El cristo del calvario, PEDRO MARTINEZ

Lo importante es no tener arrugas en el cerebro. Las de la cara y el resto del cuerpo, tarde o temprano llegan.
María que pases una buena tarde que ya te queda menos para colgar las herramientas... un besillo.