Margen derecha de El Cazarejo, hacia La Cerrá, ALCONCHEL DE LA ESTRELLA

(18 de Junio de 2021)
El Arroyo Cazarejo:

Nace en el Término Municipal de Montalbanejo con el nombre de Arroyo Montalbanejo. Cuando llega al Término Municipal de Villar de Cañas, cambia de nombre y pasa a llamarse, Arroyo del Cazarejo. En el lugar de su nacimiento se unen a él los Arroyo del Pocillo, Arroyo Vaina, Arroyo de la Pradera, y Arroyo de San Pedro, todos ellos, en el Término Municipal de Montalbanejo. En el Término Municipal de Villar de Cañas, se le une por la margen derecha, el Arroyo del Pozo de Vega Fría. Entra en el Término Municipal de Alconchel, por el Paraje de Vega Fría, cruza El Alpochón y El Cubillo, donde se le une, por su margen izquierda, el Arroyo de El Derramadero, pasa a los pies de la Sierra de Mirabueno y continúa por Las Vadeas, donde recibe, por la margen derecha, La Rambla de Las Canteras y un poco más adelante, en el Camino de la Cañada Marta, la Acequia de La Pizquierda; unos metros más adelante, por la izquierda, recibe La Rambla de Las Vadeas. Atraviesa la carretera CU-V-3232, recibiendo por la derecha la Rambla de La Montalba, y por la izquierda el Arroyo Arribarruecas. Entra en El Valle por El Santo, atravesando la Sierra de Padrejas, donde recibe por su margen derecha, la Rambla de Padrejas. Sale de El Valle por El Cestero, y continúa por La Olmedilla, donde recibe, por la derecha, La Rambla de Los Hontanarees y La Vertiente de El Pocillo. Atraviesa La Sierrecilla y La Sierra de Haro por el Estrecho de Haro y, ya, en el Término Municipal de Fuentelespino de Haro, desemboca en el Río Záncara, por su margen izquierda, entre los Parajes de El Rodeo y La Cañorra, junto al Cerro del Arenal.

Arroyo

Un arroyo, riachuelo, rivera, cala o quebradanota​ es una corriente natural de agua que normalmente fluye con continuidad, pero que a diferencia de un río, tiene escaso caudal, que puede incluso desaparecer en la estación seca, verano o invierno, dependiendo de la temporada de lluvia para su existencia. En el caso de tener un caudal muy escaso y esporádico, es preferible usar el nombre de torrente, rambla o cañada.

F. J. Monkhouse da tres acepciones del término arroyo:

1. Caudal corto de agua, casi siempre continuo, y cauce por donde transcurre.
2. En América, río de corta extensión, aunque puede ser navegable para embarcaciones de regular tamaño.
3. En algunas regiones áridas de América Latina, rambla

F. J. Monkhouse

Un arroyo puede tener, especialmente en su curso montañoso: cuenca de recepción, canal de desagüe y cono de deyección (consultar el término torrente).

Por otra parte, un vado es el sitio donde el arroyo es tan poco profundo que se puede cruzar a pie o sirve para bañarse. A estos vados los llaman baños, bañaderos, balnearios, cruces o pasos en algunos países de América del Sur. Cuando es muy angosto se le llama cañada y cuando se embalsa el agua de forma natural se llama poza o laguna y si es artificial presa, represa o embalse.

Al igual que los ríos, pueden desembocar en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso se denominan afluentes de este.

En algunos países de América del Sur algunos “arroyos” son verdaderos ríos, que puede llegar a ser muy caudalosos e incluso navegables. También en América del Sur y específicamente en Barranquilla se les llama “arroyos” a las corrientes de agua de lluvia que corren sobre las vías de la ciudad, generalmente a gran velocidad, lo que dificulta notablemente la movilidad y reduce la seguridad de los transeúntes.

Paraje

Paraje es un término que se utiliza en los pueblos de habla hispana para denominar un punto geográfico de una provincia o estado que puede estar habitado o no, y que generalmente cuenta con pobladores dispersos en un área rural.

Un paraje puede ser un pueblo,​ una aldea o simplemente una zona determinada en el camino de los viajeros o turistas. Los parajes normalmente están separados entre sí por distancias que varían según la geografía del lugar, y mayoritariamente cuentan con abundante agua para las personas que allí habitan.

Los censos consideran a los parajes por la dispersión poblacional de un estado y son tenidos en cuenta a la hora de llevarse a cabo el relevamiento censa