VILLABLINO (León)


musgo
si señor es un valle de los mas bonito de Leon
Hola, me gustaría saber si alguien me puede decir, la temperatura máxima qué hace en verano los meses de julio y agosto, ya que estamos buscando mi princesa y yo una casita por el norte de España que sea un sitio fresco en verano, ya que vivimos en Badajoz y esto es un infierno con temperaturas de 38 a 42 grados, muchísimas gracias de antemano un saludo a tod@s.
El 10 es Ceferino Peláez (Feria), si hermano José Antonio fue jefe de la Policía Local de Villablino y su padre le llamaban Gubi (acordeonista de Orallo) y se murió hace tres o cuatro meses. Los de abajo de izda a dcha soy yo, Luis, Javier Rubio, Andrés Losada, Amílcar (de Tejedo) y Modesto (Modeston por el tamaño, de Villaseca).
De todos, si no recuerdo mal el único que ha fallecido en Andrés Losada, el resto, mal que bien vamos aguantando.
Hola Vanesa, soy Berta y vivo en Oviedo. Mi abuela se llamaba Natalia Rosón Beneitez y tres de sus hermanos emigraron a Argentina pero no se los nombres de todos. Si quieres nos ponemos en contacto por correo electrónico para saber si somos familia.
Mi correo es: padrun@hotmail. es
Un saludo.
Hola, Berta. No sé si esto llegará a destino, pues veo que pasaron varios años desde el mensaje anterior. Yo soy Gabriel René Guerrero, nieto de Belarmina Rosón Beneitez, hermana de Natalia y de Gonzalo y Ángel, que vienieron con ella a Argentina.
Si todavía vives en Oviedo, pues sería una hermosa casualidad: acabo de comprar un piso allí, en la calle San Melchor García Sampedro.
En abril 2020 estaremos ahí. Sería una inmensa alegría que nos podamos encontrar!
Mi correo es: gbrguerrero@gmail. com y mi whatsapp: +5492916434337.
Ya he hecho contacto con Nory -Leoonor. Cariños
Jugadores de Balón Mano del Colegio Obispo Argüelles de Villablino de Laciana, León, España
Una tarde de baño en el Rio Sil en Villablino
Esta foto esta tomada al lado del Rio Sil a su paso por Villablino de Laciana cerca donde la Guardia Civil hacia prácticas de tiro.
Otra de las veces que fuimos a jugar al Colegio de las Monjas Asuncionistas de Ponferrada (León)
Colegio de las Monjas Asuncionistas de Ponferrada, aquí fuimos a jugar el equipo del Instituto de Enseñanza Media Obispo Argüelles de Villablino De Laciana.
I

Laciana sigue siendo
como esa lluvia fina
que llega de la altura,
rozándonos, besándonos, haciéndonos
sentir el beso triste de septiembre.
Y callan los veranos,
y duermen los veranos
soñando cercanías de un otoño
que hiere ya los robles de la zona,
que quiere recobrar su antiguo reino.

II

Y vuelve a ser hermosa
en su melancolía
la luz de los paisajes,
el sol ya derrotado que se aleja
en esos vuelos bajos por el cielo.
Y en esos vuelos bajos,
en esos vuelos tristes,
se advierte la hojarasca malherida,
que llora con tristeza esa derrota
mezquina que tal vez no fuera suya.

III

Tal vez no merecía
dormir el sueño frío,
callado de un ocaso
que ve morir un sol fuerte en agosto,
la llama de alegría de otro tiempo.
Y en unos días solo
sabemos que las nieves
serán la certidumbre de otros meses,
pues ya comienza el curso, y los muchachos
no quieren olvidar sus vacaciones.

IV

Los bellos veraneos
también nos permitieron
amar otra Laciana.
Y sé que en Villablino son hermosos
los robles de los montes que nos miran.
Y sé la indiferencia
del castro que vigila
los pasos de quien sigue su camino,
quizás con el lamento de ese soplo
que hiela lentamente al que pasea.

