MONTEFRIO (Granada)

MONTEFRIO: MONTEFRIO (GRANADA)...

MONTEFRIO (GRANADA)

Conquista de Montefrio.

El año 1483 empezó la etapa de la conquista de Granada por los Reyes Católicos con una serie de operaciones bélicas que debilitaron el poder musulmán. Así el 1 de julio de este año el rey Fernando dio la orden al Conde de Cabra de arrasar y talar el término de Montefrío y tres años más tarde se conquistó a Montefrío el 26 de junio de 1486.
La conquista de Montefrío junto a la de Loja, Moclin y Colomera supuso un duro golpe a la monarquía nazarita puesto que los cristianos controlaban el laboreo de la vega de Granada y el control de las comunicaciones con Málaga.
Terminada la campaña con la toma de Montefrío y Colomera, los Reyes Católicos se dirigieron a Santiago de Compostela a cumplir con el voto al Apóstol y pedirle ayuda en la ocupación de Granada.

Edad Moderna. Época cristiana.

Habiendo ocupado los Reyes Católicos las villas de Guadahortuna, Montejicar, Iznalloz, Colomera, Moclin, Illora y Montefrio dejaron una dotación militar ocupando estas poblaciones a las que establecieron un tributo para abastecer a la recién conquistada Granada que estaba bajo su jurisdicción. Fue D. Fadrique de Toledo, nombrado Capitán Mayor de estas siete villas que fueron aprovisionadas del abastecimiento de artillería.
Fue nombrado Alcaide D. Pedro Afán de Ribera y los habitantes se quedaron como mudéjares y los que no huyeron hasta los alrededores de la Alhambra.
Tras la conquista, la población musulmana abandonó la villa y se produjo un decrecimiento demográfico lo que obligó a los Reyes Católicos a iniciar un plan de repoblación de la zona, con la concesión de franquicias fiscales a los pobladores que se instalaran en la zona.
La primera fase se inicia entre 1486 y 1491 con el predominio del elemento militar de la población de Montefrío. La segunda etapa se inicia en 1491 hasta 1531 donde se fueron consolidadas las fuerzas productivas de la villa con la emigración de los pueblos vecinos como Baena, y el Castillo de Locubin lo que suscitó conflictos con los términos de Loja y la villa de Priego de Córdoba.
De esta fecha es la carta de Carlos I, fechada el 31 de octubre de 1531 donde se ordenaba al corregidor de Granada que se informarse de la conveniencia del derribo del Castillo, petición hecha por el rey al Concejo de Montefrío para favorecer el crecimiento demográfico.
En la tercera fase del proceso a partir del 1531 al 1559 hubo un aumento de la población que al final de este período se había multiplicado por cuatro alcanzando la cifra de 370 vecinos, lo que representaba el crecimiento notable respecto a la etapa anterior.
En 1587 el censo alcanzaba 2300 personas según el Arzobispo de Granada. Durante el siglo XVII se estancó la población debido a la emigración a América hispana y a otros puntos del Imperio, a la expulsión de los moriscos, las epidemias y las guerras.
En el siglo XVIII en el año 1718 la población de Montefrío alcanzó 3281 habitantes. Ya en el siglo XIX creado el Registro Civil la población de Montefrío alcanzó la cifra entre 7000 y 8500 habitantes.

Edad Contemporánea.

