La Caladoria. por Ricardín, NOVELLANA