MEDINA DEL CAMPO (Valladolid)


Rincón de la Plaza Mayor
Desde el S. XVII la gente acudía a las charcas naturales de la zona para calmar sus dolores con las sales de estas aguas, pero no fue hasta 1891 cuando se inauguró un pequeño hotel con casa de baños acondicionado para el disfrute. Lamentablemente, durante la Guerra Civil el edificio pasó a ejercer de hospital, y hasta 1996 no retomó su actividad como balneario. Dispone de numerosos servicios, entre los que destacamos la gran variedad de masajes, que es recomendable contratar en el propio hotel.
Importante castillo que se conserva impecable gracias a que durante el franquismo fue sede o estuvo muy vinculado a la Sección Femenina.
MEDINA, SIEMPRE MEDINA
Medina siempre es Medina
y más si miras sus llanos,
con La Mota en su colina
despiertan los viejos planos.

Cuando recorres Medina
con su historia de la mano,
a veces la ves divina
en su sentir campechano.

Medina la comunera
cargada de desencantos,
siempre llevando a su vera
motivos que causan llantos.

Medina tiene sus huellas
de un ayer de sobresaltos,
donde lucieron estrellas
en medio de campos santos.

Decir Medina soñando
sin entender las razones,
es vivir siempre evocando
un montón de soluciones.

Pisar la Calle Padilla
entre buenas vibraciones,
es ver que Medina brilla
con claras exclamaciones.

Firmas de viejos proyectos
en la Castilla soñada,
buscando caminos rectos
con la firmeza lograda.

Medina sabe de rutas
que quizá fueron borradas,
hubo fuerzas absolutas
de amargar las madrugadas.

Medina tiene su historia
que apenas si fue contada,
hubo penas con la gloria
y su tierra condenada.
G X Cantalapiedra.
“La distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente” Albert Einstein
MEDINA DEL CAMPO Y SUS MERCADOS
Campos llanos de Castilla
que se vuelven enmarcados,
Medina que maravilla
fueron siempre sus mercados.

Esta ciudad comunera
que marcó sus fuertes pasos,
supo sufrir toda entera
fuegos que fueron fracasos.

Medina la bien plantada
con su Castillo La Mota,
es una tierra encantada
que al recorrerla se nota.

La Colegiata presume
de ser iglesia perenne,
en su historia se resume
lo que del pasado viene.

Pisar la Calle Padilla
con su entorno fabuloso,
viendo la gente sencilla
en su caminar dichoso.

Medina del Campo grita
en sus llanuras inmensas,
y su corazón se agita
si siente las voces tensas.

Esta tierra castellana
cargada de sufrimiento,
nunca fue su vida vana
y jamás la falto aliento.

Nombres grandes de Castilla
se perciben en sus huellas,
Medina tuvo semilla
de trazar cielo y estrellas.

Sentir la voz de su tierra
cuando recorres sus calles,
es ver la historia que encierra
entre grandiosos detalles.
G X Cantalapiedra.
POR LOS CAMINOS DE CASTILLA
Sudores que van llegando
sobre los trabajadores,
mientras contemplan buscando
sombras que te den candores.

Los caminos de Castilla
todos contemplan sudores,
donde su gente sencilla
sabe apreciar los calores.

El Sol viene calentando
por las enormes llanuras,
y el cielo azul va dejando
pensamientos con dulzuras.

Campos que dejan sus huellas
en sus noches estrelladas,
haciendo las rutas bellas
con esperanzas soñadas.

Los caminos de Castilla
van conociendo pisadas,
y sin ser la maravilla
tienen rutas encantadas.

Hay caminos penitentes
con sus brujas endiabladas,
donde se notan presentes
muchas horas delicadas.

Cuando se siente la noche
esperando la alborada,
quisieras ponerle broche
alguna noche cerrada.

Caminos con soledades
en las noches más calladas,
sendas que guardan verdades
si terminan en cañadas.

Estos caminos de vientos
con sus noches estrelladas,
a veces dan sufrimientos
si tiemblan las madrugadas.
G X Cantalapiedra.
SOLO FUE DE PASADA
Su mirada era profunda
queriendo saber mi vida,
a veces la duda abunda
al no ser fruta elegida.

