ALDEASECA DE LA FRONTERA (Salamanca)


premios
Creo hay un error al mencionar que el muy admirado y querido Jaime de Aldeaseca abandono el el sacerdocio en los 50. Creo lo hizo mucho despues pues el que escribe asistio a misa concucida por el en la Basilica de Jesus de Medinaceli, Madrid en 1961.
Gloria a su alma, quien fue ademas de un ejemplar sacerdote como padre de familia. Mucho tenemos que agradecerle por su gran ejemplo luchando siempre por el bienestar de sus semejantes.
Horario de piscinas
Lo que he escrito es mi pensamiento triste y dulce ante Jesucristo

Ante el me postro, orando, y pido para todos. Mis familiares, por La paz y el bienestar de
los pueblos por mis amigos y sus flias
Por ti Marce y por todo lo que amas
Un abrazo,
Am. Angelica
Esta foto de gran belleza, pictorica, me hace recordar,,.
Recordar, el sufrimieto, padecido en el huerto, su grito de dolor a! Abba! la tristeza
de encontrar a sus discipulos dormidos, las traicones de Judas Iscariote y de su discipulo
negandole tres veces
Siempre afloran a mis ojos, lagrimas ante esa cruz, aunque sea ante mi rosario al que me aferro
y llevo conmigo.
Un abrazo, Am.
Angelica.
Sí, se trata de Vicente del Bosque, pero me da que esa fotografía no está tomada en Aldeaseca, más bien en otro pueblo, a mi me parece que es de La Alberca. Saludos.
Me gustan los altares
¿Para qué se utiliza ahora el frontón?
No puedo responder a esa pregunta "para que se utiliza ahora el frontón"; es que yo me pregunto lo mismo, y pienso que algún mandatario podría y debería contestar, a mi me encanta el uso para lo que debería ser, máxime después de la inversión enorme hecha a primera vista, o al menos eso creo yo.
Un saludo.
¿Para qué se utiliza ahora el frontón?
Jueves, Viernes y Sábado Santo. Cuando las campanas se quedan en silencio

Cuando yo era pequeño, el día de Jueves Santo las campanas se quedaban repentinamente en silencio, siendo sustituidas por carraclas y carranclones que anunciaban días de pasión, que por otra parte se convertían en una ocasión lúdica y festiva para los niños del pueblo.

El día de Jueves Santo, en el momento en que el sacerdote iniciaba el cántico del "Gloria in excelsis" (himno propio de las liturgias católicas y ortodoxas), las campanas comenzaban a repicar con fuerza y de forma festiva, ofreciendo a todo el pueblo una sensación de alegría, al mismo tiempo que en el interior de la Iglesia -en el altar mayor- uno de los monaguillos agitaba con brío las esquilillas.

Después, al terminar el "Gloria", las campanas y las esquilas se quedaban mudas, permaneciendo en silencio hasta el siguiente “Gloria”, el del Sábado Santo, que el sacerdote entonaba durante la Vigilia Pascual. En este momento se rompía el silencio de las campanas, símbolo de la muerte, y volvían de nuevo los tañidos atronadores y festivos, que anunciaban desde el campanario la resurrección y la vida. Una especie de himno de la alegría.

Por otra parte, desde el Gloria del Jueves Santo hasta el Gloria de la Vigilia Pascual -ya bien entrada la noche- campanas y esquilas eran sustituidas por carraclas y carraclones, las primeras un tanto chillonas, las segundas de sonido más bronco. Y así, el silencio del campanario dejaba paso a la percusión seca, desapacible y horrísona de aquellas carracas de madera que tanto apasionaba tocar, durante estos días, a todos los niños del pueblo. Un auténtico juguete para nosotros.

En aquellos tiempos cada uno de los niños teníamos nuestra carracla, un instrumento musical de percusión, de la familia de los idiófonos, a la que también pertenecen castañuelas, maracas, platillos, xilófonos, sonajas, cascabeles o matracas...

Para nosotros, el uso de la carracla (muy popular y cargada de grandes significados en la cultura tradicional), estaba prácticamente reservado, año tras año, al Jueves, Viernes y Sábado Santo. Con nuestras carracas o carraclones, los niños de mi pueblo, todos juntos, en pandilla, íbamos anunciando, calle por calle, los actos a celebrar durante esos días, es decir, los oficios de la Semana Santa.

Quiero destacar que la carracla (instrumento que a pesar de su popularidad tiene escasas posibilidades musicales, aún cuando haya sido usada ocasionalmente por algún que otro músico clásico), nos resultaba, en aquellos días de luto y silencio, especialmente atractiva a los más pequeños del pueblo, siempre dispuestos, como todos los niños del mundo, a jugar con cualquier instrumento ruidoso. Las tomábamos con nuestra mano por el manubrio y a base de movimientos giratorios del brazo las hacíamos sonar ruidosamente, volteando toda la armadura del instrumento. Era el roce de su rueda dentada con la lengüeta la que provocaba su peculiar y desasosegante música.

