PEDRO MARTINEZ (Granada)

primavera
Foto enviada por juang

Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estas muriendo de ganas de hablarle de ti.
Si tu sabes lo que tienes para dar, entonces ya sabes lo que mereces recibir...
Nunca una noche ha vencido al amanecer, y nunca un problema ha vencido a la esperanza.
La mente es como el agua, cuando está calmada y en paz puede reflejar la belleza del mundo, pero cuando está agitada puede tener un paraíso en frente y no lo reflejará...
7ma. Parte.

... Las princesas se habían mostrado de genio alegre en el castillo de Salobreña, por lo que, Mohamed el Zurdo esperaba igualmente verlas entusiasmadas en la Alhambra.

Pero, con gran sorpresa para el, empezaron a languidecer y a tornarse melancólicas, no manifestándose nunca satisfechas por nada;

"no les deleitaba la fragancia de las flores, ni el canto de los ruiseñores, les turbaba el sueño por la noche, y por último, no podian soportar el continuo l murmullo de las fuentes ... (ver texto completo)
8ª parte

Pues bien, cuando pasé ayer por Torres Bernejas, vi a los tres caballeros descansando del rudo trabajo del día;

¡uno estaba tocando la guitarra tan gallardamente... mientras los otros cantaban, alternando, con tal estilo, que los mismos guardias parecían estatuas u hombres encabtados!

¡Allah me perdone! pero al oír las canciones de mi país natal, me sentí conmovida!

Y luego,
¡Ver tres hombres tan jóvenes y gentiles cargados de cadenas y en la esclavitud!

Al llegar aquí, no pudo contener la buena anciana Kadiga las lágrimas que le venían a los ojos.

¿Y no pudierais, madre, procurarnos el que viésemos a esos nobles caballeros?
--preguntó Zayda--

--yo creo --añadió Zorayda-- que un poco de música nos reanimaria extraordinariamente.

La tímida Zorahayda no dijo nada, pero echó los brazos al cuello a Kadiga.

¡Infeliz de mi!
--exclamó la discreta Kadiga--
¿Qué estáis diciendo, hijas mías?
Vuestro padre nos quitaría la vida a todas si luego lo supiese.

Además, aunque estos caballeros son bien educados y nobles,
¿Que importa?
Al fin son enemigos de nuestra fe.
Y no debéis pensar en ellos, más que para aborrecerlos.
Las princesas rodearon a Kadiga rogándole y suplicandole, y asegurándole por último, que su negativa les desgarraria el corazón.

¿Que hacer ella?
Aunque era, en verdad, la mujer más discreta del mundo entero y la servidora más fiel del rey, con todo;

¿Tendría valor de destrozar el corazón de aquellas tres hermosas criaturas por el simple toque de una guitarra?

Además, aunque estaba tanto tiempo entre moros y había cambiado de religión, haciendo lo propio con su antigua señora, como fiel seguidora de suya, al final era cristiana de nacimiento y tenía el cristianismo en el fondo de su corazón,
"por lo cual se propuso buscar el modo de dar gusto a las princesas"

Los cristianos cautivos y presos en Torres Bernejas estaban a cargo de un barbudo renegado de anchas espaldas, llamado Hussein Baba, que tenía fama se ser algo aficionado a que "le untasen el bolsillo", Kadiga fue a verlo privadamente, y deslizandole en la mano una moneda de oro de bastante peso, le dijo;

--Hussein Baba, mis señoritas, las princesas que están encerradas en la torre, aburridas y faltas de distraccion, quieren oír los primores musicales de los tres caballeros españoles, y tener una prueba de su rara habilidad. Estoy segura de que seréis generoso y no me negareis capricho tan inocente.

¡Como!
¿Para que luego pongan mi cabeza para hacer muecas en la puerta de mi torre?
¡Ah! no lo dudéis, esa sería la recompensa que me daría el rey si llegara después a enterarse.

No debeis temer que ocurra tal cosa, pues podemos arreglar el asunto de modo que complazcamos a las princesas sin que su padre se entere de nada. Bien conocéis la honda cañada que pasa precisamente por el pie de la Torre de las Infantas, poned a los tres caballeros cristianos para que trabajen allí, y en los intermedios del trabajo dejadlos cantar y tocar como si fuera para su propio recreo, de ésta manera podrán oirlos las princesas desde sus ajimeces de la torre, y estad seguro de que se os pagará bien vuestra condescendencia.