Me preguntó con silencio
que de donde procedía,
y lo mismo que un misterio
se fue con la luz del día.

No quise saber su nombre,
ni busqué su compañía,
quizá temí ser un hombre
que no la diese alegría.

Solo la vi de pasada,
quizá fuera flor de un día,
en su voz noté la espada
que rompiera mi armonía.

Se marchó sin decir nada,
cada cual con su manía,
cuando la vida es marcada
no sirve la letanía.

Sin pensar en darla un beso
yo noté su antipatía,
jamás soñé su regreso
ni la vi con luz del día.

Ahora que pasan los años
sin sentir su sinfonía,
voy subiendo los peldaños
de la falsa hipocresía.

Cada cual tiene sus mitos
muy tranquila me decía,
por dentro noté los gritos
de lo que es la burguesía.

Los caminos son pisados
por gentes que dan porfía,
sin sentirlos encantados
puedes ver la noche fría.
G X Cantalapiedra.
SOLEDADES DEL CAMINO
La soledad del camino
que no conoce distancia,
al ver su bonito signo
quiere probar arrogancia.

Hay soledades malditas
que vuelven la vida amarga,
y voces que cuando gritan
quisieran lanzar su carga.

La soledad del anciano
va cargada de lamentos,
algunas buscan la mano
que alivie sus sufrimientos.

Soledades del destino
por caminos polvorientos,
siempre es duro el desatino
que azota los malos vientos.

Buscando las soledades
un amigo se atormenta,
al conocer falsedades
que solo el tiempo revienta.

Estas tristes soledades
que a veces se desesperan,
viven buscando verdades
en las distintas fronteras.

Soledades sin destino
que parecen estar ciegas,
tienen aires del camino
donde las chicharras pliegan.

Quisiera las soledades
del amor que te embelesa,
sin comentar las edades
cuando a tu vida regresa.

Estas soledades mías
temo al verlas como tiemblan,
no sé si las noches frías
piensan que son duras nieblas.
G X Cantalapiedra.
NO ES POSIBLE CAMINAR HACIA EL PASADO
Eran tiempos de signos mal llevados, aquel hombre de 45, años de profesión jornalero en el campo, y otras veces de sacador de vino de las bodegas subterráneas. Su familia iba saliendo adelante, con la ayuda de los abuelos, que tenían una panadería, y en aquellos duros años, la vida era difícil, el hombre al ver que un hermano y su hermana, casados ambos con hijos a su cargo, se decidieron marchar hasta Francia, ya que se acababa de terminar la primera guerra mundial, en el año de 1918, y el trabajo allí parecía ser bien remunerado, su hermano se colocó en el montaje de las vías férreas, destruidas por el invasor alemán, que tuvo que volver hasta su territorio, y firmar una penosa paz, que años más tarde Hitler, la rompería. Fueron años de maletas de madera, y pocos trastos encima, aquel hombre sin su esposa, marchó para abrirse camino, y le fue bastante bien, tratando a los dos años de llevarse con él a su familia, lo que le resultó imposible, ya que su esposa apoyada por sus padres, se negó rotundamente a irse al país vecino, al ser la única hija, y según ella tener el pan seguro en La Castilla Profunda. Fueron tiempos malos, el hombre aquel termino en la