FUENTELCARNERO (Zamora)

El Cristo del brazo caído

“El Estado no puede sustituir” ni la familia ni la escuela
El cardenal ha advertido de que durante la Asamblea se abordarán “dos temas de vital importancia” para la juventud como “la necesaria colaboración entre la familia, la parroquia y la escuela” para “la educación en la fe”. En este sentido ha alertado de que “el futuro de las nuevas generaciones depende decisivamente de las familias cristianas” y de que “la misión de la escuela resulta seriamente entorpecida y aun imposibilitada cuando no cuenta con la colaboración de los padres y de una vida familiar acorde con la ley natural y divina”. “El Estado no puede sustituir, ni siquiera suplir, el papel propio de esas dos instituciones básicas para el desarrollo de la persona”, ha añadido.

Contra las familias monoparentales
En otro punto, el presidente de los obispos ha expuesto que “la verdad del amor y, en concreto, del amor conyugal no puede ser ‘creada’ ni por el hombre ni por las leyes” y ha alertado contra las remodelaciones “al gusto de las opiniones o de los sentimientos del momento”. “Ningún hombre ni ninguna mujer, por sí solos y únicamente con sus fuerzas, pueden dar a sus hijos de manera adecuada el amor y el sentido de la vida”, ha asegurado también, reclamando “una autoridad y una credibilidad superiores” que corresponden a “la familia”.

Contra el matrimonio homosexual
El cardenal ha lamentado que “el matrimonio en nuestro Código Civil es simplemente ‘una manifestación señalada’ de ‘la relación de convivencia de pareja, basada en el afecto’, y ha criticado que “la institución matrimonial reducida así a una convivencia de pareja, sobre la base del afecto, con independencia de la diferencia de sexo de los convivientes (…) dificulta gravemente la salida de la crisis de la familia”.