OVIEDO (Asturias)

1856 - Real Oviedo

Y hablando de historia del futbol ovetense no puedo menos
que referirme a mi tio Isidoro Trapote López,árbitro de
futbol, ovetense apasionado y un gran ser humano.
Tuvo que emigrar a Venezuela en los años 50 del pasado
siglo en busca de mejor bienestar pasa su familia.
En ese mismo año en que se fué, logró la internacionalidad
que ya ejerció con el Colegio Venezolano de Futbol.
Fué gran amigo y compañero de D. Manuel Suárez, Don Fermin
Alonso Sádaba, Don Manuel Iglesias Rubiera y del gijones
-ex presidente de la Federacion Asturiana de Arbitros -
D. Jose Fombona. Con todos ellos mantuvo muy buena relación
y siempre los visitaba cuando venía a pasar alguna
temporada a España desde Caracas donde residía.
Yo siempre tengo la imagen de él, en mi infancia, de algún
partido en que le ví arbitrar, de sus enormes facultades
y su pelo impecable - con brillantina que entonces no
llevaba ningun árbitro -algo parecido al "look" del
actual árbitro ovetense Sr. Muñiz.
Y siendo estos héroes del domingo los único que no tienen
"forofos" detrás, me gustaria mandarles desde aqui mi
solidaridad.
Es raro que alguien hable bien de ellos, por eso no me
resisto a dejar de publicar una dedicatoria que la revista
"Vida Deportiva" de Barcelona en su núm. 268 del 24 de
octubre de 1.950, hace a mi mencionado tio Isidoro que
dice asi:

Sea cual sea el del lote,
siempre el árbitro está mal,
pero éste es excepcional
mímico y campechanote,
es riguroso é imparcial.
Es... el árbitro ideal.
Y se apellida Trapote.

Un abrazo a todos los carbayones.
Manolito Garcia Bouso q. e. p. d. tuvo en tiempos un Restaurante en Gijon (El Meson de Sancho), incluso creo
que luego lo tuvo en Oviedo en la calle Felix Aramburu.
El hecho que voy a relatar sucedió en Madrid hace unos 18
años.
Explotaba Manolito (el gran e inolvidable "Brujo") un
Restaurante en la calle de Jorge Juan 27 denominado
PINTOS, teniendo cómo socio a otro asturiano Santiago
Martinez "El Chato" natural de Turon (Manolito era de
Trevias).
Iba yo con mucha frecuencia a visitarlos y un buen dia
en una de esas visitas me encuentro que estaba allí
Tati Valdés que venia al parecer con frecuencia a Madrid
en mision de ver jugadores en partidos regionales. Me lo
presentó Manolito en el momento y me pidió que si lo
podia acercar a la estación de Chamartin porque Tati
tenia que coger el tren destino Gijon.
Lo subi encantado hasta la estación y me pareció una
gran persona. Me iba comentando tambien lo gran amigo
que era Manolito porque le habia dado una bolsa para
que la abriera ya en el tren. Lo hizo en el trayecto
hacia la estación, mas o menos, precisamente, a la altura
del Estadio Bernabéu, y vió que eran dos extraordinarios
bocadillos. Y, claro, era de alabar aquél detalle del
inolvidable Manolito que era un verdadero amigo de sus
amigos.
Yo a Valdés no le volví a ver más desde aquél dia.
Este verano en Gijon le pregunté a otro gran amigo,
Cesar Faes, si sabía algo de él y me informó que estaba
bastante enfermo. Tenia razón, porque leo en internet que
ha fallecido ayer sabado en Gijon.
Vaya desde aquí esta anécdota cómo recuerdo personal
de un breve plazo de tiempo - el que transcurrió desde
la calle Jorge Juan a la estación de Chamartin -pero
suficiente para valorar que era un gran tipo.
Mi recuerdo y oración para él y para el gran Manolito.
Seguro que ya estaran juntos hablando de futbol (Manolito
tambien habia sido un considerado delantero centro) allá
muy cerca de los verdes campos del Edén.
Mi sentido pésame a la familia de Tati Valdes. Manolo