La buena Kadiga concluyó su conferencia apretando la ruda mano del renegado y dejándole en ella otra moneda de oro.

Su elucuencia fue irresistible para Hussein Baba, al día siguiente lis tres cautivos caballeros fueron llevados a trabajar en el valle, junto a la mismísima Torre de las Infantas, y durante las horas calurosas del medio día mientras sus compañeros de trabajo dormían la siesta a la sombra y los centínelas amodorrados, daban cabezadas en sus puestos...

Fin de la 8ª. Parte.
6ta. Parte.

... ya se aproximaba la cabalgata a Granada cuando se vió en uno de los bancos de la ribera del Genil un pequeño cuerpo de soldados, que conducían un comvoy de prisioneros, y era demasiado tarde para que se apartarán aquellos hombres del camino, con lo cual se echaron los soldados al suelo con sus rostros mirando a la tierra, y ordenando a los cautivos que hicieran lo mismo, entre los prisioneros se encontraban aquellos tres caballeros que las princesas habían visto desde el pabellón ... (ver texto completo)
7ma. Parte.

... Las princesas se habían mostrado de genio alegre en el castillo de Salobreña, por lo que, Mohamed el Zurdo esperaba igualmente verlas entusiasmadas en la Alhambra.

Pero, con gran sorpresa para el, empezaron a languidecer y a tornarse melancólicas, no manifestándose nunca satisfechas por nada;

"no les deleitaba la fragancia de las flores, ni el canto de los ruiseñores, les turbaba el sueño por la noche, y por último, no podian soportar el continuo l murmullo de las fuentes de alabastro desde la mañana hasta la noche, y desde la noche a la mañana"

El rey zurdo, que era de un carácter vidrioso y tiránico por temperamento, se irritaba por esto los primeros días, pero reflexionó después que sus hijas habían entrado ya en la edad en que el alma de la mujer se ensancha y aumentan sus deseos.

¡Ya no son niñas!
--se dijo--

"Ya son mujeres formadas, y necesitan objetos que les llame la atención"

Llamó, por lo tanto, a las modistas, los joyeros y a los artistas en oro y plata del Zacatin de Granada, y abrumó a las princesas con vestidos de seda, de tisú y bocados chalés de Cachemira, collares de perlas y diamantes, anillos, brazaletes y toda clase de objetos preciosos.

Kadiga --dijo el rey-- creo que eres una de las mujeres más discretas del mundo entero, y también que me eres fiel, por lo cual, te he tenido siempre al lado de mis hijas, los padres no deben ser reservados con aquellos en quienes depositan su confianza, deseo, por tanto, que averigües la secreta enfermedad que se ha apoderado de las princesas y que descubras los medios de devolverle la salud y la alegría.

Kadiga en términos explícitos, le prometió obediencia, ella, conocía mejor que las infantas mismas la enfermedad de que dolencia, y encerrandose con ellas, procuró ganarse su confianza;

"mis queridas niñas;

¿que razón ahí para que os mostréis tristes y apesadumbradas en un sitio tan delicioso como éste y donde tenéis todo cuanto el alma pueda desear?

Las princesas miraron melancólicamente el entorno del salón y lanzaron un suspiro.

¿Que más queréis?
¿por ventura quisierais que os tragera el admirable loro que habla todas las lenguas y que hace todas las delicias de Granada?

¡No! ¡No!
--exclamó la princesa Zayda--
Ése es un pajaro horrible y vocinglero que habla sin tener idea de lo que dice, es menester no tener sentido común para soportar tal tabardillo.

¿Os hago traer un mono de Gibraltar para que os divierta con sus gestos?

-- ¡Un mono! ¡Ah!...
--Exclamó Sorayda--
¡La detestable imitación del hombre!
¡aborrezco a ese asqueroso animal!

--Entonces, haré venir al famoso cantor Casem del harém real de Marruecos--
dicen que tiene una voz tan delicada como la de una mujer.

--Me aterroriza mirar a los esclavos negros--
--dijo la dulce Zorahayda--
además, he perdido la afición a la música.

-- ¡Ay, hija mía! no dirías eso,
--dijo la anciana Kadiga maliciosamente--
si hubieras oído la música que yo oí anoche a los tres caballeros españoles que nos tropezamos en nuestro viaje, pero;

¡Nora mala de mi!

