cercanas a los 3.000 metros de altitud: Peguera, Subenuix, Saburó o Morto. A los pies de estos picos podremos visitar más de 30 lagos: Torta, Mar, Colomina... La mano del hombre hizo que casi todos concentrasen sus aguas en "Están Gento", para pasar a alimentar la central de Capdella.

Se trata, sin lugar a dudas, de uno de los espacios lacustres más remarcables de Europa: naturaleza y progresos, contrastes interesantes en un paisaje singular y en un valle lleno de posibilidades. Un enclave en el cual se puede degustar una rica y variada gastronomía, contemplar el arte y dejarse llevar por la belleza de sus paisajes y por la magia de los pequeños pueblos diseminados por el valle.

También se puede practicar una infinidad de aficiones y deportes... Siempre en libertad.

Posibilidad de hacer excursiones por la montaña, subida en teleférico a las cumbres, visita el parque natural, turismo rural en los diferentes pueblos y de descansar en un enclave natural.

Ayuntamiento:

La Torre de Cabdella.

Monumentos:

Destacan las ermitas de San Marc y San Quiri. También ha tenido una antigua capilla románica dedicada a san Lleïr, y antes en el día de hoy se iba desde el pueblo hasta la ermita a celebrarlo, superando con joya la fuerte subida de más de una hora.

Fiestas:

Actualmente, la fiesta mayor, se celebra por San Juan. El sábado, durante todo el día, se hacen actividades por los más pequeños y al atardecer el baile por la noche, donde está invitado todo el mundo. El domingo, con gran hermandad, se hace l'aplec de San Quiri. Todo el pueblo sube arriba de la montaña y celebramos la Santa Misa junto a la ermita de San Quiri. A continuación se bendice el término. Un golpe finalizada la Santa Misa se baja a comer a la Font dels Pous, a cinco minutos del pueblo. San Miquel, no es una fiesta tan importante, pero se conserva igual, a la plaza del pueblo, delante de la iglesia, se celebra la comida, del que es el patrón del pueblo.

Historia:

HISTORIA DE LA FIESTA MAYOR

A Pobellà San Miquel tiene la iglesia dedicada, pero el que más ha destacado de la fiesta que han celebrado a lo largo de los tiempos, y de la cual nos ha dado buenos recuerdos ha sido el fiero cuarto y la tradicional corrida de la oveja.

La gran fiesta de San Miquel tenía más trascendencia que la puramente religiosa, pese a que era ésta la que más fervor y devoción generaba. La que hacía esperar la fiesta más intensamente.

El día de la fiesta por la mañana tenía lugar la misa solemne y, al salir, se repartían entre los asistentes trocitos de torta bendita, y que además era guarnida con alguna flor. Aquellos que no podían acudir a la misa porque estaban enfermos, los era traído el corte de la torta bendita a casa, puesto que había la creencia que preservaba de males.

El fiero cuarto era que toda la gente del pueblo aportaba algo: harina, huevos, azúcar, aceite, anís, etc., por, de este modo y entre todo el pueblo, hacer muchas tortas. Estas tortas, el día de San Miquel, eran llevadas al lugar que se decía Cuarto. Allí también se traía unas botas de vino, y así, entre vino y tortas, y durante un par de días, todo era fiesta, comida, beber y bailar. La acordeonista que los amenizaba el baile de la Fiesta Mayor, era esperado cada año de todo lo bien que tocaba. La gente que venía de fuera a la Fiesta Mayor se repartía por las casas a cenar, sin que nadie se quedara sin.

El segundo día de la Fiesta Mayor tenía lugar una celebración que nos han manifestado que era única: la juventud cogía una oveja joven, la pintaban con algunos colores (hasta le ponían alguna cinta), y le colgaban un truco (gorda esa) al cuello.

Encaraban la oveja cuesta abajo, lo asustaban y la juventud y hombres no tan jóvenes iniciaban su persecución entre gritos y gran algazara. La oveja corría y corría, y todo el "rebaño" de perseguidores a su trasero.

Casi siempre dejaban que llegara en Mont-ros, dónde lo cogían. No solían hacerlo por el camino, puesto que se hubiera acabado antes y no hubiera tenido el aliciente de llegar al pueblo vecino dónde ya los esperaban (a golpes con no demasiados buenas intenciones por haberlos malogrado alguna hortaliza durante la bajada), y quien cogía la oveja se la cargaba al cuello en señal de trofeo.

El animal era sacrificado y comido en una comida colectiva y muy animada.

Esta tradición, que duró hasta los años 1960-1970, hoy ya no se hace. Como tampoco ya no se hace otra de las tradiciones que más esperaba el pueblo, el baile plano, y que era esperado por todo el mundo con muchas ganas. Los bailadores se distribuían en parejas, y se situaban encarados, ellos a la parte de dentro y ellas a la parte de fuera. Marcaban un sencillo punteig, picando primero de punta y tras talón, alternando ahora con un pie, ahora con el otro. Todo punteando hacían unas pasas atrás y acto seguido adelante. Cuando la tonada llegaba al último compás la pareja se cogía por las dos manos, y hacían una graciosa media vuelta mientras cambiaban de pareja, y así cada uno de los bailarines de la pareja que habían bailado se encontraba encarados con el bailador vecino del sexo contrario. En este momento se volvía a empezar el baile pero habiendo cambiado de pareja.

Turismo:

Casa rústica para 5 personas en el Pirineo.

Casa de 5 plazas.

Precio del alojamiento / noche 75 euros+IVA.

2 días de alquiler mínimo.

Pobella (Torre de Cabdella (La) - Lérida - Cataluña - España).

Pirineos.

Contactar con el propietario +34 973663027.

Características:

Exterior: terraza, vistas a la montaña, vistas al campo, garaje, parquing.

Distribución: 1 habitacion doble, 1 habitacion de matrimonio, 1 habitación sencilla, 1 cuarto de baño completo, 1 cocina independiente, 70 m2 en total.

Interior: chimenea, calefacción, agua caliente, horno, microondas, nevera, congelador, lavadora, TV, sábanas, toallas, servicio de limpieza.

Info adicional: 2 días de alquiler mínimo, no se admiten mascotas, es recomendable tener coche.

Servicios: email.

Ubicación: entorno de montaña.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de POBELLA

¡Haz turismo, ven de vacaciones a POBELLA y disfruta de tu viaje!. ¿Quieres reservar un hotel?

Busca hoteles en Lérida