BLIMEA (Asturias)

BLIMEA: A mi queridísima hija Eva Maria:...

A mi queridísima hija Eva Maria:

Hija..... todavía recuerdo aún como si fuera ayer cuando naciste.... y ese tiempo se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos....

Cuando te tuve por vez primera entre mis brazos, pensé que nombre podría ponerle a quien había venido a llenar mi vida de una gran dulzura y amor, es increíble como alguien tan pequeñito.... puede hacer sentir algo tan gigantesco, por eso te escogí ese nombre.

Recuerda siempre que estoy muy orgulloso de ti, y que te quiero.... Estás haciéndote mayor y transformándote en una maravillosa mujer....
Tus cualidades te distinguen entre todos; no tengo duda alguna de que un día tus talentos te abrirán muchos caminos en tu vida....

Pero es importante que, al madurar, no piedras tu interés n cosas muy diversas, que llenarán tus días.

Mantén tu optimismo, para que puedas, con energía siempre renovada, llegar hasta la cumbre....

Mantén tu determinación, pues te dará el ímpetu de alcanzar las metas que desees.

No pierdas nunca tu entusiasmo en todo lo que hagas! pues te ayudará a sentirte siempre alegre.

Mantén ese sentido del humor tan peculiar que tienes.... pues te ayudará aprender de tus errores.

Mantén tu confianza en ti misma pues te ayudará a arriesgarte sin temores al fracaso.

No pierdas tu sensibilidad, pues te ayudará a comprender al mundo y enfrentar con valentía la injusticia.

Mientras sigues creciendo, a tu propio ritmo, cada día más, recuerda siempre que mi orgullo por ti aumenta sin cesar y que te quiero!

Tu padre....