¿Porqué os ponéis, niñas, tan ruborizadas y en tal estado de turbación?

¡No es nada, no es nada, buena madre!
seguid, os lo rogamos.... Fin de la 7ª parte
5ta. Parte.

Así diciendo, ordenó que prepararán una de las torre de la Alhambra para que les sirviese de vivienda a las princesas, y partió a la cabeza de sus guardias hacia la fortaleza de Salobreña, para traerlas él mismo en persona.

Habían trascurrido diez años desde que Mohamed el Zurdo había visto a sus hijas por última vez, y no daba crédito a sus ojos contemplando el maravilloso cambio que se había experimentsdo en ellas en tan breve espacio de tiempo, como que en este intervalo habían ... (ver texto completo)
6ta. Parte.

... ya se aproximaba la cabalgata a Granada cuando se vió en uno de los bancos de la ribera del Genil un pequeño cuerpo de soldados, que conducían un comvoy de prisioneros, y era demasiado tarde para que se apartarán aquellos hombres del camino, con lo cual se echaron los soldados al suelo con sus rostros mirando a la tierra, y ordenando a los cautivos que hicieran lo mismo, entre los prisioneros se encontraban aquellos tres caballeros que las princesas habían visto desde el pabellón de la fortaleza de Salobreña. Ya porque no habían oído la orden, ya porque fueran demasiado altivos para obedecerla, lo cierto es que permanecieron en pie, contemplando la cabalgata que se aproximaba.

Se encendió Mohamed el Zurdo de ira, y viendo que no se cumplían sus mandatos, desenfundó su cimitarra y adelantándose hacia ellos, iba a esgrimirla con su brazo zurdo, golpe que hubiese sido fatal, por lo menos, para uno de los caballeros prisioneros, cuando las princesas lo rodearon e imploraron piedad para los tres prisioneros, incluso la tímida Zorahayda olvidó su reserva y tornose elocuente en su favor. Mohamed se detuvo con la cimitarra levantada, cuando el capitán de guardia le dijo arrojandose a sus pies;

"No ejecute su majestad una acción que escandalizaria a todo el reino, éstos son tres bravos y nobles caballeros españoles, que han caído prisioneros en el campo de batalla, batiendose como Leones, son de alto linaje y pueden ser rescatados a buen precio"

¡Basta! -dijo el rey-
Les perdonaré la vida, pero castigaré su audacia, que los lleven a las Torres Bernejas y que los entreguen a los trabajos más duros y penosos.

Una torre apartada del palacio principal de la Alhambra, aunque comunicaba con el por la muralla que rodeaba la cumbre de la colina. Por un lado daba vistas al interior de la fortaleza y al pie tenía un jardín poblado de las flores más exóticas, por otro lado dominaba una honda y abovedada cañada, que separaba los terrenos de la Alhambra y el Generalife.

El interior de esa torre estaba dividido en pequeños y lindos departamentos, lujosamente decorados con el elegante estilo árabe, y rodeado de un vasto salón cuyo techo se elevaba hasta casi lo alto de la torre. Las paredes y artesonados hallábanse adornados con calados y arabescos que deslumbraban con sus doradas y deslumbrates pinturas.

En el centro del pavimento de mármol había una fuente de alabastro rodeada de flores y hierbas aromáticas, y de la cual brotaba un surtidor de agua produciendo un sonido arrullador. Alrededor del salón se veían suspendidas algunas jaulas formadas con alambres de oro y plata, y encerrados en ellas pajarillos de preciosisimo plumaje que despedían gorgojeos y trinos armoniosos.

Fin de la 6ta. Parte.
¡fijaos en aquel otro
vestido de azul!
--exclamó Zorayda--
¡qué hermosura!
¡qué elegancia!
¡qué porte!

La gentil Zorahayda nada dijo, pero prefirió en su interior al caballero vestido de verde.
Las princesas continuaron observando hasta que perdieron de vista a los prisioneros, entonces, suspirando tristemente se volvieron, mirándose durante un momento unas a otras, sentándose meditabundas y pensativas en sus cómodas otomanas.
La discreta Kadiga las encontró en tal actitud, contaránle ... (ver texto completo)
5ta. Parte.

