ARES (La Coruña)

ARES: Cuando uno es joven no repara en lo fugaz que es la...

Cuando uno es joven no repara en lo fugaz que es la vida, la percibimos en clave de eternidad; solo se mueren los demás, intuimos por instinto de conservación
Ayer al anochecer, paseando por la larga calle que conduce al castillo, estoy hablando del pueblo de mi mujer siendo ella la que me acompaña.
Nos encontramos a una vecina de mi misma edad, y al reconocer a mi compañera entabla una conversación y de ella salen los inevitables recurrentes,  que es de fulano de tal y de mengano de cual, conclusión, la calle tiene así como 200 m, las viviendas como media de dos pisos en su mayoría unifamiliares, habla la mujer de un espacio de tiempo que ahora mismo no recuerdo, y dice de la ausencia de noventa personas cuyas  viviendas se encuentran vacías.
Lo mismo ocurre en el pueblo en el que yo he nacido, ignoro si en el mismo porcentaje y en lo que al relevo generacional se refiere que por cierto es casi es nulo.
Y llego a la conclusión de que ante el fenómeno de lo que antes era el pueblo del que  solo va quedando el continente sobre todo en lo que corresponde al centro, de la esencia los fantasmas que ya no se dejan ver, los herederos de todo si es que se da el caso no recebirán el testigo de lo que ello ha sido y pasará a ser pueblo distinto aunque parezca lo mismo.
En proporción mayor  en España sucede lo mismo y en Europa que vamos a decir.
Así que no hay que rasgarse las vestiduras toca a cambiar el curso de la historia y marcar caminos diferentes irremediablemente , estamos en un cambio de ciclo, para mejor o peor
Está por ver
Pero lo tengo claro, empiezo a percibir que pertenezco a sitio distinto
Y que mi generación empieza a ser ya historia y que quienes pretenden contarla por vía de la tradición oral se precipitan a cometer errores por que la interpretación siempre se hace en clave del  presente y aun disponiendo de información sea oral o por escrito se termina cayendo en el mismo error.
Imagínense si tenemos que dilucidar sobre nuestra historia como pueblo y en superior contexto nación
Cuarenta millones de narradores, cuarenta millones de interpretaciones diferentes.
Ahora cada cual que cuente su historia a ver si logramos puntos de encuentro.
En lo que todos vamos a coincidir, si era noche o día si hacía frio o calor de lo demás lo dudo