V

La ruta verde duerme
la siesta del otoño,
la siesta que festeja
quizás una derrota declarada,
pues es una derrota declarada.
Y el canto del riachuelo
nos habla, con sus aguas
manchadas por la sangre y por el oro,
de aquellas viejas guerras contra Roma,
la Roma que se pierde entre los siglos.

VI

Y el caso es que los siglos
no quieren apurarse,
no saben apurarse
como esa espuma vil, ola con ola,
esas costas mías que están lejos.
Sabed que cada siglo
disfruta enmudeciendo,
guardando ese tesoro del secreto
que siempre los curiosos husmearon,
quién sabe si con buen o mal olfato.

VII

Y perros husmeando
los días del pasado,
las horas arrastradas
por vientos poderosos al vacío,
no pueden alcanzar ese propósito.
Existe algo romántico
quizás en esos robles,
quizás en esos castros de otro tiempo,
quizás en el otoño, en la derrota
febril de ese verano que se apaga.

VIII

Y somos como el mundo
que muestra ese paisaje
de musgos y hojarascas:
un tiempo que se fuga en Villablino,
un viento que se pierde en Villablino.
Y llora cada rama
la pérdida del tiempo,
y el aire se hace triste y nos anuncia
los golpes de un enero endurecido,
los golpes de un invierno desalmado.

IX

Y el golpe del invierno
sacude nuestro rostro
de modo diferente,
pues nunca nos humilla, si nos daña,
rozándonos la piel con su rudeza.
De nuevo cada nube
vendrá con las ventiscas
a darle el verde bello y merecido
del campo de esta tierra que, de nuevo,
podrá resucitar en primavera.

X

Laciana sigue siendo
como esa lluvia fina
que llega de la altura,
rozándonos, besándonos, haciéndonos
sentir el beso triste de septiembre.
Y callan los veranos,
y duermen los veranos
soñando cercanías de un otoño
que hiere ya los robles de la zona,
que quiere recobrar su antiguo reino.

2018-2019 © José Ramón Muñiz Álvarez
"NO HAY NIEBLA EN LOS PAISAJES DE LACIANA"

(Presentación)

-No hay niebla en los paisajes de Laciana-. Así lo dicen muchos, si pregunto: la niebla no es corriente en esta zona, no suele verse niebla en los contornos, y, acaso, algunas veces, el nublado parece recordar a las Asturias, que quedan por detrás de aquellos montes. La niebla suele ser como un milagro y es raro que un milagro lo presencien las horas silenciosas de los días.
-No hay niebla en los paisajes de Laciana-. Así lo dicen todos, si es que escucho: la niebla es tan extraña en el entorno que solo queda el halo del misterio por esos robledales y los montes, por los lugares tristes donde el oso mantiene un reino virgen y apartado. Las nieblas se disipan en la zona, no existen para nadie, pues ninguno la vio como la aurora en Covadonga.
-No hay niebla en los paisajes de Laciana-, me suelen contestar, si me acompañan, a veces, los mineros de esta tierra, tal vez los profesores y la gente que suele acompañarme cuando bebo el vino amargo y dulce de esta vida que a todos nos transforma en peregrinos. Y suelo responder mis desacuerdos, sincero como siempre, aunque mi origen esté detrás de todos estos montes.
¿No hay niebla en los paisajes de Laciana? También yo me pregunto, algunas veces, si hay niebla en el lugar, porque la niebla la pudo ver la voz de la mañana, la pudo ver la luz del alba misma, volando sobre el agua del embalse, callada sobre el agua del embalse. Y es bello ver la niebla en Villablino, y es bella la poesía que destila la niebla que se calla en el embalse.
Y hay niebla en los paisajes de Laciana. Habréis de conformaros, si es que existe, pues basta que lo diga la poesía, sus ecos nebulosos y simbólicos que expresan las ideas que no dicen, que cuentan las historias que no dicen, que saben entrañar significados. Decís que nunca hay niebla en esta zona que existe y que comulga con la niebla. Y hay niebla en los paisajes de Laciana.
¿Y dónde está la niebla lacianiega? La niebla lacianiega está en los castros, en toda la poesía de los castros, en un recuerdo hermoso de la historia que sigue su camino sin las minas, pues quieren ya robaros vuestros panes ganados con sudor y con esfuerzo. Está por donde escucha el urogallo las brisas que, anunciando la nevada, nos llevan del verano a un nuevo invierno.
La niebla lacianiega está en vosotros, y vive en vuestra sangre y en la historia labrada con valor desde los tiempos intrépidos de astures levantados contra esos invasores que vinieron buscando solo el oro de las Médulas, buscando solo el oro del Orallo, queriendo arrebataros el tesoro que quieren regalaros vuestros ríos, tal vez los versos míos, si me inspiran.
Vosotros sois la niebla y la poesía.