Así diciendo, ordenó que prepararán una de las torre de la Alhambra para que les sirviese de vivienda a las princesas, y partió a la cabeza de sus guardias hacia la fortaleza de Salobreña, para traerlas él mismo en persona.

Habían trascurrido diez años desde que Mohamed el Zurdo había visto a sus hijas por última vez, y no daba crédito a sus ojos contemplando el maravilloso cambio que se había experimentsdo en ellas en tan breve espacio de tiempo, como que en este intervalo habían traspasado las princesas esa asombrosa línea divisoria de la vida de la mujer que separa a la imperfecta, informe y desimpresionada niña, de la exuberante, ruborosa y pensativa adolescente;

Zayda era alta y bien formada, de arrogante presencia y ojo perpiscaz, entró majestuosamente e hizo una profunda reverencia a Mohamed, dándole más, un trato como soberano, que como padre.

Zorayda era de regular estatura, mirada interesante, carácter agradable y de sorprendente hermosura, realzada con la perfección de su tocado, se acercó a su padre sonriendo, besandole la mano y le saludó con varias estancias de cierto poeta árabe popular, de lo que quedó contentísimo el monarca.

Zorahayda era reservada y tímida, menos esbelta, en verdad, que sus hermanas, pero poseía esa hermosura tierna y suplicante que busca cariño y protección. No tenía condicciones de mando como sus hermana mayor, ni deslumbraba como la segunda, sino que había nacido para alimentar en su pecho el cariño de un amante, para dejarlo anidar en el, y vivir con ello feliz. Se acercó a su padre con paso tímido y casi vacilante, en ademán de tomar su mano para besarla, pero al mirar el rostro de Mohamed, resplandeciendo con la sonrisa paternal, dió rienda suelta a su natural ternura y se arrojó a su cuello amorosamente.

Mohamed el Zurdo, contempló a sus hijas con cierta mezcla de orgullo y perplejidad, y mientras se complacia en sus encantos, recordó la predicación de los astrólogos.

¡Tres hijas! tres hijas!
--murmuró repetidas veces--
¡Y las tres casaderas!
¡He aquí una fruta tentadora del jardín de las Hesperides que necesitan un dragón para guardarlas!

Preparó su regreso a Granada, preparando a la descubierta heraldos y ordenando que nadie transitase por el camino por donde tenían que pasar, y que todas las puertas y ventanas estuviesen cerradas al aproximarse las princesas.

Prevenido todo, se puso en marcha, escoltado por un escuadrón de caballería de "soldados negros y de horrible aspecto"
vestidos con una brillante armadura.

Las princesas cabalgaban junto al rey, tapadas con tupidos velos en lujosos palafrenes blancos con aéreos de terciopelo bordados en oro, que arrastraban hasta el suelo, los bocados y estribos era así mismo de oro y las bridas de seda recamadas de perlas y piedras preciosas, los palafrenes estaban cubiertos de campanillas de plata, que producían una música muy agradable cuando iban andando, pero;

¡Ay, del desgraciado mortal que estuviera en el camino cuando se oyese el sonido de estas campanillas!

"Los guardias tenían orden de darle muerte sin piedad"... Fin de la 5ta. Parte.
3ra. Parte

Zaida, la mayor, es de espíritu intrépido, y siempre se pone al frente de sus hermanas para todo, lo mismo que hizo al nacer, salió igualmente la primera. Es también curiosa, preguntona y amiga de profundizar en el porqué de todas las cosas.

Zorayda es una apacionada de la belleza, por esa razón, sin duda, se deleitaba mirándo su propia imagen en un espejo o en las cristalinas aguas de una fuente, tenía delirio por las flores, las joyas y por cualquier adorno que realzara su hermosura.

En ... (ver texto completo)
¡fijaos en aquel otro
vestido de azul!
--exclamó Zorayda--
¡qué hermosura!
¡qué elegancia!
¡qué porte!

La gentil Zorahayda nada dijo, pero prefirió en su interior al caballero vestido de verde.
Las princesas continuaron observando hasta que perdieron de vista a los prisioneros, entonces, suspirando tristemente se volvieron, mirándose durante un momento unas a otras, sentándose meditabundas y pensativas en sus cómodas otomanas.
La discreta Kadiga las encontró en tal actitud, contaránle ellas lo que habían visto, y el apagado corazón de Kadiga se sintió también conmovido.