Tras la Guerra de la Independencia en el siglo XIX, fue lugar de correrías del famoso guerrillero Francisco Abad Moreno “El Chaleco” quien dirigía sus partidas de patriotas y fue el azote de los invasores franceses por sus acciones bélicas en la comarca de La Mancha, Jaén y Córdoba. Así también existían otras partidas como las de Bustamante, Bartolo y Trigo que actuaban en Cordoba, Sevilla y Huelva.
Las Cortes de Cádiz suprimían los Señoríos jurisdiccionales mediante el Decreto del 6 de julio de 1811, pero una vez derrotados los franceses y expulsados de España, los avatares políticos (vuelta al absolutismo) hicieron frenar las reivindicaciones de los ayuntamientos de recuperar la plena jurisdicción sobre el territorio del municipio y sería en 1834, cuando tras la introducción del régimen liberal, definitivamente queda abolido el régimen señorial.
En el año 1833, Javier de Burgos ministro de Fomento realiza la división administrativa del reino de España, e inscribe a Montefrio, dentro de la provincia de Granada.
A lo largo del siglo XIX, durante la vigencia de los distintos gobiernos liberales se van a producir las “desamortizaciones” que es un proceso de expropiación o nacionalización de las propiedades de la Iglesia en concepto de venta de los llamadas “manos muertas”, nombre que recibieron las instituciones como la Iglesia y los Consejos que no podían vender sus tierras.
Las Guerras Carlistas, iniciadas contra el gobierno liberal tenían a los insumisos del norte (vascos y navarros), catalanes y valencianos, todos juntos a una activa Institución, que será la Iglesia quien avivaba desde el púlpito la sedición y rebelión contra la monarquía liberal y ésta, inició el proceso de “desamortización de los bienes de la Iglesia” para poder sufragar con medios económicos la formación de un ejército, dotado de pertrechos y soldados para combatir a las partidas facciosas que querían imponer por la fuerza, el régimen absoluto.
Posteriormente se suceden otros pasajes históricos como la Revolución y Constitución del 1869, el gobierno provisional del general Serrano, el reinado de Amadeo I de Saboya, la I República en 1873, período que termina con el golpe del Estado del general Pavía quien entra con las tropas en el Congreso en 1874, seguido por el pronunciamiento militar del general Martínez Campos en Sagunto en el año 1874, imponiendo por la fuerza de las armas la Restauración de la monarquía borbónica, en la persona de Alfonso XII.
En el siglo XX en el año 1900 se alcanzó la cifra de 10.725 habitantes siguiendo aumentando hasta el año 1936 que sería de 14.380 habitantes.
A mediados del siglo XX, se produce un cambio político, con la proclamación de la II República, he iniciada la Guerra Civil, Montefrio es ocupada por el bando nacional.
En mi libro: “La España critica….una Iberia posible” comento esta tragedia humana y manifiesto: “Desgraciadamente, la anarquía existente en las dos Españas enfrentadas trajo sin por ello olvidar otras sangres inocentes derramadas, con los métodos represivos de los dos bandos que usaron la extrema dureza. Vamos a recordar dos víctimas de esta barbarie, la desaparición de dos personajes que la sufrieron en su persona, dos genios de la pluma Federico García Lorca y Ramiro de Maeztu, inútilmente sacrificados por el odio enfermo de los contendientes.
Olvidemos para siempre esta tragedia, con su memoria histórica y sepultemos definitivamente la triste realidad que denunciaba Mariano José de Larra del convulso periodo decimonónico: “Aquí yace media España, murió de la otra media”.
Recordemos tiempos pasados donde reinaba la armonía en el pueblo y todo el estrato social participaba en actos colectivos como refleja el gran genio pictórico Francisco de Goya en su obra “La Pradera de San Isidro” con escenas de fiestas, alegría común y jolgorio popular y en otros como “La carga de los mamelucos” donde todo un pueblo unido, participa en su lucha contra el invasor francés.
En esta escena de la Guerra de Independencia, ya un ilustrado de mente privilegiada D. Melchor Gaspar de Jovellanos, hacía su análisis personal y decía: “España no lucha por los Borbones, ni por los Fernando; lucha por sus propios derechos, derechos originales, sagrados, imprescriptibles, superiores e independientes de toda la familia o dinastía.
España lidia por su religión, su Constitución, por su leyes, por sus costumbres, sus usos y en una palabra, por su libertad…”
Tras la Guerra Civil (1936-1939) y la migración lograron mantener la población en el entorno de 10.000 habitantes en el año 1970 pero actualmente la población de Montefrío ha descendido y el censo de 2008 la cifra actual es de 6357 habitantes.
Terminada la guerra transcurre su historia dentro del régimen de Franco hasta que en el año 1977 se incorpora como villa, tras la Ley de la Reforma Política al nuevo sistema democrático actual.