cárcel de Medina del Campo, por agredir a su esposa, y tuvo que al final de la condena, que no fue larga, el marcharse solo y sin la familia. Pudo abrirse camino en donde antes había trabajado, pero el destino esta vez sin mandar ningún dinero a su antigua casa, y teniendo de compañera a una mujer del pueblo de Cantimpalo, Segovia, con la que trato de ser feliz sobre aquella tierra extranjera, que tanto le ayudo a salir de la pobreza que llevo encima. Se pasaron muchos años, sin regresar a ver a sus hijos, y parece que en el principio del verano, del año 1936, regreso a su Villa en la Castilla Profunda. Dos hijas y un hijo estaban casados, y los dos restantes hijos solteros, los casados se dieron por enterados, y le recibieron en buen tono, pero los hijos solteros, parece que no quisieron saber nada de su historia, y renegaron de su presencia en su Villa, dándole de lado por su abandono, sin recapacitar, que su madre tuvo algo de culpa, al no acompañarle en la emigración. El hombre vino a España, alentado por sus hermanos, ya que veían que la estabilidad del país era cada día más turbulenta, y nadie sabía lo que podría pasar en adelante. Aquel hombre con su misión cumplida, intento coger un tren para Francia, sin saber nadie ni donde ni como pudo vivir sus últimas horas, ni si le dejaron llegar a ningún lugar, tan solo se sabe que Medina del Campo, lugar de su tiempo en la cárcel, era la estación de salida, pero aquellas horas fueron terribles, cualquier persona era fusilada por los piquetes de falangistas, y más si era obrero trabajando en el extranjero, nadie pudo dar señales de su vida, nadie explico su final, tan solo las dudas de su marcha, pero sus propios hijos no pudieron mover un dedo, alguien explico. “En Medina del Campo, se llenaron pozos de muertos fusilados”, sin nadie saber sus nombres, ni su identidad, la guerra terrible, dejo sus más horribles momentos, sin nadie preguntar nada, por miedo a ser el siguiente de aquellos desaparecidos, El hombre aquel nadie le volvió a ver en ningún lugar del mundo, sus nietos y biznietos, no saben cómo fue su físico, Ni una sola foto pueden conservar, los hermanos de aquel hombre fueron muriendo en Francia, y los hijos no quisieron saber nada de su tierra Española, de la que se fueron muy pequeños, y además el régimen del General Franco, no les debió de dar muchas oportunidades, para poder regresar, ya que algunos sobrinos de aquel hombre, lucharon en las Brigadas Internacionales, y más tarde en Francia, en la Resistencia Francesa. Siendo imposible el regreso, y el miedo a ser ejecutados, por haber luchado en contra de la sublevación militar. Hay misterios que nadie puede explicar, por no quedar nadie vivo de los que en aquellos momentos, hicieron de las mayores salvajadas de la historia de España. G X Cantalapiedra. Este hombre se llamaba, Pascual Cantalapiedra Zambranos.
MEDINA DEL CAMPO FUE CASTIGADA
Sombras de viejos castigos
en la ciudad castellana,
que tuvo sus enemigos
entre la gente cristiana.