¡Pobres jóvenes! -Exclamó-

¡Apostaría que su cautiverio deja presa del más profundo dolor en el corazón de algunas damas principales de su país!

¡Ah, hijas mías!
No tenéis ni idea de la vida que llevan esos caballeros en su patria;
¡Qué justas y torneos!
¡Qué respeto a sus damas!
¡Qué modo de hablar y dar serenatas!

La curiosidad de Zayda se acrecentó en extremo, y no se cansaba de preguntar ni de oír de los labios de Kadiga la animada pintura que hacía de los episodios de sus días juveniles allá en su país.
La hermosa Zorayda, se reprimida y se miraba disimuladamente en un espejo, cuando la conversación recayó sobre los encantos de las damas españolas.
En tanto que Zorahayda ahogaba sus suspiros cuando oía contar lo de las serenatas a la luz de la luna.
Todos los días renovaba sus preguntas la curiosa Zayda, y todos los días repetía sus historias la madura Kadiga, siendo escuchada por su bello auditorio con profundo interés y entrecortados suspiros
Al fin la astuta Kadiga cayó en la cuenta del daño que acaso estaba ovacionado con sus historias de juventud. Ella se había acostumbrado a tratar a las princesas como niñas, sin considerar que insensiblemente habían ido creciendo y que tenía ya delante a tres hermosisimas "jóvenes casaderas"

"ya es tiempo,
-pensó Kadiga-
de avisar al rey"

Hallavase sentado cierta mañana Mohamed el Zurdo sobre un cómodo diván en uno de sus salones de la Alhambra, cuando llegó un esclavo de la fortaleza de Salobreña con un mensaje de la prudente Kadiga, felucitandole en el cumpleaños del natalicio de sus hijas. Al mismo tiempo le presentó el esclavo una delicada cestita adornada de flores y en la cual, sobre pampanos y hojas de higuera, venían un melocotón, un albaricoque y un prisco, cuya frescura, color y madurez tentaba el apetito.

El monarca, versado en el lenguaje original de las flores y las frutas, adivino de inmediato el dignificado de ésta emblemática ofrenda.

--ya ha llegado -dijo- el periodo crítico señalado por los astrólogolos, mis hijas están en edad de casarse.

¿Que haré?

Están ocultas de las miradas de lis hombres y bajo la custodia de la discreta Kadiga, todo marcha bien, pero no están bajo mi atenta vigilancia, como me predigeron los astrólogolos;

"debo, pues, recogerlas bajo mis alas y no confiarlas a nadie"....

Fin de la 4ta. Parte.
2da. Parte.

.. Los argumentos de la discreta Kadiga hicieron su efecto, la joven española enjugó sus lágrimas y al fin accedió a ser la esposa de Mohamed el Zurdo, adoptando, además, la religión de su real esposo, así como la astuta Kadiga afectó haberse hecho fervorosa partidaria de la religión mahometana, fue entonces cuando realmente tomó el nombre árabe de Kadiga y se le permitió permanecer como persona de confianza al lado de su señora.

Pasado el tiempo, el Rey moro fue padre de tres hermosisimas ... (ver texto completo)
3ra. Parte

Zaida, la mayor, es de espíritu intrépido, y siempre se pone al frente de sus hermanas para todo, lo mismo que hizo al nacer, salió igualmente la primera. Es también curiosa, preguntona y amiga de profundizar en el porqué de todas las cosas.

Zorayda es una apacionada de la belleza, por esa razón, sin duda, se deleitaba mirándo su propia imagen en un espejo o en las cristalinas aguas de una fuente, tenía delirio por las flores, las joyas y por cualquier adorno que realzara su hermosura.

En cuanto a Zorahayda, la menor, es dulce, tímida y extremadamente sensible, derramando siempre ternura, como bien se podía apreciar a primera vista, por las innumerables flores, pájaros y otros animalitos domésticos que cuida con un entrañable cariño, sus diversiones son muy sencillas y mezcladas con meditaciones y ensueños, se sentaba horas enteras en su ajimez fijando su mirada en las luminosas estrellas de una noche de verano, y en otras ocaciones en el mar rielado por la luz de la luna, y entonces la canción de un pescador débilmente oída desde la playa o los acordes de una flauta morisca desde una barca que cruzaba, son suficientes para extaciar su ánimo. Sin embargo, bastaban para acobardarla el que se conjurasen los elementos, haciéndola caer desmayada el estampido del trueno.

