VALLADOLID


Canal de Castilla antes de llegar a la 2ª esclusa
Galería comercial a resguardo de las inclemencias del tiempo.
Templo de características muy notables.
En el centro de Valladolid.
Tal día como hoy, en el año 1469, en el Palacio de los Vivero, en Valladolid contrajeron matrimonio Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, preludio de la unificación de las coronas de Castilla y Aragón.
Igl de Santa María de la Antigua; se levantaba sobre el terreno ocupado entre la Catedral y los restos de la Colegiata de Santa María la Mayor. Actualmente queda la torre y el pórtico septentrional. La torre se fecha a comienzos del siglo XIII, su decoración es similar a las torres franacesas de esta época, estas influencias pudieron llegar por el Camino de Santiago. Su planta es cuadrangular, exteriormente se divide en cuatro cuerpos, separados por impostas de ajedrezado. El cuerpo inferior dobla en altura a los demás y se divide en dos pisos: el bajo está cubierto con una bóveda de cañón apuntado. Posee un acceso con la iglesia, esta portada presenta un arco apuntado doblado, con impostas y jambas sin decoración. El segundo piso se cubre con bóveda de cañón. Por fuera se compone de doble arco abocinado, extradós de cabeza de clavo y jambas con dos columnillas, los capiteles tienen decoración vegetal. El segundo cuerpo tiene en cada uno de sus frentes una ventana geminada con arcos de medio punto de rosca moldurada e intradós ajedrezado. El mainel está formado por una columna central con cimacio de taqueado. Los ángulos aparecen retranqueados para acoger dos columnas superpuestas. Todos los capiteles llevan decoración de cogollos con poco resalte, salvo uno, en el que vemos talladas aspas y cabezas de clavo. En el tercer cuerpo se repite el mismo esquema que en el segundo, solo que los vanos geminados son tres, los parteluces muestran columnas pareadas con cimacio ajedrezado. El último cuerpo presenta una ventana geminada de mayor luz con respecto a las del segundo cuerpo. Se remata la torre con un chapitel piramidal bastante apuntado.

El pórtico septentrional, también del XIII, fue restaurado a comienzos del XX. Se organiza mediante tres tramos separados por cuatro contrafuertes. Hay cinco a cada lado, pero sólo cuatro en el lado de poniente. Son de medio punto, con salmer común. La parte inferior muestra dos molduras y el intradós de las chambranas se decora con cabezas de punta. Los soportes están formados por tres columnas dispuestas en perpendicular con respecto al muro, unidas por el fuste. Los capiteles son lisos y prismáticos, salvo los del tramo occidental, que muestran motivos vegetales. Los arcos apoyan sobre un zócalo. La cornisa que remata el pórtico está soportada por canecillos lisos. web local (Círculo Románico)
Hecha desde la entrada del clínico
Uno de los templos cristianos más grandes que he conocido.
Histiria patria...
VALLADOLID CON RECUERDOS
Campos llenos de trigales
se ven por tierras del Duero,
caminos que son normales
aunque les ataque el hielo.

Sendas viejas de Castilla
con esperanzas y miedo,
gente que se ve sencilla
y que guardan algún credo.

Caminos con soledades
en la Ribera del Duero,
tiene el Pisuerga verdades
que parecen ser de acero.

Valladolid de trigales
entre pinos piñoneros,
donde los hielos normales
dejan fríos los senderos.

Sin murallas ni testigos
Valladolid tiene enredos,
hay paisajes de castigos
que a veces te causan miedos.

El Pisuerga de pasada
le viene mirando al Duero,
sin ver su ruta marcada
al ser río aventurero.

Valladolid de recuerdos
que no borran la distancia,
existen momentos cuerdos
de esa ciudad de elegancia.

Campos repletos de pinos
que no quieren ignorancia,
ciudad que tiene sus signos
sin usar extravagancia.

Valladolid de camino
entre brillos de nostalgia,
donde se bebe el buen vino
sin querer ponerle magia.
G X Cantalapiedra.
Uno de los templos más hermoso de esta ciudad.
Dicen que es el único escudo que hay de Pepe Botella.
Espectacular portada que a todos llama la atención.
Moderno mercado en un continente hermoso que la ciudad ha sabido conservar y recuperar.
A NEREA RIESCO. ESCRITORA
Desde el CEPA de Hortaleza
su palabra fue flotando,
se notó la fortaleza
en el repertorio hablando.

En sus buenas expresiones
Valladolid recordando,
nos fue causando emociones
de las que se van guardando.

En su acento Castellano
se fundieron los recuerdos,
entre su sentir humano
vivimos momentos cuerdos.

Toca la clase en silencio
al ver sus sencillas frases,
sin hacer jamás desprecio
nos habló de ciertas bases.

Cuando se siente la vida
y sus contornos vividos,
nos gusta ver elegida
la ciudad donde escribimos.

Entre frases castellanas
con acento del Pisuerga,
yo vi sus frases humanas
que con cariño despliega.

Sentimientos de cultura
que van sembrando razones,
para dejar más dulzura
en algunos corazones.

Cuando se mira el pasado
sin hacer causa pendiente,
sientes un peso quitado
que suele dar nuevo ambiente.

Un recuerdo de alegría
para el Centro de La CEPA,
con sencillez y armonía
Nerea fue muy completa.
G X Cantalapiedra.
LOS DOS RÍOS ABRAZADOS
El Pisuerga abraza al Duero
sin explicar las razones,
son ríos con romancero
que van sembrando emociones.

Estos ríos castellanos
que saben de grandes hielos,
me parecen más humanos
cuando te quitan desvelos.

El Duero que fiel testigo
sin querer ser altanero,
El Pisuerga es el amigo
que jamás se ve embustero.

Los dos marchan abrazados
al ser amigos sinceros
en sus entornos sembrados
la niebla cubre senderos.

Pesqueruela les recibe
con cariño y con esmero,
sobre su encuentro se escribe
lo que es amor verdadero.

Tordesillas esperando
las aguas del río Duero,
El Pisuerga va callando
sin ser caudal traicionero.

Vienen las nieblas deprisa,
ya recorren los senderos,
dicen que dejan su brisa
en los mejores majuelos.

Pinos y muchos viñedos
son testigos de sus nieblas,
donde se sufren enredos
que hacen grandes las tinieblas.

El Pisuerga ve borrado
todo su caudal eterno,
en El Duero lo ha dejado
sin pensar en el infierno.
G X Cantalapiedra