La incendiaron por la noche,
de día fue castigada,
y la hicieron el reproche
en aquella encrucijada.

En las guerras comuneras
Medina si se lanzaba,
Castilla borró fronteras
y Segovia la ensalzaba.

Los cañones de Medina
Juan Bravo se los llevaba,
defendiendo la colina
mientras Segovia lo alaba.

Comuneros de Castilla
que soñaron esperanza,
fueron la buena semilla
sin esperar la templanza.

Siglos de viejas costumbres,
mercados que tienen calma,
hogueras con grandes lumbres
que derrochan tener alma.

Medina ciudad en llano
de la estepa castellana,
donde supo el buen cristiano
no vivir vida inhumana.

Medina mira su historia
entre brisas descaradas,
y tuvo tiempos de gloria
con banqueros y posadas.

Pisar la calle Padilla
contemplando sus ventanas,
que se vuelven maravilla
en las más frías mañanas.
G X Cantalapiedra.
EL DRAMA DE SU APELLIDO
Era el mes de noviembre del año 1962, cuando en aquel pueblo de La Castilla Profunda, llegó un joven de unos veinticuatro años, con su camino tortuoso, que había realizado desde la provincia de Palencia, y su recorrido en bicicleta no era nada fácil, aquellos años de las carreteras de tierra y piedra, al llegar a su destino el joven aquel, intento preguntar por una señora, aunque en aquel momento nadie pensaba que sería un drama su llegada a dicha villa. El joven al comentar a un vecino de la localidad, la historia que quería saber, enseguida le saco parecido, y presintiendo el susto que podía dar a sus padres biológicos, que no eran pareja de nada, en aquel momento. Sí que de jóvenes fueron novios, hacía muchos años, el vecino intento sacarle todo lo que pretendía enterarse de sus padres, el joven le comentó, en el Hospicio Provincial hace algún tiempo, me explicaron quien son mis padres, y tengo anotado aquí sus nombres. El vecino intento disuadirle de aquel viaje de averiguación, pero el joven sin más, se alejó de aquel vecino que no le quería ayudar en nada, ya que el verdadero padre del joven era amigo suyo. El joven por fin encontró a un señor mayor, con la boina calada hasta el fondo de la cabeza. Y esta vez tuvo más suerte en su investigación, aunque su llegada a la casa de su madre biológica, fue un verdadero drama. Al llamar a dicha puerta, que tenía un llamador de bronce, la madre al oír la llamada enseguida salió a ver quién era el visitante, sin apenas darla tiempo hablar, el joven la pregunto, es usted, fulana de tal, y la señora le dijo que sí, que era ella y que quería, el joven sin vacilar la llama madre usted es mi madre, yo soy el hijo que usted hecho al Hospicio. La madre biológica la dio un ataque de pánico cayéndose al suelo, al escuchar tan seria noticia, el joven al verla tendida en el portón de la casa, pidió ayuda a la gente que en aquellos momentos pasaba por dicha calle, la señora en el suelo sin apenas reaccionar, teniendo que ir alguna persona avisar al médico de la villa, para que la reanimara. En ese tiempo el joven comento su visita, y los vecinas le indicaron que se fuera, que su madre era una mujer en aquel momento enferma, y además casada con un hombre viudo y formal, el joven no se quería marchar del lugar, pero a la llegada del médico, este le indico que se alejara de allí que la impresión recibida era la causa de su desvanecimiento. Más alguien con mala idea o quizá con ánimo de venganza, le indico la dirección de su padre biológico, que según la opinión de algunos vecinos, fue una mala persona en la época de la guerra civil, y el joven sin saber nada de aquel ser humano muy inhumano, además de dejar a la novia embarazada, le culpaban de algún fusilamiento, de algún hombre inocente. El joven llegó hasta la puerta del padre, y al llamar a la puerta, salió el padre biológico, y le dijo, no precisamos nada, a lo que el joven contesto, vengo a saber si usted es mi padre, el hombre aquel serio y con bigote le contesto. No tengo más que hijas, así que vaya usted a otro lugar con esa mala historia. El joven se quedó perplejo, en aquella villa solo habría encontrado un rechazo a tope de su historia. Ni su apellido en aquel momento era el de sus padres biológicos, si no el de una familia de Palencia, que le adoptaron siendo un crio muy pequeño, y con los que pudo salir adelante, en aquellos años de hambre y racionamiento. Al ver todo aquel desprecio, sin detenerse más en la villa, se marchó camino del lugar donde el joven vivía, eso sí paro en un llano del terreno, donde un pastor estaba con sus ovejas, y este sí, le conto su verdadero drama, y el motivo de aquel recibimiento tan fatal, indicándole que su padre era un mal hombre, y su madre una mujer infeliz, sin demasiado conocimiento, que fue engañada por aquel hombre que no le quiso ni escuchar, aquella mañana tan dramática, donde sus ilusiones de poder conocer a sus padres biológicos, tuviera que volverse a su domicilio, sin poder aclarar sus muchas preguntas, que ya nunca serian contestadas, y con el misterio de su vida entre la niebla del Duero como testigo. Los padres biológicos murieron ya hace muchos años.. G X Cantalapiedra.