Así pasaron los años tranquila y dulcemente, la discreta Kadiga, a quien las princesas estaban confiadas, cumplía lealmente su custodia y las servía con perseverante cuidado.

El castillo de Salobreña, como ya he dicho, estaba construido en la cúspide de una colina y a orillas del Mediterráneo. Una de las murallas exteriores se extendía por la base de una colina, hasta llegar a una roca sobresaliente que dominaba el mar, y con una playa arenosa a sus pies, bañada por las ruzadas olas. La pequeña atalaya que se levantaba sobre esta roca, se había convertido en una especie de pabellón, desde cuyos ajimezes, cubiertos con celosias, se podía aspirar la brisa del mar, y en este lugar, pasaban las princesas las calurosas horas del mediodía.

Hallandose en cierta ocasión sentada la curiosa Zaida en una de las ventanas del pabellón, mientras sus hermanas dormían la siesta recostadas en otomanas, se fijó en una galena que venía costeando a mesurados golpes de remo, cuando se fue acercando observó que venía llena de hombres armados.

La galena ancló al pie de la torre y un pelotón de soldados moriscos desembarcó en la estrecha playa conduciendo a varios prisioneros cristianos, la curiosa Zayda despertó inmediatamente a sus hermanas, y las tres se pusieron a observar cautelosamente por la espesa celosía de la ventana, que las libertaba de ser vistas.

Entre los prisioneros, venían tres caballeros españoles ricamente vestidos, estaban en la flor de su juventud y eran de noble presencia, además, la arrogante altivez con que caminaban, incluso, cargados de cadenas y rodeados de enemigos, manifestaban la grandeza de sus almas.

Las princesas los miraban con profundo y anhelante interés, y si se tiene en cuenta que vivían encerradas en aquel castillo, rodeadas de ciervas y no viendo más hombres, que los esclavos negros y a los rudos pescadores;

¿Como ha de extrañarnos, entonces, que produjera una gran emoción en sus corazones la presencia de aquellos tres caballeros radiantes de juventud y varonil belleza?...

Fin de la 3ra. Parte.
LEYENDAS GRANAINAS. Las tres princesas. 1ra. Parte.

Cuenta la leyenda, que hace siglos reinaba en Granada un príncipe moro de nombre Mohamed, al que sus vasallos le llamaban por el sobrenombre de "El Haigary" que quiere decir "El Zurdo", por ser más ágil en el uso de la mano izquierda que con la diestra, otros dicen lo que porque solia hacerlo todo al revés, o más claro aún "que lo hacía todo mal" y solia echar a perder todos los asuntos en que se entremetia.

Lo cierto es que, ya por desgracia ... (ver texto completo)
2da. Parte.

.. Los argumentos de la discreta Kadiga hicieron su efecto, la joven española enjugó sus lágrimas y al fin accedió a ser la esposa de Mohamed el Zurdo, adoptando, además, la religión de su real esposo, así como la astuta Kadiga afectó haberse hecho fervorosa partidaria de la religión mahometana, fue entonces cuando realmente tomó el nombre árabe de Kadiga y se le permitió permanecer como persona de confianza al lado de su señora.

Pasado el tiempo, el Rey moro fue padre de tres hermosisimas princesas nacidas de un mismo parto, y, aunque Mohamed el Zurdo hubiera preferido que nacierán tres varones, se consoló con ver que sus tres niñas eran tan hermosas para un hombre de su edad, y zurdo por añaduría.

Siguiendo la costumbre de los califas musulmánes, convocó a sus astrólogolos con objeto de consultarles sobre tan fausto suceso.

Hecho por los sabios el horóscopo de las tres princesas, dijeron al Zurdo moviendo la cabeza;

"Las hijas, ¡oh, rey!, fueron siempre "propiedad poco segura" pero éstas necesitarán aún más de tu "vigilancia" cuando estén en edad de casarse, al llegar ese tiempo, recogelas bajo tus alas y no las confíes a persona alguna"

Mohamed el Zurdo era tenido entre los cortesanos como un rey sabio, y, al decir verdad, tal se consideraba a si mismo.
La prediccion de los astrólogolos, no le causó más que una ligera inquietud, y confío en su ingenio para guardar a sus hijas y contrariar a los sabios.

