Pueblos de España


Mensajes de NAVARRES (Valencia) enviados por Julia Pacheco de la Puente:

Julia: he leido tu mensaje y me ha emocionado. Estuve en el entierro de Juan, en Navarres, he dejado pasar un tiempo para empezar a hablar con gente que tuvo algun tipo de relación con él. Hacia tiempo que pensaba contactar con Juan pero miraba muy dificil el conseguirlo y la confianza de que algun dia con el tiempo lo podria conseguir, cosa que ahora ya no podra ser desgraciadamente. Concretando si tienes a bien contactar conmigo te lo agradeceria. Un saludo
Hola José: perdona por no haberte contestado hasta ahora, pero no había vuelto a entrar en este foro, entré en él para expresar mi sentimiento hacia un hombre bueno al que admiré desde que era adolescente.

Si de algún modo has creído por mi escrito que yo estaba cerca de Juan siento decirte que no es así, ya me habría gustado a mí.

Dices que estuviste en su entierro, luego imagino que serás de Navarrés yo no, así que no puedo servirte de enlace con nada que tuviera que ver con él.

Hubiera sido un honor y un enorme gozo para mi haber mirado a esos ojos dulces y honestos, y haberme atrevido a entonar cualquiera de sus canciones en su presencia “aunque con él las he cantado toda mi vida”

Me haré vieja y las seguiré cantando, y al igual que mis hijos conocen sus canciones las conocerán mis nietos el día que los tenga, para mí: nadie supo hablar de sentimientos como él, de lo cotidiano, lo humano…

Y en definitiva de lo que es la vida vista a través de unos ojos que empezaban a andarla.

Gracias por leerme y apreciar mis palabras, son lo único que puedo dedicarle a un hombre bueno que me enriqueció tanto.

Mis besos al cielo y tú recibe un cordial saludo de mi parte. Julia
Despedida a un Navarresino de una Madrileña

Que quereís que os diga:
Que he perdido un amigo, un hermano un compañero de vida, me habló del amor antes que nadie, me ayudó a crecer comprendiendo un poco a los demás, me acompañó siempre en mis viajes, mis hijos cantan sus canciones desde que iban en pañales, también ellos lo han sentido enormemente, era un ser tierno y especial que nos ponía en la boca, palabras sencillas, cosas que todos hemos sentido alguna vez, y que solo personas como él con su gran sensibilidad era capaz de darles forma y expresar. Fué un hombre, que sin haber tenido todo el reconocimiento del que era merecedor, tenía el premio constante en los corazones de todos sus seguidores que jamás lo abandonamos, que siempre esperamos su vuelta y que supimos entender que solo fue a comprar tabaco. Esta mañana puse su fotografía en mi salón, y encendí una vela que permanecerá allí, hasta que ella solita se apague, recé por él una oración, (La oración del Cristo del pardo) que rezo por todos los que se van, como hago siempre que pierdo a alguien que quiero, y a él le quise siempre, no me pienso poner triste, sé que a dejado de sufrir y sé que sufría porque su cáncer era el mismo que se llevo a mi padre, pero me queda la suerte de haberlo conocido, de haber gozado de él, de que quiso compartir con nosotros su enorme corazón, lo convirtió en música y nos la fue regalando a través del tiempo, ahora desde aquí…mando mis besos al cielo, esos besos que siempre le hubiera querido dar al ser maravilloso que era, esos besos que sé…que ahora sí le van a llegar, y que irán formando una enorme cadena con todos los de aquellos, que como yo le quisieron. Me uno al sentimiento de su esposa Pierangelica y sus hijos y al resto de su familia que han tenido el privilegio de amarlo y cuidarlo hasta el último momento.
Todo mi cariño: Julia Pacheco de la Puente