2018-2019 © José Ramón Muñiz Álvarez

"La niebla en los paisajes de Laciana"
Libro de José Ramón Muñiz Álvarez, escrito a lo largo de los años 2018 y 2019, y que recoge diversos textos dedicados a Villablino y su entorno (incluyendo todo el valle de Laciana), y también numerosas referencias a las zonas cercanas leonesas, como lo son Babia y Luna, sin faltar tampoco guiños abundantes a la Asturias que vio nacer al autor.

Videre en jrma2019. blogspot. com
VILLABLINO: l. en la prov. de León, part. jud. de Murias de Paredes, dióc. de Oviedo, aud. terr. y c. g. de Valladolid; es cab. del ayunt. de su mismo nombre, al que se hallan agregados los pueblos de Caboalles de Arriba, Caboalles de Abajo, Lumajo, Llamas, San Miguel de Laceana, Rioscuro, Robles, Sosas, Villager, Villaseca y Villar de Santiago o Villarquemado. SIT. en la llanura del valle de Laceana, a las inmediaciones del Sil; su CLIMA es frío y sujeto a catarros y pulmonías. Tiene 40 CASAS; escuela de primeras letras; igl. parr. y buenas aguas potables. Confina con Robles, San Miguel de Laceana, Orallo y Rioscuro; en su término hay una fuente mineral ferruginosa. Cruza la pobl. la carretera de Castilla a Asturias. Hay estafeta de CORREOS con expendedor sin sueldo. El TERRENO es de mediana calidad, y le bañan las aguas del Sil. PROD.: centeno, legumbres, patatas y pastos; cría ganados, y alguna caza y pesca. Celebra mercado los lunes de cada semana, y todos los días desde mediados de setiembre hasta diciembre; se despacha en estos bastante ganado vacuno, y en aquellos granos, paños, lienzos del país y frutas del Vierzo. POBL. de todo el ayunt.: 421 vec., 1,894 alm. CAP. PROD.: 4.833,934 rs. IMP.: 217,652. CONTR.: 28,584 rs. 25 mis.
* Diccionario geográfico – estadístico - histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Pascual Madoz, 1847.
Hola somos una pareja q en poco tiempo iremos a vivir a palacios del sil.
Nos gustaria saber como esta el trabajo por ahi? Gracias.
Esperamos conocer gente del pueblo.
Un saludo
Padre, he crecido muy solo, y siempre me he preguntado dónde estarías y si me has querido como hijo tuyo, pese a que las circunstancias no nos hayan permitido crecer juntos, sé que no eres malo, sé que en tu corazón hay bondad.
Me gustaría hablar contigo y conocerte en persona, no te voy a juzgar, soy totalmente imparcial.
Un fuerte abrazo, tu hijo (estrella)
Ponte en contacto conmigo si quieres que hablemos.
Hola J L. Soy Charo la verdad es que empiezo a dudar de que tu padre siga vivo porque con tus dos hermanos tampoco se ha puesto en contacto desde hace muchos años
¡Ojalá lo encuentres! Y cuídate.
Te deseo lo mejor,