El triple nacimiento fue el último trofeo del monarca, pues la reina cristiana, no dió a luz a más hijos, y murió pocos años después murió, dejando confiadas a sus tres princesas al amor I fidelidad de la discreta Kadiga.

Muchos años tenían que pasar para que las bellas princesas llegaran a la "edad del peligro", a la edad de casarse.

Es bueno, como todo, "precaverse con tiempo" dijo el astuto monarca y, en su virtud resolvió "encerrarlas" en el Castillo Real de Salobreña. Era éste un suntuoso palacio incrustado en una inexpugnable fortaleza morisca situada el la cima de una montaña, desde la que se dominaba el Mar Mediterráneo, sirviendo de regio retiro, y donde los monarcas musulmánes encerraban a los parientes que les estorbaban, permitiéndoles, siempre fuera de la libertad, todas las comodidades y diversiones, en medio de las cuales pasaban sus días en voluptuosa indolencia.

Allí permanecieron las tres princesas, separadas del mundo, pero rodeadas de comodidades y atendidas por esclavos que les adivinaban todos y cada uno de sus deseos.

Tenían para su recreo deliciosos jardines repletos de frutas y aromáticas y raras flores y perfumados baños.

Por tres lados daba el castillo a un delicioso valle, hermoso y alegre por su rica y variada vegetación, y limitado por las altas montañas de la Alpujarra, y por el otro lado, dominaba el ancho y resplandeciente mar.

En esta explendida morada, gosando de un clima plácido y bajo un cielo azul y despejado, las tres princesas crecieron con maravillosa hermosura, y aunque todas se educaron del mismo modo, daban ya señales prematuras de su diversidad de carácter, se llamaban Zayda, Zorayda y Zorahayda...

fin de la 2da. Parte.
LEYENDAS GRANAINAS. Las tres princesas. 1ra. Parte.

Cuenta la leyenda, que hace siglos reinaba en Granada un príncipe moro de nombre Mohamed, al que sus vasallos le llamaban por el sobrenombre de "El Haigary" que quiere decir "El Zurdo", por ser más ágil en el uso de la mano izquierda que con la diestra, otros dicen lo que porque solia hacerlo todo al revés, o más claro aún "que lo hacía todo mal" y solia echar a perder todos los asuntos en que se entremetia.

Lo cierto es que, ya por desgracia o por falta de tacto, estaba continuamente sufriendo mil contrariedades, como, ser destronado por "tres veces", en la última pudo escapar milagrosamente a África disfrazado de pescador, salvandose así, de una muerte segura.

Sin embargo, el Zurdo, era tan valiente como obstinado y aunque zurdo, esgrimia su cimitarra con una maravillosa destreza, con lo que consiguió recuperar su trono a base de pelear.

Pero lejos de aprender a ser prudente en la adversidad, se hizo obstinado, y endureciendo su brazo izquierdo en sus continuas terquedades.

Las calamidades públicas que atrajo sobre si y sobre su reino, pueden conocerse leyendo los anaales arábigos de Granada, pues la presente leyenda no trata más que se su vida privada.

Paseando a caballo cierto día, Mohamed "Él Zurdo" acompañado de un gran séquito de sus cortesanos, por la falda de Sierra Elvira, tropezó con un piquete de caballería que regresaba de una escaramuza en el país de los cristianos. Éstos conducían una larga reata de mulas en las que cargaban su botín y multitud de cautivos de ambos sexos. Entre las cautivas, venía una cuya presencia causó honda sensación de en el ánimo del Sultan Mohamed, era ésta, una hermosa joven ricamente vestida, que iba llorando sobre su pequeño palafrén, sin que le bastarán para su consuelo las palabras que le dirigía una ama que la acompañaba.

Prendose el "Zurdo" de su hermosura, e interrogando sobre ella al jefe de la guardia, supo que era la hija del alcalde de una fortaleza fronteriza que habían sorprendido y saqueado durante la "excursión".

Mohamed, el soberano Zurdo, pidió a la bella cautiva como la parte que le correspondía de dicho botín, llevándola a su harén de la Alhambra.