MEDINA DEL CAMPO: v. con ayunt. y estafeta de correos, cab. del part. jud. de su nombre en la prov., aud. terr., c. g. y dióc. de Valladolid (8 leg.). SIT. en llano a la margen izq. del r. Zapardiel, y combatida principalmente por los vientos N. y S., las enfermedades más comunes son, rebeldes fiebres intermitentes, en el verano y otoño, debidas al estancamiento de las aguas del r. que corre con demasiada lentitud y sobre un lecho cenagoso: cuenta la pobl. 740 CASAS, distribuidas en varias calles y una gran plaza soportalada, en medio de la que se halla una buena fuente, que con otras 3 más, sit. en diferentes puntos, surten al vecindario, de exquisitas y abundantes aguas; hay casa consistorial, edificio sólido de piedra de sillería, con dos torreones; cárcel bastante segura; escuela de instrucción primaria frecuentada por 150 alumnos, a cargo de un maestro dotado con 4,400 rs., otra de niñas cuya maestra percibe 1,500 rs.; un magnífico hospital general titulado de Simón Ruiz, edificio grandioso con un frontis de 300 pies, un espacioso claustro con dos galerías alta y baja, en las que se ven 72 arcos, hermosa escalera, salones de enfermería, corredores, habitaciones para el rector, botica, iglesia, huerta y cuantas dependencias son necesarias al establecimiento; en el que, a pesar de haberse disminuido sus pingües rentas, aún tiene disponibles 30 camas, y los enfermos son asistidos con el mayor esmero, bajo la dirección de un celoso rector; hay otro establecimiento de la misma clase, fundado por el Sr. Barrientos, muy bien situado y con las posibles comodidades: un bonito edificio para carnicerías que es un cuadrilongo con 8 arcos de frente; vestigios de varios conventos y otros edificios antiguos, entre ellos una puerta por la que se sale al camino de Valladolid: una igl. Colegiata (San Antolín), y 6 parr. (San Facundo, San Miguel, Sta. Maria del Castillo, San Martin, Santiago), en la que se hallan los restos del marqués de la Ensenada, y últimamente la de Santo Tomás; a la parte E. de la v., sobre una pequeña eminencia, se encuentra el célebre castillo llamado de la Mota, que aunque bastante destruido en muchas partes, aun ostenta su antigua solidez, con algunos trozos de la muralla que le rodeaba, bajo la cual hay espaciosos subterráneos: fuera de la población, se ve un bonito cuartel de caballería, con cuantas oficinas y comodidades son necesarias; pero se halla en un estado tal de abandono, que no será extraño se vea pronto reducido a escombros; hállanse también varias arboledas que sirven de paseos. -. Confina el TÉRM. N. La Seca; E. Pozaldez; S. Gómez-Navarro, y O. Villaverde; dentro de esta circunferencia se encuentran una ermita (San Roque), el cas. titulado Casa blanca, con 3 vec, y unas salinas abandonadas. El TERRENO fertilizado por el r. Zapardiel, cuyo paso facilitan dos puentes de piedra, es llano en lo general, con algunas pequeñas cuestas, muy productivo y a propósito para cereales y viñedo; comprende un monte pinar con su casa para el guarda, y varias deh. para pastar los ganados de Huelga. Atraviesan la pobl. las carreteras de Madrid a la Coruña, y de Burgos a Salamanca, habiendo otros caminos locales, todos en muy buen estado. El CORREO se recibe en la estafeta, miércoles, viernes y domingos, y sale jueves, sábados y lunes; para su servicio hay una parada de postas, y en este punto se hace la distribución de la correspondencia para Valladolid y Galicia. Las PRODUCCIONES consisten en trigo, cebada, algarroba, garbanzos y vino; se cría ganado lanar, cabrío, mular y asnal; hay caza de liebres, perdices y algunas aves frías, y el r. abunda en cangrejos. INDUSTRIA.: la agrícola, dos molinos de chocolate, fábricas de curtidos y de sombreros y algunos de los oficios y artes mecánicas más indispensables. COMERCIO: exportación de cereales, y vino e importación de los art. que faltan, hay varios almacenes de trigo y muchas tendas al por mayor y menor, de géneros de algodón, sedas, sombreros, paños y otros art.; todos los miércoles y domingos se celebran mercados, cuyo principal tráfico lo constituyen los cereales, llegando en algunos días a ingresar hasta 7,000 fan.; también se venden ropas, alfarería, loza fina, pescados, especias, frutas y otros géneros. POBL., RIQUEZA y CONTR.: 730 vec, 2,760 alm. CAP. PROD.: 8.465,090 rs. IMP.: 846,944. CONTR.: 209,234 rs., 29 mrs. El PRESUPUESTO MUNICIPAL, 55,000 rs., se cubre con los fondos de propios y arbitrios.
* Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España. Pascual Madoz, 1848.
Debió ser un espléndido palacio.
Balneario que cada día es más conocido y valorado por los amantes de las aguas termales.
Hermoso edificio sede del Gobierno municipal.