OVIEDO (Asturias)

OVIEDO: Y hablando de los Gemelos (Tino y Eduardo Barredo)...

! Cuanto tenemos que agradecer los ovetenses a este monte!
Ha sido siempre un pulmóm para la ciudad y un lugar de
esparcimiento.
No sé ahora, pero siempre hubo una cultura muy arriagada de
subir andando al monte Naranco y disfrutar en los paradisiacos lugares (la Fuente del Paxarin, La Fuente de
los Pastores etc.) que componen su singular paisaje.
Y los merenderos (los Monumentos, Casa Lobato, El Mirador..)
La Fiesta de Santiago que tan buenos recuerdos me trae.
El Naranco, Faro y Guia, Pulmon y lugar de distracción de
los ovetenses. Ya digo! cuanto le tenemos que agradecer!
Manolo.

Y volviendo al tema del Monte Naranco quiero decir que
siempre fué muy sugerente para los ovetenses. Hubo hasta
casos curiosos que tienen al Naranco cómo protagonista. Y
concreto.
Donde hoy está el Hotel Regentem en la calle Jovellanos,
existió una tienda de muebles: Muebles Rodriguez.
El dueño de este negocio patrocinó un equipo de futbol que
participó en el antiguo torneo de "barrios", donde la
dirección deportiva estaba a cargo de los hermanos
Tino y Eduardo (Los Gemelos) y lo integraban varios
chavales llenos de ilusion por llegar a ser figuras.
Alguno de ellos, cómo El Pilu, o sea, Lombardia, consiguió
ser titular en el Real Oviedo cómo profesional.
Pero lo que yo queria contar es que este mismo señor,
propietario, cómo digo, de Muebles Rodriguez, era tambien
poseedor de un caballo de pura raza. Una preciosidad de
animal.
Y un buen dia desafió a otro ovetense que disponia de un
coche deportivo muy aparente y muy moderno, desafió digo,
a que su caballo llegaba primero que el coche a lo alto
del Monte Naranco.
Se celebró la carrera, fué una jornada de gran expectación
en Oviedo por este reto, y el caballo tuvo que retierarse
mucho antes de llegar al principio del Monte Naranco. Ganó,
cómo era de esperar, el coche deportivo.
Son anécdotas que definen el altruismo que en aquellos
tiempos existia en nuestra querida ciudad, y lo traigo
aquí cómo homenaje a ése querido Monte del Naranco que
tantos momentos gratos aportó a nuestras vidas.
Un abrazo, Manolo

Y hablando de los Gemelos (Tino y Eduardo Barredo) yo me
acuerdo que vivian en la Avenida de Torrelavega en la misma
acera, pero un poco mas abajo que mi familia y yo. Tenian
otro hermano (no Gemelo) que se llama Benjamin.
Tino puso un bar en la propia calle de Avda. de Torrelavega y
Eduardo trabajaba en el ambulatorio de la calle de Lila.
El futbol-base ovetense le debe mucho a estos dos hermanos,
que dedicaron a ésa vocacion muchos años de su vida y por
sus manos han pasado chavales que, luego, unos llegarón a
profesionales y otros no pero todos encontraron los buenos
y sabios consejos de estos populares hermanos.
Y aunque yo vine a vivir a Madrid en diciembre de 1961, les
envio desde aqui mi recuerdo y mi abrazo. Manolo