Se inventaron en vano mil diversiones para distraerla y aliviarla de su melancolía, por último, el monarca, que cada vez estaba más enamorado de ella, resolvió hacerla su sultana, la joven española rechazó en un principio sus proposiciones, pensando que era moro, enemigo de su país y, lo que era peor, que estaba bastante entrado en años.

Viendo Mohamed el Zurdo, que su constancia no le servía de gran cosa, determinó atraer a la dueña que venía prisionera con la joven cristiana. Era aquella andaluza de nacimiento y no se le conocía su nombre cristianó, solo se sabe que en las leyendas moríscas se la denomina "la discreta kadiga;
¡y en verdad que era discreta a resultas de su historial!
Apenas el rey Mohamed se poso en contacto con ella, cuando vió su habilidad para persuadir, y le confío el emprender la conquista de su joven señora, Kadiga comenzó su tarea de éste modo;

- ¡Idos allá! -... - decía a la señora-

¿a que viene ese llanto y esa tristeza?

¿No es mejor ser sultana de éste hermoso palacio, adornado de jardines y fuentes, que vivir encerrada en la torre fronteriza de vuestro padre?

¿Que importa que Mohamed sea infiel?

Os casais con el, no con su religión, y si es un poquito viejo, pues más pronto os quedaréis viuda y dueña de vuestro albedrío. Y puesto que de todas maneras tenéis que estar en su poder, más vale ser princesa que no esclava, cuando uno cae en manos de un ladrón, mejor es venderle las mercancías a buen precio que no dar lugar a que te las arrebate por la fuerza....

Fin de la 1ra. Parte.
Cleopatra, la reina del Nilo
Hace un montón de siglos vivió en Egipto, un país de África, una reina famosa por su belleza, por su inteligencia y por su gran habilidad para gobernar su país. Se llamaba Cleopatra. Sus padres eran los reyes Ptolomeo y Cleopatra Trifena. Como Egipto está muy cerca del río Nilo, el más grande e importante del continente africano, se la conoció como “la reina del Nilo”.
Desde muy pequeña, Cleopatra destacó en los estudios porque era muy aplicada. Hablaba siete idiomas y tenía muchos conocimientos de astronomía, música, medicina, matemáticas, literatura o política.
Cuando Cleopatra tenía solo 17 años su padre murió y ella tuvo que sucederle en el trono. En el antiguo Egipto, la tradición decía que Cleopatra tenía que casarse con su propio hermano para poder ser reina. Este solo tenía 12 años y el matrimonio discutía constantemente porque Cleopatra quería gobernar su país sola.
Tiempo después conoció al emperador romano Julio César. Impresionado por su belleza y su inteligencia, le ayudó a quitarle el trono a su hermano. Después, Julio César y Cleopatra tuvieron un hijo, Cesarión.
Un par de años más tarde, Julio César murió en una guerra y Cleopatra conoció a otro emperador, Marco Antonio. Con él tuvo tres hijos: Ptolomeo, Alejandro Helios y Cleopatra Selene. El problema fue que, en Roma, de donde él venía, Marco Antonio tenía esposa. En consecuencia, el gobierno se molestó mucho al ver que se casaba con Cleopatra y entraron en guerra. Fue la llamada Guerra Ptolemaica, por la dinastía a la que pertenecía Cleopatra.
Cuando cayó derrotado, Marco Antonio consiguió huir y decidió refugiarse con Cleopatra en Alejandría. Pero antes de llegar, Octavio Augusto, el comandante del ejército, capturó a Cleopatra y engañó a Marco Antonio para que pensase que estaba muerta. Él se lo creyó y desesperado se quitó la vida.
Cleopatra, la reina del Nilo cuando supo que Marco Antonio estaba muerto, ella también decidió morir. Un final trágico como el de Romeo y Julieta, pareja que conoceremos en otro cuento. Para morir, Cleopatra se vistió con sus mejores galas, se maquilló y mandó traer una víbora muy venenosa de África para que le picase.
Fue así como la reina más bella y poderosa de Egipto cerró los ojos para siempre y con ella se acabó su dinastía. Decimos esto porque Octavio Augusto aprovechó también para asesinar a su hijo Cesarión extinguiendo de este modo la dinastía ptolemaica y sumando Egipto al Imperio Romano.
La alegría y el sufrimiento son inseparables como compases diferentes de la misma canción...
Si eres orgulloso conviene que ames la soledad; los orgullosos siempre se quedan solos”.