A mi juicio, esta especie de fiesta de las carraclas, que los niños celebrábamos año tras año durante unos días en que las campanas enmudecían a causa del luto, tenía un cierto morbo. Quiero decir con ello que la Semana Santa representaba para los niños una ocasión excepcional para meter ruido con el beneplácito de los adultos. Era como tener permiso para transgredir el silencio, para agredir de forma descarada, y sin riesgo de ser castigado, los oídos más blandos y los más duros, para saltarse sin consecuencias el nivel máximo de decibelios permitido en la silenciosa llanura castellana. Los niños teníamos durante estos días todas las bendiciones, incluidas las eclesiásticas en tiempos del nacionalcatolicismo, para meter un ruido atronador a lo largo y ancho de todo el pueblo, con la ventaja añadida de que no había autoridad alguna que pudiese prohibir aquel ruidoso concierto de percusión, con sus sonidos, más chillones o más broncos, según cada carraclón o carracla, pero en cualquier caso desapacibles y secos. Y este ruidoso concierto se repetía varias veces al día, y por todo el pueblo, cada Jueves, Viernes y Sábado Santo, sin posibilidad alguna de represalia por parte de autoridades, padres o cualquier otro adulto: ¡Menudo privilegio!

Las campanas de mi pueblo y sus lenguajes

Tras las anteriores referencias a la historia y a la música de las campanas, bajaré ahora a un terreno más concreto y describiré los toques tradicionales de las campanas de mi pueblo, no sin antes advertir que me fui muy pronto del mismo y que, en consecuencia, lo que pueda contar aquí se lo tendré que arrancar a una de las zonas más profundas de mi memoria.

La campanas de mi pueblo, seculares, fueron una de las principales fuentes de comunicación de mis antepasados desde tiempos muy lejanos, e incluso hoy siguen alegrando festejos o llorando a los muertos, aún cuando ya no sean capaces de hablarnos como lo hacían antes, porque ya nadie las hace cantar, llorar o reír con sus propias manos, como lo hicieron con oficio y destreza, y desde tiempos muy remotos, los campaneros de Aldeaseca de la Frontera (Salamanca), mi pueblo.

Ellas marcaron durante años el ritmo de cada día (el toque de misa cada mañana, el de ángelus al mediodía, el de ánimas por la noche), repicaron alegremente todos los domingos y festividades, alertaron de peligros y amenazas, cantaron alegrías, bodas o bautizos, aliviaron penas en las últimas despedidas, y, en definitiva, modularon los sentimientos y emociones de los habitantes del pueblo desde tiempos inmemoriales.

De todo ello, y en particular de sus principales toques, hablaré seguidamente con más detalle.
Enterado del fallecimiento del Sr. Balbino, reciente centenario, quiero enviar a sus familiares mi más sentido pésame.
GUZMAN.
SIENTO MUCHO EL FALLECIMIENTO DEL SR. BALBINO POR LO QUE ME UNO A TODOS SUS HIJOS. UN ABRAZO

IGUALMENTE DOY EL PESAME A LA FAMILIA DE FERNANDO, MUY QUERIDO VECINO Y QUINTO MIO. UNABRAZO

Eleuterio Hernandez
Enterado del fallecimiento del Sr. Balbino, reciente centenario, quiero enviar a sus familiares mi más sentido pésame.
GUZMAN.
EL RÍO GUAREÑA, REFLEXIONES FINALES

Tras un cordial saludo para todo el foro y animar, como también acaba de hacerlo Clara, a que la gente siga escribiendo, entro sin más preámbulos en eso que he titulado reflexiones finales sobre el río Guareña, un mensaje en el que voy a defender de nuevo que el Guareña nace en Peñaranda de Bracamonte, y que es el río de Aldeaseca de la Frontera, nuestro pueblo.

Dije que habría que seguir indagando, y eso es lo que he hecho, a ratos, durante estos días, buscando ... (ver texto completo)
Enhorabuena por la investigación acerca de lo que siempre ha sido para los lugareños de Aldeaseca y pueblos colindantes el RIO GUAREÑA. Efectivamente yo también he visto en muchos sitios que se le cita como Río o Arroyo Mazores, pero en esto como en otras tantas cosas nunca nos pondremos de acuerdo -la verdad absoluta no existe- pero no tiene mayor importancia, como tampoco a mi entender la tiene, el denominarlo como Río o Arroyo, quien puede determinar hasta donde una corriente de agua es un arroyo o un río.
Un saludo
GUZMAN
Al enlace (Ver página con más información) con la estación meteorológica ALDEASECADELAFRONTERA también se puede acceder entrando en la sección "Enlaces"
enterado fallecimiento del sr. baalbino garcia, centenario de aldeaseca envio mi mas sentido pesame a sus hijos y familiares.
andres martin